Banksy invade las calles de París con geniales obras de denuncia (Fotos)

Nuevas e ingeniosas obras del artista callejero Banksy han aparecido en diferentes puntos de la capital francesa, y todas ellas tienen un mensaje para el mundo.

Un centro de recepción para refugiados en el norte de París se encuentra abandonado, luego de que hace unos meses fue cerrado de manera polémica. En la pared de junto, yace un mural que muestra a una muchacha negra que decora su dormitorio en la calle con pintura rosa. La joven, vagabunda, intenta cubrir la imagen de una esvástica con el color de la franca inocencia.

Banksy invade calles Paris nuevas obras 2018

Una docena de obras, entre ellas esta, fueron apareciendo en los muros de París desde el 20 de junio, el Día Mundial de los Refugiados. La autoría le corresponde al siempre genial Banksy, el artista callejero sin rostro que, por muchos años, le ha recordado al mundo todo lo que hemos estado haciendo mal.

El poder del arte para transformar conciencias es su pincel preferido, y en esta ocasión Banksy ha elegido la capital francesa para bombardearla con finas obras de protesta social. 

Los temas elegidos por el artista han estado en la mesa actualmente: una de las nuevas obras parece tocar el asunto de la prohibición de la niqab en Francia, prohibición que ha despertado numerosas inquietudes; una de ellas, relacionada con la violación de derechos. La  arrolladora imagen de Banksy hace alusión a la famosa pintura Napoleón cruzando los Alpes, de Jacques-Louis David, sólo que su rostro y su cuerpo están envueltos en su capa roja. 

Banksy invade calles Paris nuevas obras 2018

 

La muerte del espíritu revolucionario de Francia

Transformar pinturas de arte clásico en provocadoras y reveladoras críticas demuestra que el pensamiento del mundo todavía evoluciona. Sin embargo, parece que Banksy quiso probar lo contrario: la muerte del espíritu revolucionario que caracterizaba a Francia, y quizás incluso quiso hacer un recordatorio de que gritar la verdad es y será siempre un acto tan humano como natural.

Algunas de las obras fueron inmediatamente borradas, pero un restaurador de arte ha intentado protegerlas cubriéndolas con plástico transparente. Aun así, puedes verlas a través de la cuenta de Instagram de Banksy

 

 

. Fire door, Bataclan

Una publicación compartida de Banksy (@banksy) el

 

Una publicación compartida de Banksy (@banksy) el

 

Una publicación compartida de Banksy (@banksy) el

 

Una publicación compartida de Banksy (@banksy) el

 

. Centre Pompidou

Una publicación compartida de Banksy (@banksy) el

 

. Fifty years since the uprising in Paris 1968. The birthplace of modern stencil art.

Una publicación compartida de Banksy (@banksy) el

 

Una publicación compartida de Banksy (@banksy) el

 

. Porte de la Chapelle, migrant’s soup kitchen.

Una publicación compartida de Banksy (@banksy) el



En los muros de ladrillo en Nueva York ahora crecen árboles

Una extraordinaria obra de arte callejero parece salir de los muros de una esquina en Brooklyn…

Casi todas sus obras tienen un factor común: la crítica irónica. El artista callejero Silvestre Pejac, a quien llaman el Banksy español, crea murales cargados de ironía, surrealismo, poesía y efectos ópticos. Ahora ha realizado una extraordinaria obra en los muros y calles de Bushwick, en Brooklyn, Nueva York. 

Para Pejac, las calles y sus muros de concreto son potenciales galerías. Junto con artistas del colectivo Boamistura, Pejac ha puesto en alza el valor del street art pero con un toque ibérico: “Hay un boom en el país, y creo que es porque la gente estaba un poco cansada del mundo museístico”, aventura, ya que cree que “a mucha gente le gusta el arte, pero no se atreve a entrar en una galería porque o bien le impone o bien le aburre”. Por eso destaca la labor del arte urbano para acercar la cultura a la sociedad, pues a fin de cuentas, las calles son ese universo atemporal del cual absorbemos una buena cantidad de agentes visuales triviales. 

Su actual proyecto, titulado Fossil, está revolucionando lo antes visto en el arte callejero, ya que, con un solo esténcil, está creando obras con un sugerente efecto de sombras que simulan paredes de ladrillo y, al mismo tiempo, una especie de efecto en tercera dimensión. El protagonista de su obra en Brooklyn es nada menos que un árbol; una imagen sencilla y a la vez carga de crítica, en un espacio urbano donde pareciera que todos los árboles o plantas se han convertido en fósiles.

arte-urbano-arboles-pejac-stencil-nueva-york

arte-urbano-arboles-pejac-stencil-nueva-york

arte-urbano-arboles-pejac-stencil-nueva-york

 

El arte para la selvas de asfalto

Lo especial de los artistas callejeros es que no sólo triunfan dentro de fronteras obligadas (como una galería), sino también fuera de ellas: “Lo bueno del arte urbano es el lenguaje y el tipo de formato, la calle es muy poco elitista“, destaca Pejac, y continúa: “No entiende de edades ni de religiones, ni siquiera de idiomas. Gente con un bajo nivel intelectual o cultural puede llegar a emocionarse y a entender una obra pintada frente a una farola”. Y esta es, para el artista, la característica más paradójica del arte urbano: que, sin estar hecho para gustar, “puede ser accesible para todo el mundo“.

arte-urbano-arboles-pejac-stencil-nueva-york

En su paso por Nueva York, Pejac también dejó uno de sus más sofisticados murales en la cortina metálica de un negocio en Chinatown; lo tituló The inner strenghty, y se trata de la rama de un cerezo en flor que perfora la densidad urbana.



Nuevas obras de Banksy toman por sorpresa Nueva York (FOTOS)

El subversivo artista reaparece en esta ciudad con nuevas obras cargadas de mensajes que, como siempre, remueven conciencias de forma masiva.

Pocos artistas han sabido ser tan subversivos, y a la vez llamar tanto la atención, como Banksy. Hacer eso en esta época, donde toda novedad se desvanece en el aire del tedio, es digno de reconocimiento. Más aún si pensamos que, además, Banksy ha logrado permanecer en el anonimato, aunque se hayan usado técnicas de criminología para intentar identificarlo.

Pese a que su obra ha sido exhibida incluso en museos, este esquivo artista insiste en que las calles de todo el mundo sean su lienzo (y el lugar de su protesta). Ahora le tocó el turno a Nueva York, que apenas el día de ayer amaneció con dos nuevas obras de Banksy. Ya antes, en el 2013, esta ciudad había sido escenario de una instalación suya, denunciando el maltrato animal.

La primera de sus más recientes obras tiene un estilo distinto, como si Banksy quisiera llamarnos la atención para hacernos saber del caso de Zehra Doğan, una artista turca que fue condenada a casi 3 años de prisión debido al contenido de una de sus pinturas:

banksy-nuevas-obras-nueva-york

En su Instagram, Banksy publicó la foto de su segunda obra neoyorquina del día: una rata corriendo contra las manecillas de un reloj, en un edificio que será demolido proximamente. Esto quizá como una metáfora de lo irreductible del tiempo, aunque también recuerda a las ratas ilustradas por Steve Cutts, que siempre van contrarreloj en la ajetreada vida capitalista:

banksy-nuevas-obras-nueva-york

También hay otras obras de Banksy que han aparecido en esta ciudad, con el satírico humor negro que las caracteriza y una fuerte carga contestataria, que nos recuerdan las palabras del propio artista:

No hay nada más peligroso que alguien que quiere hacer del mundo un sitio mejor.

banksy-nuevas-obras-nueva-york

banksy-nuevas-obras-nueva-york

banksy-nuevas-obras-nueva-york

banksy-nuevas-obras-nueva-york

banksy-nuevas-obras-nueva-york

banksy-nuevas-obras-nueva-york

banksy-nuevas-obras-nueva-york

banksy-nuevas-obras-nueva-york

banksy-nuevas-obras-nueva-york

 

*Imágenes: 1, 2, 3, 4, 6, 7, 8, 9, 10, 11) Banksy; 5) Benjamin Sutton