5 alimentos del supermercado que creías “saludables” pero, de hecho, resultan dañinos

Estos productos se venden en cualquier supermercado como “saludables”, pero en realidad pueden representar un peligro para la salud.

Las modas no solo inciden en nuestro modo de vestir y nuestros gustos; también influyen en nuestra alimentación. Llevar una dieta nutritiva y sustentable se ha vuelto un hábito al que casi todos aspiramos. El boom de productos “saludables” que decora los estantes de cualquier supermercado prueba que las empresas no son ajenas a esto, pero, ¿son estas comidas tan sanas como parecen?

No todos contamos con la ayuda constante de un nutriólogo, y en la vida diaria es mucho más sencillo guiarse por lo que tenemos a la mano. Por eso hemos armado esta pequeña lista de productos que tienen toda la pinta de ser saludables pero que pueden poner nuestra salud en riesgo.

 

1. Alimentos “sin grasa”- light

Son los principales culpables de esta lista, sobre todo por el engaño que ocultan. Ojo: no es que las etiquetas que dicen “sin grasa” mientan del todo. El principal problema es que la grasa en estos productos es reemplazada por mayores cantidades de azúcar, lo cual duplica no sólo su contenido calórico sino el daño que causan en nuestro cuerpo.

 

2. Leche de almendras

Justo como lo lees. A pesar de que la leche de almendras se ha comercializado como un buen sustituto para los productos lácteos, la que se vende en los supermercados tiene poco o nulo valor nutricional, además de contener importantes cantidades de azúcar refinada. Es mejor aprender a producirla nosotros mismos.

 

3. Aceite de coco

Otra de las grandes tendencias culinarias recientes. El aceite de coco puede ser benéfico para el cabello y la piel, pero comerlo no es tan buena idea. Según algunos estudios, puede ser peligroso para quienes sufren de enfermedades cardiovasculares, pues contiene más grasa saturada que la mantequilla. En su lugar, puedes cocinar con aceite de oliva extra virgen, pero siempre con mesura. 

 

4. Jugo de frutas

Comprar jugo de frutas en la tienda no es para nada recomendable: muchos de ellos tienen casi la misma cantidad de fructuosa que una Coca-Cola. Prepararlo en casa, aunque mucho más sano, no es tampoco la mejor manera de obtener los beneficios de las frutas. Además de darnos energía, las manzanas o naranjas son una gran fuente de fibra, pero ésta se encuentra en la pulpa, no en el jugo. Por suerte, eso se arregla fácil: no cueles el jugo de naranja en tu próximo desayuno. 

 

5. Granola

Sí, la granola encima de un cóctel de frutas es deliciosa, pero como muchos de los culpables en esta lista, tiende a contener demasiados azúcares. Aunque esto garantiza que nos dé mucha energía después de una sesión de ejercicio, sí cuenta como un alimento poco balanceado, pues también contiene químicos y saborizantes artificiales.



Tailandia es el destino de hoy: 5 lugares de este país que todos morimos por visitar

Este paraíso es quizá la mejor opción para viajar si estás pensando en lanzarte a la aventura asiática.

Tailandia es el noveno país que más visitantes recibe, según la Organización Mundial del Turismo. Se trata de un territorio que puede recorrerse de manera excéntrica –pues incluso cuenta con el mall más lujoso del mundo–, o de una manera alternativa; podríamos decir, quizá, más nómada.

Ésta última es quizá la mejor manera de recorrer Tailandia, pues sólo así es posible conocer lo más salvaje de su naturaleza e impregnarse del aura sagrada que caracteriza a este territorio asiático, donde el budismo se encuentra flotando en el imaginario colectivo y se hace presente en los templos y en los hogares por igual.

Y es que este país ha nutrido su cultura –y eso incluye sus creencias, sus tradiciones culinarias y su arquitectura– de todos los demás países asiáticos que lo rodean. Así, Tailandia se convierte en el mejor país de Asia para viajar pues, en caso de que no tengas tiempo de visitar a los titanes de este continente –como los son China o la India–, en Tailandia encontrarás toda la riqueza que los caracteriza… y más.

por-que-visitar-tailandia-mejores-destinos-asia-2

Otra razón de peso para visitar Tailandia es que tu viaje puede convertirse en una inesperada aventura ética, pues si algo distingue a muchos de los ecosistemas de este país es que están poblados por elefantes. La difícil situación por la que pasan estos inteligentes animales ha decantado en la creación de muchos santuarios, a los que puedes ir a ayudar. Esto dará a tu viaje algo más que un giro nihilista, ¿no crees?

Así que en Tailandia podrás empaparte de la cultura asiática, aprender más de budismo, recorrer territorios fantásticos y, si extrañas las grandes urbes, podrás ir a Bangkok a ver cómo se fusiona la tradición con la modernidad en esta ciudad que abruma a quien la visita por toda la variedad de actividades que se pueden realizar en ella. Razones para visitar este país de ensueño sobran, pero aquí te presentamos algunos destinos clave y qué es lo mejor que puedes hacer en ellos.

Ratchaburi

Cerca de Bangkok se encuentra esta provincia, donde podrás conocer más del arte marcial por excelencia de Tailandia, el Muay Thai. La ventaja es su cercanía tanto a la capital como a la provincia fronteriza de Samut Songkhram, que te acercará al entorno natural del sur, habitado por pescadores.

Lo mejor que puedes hacer es…

por-que-visitar-tailandia-mejores-destinos-asia

Visitar los mercados flotantes de ambas provincias. El de Damnoen Saduak en Ratchaburi es el más famoso. Ahí podrás encontrar todo tipo de ingredientes frescos, recorriendo cada puesto de bote en bote… una experiencia como no hay otra igual.

Isaan

Esta región al noreste se caracteriza por ser un misterio para la mayoría de viajeros. No se trata de un sitio turístico, pero en ella hay mucho que ver. Para empezar, el encantador lago de flores de loto rojas. Pero además podrás conocer al Tailandia profundo y lo mejor de su gastronomía.

Lo mejor que puedes hacer es…

por-que-visitar-tailandia-mejores-destinos-asia

Viajar al Kaho National Park, donde podrás viajar por el río en balsas de madera y conocer la flora y la fauna más característica de Tailandia.

Chiang Mai

Esta es la ciudad más grande en el norte de Tailandia, y el mejor lugar donde “estacionarte” si quieres visitar esta zona del país. Cuenta con 300 templos budistas, varias fiestas anuales, y una irresistible mezcla entre tradición y modernidad que no puedes dejar de conocer.

Lo mejor que puedes hacer es…

por-que-visitar-tailandia-mejores-destinos-asia

Visitar el Elephant Nature Park, un recinto que se dedica a rescatar y cuidar elefantes, una especie que está en peligro debido a su explotación para el entretenimiento en circos. Este santuario es uno realmente ético, y en él puedes alimentar, bañar y realizar recorridos con elefantes bebé. Sólo que para ello necesitas antes pedir un voluntariado en la página de Blua.

Chiang Rai

Esta es la ciudad más al norte de Tailandia, y sin duda uno de los destinos más tranquilos y con mejor clima del país. Es un destino obligado, además, si lo que quieres es un poco de excursión. Y no puedes perderte visitar el refulgente templo blanco, ni escalar el monte Phu Chi –quizá la mejor vista de Tailandia–.

Lo mejor que puedes hacer es…

por-que-visitar-tailandia-mejores-destinos-asia-2

Andar en bicicleta por el norte de Tailandia, porque alrededor de las áreas de Chiang Rai hay muchas rutas excelentes. La provincia de Mai Hong Son ofrece un gran circuito que puedes hacer comenzando en Chiang Mai y terminando en Pai, que es el próximo destino recomendado…

Pai

Pai es uno de los mejores destinos “alternativos” para los viajeros rupestres. Sigue siendo un sitio muy visitado, pero no es tan caótico como otras zonas rurales. Pai es un pueblo ubicado en el norte de Tailandia, enclavado en montañas verdes y rodeadas de cascadas donde puedes realizar senderismo.

Lo mejor que puedes hacer es…

por-que-visitar-tailandia-mejores-destinos-asia

Una excursión de un día a las cuevas de Tham Lot, donde incluso puedes nadar en cascadas y aguas termales. También puedes viajar en bicicleta y quedarte en un acogedor bungalow.

Imágenes: 1, 2, 4, 6, 7) CC; 3) flickr Roberto Faccenda; 5) flickr Evo Flash



¿Qué es y por qué debemos evitar el glutamato monosódico?

Este popular aditivo de alimentos procesados se asocia con múltiples, y poco deseables, efectos secundarios.

En la actualidad uno de nuestros peores hábitos  es el consumo de alimentos procesados. Los altísimos contenidos de sodio, grasas y químicos impronunciables han transformado una experiencia que solía ser nutritiva en algo puramente artificial y hasta dañino. Entre los muchos aditivos químicos en nuestros alimentos se encuentra el glutamato monosódico (GMS), también conocido como el aditivo “umami”. El umami es uno de los cinco sabores básicos, junto con con el amargo, dulce, ácido y salado, se encuentra naturalmente en algunos alimentos como la carne, las espinacas y los champiñones, sin embargo el GMS es el resultado de un proceso químico.

En Estados Unidos es “Generalmente Reconocido como Seguro“, mientras que la Unión Europea lo clasifica como un aditivo alimentario, sin embargo, el consumo de alimentos con GMS se ha asociado con algunos síntomas y malestares.

¿Qué es?

El GMS es un aditivo que mejora el sabor de algunos alimentos procesados. Hace que las carnes procesadas y la comida congelada sepa más fresca, que los aderezos tengan un mejor sabor y le quita el sabor metálico a los alimentos enlatados.

En términos químicos el GMS contiene un 78% de ácido glutámico libre, 21% de sodio y hasta 1% de contaminantes. El GMS “engaña” a nuestro cuerpo haciéndonos creer que la comida sabe mejor, más sana y más rica en nutrientes.

¿Por qué debemos evitarlo?

El consumo de GMS puede causar dolores de cabeza, migrañas, espasmos musculares, nausea, alergias, anafilaxis, ataques epilépticos, depresión e irregularidades cardiacas. Ya que es una neurotoxina, daña el sistema nervioso y sobre-estimula a las neuronas llevándolas a un estado de agotamiento, y algunas de ellas eventualmente morirán como consecuencia de esta estimulación artificial. Además, consumir alimentos con GMS hace que los niveles de glutamato en la sangre sean más altos de lo que deberían ser, y si estos niveles se mantienen así, el glutamato se filtra al cerebro causando y contribuyendo a malestares físicos.

De acuerdo con la prestigiada Clínica Mayo, el consumo de este aditivo se asocia a efectos secundarios tales como mareo, nausea, sudación, debilitamiento, taquicardia y dolor de pecho, entre otros. Y si bien se sigue utilizando masivamente en miles de alimentos procesados, la cantidad de reportes alrededor de sus efectos nocivos sigue creciendo. 

CAMPBELL

Como no consumirlo:

Para evitar consumir GMS es imperativo consumir productos orgánicos y dejar de consumir alimentos procesados. Antes de comprar cualquier producto procesado (salsas, galletas, alimentos congelados y comida chatarra) lee las etiquetas, si tiene glutamato monosódico no lo compres. En ocasiones etiquetan al GMS de otra manera o es uno de los compuestos de: la proteína texturizada, el alimento para levadura, el concentrado de proteína de soya, la gelatina o el nutriente de levadura.

Los alimentos bajos en calorías o los que están enriquecidos con vitaminas, el almidón y jarabe de maíz, el jarabe de arroz y la leche en polvo, también contienen rastros de GMS.

Lee también las etiquetas de productos no-alimenticios. Algunos cosméticos, jabones, acondicionadores y champús también contienen pequeñas cantidades de este nocivo producto.