Plastic Oceans: una ola de cambio que te pondrá en acción contra el plástico desechable

Esta fundación pretende lograr un cambio a través de materiales audiovisuales que nos ayuden a deshacernos del plástico de una vez por todas. ¿Te unes?

Hasta ahora hemos oído y leído sobre todo tipo de adicciones. Pero, ¿qué tal si hablamos de la adicción al plástico? ¿Te suena familiar? Quizá no, porque pocos tienen la audacia de nombrar a las cosas por su nombre, como lo hace la fundación Plastic Oceans. 

Para esta fundación, que comenzó su camino hace más de 1 década y que es apoyada por todo tipo de personas alrededor del mundo, el plástico es una adicción (la palabra que en la antigüedad definía a los esclavos era addictus). En la actualidad, es indudable que somos esclavos del plástico y dependientes de él en un sinfín de maneras. Esto ha traído consecuencias medioambientales y de salud que nos están llevando al colapso total.

Pero para la Plastic Oceans Fundation no todo está perdido, sólo hay mucho trabajo por hacer para lograr revertir los daños ocasionados por el plástico. Esto necesariamente empieza por concientizar a la generación actual y a las que están por venir sobre el impacto que tiene el plástico en el mundo.

Plastic Oceans se merece todo el apoyo y participación de todos aquellos de nosotros que esperamos legar un mundo vivible a las generaciones futuras.
(Noam Chomsky)

iniciativas-contra-plastico-oceano-contaminacion

La misión de Plastic Oceans es que la sociedad repiense el plástico. ¿Cómo? A través de materiales audiovisuales, en los cuales la belleza del océano se ve transgredida de innumerables formas por el plástico. Plastic Oceans se ha encargado de rodear sus campañas de estas imágenes que mueven y remueven la conciencia, mientras nos proporcionan algunos estremecedores datos sobre el plástico y sus consecuencias.

 

Las consecuencias del plástico en menos de 3 minutos

El plástico está en todos lados; como ya se ha podido demostrar, se trata de un material ubicuo, es decir, que literalmente invade todo espacio. Los microplásticos en botellas son una muestra de hasta dónde puede llegar el plástico, y una prueba irrefutable de que incluso lo estamos consumiendo en nuestros alimentos.

Pero quizá la situación más alarmante es que hoy día, el océano recibe 100 veces más plástico de lo que hace 40 años.

iniciativas-contra-plastico-oceano-contaminacion

Según Plastic Oceans, más de 8 millones de toneladas son tiradas cada año al océano 

Esto significa que para el 2050, podría haber más plástico que peces en el océano

Todos estos y más datos los puedes ver en las cápsulas desarrolladas por Plastic Oceans Foundation en su canal de YouTube, las cuales no duran más de 3 minutos. Además han dirigido un documental que puedes rentar desde su página. También puedes encontrar en su portal más material, como infografías y suplementos educativos, así como apoyarlos mediante donaciones y conocer más de sus proyectos. 

 

¿Qué más puedo hacer? 

Quizá la labor más importante de Plastic Oceans Foundation y sus activistas es que nos hacen una invitación directa a activarnos. En su página podrás encontrar cómo emprender la lucha contra el plástico junto con ellos, en un call to action que empieza por que hagamos proyecciones con su material en nuestras comunidades, pero que puede seguirse de otras decididas acciones contra el plástico.

Si quieres participar en la labor de esta fundación, te interesa este documental o más información sobre su causa, no dudes en sumarte escribiendo a: mariana@plasticoceans.org 

Conviértete en una ola de cambio junto con Plastic Oceans, y haz de este un mundo sin esclavos del plástico.

 

* Imágenes: Plastic Oceans



Autopsia revela restos de microplástico en 50 especies distintas de mamíferos marinos

Una investigación examinó los cuerpos de 50 animales mamíferos marinos y encontró muestras de microplásticos en todos ellos.

El microplástico es cualquier resto de plástico menor a 5 milímetros de longitud (el tamaño de una semilla de mostaza). Pero la necesidad y necedad humanas por utilizar plástico en ropa, botellas, empaques y redes de pesca está llenando los océanos de microplástico. De hecho, el microplástico está tan presente que ya se encuentra en el cuerpo de prácticamente cualquiera de los animales que habitan en el mar.

Y es que en una muestra, 50 animales marinos distintos, entre los que se cuentan diez especies de delfines, focas y ballenas, tenían un promedio de 5.5 partículas de microplástico en sus cuerpos al morir.

El equipo multidisciplinario de la Universidad de Exeter, el Plymouth Marine Laboratory y los Greenpeace Research Laboratories, todos en el Reino Unido, aclaró que los mamíferos marinos fallecieron por diferentes causas previas al estudio.

A pesar de que la cantidad de microplástico en sus cuerpos no sugiere que los animales murieran al ingerirlo, el efecto de estos materiales en la vida marina no se conoce a ciencia cierta. Los investigadores destacan que es un hecho que los mamíferos marinos entran en contacto con microplásticos a través de su comida, por lo que toda la cadena alimenticia podría estar expuesta a la contaminación por plástico.

Además, el hecho de haber encontrado desechos plásticos en cada uno de los animales debería poner a la comunidad internacional en alerta, según la directora de Greenpeace en el Reino Unido, Louise Edge:

Es vergonzoso que cada mamífero marino analizado tuviera microplásticos en su sistema digestivo, y muestra la escala de la contaminación por plástico en nuestros mares”. Y añade: “Esto es una evidencia más de que los gobiernos y las grandes empresas necesitan dirigir sus esfuerzos a reducir drásticamente el uso y desecho de plásticos, a detener el flujo de contaminación por plástico hacia nuestros ríos y océanos y hacia las bocas de la vida marina salvaje”.

 

Tal vez también te interese: 10 acciones contra la contaminación por plástico

 

La trampa del reciclaje individual

El World Economic Forum ya había advertido hace unos años que para 2050, la cantidad de plástico en los océanos superará la cantidad de peces. Otros estudios han encontrado que el plástico está presente incluso en la sal marina y en muchos otros productos de consumo humano. La Agencia Europea del Medio Ambiente estima que 100,000 mamíferos marinos y 1 millón de aves mueren cada año por causas relacionadas con los 10 millones de toneladas de residuos plásticos que terminan en el mar durante el mismo período.

En realidad, el macabro hallazgo de plástico en el cuerpo de delfines, focas, marsopas y ballenas no es una novedad, sino la triste constatación de que mundialmente no estamos haciendo lo suficiente por preservar la vida marina.

Greenpeace alertó desde hace tiempo que un estimado de 16 millones de botellas de plástico son usadas a diario en el mundo, y no todas pasan por un proceso de reciclaje luego de utilizarse. Muchas terminan en el océano, y al final llegan a los cuerpos de sus habitantes:

Los plásticos contaminan la tierra y el agua. Los desechos se agrupan en islas y llegan a los animales. Pero además de indignarnos es necesario entender que la solución no proviene (solamente) de disminuir nuestro consumo personal de plástico, sino de presionar a los gobiernos y empresas para que utilicen menos plástico en sus empaques, o bien para que promuevan estrategias de reciclaje efectivo que ayuden a disminuir la contaminación de los mares.

Cambiar nuestros hábitos de consumo de plástico es muy bueno (de hecho, aquí hay algunas sugerencias para sacar al plástico de tu vida), pero necesitamos entender que los cambios individuales deben servir para impulsar cambios sistémicos, no sólo a nivel personal. Por desgracia, evitar utilizar recipientes plásticos y no pedir tu bebida favorita con popote no alivia mucho la contaminación marina, pero si los consumidores adoptan un papel activo y crítico con respecto a las marcas que consumen, éstas podrían elegir opciones de empaque más sensibles con el medioambiente si ven mermadas sus ganancias.

Sí, las bolsas de tela y los popotes de bambú son muy lindos, pero en el gran esquema de la contaminación humana de los mares, solamente son un paliativo de conciencia para no abordar el problema de fondo. Participar en campañas de reciclaje y promover activamente el consumo de productos sustentables son algunas opciones para cambiar en lo inmediato nuestra relación con el plástico.

También en Ecoosfera: Mexicanos descubren cómo hacer plástico biodegradable con desechos de leche