La radiación que producen los celulares causa cáncer en ratas: ¿qué efectos producirá en humanos?

La especulación no es nueva, pero su comprobación permitirá ahondar en estudios que determinen el riesgo que corremos los seres humanos.

El debate sobre la radiación que producen los celulares y el cáncer no está agotado: a la fecha, nadie sabe a ciencia cierta si hay una conexión entre el uso del celular y el desarrollo de tumores cancerígenos entre personas. Pero un nuevo estudio ha hecho que la probabilidad de que esta relación exista sea mayor que nunca. 

La radiación que producen los celulares es radiación ionizante: la misma que a mucho mayor escala generan los rayos X, que como está comprobado, producen cáncer. Por eso la comunidad científica en todo el mundo trabaja exhaustivamente para saber a qué riesgos nos atenemos al usar el celular, pues existe la posibilidad de que sus ondas sí estén afectando nuestro ADN al grado de mutarlo y provocar cáncer.

Y como la mejor cura para el cáncer es prevenirlo; saber más sobre este tema y cómo están avanzando las investigaciones es fundamental para nuestra salud, aunque a primera vista no lo parezca.

 

Radiación producida por celulares y cáncer: esto es lo que tienes que saber

radiacion-celulares-produce cancer-ratas-humanos

Los estudios más recientes sobre la relación entre la radiación que generan los celulares y el cáncer fueron hechos por el National Toxicology Program en Estados Unidos, cuyas investigaciones habían concluido anteriormente que el tipo de ondas que emiten los celulares no son suficientes como para ponernos en riesgo.

Esta vez, los investigadores dicen haber encontrado clara evidencia de que un equivalente de la radiación que producen los celulares causó tumores en el corazón de ratas macho. En el caso de las hembras se encontraron tumores, pero no lo suficientemente significativos como para saber si los ocasionó la radiación.

radiacion-celulares-produce cancer-ratas-humanos

El siguiente paso es determinar qué significa esto para los humanos, de lo cual se encargarán algunas instituciones estadounidenses. Lo más importante para los científicos es que, mientras no se pueda concluir que la radiación originada por celulares no genera cáncer, se tendrá que seguir investigando al respecto. Algo parecido a lo que opina la World Health Organization, que cataloga a las radiaciones como “posiblemente cancerígenas”, por lo cual ha proporcionado algunos hacks para prevenirnos, que nunca está de más llevar a cabo.

Ante todo, quizá debamos tener en mente que las empresas rara vez actúan de manera ética; podríamos estar ante un caso de omisión por parte de las empresas de telefonía, que además podrían estar siendo encubiertas por el propio gobierno estadounidense. Por eso la prevención es esencial, así como la información sobre estas cuestiones que parecieran tan ajenas a nosotros y, sin embargo, influyen en nuestro bienestar de maneras determinantes.

 

*Imágenes: Yoshi Sodeoka



¿Quieres inculcar el amor por la lectura? Háblale a los niños de tus libros favoritos (y otros 4 consejos)

Además de libros interesantes, los niños necesitan un ambiente libre de distracciones, además de involucrarse activamente en el proceso.

A menudo decimos que los niños y niñas “tienen integrado el chip digital“, o frases similares. Intentamos explicarnos el hecho de que, por primera vez en la historia, la educación de toda una nueva generación ocurriese en un mundo transformado por la revolución digital.

Pero el libro de papel, ese dispositivo analógico de lectura utilizado durante cientos de años, no desapareción con esa revolución: incluso parece que su importancia se ha fortalecido.

La frase “nativo digital” fue acuñada por Marc Prensky en el año 2001. Prensky, un educador reconocido, sugirió esa etiqueta para caracterizar a los individuos con alta eficiencia en la práctica de una serie nueva de habilidades, inéditas hasta entonces, que involucraban el uso de pantallas y dispositivos electrónicos.

Por extensión, poco a poco se asumió que los niños eran “nativos digitales”, mientras que Prensky se refería más bien a un proceso de aprendizaje que podía darse también en adultos.

El error se volvió vox populi, a pesar de que no existen estudios que respalden esa creencia. 

Sin embargo, sí existen estudios que sugieren maneras de acercar a los niños a la lectura.

como-hacer-que-ninos-lean
Buscar lugares donde los niños se sientan cómodos y no se distraigan es tan importante como encontrar libros adecuados.

 

La investigadora Margaret Merga ha notado que los niños en edad escolar responden muy bien a programas de lectura guiada. Su trabajo de los últimos años ha sido preguntarle a miles de estudiantes qué es lo que necesitan para leer con más frecuencia. Asombrosamente, no se trata de más tablets. Estas son sus sugerencias para hacer que los niños y jóvenes lean con más frecuencia.

1. Encontrar libros que los atrapen 

Probablemente puedes encontrar cientos de páginas web y bibliotecas digitales con libros para niños y jóvenes, ¿pero por dónde empezar? Una forma de evitar que la tecnología nos ponga el pie, es visitar directamente los lugares donde están los libros. Muchas librerías tienen áreas infantiles, y las bibliotecas públicas suelen ofrecer programas dirigidos a esta población, por lo que encontrar orientación será más sencillo.

2. Buscar libros de la misma serie/personaje/saga

La lectura “serializada” potencia que los niños sepan qué buscar cuando se encuentran en una biblioteca o librería. Por un lado, esto crea un mercado de lectores; por otro, fomenta en los niños la habilidad de buscar información por sí mismos.

3. Sensación de reto 

Si una actividad es muy sencilla, nos aburre; si es muy difícil, nos frustra. Con los libros ocurre igual. Cada lector necesita su propia motivación: ¿es curiosidad, necesidad de aprender, placer? Pero sea cual sea, recordemos que Borges recomendaba jamás leer un libro por obligación.

4. Un cuarto propio (o al menos un buen rincón de lectura)

Más importante que el soporte de lectura (sea digital o analógico) parece ser un espacio adecuado, ya sea en casa o en la escuela. Una habitación con demasiadas distracciones o una iluminación inadecuada puede ser suficiente para inhibir una sesión de lectura. Proveer estos espacios para los chicos, involucrándolos en su conservación, es tan importante como acercarlos a los libros. 

espacios-lectura-ninos
Si la lectura estrecha vínculos es porque se le otorga tiempo y espacio.

 

5. Hablar de libros

Tal vez esto sea lo más difícil de lograr, pero también el primer paso lógico: si queremos que los niños y adolescentes lean, debemos ser lectores nosotros. Según esta hipótesis (que parece de sentido común), si los niños ven a los adultos leer, ellos desarrollarán interés en un rango más amplio de libros conforme crezcan.

No se trata solamente de los padres o los maestros: todos tenemos sobrinos, primos o niños a nuestro alrededor, ávidos de escuchar historias. 

Cabe señalar que los estudios se centran únicamente en los dispositivos como soporte de lectura, sin tomar en consideración otro tipo de usos (educativos o de entretenimiento). Es decir, no toman en cuenta que, en la práctica, los niños (especialmente los de familias de ingresos bajos y medios) pasan entre 4 y 8 horas conectados.

Si en este artículo insistimos en los libros de papel como soporte de lectura no es por nostalgia del formato ni mucho menos: existen buenas razones para creer que los dispositivos digitales ofrecen demasiadas oportunidades para distraerse de la lectura. Esto no quiere decir que los chicos no necesiten aprender a buscar archivos o bibliotecas enteras en Internet, sino de entender que la lectura es una forma de utilizar nuestra atención que, en estos días, es de por sí escasa. La lectura en formatos electrónicos y analógicos no debe ser excluyente.

Pero incluso cuando los niños y adolescentes ya pueden leer por sí solos, cuando necesitan leer para realizar tareas escolares o por gusto, la mayoría elige libros de papel. Algunas investigaciones indican que leer de esta forma incrementa la retención y la comprensión de lectura. 



¿Qué se sabe de la radiación que producen los teléfonos celulares y su influencia en la salud?

El debate sigue en la mesa. Pero esto es lo que tienes que saber (y las medidas preventivas que puedes tomar).

Vivimos en un mundo hiperconectado. Casi 5 mil millones de teléfonos móviles circulan actualmente: un dispositivo del que difícilmente podemos prescindir y sin el cual es casi inimaginable nuestra vida cotidiana.

Es indudable que los celulares han modificado radicalmente nuestra forma de habitar el mundo; pero algunos claman que incluso han modificado nuestra salud. El debate sobre su probable efecto nocivo comenzó en 1993, cuando un primer testimonio de cáncer cerebral, atribuido al uso del celular, salió a la luz en el programa estadounidense Larry King Live.

radiacion-celular-estudios-cientificos-neurociencia-prevencion-tips

El fallecido W. Ross Adey, un neurólogo de la Universidad de California y ex–investigador de Motorola, se dedicó ya por aquel entonces al estudio de la radiación de los celulares y sus consecuencias en nuestra salud. Este experto aseguraba que las empresas estaban encubriendo el hecho de la toxicidad de los celulares para mantener intactos sus intereses comerciales, pues la propia Motorola se negó a publicar las investigaciones que Ross Adey realizó y en las cuales demostraba que la frecuencia de ondas que emiten los celulares sí pueden producir cáncer. 

No obstante, desde el incidente en el programa de Larry King y las investigaciones de Ross Adey, ha habido un centenar de estudios al respecto, aunque la mayoría llega a diferentes conclusiones. Algunos afirman que el tipo de ondas que emiten los celulares no son suficientes para ponernos en riesgo; por ejemplo, los estudios realizados en EUA por el National Toxicology Program (y que la Food and Drug Administration aprobó). Estos demostraron que la radiación provoca cáncer cerebral en ratas si son expuestas a grandes proporciones, pero que no es comparable a las que un adulto se expone, aún con el uso frecuente del celular. Por otro lado, existen estudios como los realizados en Suiza que aseguran que las personas que han usado celular desde antes de los 20 están en mayor riesgo de padecer cáncer cerebral.

Debido a esta ambivalencia, la World Heatlh Organization ha catalogado las radiaciones como “posiblemente cancerígenas”. Hay que recordar que, además, estamos expuestos a esta radiación no sólo a partir de los celulares, sino también de otros aparatos inalámbricos, como los teléfonos de casa, y por supuesto, el microondas. 

¿Cómo prevenirnos?

como protegerte radiacion teléfono celular produce radiacion-estudios-prevencion

Aunque sólo las radiaciones de alta energía, como la de los rayos x, han demostrado su nocividad (al romper nuestro ADN), el California Department of Public Health ha elaborado estas recomendaciones para que las personas puedan prevenirse, en lo que se llega a un consenso al respecto de la toxicidad de la radiación emitida por otros aparatos.

La recomendación principal es intentar no tener el celular en el bolsillo, pues además los estudios tampoco han sido conclusivos en si las radiaciones producen infertilidad, por lo cual meterlo en la bolsa de mano o en la mochila es lo mejor que podemos hacer.

Otros hacks que esta institución comparte:

  • Manten el celular lejos del cuerpo usando manos libres.
  • Usa menos el celular cuando la señal este baja, pues usan más radiación en esos momentos.
  • Reduce el uso del celular para ver videos, escuchar audios o descargar datos. O en dado caso, bájalos y coloca en modo avión tu celular cuando los veas o escuches.
  • No duermas con tu celular en la cama o cerca de tu cabeza.
  • Quítate el manos libres cuando no lo utilices.
  • No utilices productos que clamen “bloquear” las radiaciones. Eso no es posible y, de hecho, es probable que hagan a tu celular trabajar más para obtener señal, lo cual incrementará tu exposición a la radiación.

Afortunadamente, también la tecnología se está poniendo al servicio de la prevención. Investigadores de la Drexel University y el Korea Institute of Science and Technology, están trabajando en un nanomaterial apaz de proteger al celular de la “contaminación electromagnética”. Si todos nuestros gadgets los protegiéramos de esta manera, ya no emitirían la misma cantidad de radiación, aseguran.

En lo que avanzan estas creaciones tecnológicas, habrá que seguir las medidas recomendadas por el California Department of Public Health, como parte de las necesarias prevenciones contra el cáncer.

 

*Referencias: Static? Or Frying Brain Cells? THE NASTY DEBATE OVER CELL-PHONE SAFETY