Elecciones México 2018: medioambiente, sustentabilidad y ecología

Ojalá en estas elecciones México 2018 las propuestas de los candidatos den más importancia a temas medioambientales (nos conviene a todos).

Llama la atención la poca relevancia dada entre los candidatos a la presidencia de México al medioambiente y la sustentabilidad. Lo que se haga o deje de hacer en estos temas tendrá un impacto enorme en el futuro, y presente, de todos los mexicanos: la calidad del aire que respiramos, el acceso al agua que usamos y las condiciones de los alimentos que consumimos, entre muchas otras. Por otro lado, es notable lo poco que se ha comentado al respecto entre la ciudadanía; a fin de cuentas, cada uno de nosotros tendría que exigir propuestas claras, ambiciosas y viables en este rubro –que nos afecta a todos, sin excepción–.

Además, recordemos que lo que México haga para cuidar sus recursos naturales y la apuesta por modelos sustentables, impactará en el resto del planeta. Hay que enfatizarlo: somos uno de los países con más biodiversidad y riqueza natural del mundo.

medioambiente-sustentabilidad-ecologia

¿Por qué debería importarnos?

Es comprensible que temas como seguridad, salud, economía, educación y corrupción-impunidad, roben la atención de candidatos y ciudadanos. Sin embargo, todos estos rubros existen, a fin de cuentas, dentro de un medio ambiente. Dicho de otra forma, si no atendemos con urgencia y lucidez este asunto –como ya lo demandaron diversas organizaciones–, habrá repercusiones significativas en el resto de la vida nacional.

Hay una serie de preguntas básicas que se están quedando sin respuesta en la contienda electoral. Por ejemplo: ¿cómo vamos a encarar el crecimiento demográfico? ¿Qué hay del problema del agua y cómo vamos a resolverlo? ¿Qué vamos a hacer respecto a la miserable calidad del aire en las principales ciudades del país, empezando por la CDMX? ¿Cómo vamos a garantizar el cuidado del territorio y el patrimonio natural? ¿Cuál es el plan concreto para migrar a energías limpias?  

A México le urge una estrategia medioambiental clara. Por ahora da la impresión que no existe entre los candidatos una agenda correctamente ensamblada en este sentido. ¿A qué nos referimos? A un planteamiento de acciones y políticas que garanticen el cuidado de nuestros recursos naturales (agua, bosques, etc), que regule con efectividad a los actores e intereses que amenazan este patrimonio y que establezca una ruta precisa para cumplir los compromisos internacionales que hemos aceptado. Pero para esto es fundamental especificar los “cómos”, definir metas puntuales, asegurar la participación de las comunidades y sociedad en general, y establecer mecanismos de evaluación.

mexico-contaminacion-ciudades   

Idealmente, conforme maduren las campañas, escucharemos hablar de conceptos como calentamiento global, conservación biocultural, consumo responsable, sustentabilidad del campo, urbanismo inteligente y salud integral. Además, recordemos los compromisos internacionales que México ha adoptado, empezando por el programa especial contra el cambio climático suscrito en el Acuerdo de París, sobre lo cual los candidatos no se están pronunciando.

Esperamos que, en los próximos días, estos temas ocupen un lugar mucho más importante que el recibido hasta ahora –tanto entre los candidatos como entre los ciudadanos–. Por lo pronto te compartimos algo de lo que hemos podido encontrar, con la esperanza de que consideres también esta información a la hora de decidir por quién votar.

Propuestas de los candidatos sobre medioambiente y sustentabilidad

Andres Manuel López Obrador

lopez-obrador-medioambiente-elecciones

Dentro de su Plan de Nación 2018-2024 (que puedes descargar aquí), el candidato por Morena incluye un eje dedicado a “Desarrollo sostenible y buen vivir”. Aquí advierte que “un gobierno responsable debe considerar los impactos que tendrán sus políticas y programas en el tejido social, en la ecología y en los horizontes políticos y económicos del país” y abraza la definición de sustentabilidad de las Naciones Unidas, es decir: la satisfacción de “las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.

López Obrador enfatiza en el papel que juegan los grupos indígenas y comunidades rurales en la preservación de los recursos naturales, un modelo de conservación con plena vigencia y resultados probados. A pesar de que sus 17 objetivos de desarrollo sostenible sí abarcan una plataforma “integral”, quizá la más completa, se antojarían propuestas concretas y medidas que garanticen que su plan de nación realmente sustentable. 

Por otro lado, poco se habla de energías verdes y, en cambio, López Obrador advierte cómo prioridad revivir Pemex. Esto es válido desde otros enfoques, incluso obligado; pero sería ideal si, por ejemplo, se contemplara aprovechar la optimización de dicha empresa estatal y con ello invertir intensivamente en infraestructura para migrar a la autonomía energética vía la energía limpia.

Además, la inclusión de Víctor Villalobos en su virtual gabinete, a cargo de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), y quien se ha caracterizado por promover a lo largo de su carrera los cultivos genéticamente modificados, pone en alerta la regeneración y sustentabilidad del campo mexicano, así como a la autonomía alimentaria.

 

Ricardo Anaya

anaya-medioambiente-elecciones

En el documento Plataforma electoral 2018 de la Coalición por México al Frente, se dedica el apartado IV.C a “Medioambiente y desarrollo sostenible”. En él se presentan puntos que incluyen desde el ordenamiento territorial y la incentivación de energías verdes, hasta la promoción de empresas sustentables, el compromiso internacional frente al cambio climático y regular la explotación de recursos naturales.

Anaya se adhirió a una iniciativa por una campaña presidencial limpia, en la cual se compromete a mitigar la huella de carbono que genere su candidatura. La plataforma de este candidato enfatiza en la relación entre medioambiente y desarrollo social. Sobra decir que no puede haber una perspectiva de bienestar social sin considerar lo natural, y que cualquier esfuerzo de preservación que no considere a los grupos humanos está condenada, por lo menos, a la insuficiencia. Para nosotros el desarrollo social y la protección del medioambiente son interdependientes e inseparables. La política ambiental de México dejará de ser reactiva y establecerá una perspectiva de largo plazo a partir de los principios del desarrollo sostenible.

Como ocurre con el resto de los candidatos, en su Plataforma electoral 2018 Anaya no especifica rutas ni acciones puntuales (con cifras, calendarización, metas concretas, etc) que sirvan para, en caso de obtener la victoria, exigirle una rendición de cuentas de acuerdo a sus metas o intenciones sustentables. 

 

José Meade

Meade-elecciones-ecologia-mexico

Dentro de sus propuestas encontramos el apartado “México: la economía sustentable del siglo XXI” (que aquí puedes consultar), donde se enlistan los objetivos que, asumimos, delinean la agenda medioambiental del candidato del PRI.

Estos son:

  1. Recuperaremos los alimentos que se desperdician para acabar con la carencia alimentaria en el país.
  2. Ampliaremos el acceso a una matriz energética limpia en los hogares y en la industria.
  3. Promoveremos el turismo sustentable, la recreación y la investigación con Parques Nacionales de propiedad pública.
  4. Nos moveremos hacia la aplicación del concepto de Ciudades Inteligentes con servicios de calidad.
  5. Educaremos y prepararemos a niñas, niños y jóvenes de modo que valoren nuestros recursos y estén orgullosos de vivir en un país megadiverso y rico en recursos naturales.
  6. Desarrollaremos nuestro potencial de generación de energía eólica, solar y geotérmica.

Sus menciones a conceptos como ciudades inteligentes, turismo sustentable y el combate al desperdicio de alimentos son positivas; además, advierte como meta el colocar a México dentro de la primera fila en el combate contra el cambio climático –posición obligada si consideramos que somos uno de los 10 países que más emisiones de carbono generan (según el World Resources Institute)–.

Sin embargo, Meade carece, al igual que el resto, de una agenda medioambiental específica, que empate con la realidad y que de esperanzas frente a los gigantescos retos que México tiene por delante.  Además, no ha referido de forma específica sobre el asunto de la Ley General de Biodiversidad, la cual impulsan sus partidos (PRI y PVEM) y que desde que fue propuesta por la senadora Ninfa Salinas del Partido Verde Ecologista, ha recibido duras críticas. Como lo explica la Coalición Ciudadana ante la LGB, la iniciativa “elimina textualmente la prohibición del desarrollo de actividades industriales, como la minería en ANPs, generando un vacío legal que podría ser aprovechado por las empresas privadas para explotar las áreas naturales.” Este tipo de explotación tiene consecuencias muy serias en el territorio y las comunidades que lo habitan y protegen.

Margarita Zavala

mexico-elecciones-medioambiente

En el caso de Margarita Zavala, ninguno de los siete ejes de su plataforma de propuestas está dedicado a medioambiente. Hasta ahora se ha limitado a mencionar cosas como “Producir y utilizar las tecnologías que se usarán en la transición a una economía sustentable” y “Reducir la contaminación y promover un uso sustentable de nuestros recursos naturales.”, que dan más la impresión de ser “slogans” macanizados que propuestas reales. 

 

 



10 cosas que pensar sobre el comercial que encendió el debate sobre la masculinidad tóxica (y que los machos odian)

Un comercial de rasuradoras encendió las redes sociales por enmarcar el debate actual sobre violencias de género de una forma provocadora y emotiva.

Las marcas comerciales son las primeras en ser señaladas en redes sociales cuando sus campañas de publicidad caen en estereotipos machistas. Pero el caso del nuevo anuncio de Gillette, “We Believe: The Best a Man Can Get”, es interesante porque parece aportar nuevas perspectivas al debate público acerca del papel de los hombres en la violencia de género (y a la vez cumple el objetivo de un comercial: promocionar el rostro rasurado de los hombres que aparecen).

Desde su estreno el lunes pasado, el video ha acumulado más de 6.5 millones de vistas en YouTube, y otras tantas en Twitter y Facebook, pero también 400 mil dislikes. Se entiende por qué: el anuncio toca fibras sensibles tanto de quienes critican la atmósfera comercial (señalando la cultura de violación imperante), así como de quienes sienten que ataca la masculinidad, el “orgullo de ser hombres”, o a los hombres en general.

Una conclusión obvia es que el anuncio logró su objetivo: hacer que la gente hable al respecto y que los productos de la marca se posicionen en la mente de los consumidores.

Pero más allá de la estrategia comercial, es interesante destacar algunos momentos del video, así como las airadas reacciones de grupos de hombres ofendidos que incluso amenazan con boicotear a la marca de productos de limpieza masculina (comprando otras marcas, lo que en suma no suena tanto como un boicot).

Aquí van 10 puntos sobre el comercial de Gillette que pueden rescatarse para pensar la masculinidad tóxica

1. ¿Qué ven los hombres al mirarse en el espejo?

El anuncio comienza con una serie de hombres adultos mirándose al espejo mientras se escuchan noticias acerca del movimiento #MeToo, el cual señaló a numerosos acosadores y depredadores sexuales de Hollywood como el productor Harvey Weinstein, el comediante Louis C.K. y el actor Kevin Spacey. Durante esos días, muchos utilizaron el hashtag #NotAllMen (“no todos los hombres”) para deslindarse de tales comportamientos.

2. La publicidad ha cambiado y la visión de la masculinidad también

Un comercial de Gillette de los 90s sirve de telón de fondo para ver a un adolescente que escapa de un grupo de bullies. El rostro rasurado y la mujer fatal que lo acaricia parecen simbolizar que la marca es consciente de que no se puede seguir perpetuando la comunicación que utiliza mujeres como adornos en la publicidad dirigida a los hombres. Los tiempos han cambiado, pero en cuanto a la violencia, lo único que ha cambiado puede ser que ahora estamos listos (o al menos mejor preparados) e informados para hablar de ella.

3. La violencia contra los hombres la ejercen… otros hombres

Después vemos a una madre que trata de consolar a su hijo por mensajes homófobos de ciberacoso. La masculinidad está en crisis, pero no es porque los hombres hablen de sus sentimientos o sean más sensibles, sino porque están matándose unos a otros, u orillándose al suicidio. Un estudio entre adolescentes ingleses mostró que los hombres pasan hasta ocho horas al día bajo amenaza de ciberacoso. Pero en el mismo estudio, un tercio de los hombres (de entre 18 y 24 años) afirmaron haber molestado a otros hombres a causa de su orientación sexual, su apariencia física, o afectado la reputación de otros conscientemente. 

Lee también: La legendaria pasarela de Victoria’s Secret está en extinción (y esto es un triunfo para las mujeres)

4. El género no es el sexo asignado: hombres y mujeres aprendemos del entorno

Luego, vemos a tres adolescentes viendo televisión en cuya pantalla se hace un repaso exprés de distintos estereotipos sociales de hombres y mujeres: las mujeres son jerarquizadas según su juventud y atractivo físico, mientras los hombres despliegan rudeza y agresividad, tanto física como psicológica. El mensaje es que la violencia de género también está motivada por los contenidos que observamos desde pequeños en los medios (sugiriendo que comerciales como este pueden cambiar esas percepciones, lo que solo podremos saber en el futuro). Como si fuera un jurado durante un juicio, una audiencia se ríe de un programa en vivo, lo que muestra cómo la violencia se normaliza y se vuelve “inofensiva”.

5. El medio social alienta las conductas tóxicas

Un hombre que interrumpe a su colega en una reunión ejecutiva, un grupo de padres que observa pelear a dos niños sin intervenir, y una serie de presentadores de noticias hablando sobre casos de violencia sexual parece sugerir que esas “inofensivas” violencias tienen consecuencias en el mundo real. La misma audiencia que vimos riendo sobre chistes machistas se muestra incrédula e indignada frente a la violencia (la doble moral de los espectadores). Esto también sugiere que el mensaje del comercial va dirigido a un público que hace las veces de juez (y tal vez por eso los machos “políticamente incorrectos” se sienten tan juzgados, al grado de buscar “defender” la frágil masculinidad atacando a otrxs).

 

6. ¿Cuál es el papel de los hombres para combatir la violencia de género?

El actor y exjugador de futbol americano Terry Crews fue durante muchos años la imagen del macho supremo de la marca de desodorantes Old Spice. Luego, durante los meses del #MeToo, habló públicamente durante la firma de la Ley de los Sobrevivientes de Violencia Sexual sobre cómo él mismo fue atacado sexualmente por otros hombres durante su carrera. La violencia sexual, dijo, no es un asunto de deseo ni de “urgencias biológicas”, sino de dejar claro el poder de unos sobre otros. El comercial de Gillette incluye el segmento de su mensaje en el cual dice la frase “Necesitamos hacer responsables a los hombres”, lo que funciona como un slogan subyacente.

ted-crews-masculinidad-toxica
Ted Crews conmocionó al mundo cuando dio testimonio de haber sido víctima de violencia sexual, a pesar de ser un ícono masculino.

7. Social Justice Warriors

Desde hace años, el término “social justice warriors” (luchadores de la justicia social, o “SJW”) se utiliza peyorativamente en Internet para burlarse de quienes señalan distintos tipos de violencia. Tal vez este segmento del anuncio (alrededor del minuto 1:00) sea el que más enciende a los machos de Internet, porque parece decirles “lo que deben hacer”: no mostrar a las mujeres como objetos sexuales y tratarlas con decencia, romper los pactos patriarcales no fomentando el acoso callejero, intervenir en situaciones de desigualdad y, en general, tratar de ser un buen ejemplo para los niños.

8. La masculinidad tóxica se aprende (y no hay producto que puedas comprar para evitarla, salvo tal vez, un libro)

El anuncio parece dirigirse sobre todo a padres o a hombres que buscan ser padres en el futuro. Esto significa que los gestos asociados a la masculinidad, como rasurarse o encender el carbón para una parrillada, a menudo se asocian a la relación entre padres e hijos (varones). El anuncio funciona, para bien y para mal, apelando a la memoria infantil e infantilizada de los machos, ya sea llamándolos a cambiar radicalmente sus conductas, o reviviendo heridas asociadas a la paternidad. En el fondo (aunque eso tal vez sería tema de un artículo muy distinto) lo que molesta a los machos sobre este tipo de temas es que ven atacada la idea de masculinidad que les fue enseñada desde pequeños; de ahí la virulencia de sus ataques. Esta idea de masculinidad, además, es defendida tanto por hombres como mujeres en las redes.

 

9. El espejo como símbolo de las pantallas

Otro mensaje sutil del comercial es que lo que vemos en las pantallas de nuestros teléfonos celulares es equivalente a lo que vemos en el espejo: rostros de personas, con historias y problemas, con oportunidades de cambiar y con renuencia para hacerlo. Las violencias (incluso las domésticas) no siempre están escondidas: muchas veces están a la vista de todos.

Pero cada hombre, al final del día (o al inicio, como cuando es hora de afeitarse), debe hacerse responsable de sus actos y verse a sí mismo en el espejo, de manera metafórica. El problema de fondo es que las desigualdades sistémicas que oprimen a muchos hombres y mujeres no se terminarán con simples actos de buena voluntad: son tendencias de la sociedad que se sostienen en dinámicas económicas, como las que hacen que en México, en promedio, un hombre gane 12% más que una mujer por realizar el mismo trabajo. Afortunadamente, hay leyes como las de Islandia que comienzan a modificar, al menos en parte, estas dinámicas. 

10. Los hombres necesitan su propio movimiento

Algo muy destacable del anuncio de Gillette es que, pese a los comentarios de los machos ofendidos, en realidad no utiliza terminología de la teoría feminista. Los responsables de publicidad de la marca deben estar al tanto de que los consumidores de hoy están muy al tanto del discurso que las marcas aportan a la conversación sobre este tipo de temas; sin embargo, el tino de la campaña, y tal vez también su fracaso, consiste en que no les dice a los hombres qué hacer, sino simplemente les pide ser la mejor versión de sí mismos. Por desgracia, hace falta mucho más que eso para acabar con los alarmantes índices de violencia y desigualdad que se viven en público y en privado (en Internet y fuera también).

 

A pesar de que la campaña ha recibido en este par de días muchos comentarios negativos, e incluso supuestos llamados a no comprar las marcas asociadas a Procter & Gamble (propietaria de Gillette), es muy posible que el furor baje después de unos días, como suele ser con este tipo de temas. Sin embargo, es importante que los hombres asuman al menos parte del mensaje: los hombres no son los enemigos por excelencia, pero estadísticamente, los hombres cometen más violencias que las mujeres, ya sea sexuales, económicas o de otro tipo.

Lee también: En Islandia ya es un delito que las mujeres ganen menos que los hombres

Cambiar nuestras percepciones sobre lo que significa ser hombres en el mundo actual requiere de cambios profundos en las dinámicas de poder, y sí, también en la forma en la que enseñemos a las próximas generaciones a no reproducir patrones que afectan y hacen más difícil la vida tanto de hombres como de mujeres. Un comercial no terminará con las violencias cometidas por los hombres (a lo más, es muestra de que las marcas buscan vender lo más posible y ofender lo menos posible), pero tal vez pueda generar un buen debate, al menos mientras dura la ola.



México 2018: ¿qué proponen en medioambiente y sustentabilidad los candidatos? (INFOGRAFÍA)

México 2018: en estas elecciones los candidatos a la presidencia tendrían que presentar un plan ambicioso y viable respecto al medioambiente; los mexicanos tendríamos que exigirlo.

En el marco de las elecciones presidenciales de México en este 2018, queremos lanzar una pregunta:

¿Dónde quedó el medioambiente?

Nos llama mucho la atención que éste no figura de forma protagónica en las propuestas de los candidatos. Por otro lado, tampoco se está hablando de esto entre la ciudadanía, pero la realidad es que somos nosotros los responsables de exigir propuestas claras, con metas ambiciosas pero viables. El medioambiente es un asunto de todos, quizá más que cualquier otro.

Sabemos que hay temas que preocupan mucho, como la inseguridad, la salud pública y la economía. Pero estos asuntos están más relacionados con la situación ambiental de lo que muchos creemos. Además, nuestro día a día también está en juego: el acceso al agua limpia, a una buena calidad del aire y de nuestros alimentos, depende de las políticas ambientales.

Esperamos que conforme vayan madurando las campañas escuchemos hablar de conceptos como calentamiento global, conservación biocultural, consumo responsable, recuperación del campo, urbanismo inteligente y salud integral.

A cada uno de nosotros nos toca tomar en cuenta estos asuntos cuando sea momento de decidir por quién votar. En ese sentido, te compartimos lo que hasta el momento sabemos sobre la postura de cada candidato frente al medioambiente y la sustentabilidad. Te invitamos a utilizar esta infografía como herramienta, no sólo para ejercer un voto informado sino también para asumir la responsabilidad que, como mexicanos, nos toca a cada uno respecto de este tema. 

candidatos-mexico-medioambiente-propuestas