Cuestionable ley de biodiversidad da marcha atrás en México; estas son las principales razones

¿Una ley de biodiversidad que atenta contra la megadiversidad y la dignidad de un país? Este es el proyecto de ley del Partido Verde que se ha quedado en la banca.

Afortunadamente, una perjudicial reforma a la Ley de Biodiversidad dio marcha atrás, a pesar de haber sido aprobada en el senado en una modalidad fast track. Aunque ello ocurrió debido a que no se alcanzó el número de votos necesarios, el PVEM ha desistido, pese a que fue este partido el que sembró esta propuesta incendiaria, ya que, por el lenguaje ambigüo con que fue redactada, no quedaba claro si la Ley protegía las reservas naturales de México o si facilitaba que empresas privadas e internacionales emprendieran proyectos de minería y fracking.

ley-de-biodiversidad-peligro-medio-ambiente-mexico-2018
Fotografía: Jonathan Levinson para Mongabay

La iniciativa de ley se elaboró sin la consulta previa, libre e informada, de buena fe y de común acuerdo con los pueblos indígenas, campesinos y la sociedad en general. Este punto fue detonante entre organizaciones en pro del medioambiente como Greenpace y 50 organizaciones civiles más que expresaron su descontento a través de una petición en Change.org, así como académicos que manifestaron su rechazo a esta ley.

El académico Luis Felipe Crespo señaló:

Los pueblos indígenas y comunidades equiparables han preservado, domesticado y usado la biodiversidad como un bien común, lo cual les permitió generar, hasta nuestros días, a través del uso de su memoria colectiva, un enorme patrimonio biocultural que implica bancos genéticos comunitarios de plantas y animales domesticados y semidomesticados, agroecosistemas (paisajes bioculturales), plantas medicinales, conocimientos (tradicionales), rituales y formas simbólicas de apropiación de los territorios.

 

Las razones por las que la ley de biodiversidad del Verde atenta contra la diversidad e integridad del territorio mexicano

La Red Nacional Indígena (RNI) presentó esta semana a la prensa su posición respecto a la mencionada ley. Afirmaron que ésta, además de abrir las puertas a la explotación de recursos en áreas naturales protegidas, legaliza el despojo de los recursos genéticos y el conocimiento tradicional de los pueblos indígenas, conocimiento que ha sido construido a lo largo de muchas generaciones. Demandaron que se realice la consulta correspondiente y exigieron a los diputados del PRI y el PVEM que “rectifiquen su posición de promoción de la Ley General de Biodiversidad que afectaría a todas y todos los mexicanos, en beneficios de intereses empresariales”.

La materia de la iniciativa incide directamente en el patrimonio biocultural (genes, especies, ecosistemas, agroecosistemas y paisajes), en los territorios y tierras de los pueblos indígenas y comunidades equiparables que albergan en su seno la mayor biodiversidad de México. Por ello, que esta iniciativa se haya detenido representa una gran oportunidad para que más personas puedan estar informadas, y defender el patrimonio natural en caso de que se volviera a echar a andar un proyecto tan contradictorio como el que emprendió hace casi 1 año el PVEM.

Según alertaron organizaciones de la sociedad civil, la Ley General de Biodiversidad que se discute en el Senado de la República representa un retroceso en la protección y conservación de la vida silvestre en México, al dejar en la indefención a tortugas marinas, primates y psitácidos (loros, pericos y guacamayas), además de que abre la puerta para que los animales regresen a los circos.

En una carta enviada al presidente Enrique Peña Nieto, Greenpeace, el Centro para la Diversidad Biológica, el Grupo Ecologista del Mayab, Animal Heroes y el Frente Ciudadano Pro Derecho Animal, entre otras agrupaciones, advirtieron que esta iniciativa presentada para su discusión desde el 25 de octubre del 2016 y que dejaría sin efecto la actual Ley General de Vida Silvestre, violaría convenios internacionales suscritos por nuestro país.

El proyecto de ley plantea que seis de las siete especies de tortugas marinas que hay en el mundo, que se encuentran en peligro de extinción, se puedan capturar en México a través de un aprovechamiento extractivo y de subsistencia, hecho que contraviene la Convención Interamericana para la Protección y Conservación de Tortugas Marinas (CIT).

Además, se autoriza la importación de primates exóticos con el “falso argumento” de su conservación, aun cuando no existan programas de reproducción en sus países de origen.

La propuesta contempla también eliminar, después de 8 años, la prohibición de capturar y comercializar psitácidos mexicanos silvestres, cuyas poblaciones se encuentran muy disminuidas por el tráfico ilegal.

La Ley General de Biodiversidad elimina el capítulo dedicado al Trato Digno y Respetuoso a la Fauna Silvestre (que permite a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) regular en torno a este tema), al incorporar únicamente el concepto de bioética, que quedaría a la interpretación de cada persona.

La intención es borrar nueve artículos que obligan a la adopción de medidas para evitar o disminuir en los animales la tensión, el sufrimiento, los traumatismos y el dolor durante su aprovechamiento, traslado, exhibición, cuarentena, entrenamiento, comercialización y sacrificio.

En el tema de los circos sin animales la redacción es ambigua, pues por una parte establece que “Queda prohibido el uso de ejemplares de vida silvestre en circos”, pero un párrafo más adelante se contradice al mencionar que se permiten predios e instalaciones que manejen vida silvestre en forma confinada, como zoológicos, espectáculos públicos y colecciones privadas.

Por lo pronto, en la plataforma Change.org, el Grupo Ecologista del Mayab y la doctora Patricia Escalante, investigadora del Instituto de Biología de la UNAM, que trabaja en el rescate de la guacamaya roja, subieron tres peticiones para que se mantenga el trato digno y respetuoso de los animales, no se permita la matanza de tortugas marinas y continúe la protección a las poblaciones silvestres de psitácidos mexicanos.

 

Conclusiones

La Ley de Biodiversidad, escrita en un lenguaje aún confuso, conlleva contradicciones respecto a otros acuerdos internacionales previamente firmados por México. La forma en que está redactada es una de las principales críticas.

Es tarea de todos que esto no sólo se decida con sesgos políticos, sino con el apoyo de científicos, investigadores y por supuesto, las comunidades indígenas. En el ánimo de preservar nuestro ecosistema, es responsabilidad de todos emprender formas creativas de informarnos.

 



Gobierno de Bolsonaro llama “mala brasileña” a modelo por defender la Amazonía

…y con esta sofisticación respondió la defensora ecologista.

Sabemos que Jair Bolsonaro es un peligro para la Amazonia. Pero también lo es para la libertad de expresión.

La supermodelo y activista medioambiental, Gisele Bündchen, es una de las primeras víctimas mediáticas del gobierno de Bolsonaro. Se le intentó callar aunque –por ahora– sólo con sutiles amenazas. La ministra de Agricultura del nuevo gobierno, Tereza Cristina Dias, realizó un acto de censura camuflada al declarar en una entrevista que la modelo no debería “andar por ahí criticando a Brasil sin conocer los hechos”, pues la supermodelo se ha pronunciado en contra de los planes del nuevo gobierno en temas de agricultura y conservación.

Cristina Dias llamó a Bündchen una “mala brasileña” 
y afirmó que Brasil es una “vanguardia de la conservación”.

gisele-bundchen-bolsonaro-brasil-agricultura-mala-brasilena

Lo cierto es que ninguna vanguardia ecologista que verdaderamente lo sea podría tener un presidente que piense que el cambio climático es producto de un “mala planificación familiar y no de, por ejemplo, la deforestación en la Amazonía ocasionada por la tala legal e ilegal. Ni mucho menos aún un “país vanguardia” podría salirse de los Acuerdos de París.

Pero Gisele Bündchen respondió en su cuenta de Twitter con una gran sofisticación. Nos recordó que, ante los arranques de gobernantes como Trump y Bolsonaro –y de sus colaboradores–, nosotros tenemos la cortesía:

Me causó sorpresa ver mi nombre mencionado de forma negativa por defender y manifestarme a favor del medio ambiente. Desde el 2006 vengo apoyando proyectos y me he volcado a causas socioambientales, lo que siempre he hecho con mucha responsabilidad.

Siempre estoy buscando el conocimiento a través de lecturas y el contacto con científicos, pescadores, agricultores, organizaciones corporativas y ambientales, de forma que en mi camino he podido aprender mucho y sigo aprendiendo todos los días. Estoy de acuerdo en que la producción agropecuaria y la conservación ambiental deben juntarse, estar lado a lado. Nuestro desarrollo, prosperidad y bienestar dependen de ese equilibrio y la agricultura, tan importante para nuestro país, también depende de las condiciones climáticas adecuadas para su crecimiento.

Brasil tiene todo para liderar el movimiento en pro de un desarrollo más sustentable, capaz de suplir las necesidades de la generación actual sin comprometer a las futuras generaciones. Hago un llamado a divulgar acciones positivas en este sentido.

Necesitamos entender que los recursos naturales son finitos, que los bosques tienen un papel fundamental en el equilibrio del clima y la tierra. Y, consecuentemente, también en nuestras vidas.

Preservar la naturaleza, por tanto, significa preservar la vida.

Por cierto, Giselle recibirá un premio por su activismo ecologista en febrero, por parte del UCLA Institute of the Environment & Sustainability. Así que mejor que Bolsonaro y su gobierno se preparen. Porque esta agente de cambio cuenta con mucho respaldo y censurarla no será cosa fácil.



60% de las especies de café silvestre están en peligro de extinción por el calentamiento global ☕

La sequía, la deforestación y los pesticidas son amenazas que podrían evitar que las próximas generaciones disfruten de una deliciosa taza de café.

¿Te gusta el café? Las preferencias y variedades en que lo bebemos lo hacen único para cada uno: desde una perfecta taza de espresso hasta una combinación de azúcar y sabores artificiales de las marcas comerciales. Podemos discutir durante años sobre gustos, pero todos los que disfrutan el café harían mejor en preocuparse por evitar su extinción.

Y es que, según un nuevo estudio, existen 124 especies de café silvestre amenazadas por diversos factores climáticos, desde las sequías y las altas temperaturas hasta la deforestación y el uso de pesticidas industriales. 

Uno de los autores del estudio, Aaron Davis, es un investigador del café de los Jardines Botánicos Reales en Londres, Inglaterra. De acuerdo con él, existen diversas variedades de café que podrían ayudar a que los cultivos fueran más resistentes a los cambios climáticos inminentes en nuestro mundo: hay semillas de la variedad arábigo más resilientes a las sequías, mientras otras, como la robusta, no soportan bien las altas temperaturas.

Conservar la variedad genética de los distintos tipos de café del mundo le permite a los agricultores producir variedades deliciosas que además se vean menos afectadas por las plagas (como la roya, que ha devastado las cosechas de Centroamérica y México) y el cambio climático.

Sin embargo, luego de pasar 20 años reuniendo y catalogando distintas muestras de café silvestre, Davis y su equipo llegaron a la conclusión de que el 60% de todas las especies de café enfrentan un alto riesgo de extinción.

cafe-silvestre-tostado-peligro-extincion
Las variedades silvestres de arábigo podrían reducirse en un 50% para el año 2088

 

¿La última taza de café?

La industria cafetalera es un motor económico en muchos países del tercer mundo, tanto en Sudamérica como en África y Asia. Pero en lugares como Brasil, el mayor productor de café del mundo, las sequías han mermado la producción nacional desde hace algunos años, lo mismo que en Vietnam. Sin embargo, en países como Etiopía, una cuarta parte de la población depende de las actividades relacionadas con el café para subsistir.

Lee también: Analgésico, alucinógeno, anticancerígeneo y 6 efectos más del café que debes conocer

Los esfuerzos de conservación del café no sólo son necesarios para descubrir todas las variedades de sabores y matices de los granos, sino para mantener las economías de países como Etiopía, que dependen de su producción.

Otro estudio, dirigido por Tadesse Gole, ecologista del Foro de Cambio Climático y Café Silvestre, predice que las poblaciones silvestres de arábigo podrían reducirse en un 50% para el año 2088 a causa del cambio climático. 

Gole agrega que “el café es el mayor producto agrícola para los países productores de África, y las comunidades locales y los gobiernos tienen buenas razones para conservarlo”.

Actualmente existen proyectos para salvaguardar las variedades de café amenazadas en bancos de semillas. Pero, como escribe Emiliano Rodríguez Mega en la revista Nature, citando un reporte de 2018 del Crop Trust, “estas instalaciones protegidas no cuentan con suficientes fondos, carecen de personal calificado o están amenazadas por la deforestación y las plagas”. 

Según Aaron Davis, “si no fuera por esas plantas salvajes no beberíamos café. Y si dejamos de cuidarlas ahora, las generaciones venideras no podrán disfrutar del café de la misma forma en que lo hacemos nosotros”.