Así son las oficinas del futuro (y sí, operan entre la naturaleza)

Amazon, Google, Facebook, Apple y KantoorKaravaan: las oficinas del futuro están inmersas en la naturaleza.

La idea de reinventar las formas de trabajo ha tomado cada vez mayor fuerza. Desde el nuevo campus o nave espacial circular de Apple en Cupertino, California, hasta la sede diseñada por Frank Gehry de Facebook con su parque de 9 acres en la azotea con columpio de tipi.

oficinas-del-futuro-en-la-naturaleza

Cada uno parece haber encontrado el valor de exponer a los empleados a un mayor contacto con la naturaleza, tal y como lo hace el proyecto KantoorKaravaan en Holanda.

El proyecto consiste en un espacio de trabajo móvil, que se interna en varios paisajes naturales como si se tratara de un campamento.

Pero este regreso a la biofilia, la idea de que los seres humanos tienen un deseo innato de conectarse con la naturaleza, no debería ser una sorpresa.

oficinas-del-futuro-en-la-naturaleza

 

KantoorKaravaan y más proyectos integrados con la naturaleza

Cada vez más, los expertos sugieren que el acceso a la naturaleza puede mejorar la función y la creatividad del cerebro y aumentar la capacidad de resolución de problemas.

oficinas-del-futuro-en-la-naturaleza

En ese sentido, el espacio móvil está diseñado para albergar a un máximo de 35 personas y, para aquellos que buscan una experiencia aún más profunda, es posible pasar la noche en la instalación.

La KantoorKaravaan cuenta con wi-fi, una pequeña cafetería y todo lo que necesitas para lograr una memorable sesión de trabajo en los más recónditos parques nacionales de Holanda.

oficinas-del-futuro-en-la-naturaleza

Además de funcionar como oficina, el espacio está diseñado para que puedas tener conferencias, lluvias de ideas y workshops.

Así como el próximo Googleplex con sus edificios acristalados o el nuevo edificio de Amazon, The Spheres, hecho de oficinas donde los empleados pueden trabajar en una casa en el árbol, estos espacios innovadores han salido de la cibernética para repensar los lugares de trabajo en el mundo de ladrillo y concreto.

 

kantoorkaravaan-oficinas-del-futuro-inmersas-en-la-naturalezaNegocios-Rentables-KantoorKaravaan1

 

Las oficinas del futuro para los empleados del futuro

Por ejemplo, los nuevos planes del campus de Google incluyen revestimientos similares a carpas que ayudan a traer luz natural, cubriendo árboles, jardines, cafés y senderos para bicicletas que cruzan las estructuras.

Su idea es borrar la distinción entre los edificios y la naturaleza y crear rutas ricas en árboles para reuniones o juntas a pie.

kantoorkaravaan-oficinas-del-futuro-inmersas-en-la-naturalezaIMG_5329-1260x840
Amazon The Spheres

kantoorkaravaan-oficinas-del-futuro-inmersas-en-la-naturalezaIMG_5336-1260x840

Todos estos proyectos buscan crear la comunidad de emprendedores del futuro, utilizando a la naturaleza como punto de encuentro.

Las oficinas del futuro se acercan cada vez más a las zonas más alejadas, ahí donde el hombre puede sentir sus raíces más orgánicas.

Así que, ¿por qué no empezar a integrarse a esta nueva forma de vida laboral?

oficinas verdes del futuro naturaleza sustentables-2
Facebook/Foto: The Washington Post


¿La alteración en el genoma de las plantas brindará estabilidad a la agricultura ecosustentable?

Para Tester, usar tierras arenosas, agua de mar y una revolución en el genoma de las plantas, ayudará a desarrollar nuevas técnicas que contribuyan a una nueva agricultura global y ecosustentable.

“Imagina un escenario en donde los campos de cultivo, de cebada, quinoa o arroz, puedan crecer en condiciones similares a las de un desierto, con poca calidad de suelo o tierras marginales y estériles”, son las palabras de Mark Tester, profesor de Ciencia de las plantas. Su visión es brindar un futuro estable y comprometedor a la agricultura ecosustentable mediante cultivo básico, irrigado con agua salobre, y así producir la suficiente cantidad de alimentos nutritivos para la población mundial. 

Tester, con la pasión de mejorar el planeta, diseñó y creó el Plan Accelerator en la Universidad de Adelaide en Australia, la cual facilita a los científicos tanto a crecer y observar miles de especies vegetales tomando en consideración los factores genéticos y ambientales que puedan influir la productividad y la salud. Mediante el uso de tecnologías genómicas y genéticas, Tester busca manipular sus genes para proveerles la habilidad de proliferar en zonas marginales con poca condición salina. 

Actualmente se dedica a tres áreas principales para alcanzar su objetivo:  

Primero, deseamos incrementar la tolerancia a la salinidad de zonas de cultivo comunes y difíciles. Por ejemplo, recientemente identificamos un loci –lugar geométrico– genético clave que es responsable del aumento a la tolerancia de sal en diferentes cadenas de cebada y arroz. Segundo, deseamos domesticar a las plantas tolerantes a la sal para que proliferen y se reproduzcan en campos altos aún con condiciones extremas. Recientamente pudimos encontrar la primera secuencia de alta calidad del genoma de la quinoa; y nuestros resultados nos ayudaron a comprender cómo las plantas crecen, maduran y producen semillas, permitiéndonos crear una planta de quinoa altamente productiva y resiliente.

Una vez que se logren estos dos objetivos, Tester planea continuar con un cultivo de irrigación con agua parcialmente desalinada a un costo económicamente viable: “Mucha de la comida del mundo se produce actualmente mediante la irrigación de agua fresca. Esto es completamente poco sustentable, principalmente porque brinda mayores retos ante el cambio climático y el calentamiento de la Tierra. Esta confianza en la irrigación es un gigante durmiente en un cuarto. Es indispensable que trabajemos en una solución para esto.”

Para Tester, usar tierras arenosas, agua de mar y una revolución en el genoma de las plantas, ayudará a desarrollar nuevas técnicas que contribuyan a una nueva agricultura global y ecosustentable. 

 



La caravana de oficinas móviles que van a los bosques de Holanda (FOTOS)

Este proyecto aprovecha la energía solar para cubrir las necesidades de las oficinas móviles y su trayecto por lugares naturales son una fuente de productividad incluso.

Esta era de capitalismo y tecnología lejos de lo que pareciera puede llevarnos de vuelta a la naturaleza. La posibilidad de la comunicación gracias al wi-fi y las nuevas alternativas para autogenerar energía con paneles solares o adecuaciones para aprovechar el viento, es un hecho, están dándonos la posibilidad de regresar a ella y además hacerlo trabajando.

Las oficinas del futuro se acercan cada vez más a las zonas más alejadas, ahí donde el hombre puede sentir sus raíces más orgánicas y gozar del campo. Un ejemplo de esto es la KantoorKaravaan fundada por Tom van de Beek donde las personas se adentran, con todas las comodidades de una oficina, en los parques nacionales de Holanda.

La idea fue inspirada en el SustainsVille un proyecto de hace 5 años para crear comunidades autosustentables en casas del árbol para proyectos culturales; KantoorKaravaan es algo parecido, pero en movimiento, para cualquier tipo de trabajo que requiera una oficina.

Los camiones se quedan algunas semanas en distintas rutas para encontrar preciosos paisajes naturales y uno de sus alicientes es que siempre habrá un tren cerca que lleve a los oficinistas del campo a una ciudad cercana para cualquier emergencia o necesidad extra.