¿Estamos listos para recibir a millones de refugiados por el cambio climático?

Para 2050, 1.7 millones de mexicanos podrían dejar las áreas costeras y concentrarse en la capital y ciudades aledañas.

Los efectos del cambio climático no solamente ocurren en la atmósfera, sino también a nivel social. Una estimación del Banco Mundial indica que, para el año 2050, 143 millones de personas se convertirán en migrantes y refugiados climáticos.

Se están desarrollando muchas estimaciones para producir modelos estadísticos capaces de prevenir las situaciones en las que millones de personas dejan su lugar de origen para establecerse en otros.

Y si en nuestros días vemos caravanas de migrantes moviéndose de un país a otro escapando de la violencia, en unas décadas las migraciones serán motivadas por la imprevisibilidad climática: los trabajadores del campo y de la costa tendrán que buscar opciones de supervivencia en los centros urbanos.

Para el año 2050 son inminentes las nuevas migraciones del campo a las ciudades, especialmente en la CDMX y ciudades del centro (Imagen: Banco Mundial)

Esta situación podría repetirse en África subsahariana, el sureste asiático y América Latina.

El cambio climático produce desplazamientos y migraciones ya en nuestros días (Imagen: Occupy.com)

 

Éxodos del futuro

Sin embargo, estar listos para las movilizaciones humanas de escala bíblica implica asumir cosas que no podemos saber aún. Aunque existen factores objetivos que pueden preverse, como el aumento del nivel del mar y el derretimiento de los casquetes polares, las reacciones de la población no son una ciencia exacta.

Hoy en día, 258 millones de personas ya viven fuera de su lugar de origen, debido a inundaciones y sequías, entre otras causas.

Por otra parte, factores como las tasas de natalidad y mortalidad de cada población determinarán los escenarios reales. Además, los modelos actuales se enfocan en las migraciones al interior de los países, porque los datos históricos indican que los refugiados no viajan distancias extremas si pueden establecerse en otro lugar dentro de su propio país, en donde el idioma y las costumbres no sean tan diferentes a los que dejan atrás.

Las migraciones podrían concentrarse en África subsahariana, el sureste asiático y América Latina (Imagen: Fair Planet)

El fin de este tipo de proyecciones es advertir a los gobiernos de tomar las medidas oportunas para los cambios de población en una situación sumamente imprevisible. Dirigir presupuesto a la creación de hospitales y escuelas, además de vivienda y empleos, también es una acción oportuna para prepararse contra el cambio climático.

 

* Imagen principal: MIT Technology Review



Joven artista pinta ojos sobre piedras (que luego devuelve al sitio donde las encontró)

Los transeúntes pueden sorprender la mirada vouyerista de estas piedras en su camino…

¿Te imaginas ir por el bosque o por la calle y de pronto sentir una mirada? ¿Y qué tal si voltearas y notaras que no hay nadie a tu alrededor? ¿Y si la mirada proviniera de una piedra? Eso te podría pasar si estas de paseo por Queenstown, una ciudad en Tasmania. Y es que en esta isla australiana vive una joven artista que dedica parte de su tiempo creativo a pintar ojos hiperrealistas sobre piedras, las cuales luego regresa al sitio donde las encontró.

Jennifer Allnutt pinta penetrantes y realistas miradas –todas con una expresión específica– sobre las piedras que encuentra en su ciudad natal, en la cual la actividad minera ha dejado un tipo de piedra que funciona perfectamente como lienzo. En este original juego, que oscila entre pintura y performance, esta artista ha encontrado la manera perfecta de dar a conocer parte de su obra. Y nos demuestra de manera preciosa cómo debe ser la labor del artista: despreocupada, desprendida, siempre aspirando a generar asombro y a develar lo real. Porque como dijera el pintor Paul Klee, el arte no reproduce lo visible: lo hace visible.

Así, a través de los ojos que pinta Allnutt podemos develar la realidad y hasta vernos a nosotros mismos. Pero ya que parece improbable que te encuentres uno de estos tesoros oculares, aquí te dejamos algunas fotos del trabajo hiperrealista de esta pintora, cuyos trabajos puedes ver también en Instagram.

pintura-hiperrealista-rocas-anatomia-arte-callejero

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

 



La civilización humana llegaría a su fin en 2050 si no detenemos las emisiones (nuevo informe)

Los efectos del cambio climático generados por la contaminación del aire amenazan con colapsar la civilización humana para el año 2050.

La civilización humana como la conocemos peligra. Los efectos del cambio climático generados por la contaminación del aire amenazan con colapsar el mundo. La ONU ya advirtió que tenemos hasta el año 2030 para evitar una catástrofe global. Ahora, un nuevo reporte afirma que la civilización podría colapsar en 2050 si el aumento de temperatura no se detiene. Sin embargo, aún hay formas de eludir el colapso. Sólo hay que actuar rápido.

¿Cuál es el origen de este reporte? Los integrantes del Centro Nacional de Restauración del Clima Breakthrough, con sede en Australia, difundieron un análisis en el que describen las condiciones humanas en el futuro si la crisis climática no para. Sus planteamientos se basan en eventos actuales y verdaderos. La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados recién informó la crisis de sequía que los habitantes de Somalia viven diariamente por el aumento de temperatura. Esta es una de las naciones que la gente se verá obligada a abandonar en el año 2050 por el cambio climático. Y México no se queda atrás.

De acuerdo con un análisis del Banco Mundial, para 2050, 1.7 millones de mexicanos podrían dejar las áreas costeras y concentrarse en la capital y ciudades aledañas por el cambio climático.

No cabe duda de que los refugiados son los protagonistas de un verdadero Éxodo de nuestro tiempo. La temperatura global podría reflejar un aumento de 3 a este ritmo, lo cual cambiaría la configuración de la civilización actual. Mil millones de personas en el oeste de África y el Medio Oriente también podrían abandonar sus países para 2050, huyendo de sequías y calor extremo. ¿Estamos listos para acoger a todos esos refugiados climáticos? Claramente no. Por eso urge el cambio

Lo cierto es que aunque hay peligro, no todo son malas noticias. Así como la civilización podría colapsar en el año 2050, se prevé que el 100% del planeta utilice energías completamente renovables para ese mismo año. Es evidente que estas visiones a futuro dependen absolutamente de las decisiones que tomemos hoy mismo. No hay de otra: el cambio es en el día a día y el futuro de todos está en juego. 

 

* Imagen destacada: World Vision/Jon Warren