¿Tienes deseos de disolverte? Esta es música para intentarlo

¿Quieres diluirte mientras escuchas algo de la más fina electrónica del 2018? Entonces oye el álbum “Dissolvi”, de Steve Hauschildt.

Un paso esencial en la evolución humana es la disolución. Se trata de un hack arquetípico representado en incontables mitos y que se renueva a diario, como una herramienta psicológica disponible para cualquiera. Disolverte es un acto delicioso y obligado; por eso nos encanta que se ponga en la mesa –y en tu mente– a través de un álbum que más allá de su labor ontológica, está tan finamente confeccionado

Dissolvi (2018) es el primer lanzamiento de Steve Hauschildt con la atinada disquera neoyorquina Ghostly International. La disociación del ser y la sublimación del desapego son sólo un par de las reflexiones impresas en esta mezcla de ambient y minimal techno, con alusiones IDM y seguramente unas cuantas “etiquetas” genéricas más. El punto es que es un disco que, a pesar de la inteligencia secuencial que lo estructura, llega a planos definitivamente etéreos y, desde ahí, conversa con sensaciones originarias.  

Steve_Hauschildt_dissolvi_disco-musica

Ocho sensatos tracks integran este álbum, cuyo título y esencia están inspirados en la frase en latín cupio dissolvi (“deseo ser disuelto”). Además de la coherencia que los une cada track se sostiene, musical y quizá psicológicamente, por sí solo. Dissolvi te espera con pinceladas que recuerdan los “trabajos esenciales de ambient” de Aphex Twin (como al comienzo de “M Path” o ciertos momentos de “Dissolvi”) y que apelan, aunque en versión refrescada, a algunos de los más finos discursos sonoros del ambient noventero –incluido Future Sound of London–; en otros tracks, más hacia el minimal techno, aparecen por ahí otros fantasmas de la misma época, sumergidos en, por ejemplo, “Alienself” y “Syncope” –que quizá evocan algo de Akufen y hasta lo más ambiental de Juan Atkins–.   

Si te gusta la electrónica, probablemente disfrutarás mucho este álbum de Steve Hauschildt. Si coqueteas con procesos interiores que puedan propulsarte a la evolución o por lo menos permitirte sobrevivir estos tiempos, también eres buen candidato para apreciarlo.

A propósito de disolvernos: después de pasar por ahi uno tendría que re-unirse, sólo entonces se lograría lo que tal vez buscamos.  

Javier Barros del Villar
Autor: Javier Barros del Villar
Editor digital. Toma té.


#MúsicaFresca 🎧: “Wonderwheel Recordings 15 Anniversary compilation”

El que es uno de los sellos fundamentales en la esfera de la nueva world music, nos regala una sabrosa compilación para festejar sus 15 años de vida.

* por: Andrés Oddone 

 

Sin miedo a exagerar, puedo asegurar que Wonderwheel Recordings es uno de los sellos fundamentales, de esos imprescindibles, al menos en lo que respecta al nuevo movimiento de música del mundo.

Es casa de nombres inmensos de la folktrónica, como Chancha Vía Circuito, El Búho y Thornato, entre varios otros; pero la curaduría del sello ha sabido incluir artistas de distintos márgenes, haciendo culto a lo africano, centroamericano, lo procedente de Asia, lo balcánico… han sabido aunar lenguajes en una misma bandera que pronuncia un grito más que interesante de pluralidad y multiculturalidad

Por otro lado, han tenido la inteligencia y sensibilidad para proponer producciones que definitivamente son de corte underground, pero de manera en que son posibles de “digerir” por un segmento grande de público. Esto es relevante, y más en estos tiempos en que los sellos y estructuras apuntan rápidamente a un nicho que piensa más en vender que en renovar y ampliar la cabeza musical de los oyentes.

Por todo esto, es para celebrar que un sello de estas características llegue a los 15 años de vida vivito y coleando, con plena energía (algunas de sus mejores publicaciones han salido a la luz en los últimos años), con su propuesta intacta.

Por si eso fuera poco, los amigos de Wonderwheel Recordings han decidido festejar su aniversario regalándonos una compilación, llamada simplemente Wonderwheel Recordings 15 Anniversary compilation, que reúne varios de los tracks fundamentales de su catálogo. Varios de ellos son hits, de esos elementales que los que gustamos de mover el cuerpo en la pista de baile hemos vivido a full. Algunos son “Jardines” de Chancha Vía Circuito feat Lido Pimienta en un remix de Thornato (¡clásico!), el potente “Inmortales (Body Move)” de Nickodemus feat Fémina, el himno de corte africano “Sowia” de Poirier feat Samito, “Chucum” de El Búho en remix de Nicola Cruz, y el exótico “Ya Amar” de The Spy from Cairo.

Desde el electrofolclor a la nueva ola de música de baile de África. De la fiebre jamaicana a las mutaciones de la música urbana. Del ritualismo al desenfreno dance. Puras joyas de la música de baile con mirada global, que no sólo sirven para conocer el ADN de este sello, sino que funcionan como imagen clara de lo que está pasando hoy en esta escena que, de manera muy vaga, se da a llamar world music, pero que básicamente une mundos, cruza fronteras y nos enfrenta con lo bello que reside en nuestras diferencias.

                                                                                        * Imagen: El Búho, “Salto de Agua”, Wonderwheel Recordings

Andrés Oddone
Autor: Andrés Oddone
Andrés Oddone divide su tiempo entre la producción de artistas, la gestión y varios proyectos musicales. Como productor ha trabajado con músicos tan disímiles como Chancha Vía Circuito, El Búho, Frikstailers, Klik & Frik, Lagartijeando, Tremor, Fauna y Boogat, entre muchos otros. Compuso numerosas bandas de sonido para obras de teatro, video, cine, performances y muestras multimedia. Desde el año 2010 es editor de Cassette blog (www.cassetteblog.com), punto central de encuentro para los artistas de distintas escenas musicales. Cuenta ya con más de 400 ediciones exclusivas de proyectos de distintas latitudes. Con su música, talleres y sesiones se ha presentado en diferentes centros culturales, festivales y clubes de India, España, Dinamarca, República Checa, Alemania, Uk, México, Cuba y Argentina. http://andresoddone.com


Escuchar este concierto de Grouper en una iglesia gótica tiene algo oscuramente celestial

Un esperanzador viaje sensorial.

Algo mágico ocurre cuando cierta música se conjuga con cierto lugar. A fin de cuentas, estamos presenciando una hermosa intersección entre dos dimensiones: el tiempo y el espacio. En la presentación de Grouper dentro de la iglesia gótica Dom, en Utrecht, Holanda, sucedió precisamente algo así.

En el marco del festival Le Guess Who?, en el 2017, Liz Harris hizo resonar (o resonó con) la iglesia gótica más antigua de este país, construida en el siglo XIII. La evanescencia no se hizo esperar, y a unos cuantos minutos de haber comenzado, la conexión tiempo-espacio ya era hipnótica.

Dicen que las catedrales góticas fueron erigidas en puntos marcados por los antiguos habitantes de Europa. Al parecer se trataba de lugares “especiales”, y hay quien afirma que correspondían a una suerte de cruceros de energía. En todo caso, una iglesia gótica tiene notables cualidades físicas –por ejemplo, la reverberación acústica– y metafísicas –la atmósfera sacra–.

Para corresponder a tal escenario, Grouper presentó un set que incluye algunas de sus piezas más conocidas, como “Cover The Windows And The Walls” y “I Saw a Ray”, grabaciones de campo y un par de tracks de su más reciente álbum, Grid of Points (2018) –que hasta ese momento eran inéditas–. 

El resultado es un esperanzador viaje sensorial, algo así como música para apapachar ángeles caídos y recordarles que pueden, como todos nosotros, levantarse.