Las mejores fotografías tomadas por drones en el 2017

SkyPixel reunió en este concurso de fotografía aérea sorprendentes imágenes tomadas por drones.

La fotografía aérea endiosa la mirada. La foto con drones capta la superficie terrestre, la espuma del mar, la extensión inconmensurable de la nieve. Conforme la amenaza del cambio climático se cierne sobre el planeta, apreciar el registro que un dron puede hacer no sensibiliza en relación con el tema de preservar la extraordinaria belleza del mundo salvaje. A fin de cuentas, esa posibilidad de “otra mirada” es una invitación para revalorar lo que tenemos como planeta. 

“A vista de pájaro” de SkyPixel, una de las comunidades más numerosas de amantes de los drones, reunió las mejores fotografías del 2017. En la categoría de historia, paisaje y retrato se premió a los ganadores del 2017 Photo Story Contest.

El premio especial se lo llevó Florian Ledoux, de Francia. Su dron Phantom 4 Pro registró el momento en que un oso polar salta un río helado en mitad de la nieve.

En este certamen participaron 44 mil personas de 141 países. Aquí puedes ver las imágenes premiadas en la última edición del concurso lanzado por SkyPixel:

Above the polar bear, Florian Ledoux

 

Balmoral Ball, Petra Leary

 

The sun is busy

 

Sun’s up nets out, Zay Yar Lin

 

Santa Maddalena Village in front of the Geisler, Valentin Valkov

 

Dancer, Cocoanext

 

Raisin ducks, Cao Kỳ Nhân

 



Los espacios otros: penetrantes perspectivas aéreas del desierto para perder la mirada

Imágenes de texturas, colores y accidentales curvas que nos invitan a diluirnos en la otredad del paisaje desértico.

El desierto es, para los sentidos, un placer ambiguo. Aunque en cada persona evoca algo distinto, siempre termina por proyectar una suerte de incertidumbre, producto de su notable diálogo con lo infinito. Pero su profundidad es, también, un extraño resquicio de paz.

Innegablemente, admirar desde el aire las topografías accidentadas y las dunas caprichosas de un desierto como el de Namibia es un privilegio. Y de alguna manera, nos invita a jugar con la posibilidad de que sean otros espacios, pues como cualquier amante de la fotografía con drones se habrá dado cuenta, mirar desde el ojo de un pájaro es admirar un mundo totalmente desconocido; diferente. Eso es lo que nos permite el trabajo de la fotógrafa Leah Kennedy.

La australiana siente una arrobadora atracción por la dualidad inherente al paisaje desértico. Y optó por la fotografía aérea para poder abstraer el territorio y mostrar, así, la dualidad de sus formas y colores. Como lo explica en su sitio web:

La fotografía aérea es una nueva perspectiva de los paisajes, son vistas menos literales y más abstractas de nuestro mundo. Proveen una mirada distinta de los paisajes comunes y a veces contribuyen a la dualidad de la imagen y a la incertidumbre sobre lo que estás viendo.

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

Este tipo de fotografía aérea no sólo es hipnotizante, pues muestra que la naturaleza es arte en sí misma.

También es una forma, como dice Kennedy, de ver las cosas desde otra perspectiva. En una suerte de delirio, nosotros imaginamos que su perspectiva invita a pensar en una heterotopía orgánica; espacios que siempre son otros, y que sólo desde la perspectiva perfecta podemos observar; es decir, un territorio que construimos gracias al dron, sobre otra realidad física totalmente distinta. 

Por eso, creemos que muchas de las fotografías tomadas por drones que son premiadas cada año son capaces de remover la conciencia, y nos llaman a cambiar la forma de ver al planeta y de relacionarnos con él.

Las fotografías de Leah Kennedy son una invitación a tejer lazos de empatía con los desiertos del mundo, lo cual es de suma importancia en la actualidad. Porque los desiertos serán territorios en disputa cuando se acabe la era de los combustibles fósiles y se imponga la energía solar. Gran parte de la energía eléctrica se generará en los desiertos –como el del Sahara–, lo que modificará radicalmente los paisajes del desierto, y seguramente cambiará también sus ciclos naturales.

Así que te invitamos a ver estas fotografías para que tengas presente al desierto y no sólo lo des por sentado, pues es uno más de los territorios del mundo –y de los más hermosos– que hay que salvaguardar.

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

 



Sublimación de la abstracción: tomas aéreas de la exquisita topografía de Islandia

Ver desde otra perspectiva este territorio nórdico es, de alguna forma, redescubrirlo.

Islandia es un paraíso de insospechada geografía. En su territorio se yuxtaponen el hielo y la nieve: las formaciones volcánicas, los ríos glaciales e incluso algunas calurosas playas de negras arenas.

Ver toda esta riqueza simultáneamente, coexistiendo en un mismo espacio geográfico, se vuelve una experiencia multisensorial. Pero, ¿cómo contemplar toda esta diversidad en un solo plano?

fotografia-aerea-islandia-fotos

El fotógrafo Stas Bartnikas, apasionado de las tomas aéreas, nos permite hacerlo con la libertad de un ave. En el trabajo de este artista, la abstracción se vuelve una sublimación, y el territorio de Islandia –un país fotogénico, como él mismo lo define– puede ser explorado de una nueva y original manera, a partir de lo que Bartnikas llama “aero-arte”.

Contrario a sus contemporáneos –que usan drones para sobrevolar el territorio–, Bartnikas prefiere hacer sus capturas a la antigua: volando en pequeños aviones y helicópteros. Esto le permite ver con sus propios ojos los patrones, formas y colores de aquellos paisajes que de otra forma serían inaccesibles.

En el caso de Islandia, tener una vista de pájaro es sin duda un privilegio para los sentidos. Porque mucho de este territorio permanece prístino, apenas trastocado por la civilización. Y así lo demuestran contundentemente las fotografías de Stas Bartnikas, que nos permiten redescubrir este territorio nórdico.

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos

fotografia-aerea-islandia-fotos