La neurociencia del vino (una explicación de por qué su sabor depende de nuestra mente)

Catar correctamente la quintaesencia de la uva no sólo involucra a tus sentidos sino también a tu cerebro, según la neurociencia del vino.

Para Charles Baudelaire, sólo había tres formas de estar legítimamente borracho: con poesía, con virtud o con vino. ¿Por qué el poeta elegía el vino de entre todos los tipos de alcohol? Probablemente porque pocas cosas producen el efecto particular del vino: esa sensación onírica y multidimensional que a tantos encanta. Una sensación que no sólo otorga placer sino también salud, pues tomar vino puede ayudar a prevenir el cáncer.

Lo fascinante del vino es que es una bebida que, contrario a otros alcoholes, estimula todos los sentidos. No sólo al momento de emborracharnos (algo que, ciertamente, no es necesario), sino a partir del momento en el que se descorcha. Es desde ahí que nuestros sentidos se involucran en la cata del vino, aunque algunos son más obvios que otros, como el olfato, el gusto y la vista. El oído puede servir también para saber más de la estructura y el cuerpo del vino, mientras que el tacto de nuestra lengua y paladar es lo que hace que nos demos cuenta de cómo es el vino que estamos tomando.

 

El cerebro se estimula con el vino como cuando resolvemos un problema de matemáticas

neurociencia del vino catar vinos con la mente cerebro sentidos

Pero también hay neurociencia del vino, porque sin el cerebro para decodificar los sentidos no habría manera de experimentar esta milenaria bebida. Además, según el neurocientífico Gordon Shepherd, de la Universidad de Yale:

hay un tremendo rango de sistemas, motores y cerebrales, involucrados cuando probamos vino. 

Este neurocientifico, autor de Neurology: how the brain creates the taste of wine, arguye que los procesos que desata el vino a nivel cerebral son aún mayores que los desatados al escuchar música, leer o resolver problemas matemáticos. De acuerdo con los estudios citados en su libro, las moléculas del vino estimulan cientos de receptores del gusto y el olfato, lo que provoca que se desencadenen procesos cognitivos masivos, los cuales involucran patrones parecidos a los que ocurren cuando usamos la memoria, hacemos juicios o sentimos placer.

 

El vino no es cosa de precio, según la neurociencia

neurociencia-vino-cerebro-vinos-baratos-buenos

La importancia del cerebro es todavía mayor cuando está en juego qué vino vamos a tomar. La neuroeconomía se ha encargado de develar que la relación entre el buen vino y el precio elevado podría no ser sino cosa de marketing. En experimentos como el realizado por la Escuela de Economía de Estocolmo y la Universidad de Yale, se ha podido comprobar que aun los expertos catadores pueden etiquetar un vino barato como “grandioso, si al probarlo no saben su precio.

Un experimento del California Institute of Technology analizo vía imágenes de resonancia magnética (IRM) lo que sucede en el cerebro cuando probamos vino. En este caso se le dijo a los bebedores ocasionales (no había expertos) que probarían cinco tipos de vino Cabernet Sauvignon, diciéndoles el rango de precio de cada botella, que oscilaba entre los 5 y los 90 dólares.

Se comprobó que la cuestión del precio estimulaba bastante su decisión. Pero más aún: la región del cerebro que mostró actividad fue la corteza orbitofrontal medial, lo que demuestra que todos usamos la misma parte del cerebro al momento de catar un vino y tomar decisiones sobre el mismo. Esto a su vez ha llevado a otras investigaciones, en las cuales se ha descubierto que el placer por tomar vino se incrementa cuando los bebedores creen estar ingiriendo un vino de mayor precio.

neurociencia-vino-cerebro-vinos-baratos-buenos

Los mercadólogos utilizan este tipo de hallazgos para estimular las ventas. Teniendo estos datos proporcionados por la neurociencia, incluso las etiquetas y los nombres son decididos cuidadosamente. Como la psicóloga Antonia Mantonakis descubrió, incluso el nombre del vino puede influenciar en cómo una persona percibe su calidad: un nombre más “rimbombante” puede marcar la diferencia al momento de elegir un vino.

Así que, como puedes ver, el precio y la expectativa van de la mano, pero no así el precio y la calidad. Si queremos saber el por qué de ello según la ciencia del vino (y ya no sólo la neurociencia), el enólogo y catador Joan C. Martín nos lo puede explicar en sus guías de “supervinos” baratos y de gran calidad, que actualiza año con año.

Como sea, es un alivio saber que todos podemos disfrutar la quintaesencia de la uva a bajo costo, y más en la actualidad, cuando hay una variedad de vinos con la que hubiera soñado cualquier rey del Medievo.

Sólo asegúrate de que tu cerebro sea bien guiado por tus sentidos. El resto, déjaselo al vino.



Tradición y futuro: los peinados de las mujeres nigerianas contemporáneas (FOTOS)

El trenzado del cabello en Nigeria es un estilo donde la identidad se afirma.

En Nigeria el peinado es cultura: una tradición estética única que va más allá del estilo. Porque trenzarse el cabello para las mujeres es una manera de tender puentes con su pasado tribal. Pero también, y más importante aún, es una manera de afirmar la identidad colectiva en un presente multidimensional.

En palabras de la fotógrafa californiana, Medina Dugger, hay un vínculo de los peinados en Nigeria entre estilo e historia. Un vinculo fascinante que Dugger encontró en las fotografías del nigeriano J.D. Okhai Ojeikere, quien documentó cientos de peinados nigerianos durante 40 años.

peinados-nigeria-mujeres-tradicion
Fotografías de J.D. Okhai Ojeikere

Medina Dugger decidió seguir contando la historia de este pueblo africano a través de sus artísticos trenzados.

Así fue como realizó una serie fotográfica que conjuga tradición y futuro: una ventana a las nuevas tendencias en las mujeres nigerianas que, no obstante, son más profundas que cualquier moda de escaparate.

En las fotografías de Dugger se pueden ver conservados varios elementos del peinado en Nigeria: por un lado, lo intrincado del trenzado nigeriano tradicional, y por otro la adhesión de nuevos elementos y colores que las mujeres contemporáneas están adoptando. Como la artista dijo a Dazed:

La serie recontextualiza algunos de los peinados de Ojeikere, realzando tanto los peinados actuales como los diseños imaginarios.

peinados-nigeria-mujeres-tradicion

Lo que esta fotógrafa ha captado son los nuevos estilos que las mujeres en Lagos, la antigua capital nigeriana, están adoptando. El color, como sus fotografías recogen, es un elemento que apenas se está incorporando al cabello, lo que resulta curioso en una cultura donde el color está presente en todos lados: desde la ropa hasta los instrumentos musicales.

De lo que se trata, no obstante, es de preservar la tradición y un culto al pasado mientras se mira al futuro. Por eso esta serie fotográfica es una especie de tributo colorido a ambos tiempos.

En nuestro mundo cada vez más conectado, las culturas y tradiciones pueden diluirse y perderse. Amaría que estas imágenes logren honrar las prácticas del pasado mientras realzan los cambios que están sucediendo.

peinados-nigeria-mujeres-tradicion

peinados-nigeria-mujeres-tradicion

peinados-nigeria-mujeres-tradicion

peinados-nigeria-mujeres-tradicion

 

peinados-nigeria-mujeres-tradicion

peinados-nigeria-mujeres-tradicion

peinados-nigeria-mujeres-tradicion

peinados-nigeria-mujeres-tradicion

peinados-nigeria-mujeres-tradicion

peinados-nigeria-mujeres-tradicion

peinados-nigeria-mujeres-tradicion

peinados-nigeria-mujeres-tradicion

peinados-nigeria-mujeres-tradicion

peinados-nigeria-mujeres-tradicion

 



Un México resiliente: compromiso de todos

Hoy más que nunca, es indispensable que las ciudades se adapten a los desastres naturales con el fin de mitigar su impacto negativo a largo plazo.

Los efectos del cambio climático han provocado daños irreversibles en el territorio mexicano y en sus habitantes. Hoy más que nunca, es indispensable que las ciudades se adapten a los desastres naturales con el fin de mitigar su impacto negativo a largo plazo. En lo particular, el Gobierno Federal de México ha tomado una serie de medidas que apuestan a la planificación urbana a largo plazo y al aumento de la resiliencia, definida en la Ley General de Protección Civil como la capacidad de un sistema, comunidad o sociedad potencialmente expuesta a un peligro para resistir, asimilar, adaptarse y recuperarse de sus efectos en un corto plazo y de manera eficiente (Ley General de Protección Civil, 2017, artículo 2°). Si bien, estas medidas contemplan la participación de ciertos actores relevantes, la coordinación de éstos (incluidos los gubernamentales) aún presenta grandes áreas de oportunidad. 

Este artículo discute la importancia de dos tipos de coordinaciones esenciales para la efectividad de las políticas o acciones encaminadas a construir resiliencia urbana: la coordinación intersectorial dentro de la administración pública y la coordinación público-privada. 

La importancia de la coordinación para la resiliencia

mexico resiliencia

El concepto de resiliencia contiene tres características inherentes (Berkes et al, 2003): 

  1. Cantidad de cambio o transformaciones que un sistema complejo puede soportar manteniendo las mismas propiedades funcionales y estructurales. 
  2. Habilidad del sistema complejo para desarrollar e incrementar la capacidad de aprender, innovar y adaptarse.    
  3. Grado en el que el sistema complejo es capaz de auto organizarse. 

La resiliencia urbana se entiende entonces como la capacidad de un gran número de actores pertenecientes a una ciudad no solo para resistir y adaptarse a problemas socio-ambientales, sino también para innovar y transformarse. Por ello, en este trabajo se propone visualizar cada problema socio-ambiental como un sistema complejo que requiere el involucramiento del gobierno, ciudadanos, empresas y otras partes interesadas. Dado el contexto anterior, la coordinación de todas estas partes se vuelve indispensable para llevar a cabo cualquier estrategia de sostenibilidad. De aquí en adelante, entenderemos coordinación como la articulación de esfuerzos y medios provenientes del sector público, privado, sociedad civil y academia, cuyo objetivo será el intercambio de información y la alineación de agendas para el logro de la resiliencia urbana en México.  

Dos vías para la coordinación: intersectorial y público-privada

Recientemente, administraciones públicas de distintos países han transformado una gran parte de sus procesos internos, principalmente en la forma en que diseñan e implementan políticas públicas. Uno de los grandes cambios es la descentralización del gobierno y los esfuerzos para empoderar  actores que van más allá del sector público (Walsh y Stewart, 1992; Peters, 2004). Así, en el marco de la gobernanza se ha buscado la participación de organizaciones de la sociedad civil en la toma de decisiones gubernamentales, entendiendo los grandes aportes que éstas pueden realizar. Dentro de esta nueva lógica de la acción pública, dos tipos de cooperaciones cobran relevancia para el desarrollo de acciones en temas de sostenibilidad: la coordinación intersectorial de la administración pública y la coordinación público-privada.

Cooperación intersectorial de la Administración Pública

Según Eugene Zapata, director regional de la iniciativa 100 Ciudades Resilientes, uno de los principales retos dentro de los gobiernos es dejar de ver los problemas de las ciudades con un enfoque sectorial. Históricamente, las Secretarías de Estado en México han desarrollado presupuestos y planes de trabajo independientes, aun cuando algunos temas, principalmente socio-ambientales, requieren de la participación y comunicación de más de una de ellas. Para ilustrar, la Ciudad de México presenta una grave escasez de agua, lo que ha provocado que una gran cantidad de personas no gocen de su derecho fundamental establecido en el artículo 4° constitucional, relativo al acceso, disposición y saneamiento de agua. Este problema no ha podido ser completamente atendido por la falta de coordinación entre los distintos organismos gubernamentales que de una manera u otra, con distintos mandatos, inciden en la materia (la Comisión Nacional del Agua, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Sistemas de Aguas de la Ciudad de México, entre otros).

Ante casos como el citado, los gobiernos de algunos países han adoptado medidas para obligar a sus secretarías a unir esfuerzos para el cumplimiento de objetivos nacionales. Por ejemplo, en Estados Unidos se creó la Ley de Eficacia y Rendimiento de Gobierno (GPRAMA por sus siglas en inglés) para promover la colaboración entre Secretarías de Estado, permitiéndoles consultar y compartir información para operar y crear políticas públicas en conjunto. Lo anterior muestra cuán importante se ha vuelto establecer instituciones flexibles que cuenten con un sistema de generación de información útil y que sean capaces de auto organizarse. 

Cooperación público-privada

El objetivo final de la resiliencia urbana es mejorar el bienestar de los ciudadanos dentro de una localidad o región específica. Por lo anterior, es indispensable fortalecer la cooperación público-privada (relación entre gobierno, sector privado y sociedad civil) para incentivar a la sociedad civil a tomar un rol activo en el fortalecimiento de las ciudades. Así, Por ende, los espacios de participación ciudadana se vuelven fundamentales a fin de lograr un esquema de gobernanza más horizontal que de voz a todos los actores interesados y que al mismo tiempo resuelva una de las principales restricciones que enfrenta el diseño de políticas públicas: la falta de información relevante (Merino, 2008).

Dentro de este tipo de cooperación, es necesario resaltar la importancia de la llamada gestión en la frontera (“Boundary management”) propuesta por Cash (2003), haciendo alusión a la correcta gestión del conocimiento científico ligado a temas de sostenibilidad. Lo anterior es sumamente relevante dentro de los espacios de participación ciudadana, principalmente cuando a intercambio de información se refiere. Dicha gestión se caracteriza por tener una buena comunicación, traducción y mediación.

En el caso de México, existen Consejos Consultivos Nacionales en materia agropecuaria y ambiental, un espacio de participación ciudadana creado en 1995, con el objetivo de cumplir con el compromiso asumido en 1992, en el marco de la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo en Río de Janeiro. Los consejos promueven la interacción entre actores provenientes de diferentes sectores, con gran interés en la política y gestión ambiental gubernamental. Sin embargo, hasta el momento su difusión y funcionamiento han pasado por desapercibidos.

Por último, es indispensable que el Gobierno Federal continúe adoptando un pensamiento resiliente, consciente de que los problemas socio-ambientales son realmente complejos y que sus soluciones requieren del trabajo en equipo de un gran número de actores. El fortalecer las cooperaciones mencionadas a lo largo de este trabajo permitirá entre otras cosas, tomar decisiones más legítimas, mejorar la comunicación entre expertos y tomadores de decisiones, y por supuesto, mejorar la calidad de vida de los mexicanos. Incluso, se recomendaría la creación de una oficina de coordinación multisectorial que cree consciencia, difunda conocimiento en temas socio-ambientales y articule agendas entre las partes interesadas. Es compromiso de todos el lograr implementar satisfactoriamente las estrategias propuestas para construir un México resiliente. 

 

*Fotografía principal: Santiago Arau

 

*Referencias: 
Berkes. F., J. Colding, and C. Folke. 2003. Navigating social–ecological systems: building resilience
for complexity and change. Cambridge University Press, Cambridge, UK.
Cash, D. (2003). Knowledge systems for sustainable development. Proceedings of the National
Academy of Sciences, 100(14), 8086-8091.
Hevia, Felipe, Vergara-Lope, Samana, & Ávila Landa, Homero. (2011). Participación ciudadana en
México: consejos consultivos e instancias públicas de deliberación en el gobierno federal. Perfiles
latinoamericanos, 19(38), 65-88. Recuperado en 07 de agosto de 2017, de
www.scielo.org.mx
Merino, Mauricio; (2008). La importancia de la ética en el análisis de las políticas públicas. Revista
del CLAD Reforma y Democracia, Junio-Sin mes, 5-32. 
Pollock, J, Torres, B y Ramos ,S. (2017). Resiliencia urbana en América Latina: Una guía breve para
autoridades locales. Fundación Idea. Recuperado en 07 de agosto de 2017, de
http://fundacionidea.org.mx/UrbanResilience_PolicyBrief_170417_Esp.pdf