Ver la luna: un recordatorio de que somos seres universales

Creciente, menguante, llena o nueva… en el planeta Tierra desfallecemos por la Luna.

¡Quién no está enamorado de la luna! Entre terrícolas, el affaire por la luna es milenario. Si has dado por hecho este romance voltea hacia arriba la próxima noche que te toque un cielo despejado.

Creciente, menguante, llena o luna nueva, todos hemos desfallecido alguna vez por el astro con el conejo que gira alrededor de la Tierra.

Si aún sigues escéptico al magnetismo de la luna, mira el video que hemos incluido en esta nota.

Una noche de febrero del 2017, Wylie Overstreet, escritor y cineasta, sacó su telescopio a las calles de Los Ángeles; al ver el efecto que tenía en las personas ver la luna como si la tuvieran enfrente, quedó fascinado y se propuso conseguir un mejor telescopio y hacer una película.

Con un telescopio Dobson Skywatcher de 12 pulgadas, el artista salió durante 10 paseos nocturnos a lo largo de 1 año y, junto con su colega Alex Gorosh, filmó a esos desconocidos peatones que se embelesaban con la luna.

The Verge entrevistó a Overstreet. En la conversación el cineasta dijo que reunir en ese video, de apenas 3 minutos, a un mosaico de etnicidades y de individuos muy distintos, así como percatarse de que más de 200 mil personas han visto esto vía YouTube, demuestra esa reacción universal al ver al cosmos:

No importa quiénes somos, a dónde pertenecemos, qué apariencia tenemos, si somos ricos o no -dijo Alex-, el universo hace reaccionar de la misma manera a todos.

Si todos reaccionamos igual ante la cara de la luna, ¿qué dice eso acerca de la humanidad? Dice algo sobre la humildad y el sabernos parte de algo más grande y hermoso.

Plenitud, asombro, atestiguar algo grandioso inabarcable y aun inexplicable, es lo que este video te muestra. 

 



Las 10 lunas más sexys del Sistema Solar

Déjate acariciar por estas fotografías de las lunas más espectaculares de nuestro universo cercano.

La luna es ese imán ingrávido que ha hipnotizado a los seres humanos durante milenios. Su brillo atrayente ha inspirado un sinfín de poemas y obras de arte, pero no es el único que ilumina el universo. En la actualidad se conocen 173 lunas en nuestro sistema solar. Con nombres que aluden a dioses y paisajes que deslumbran, todas ostentan una belleza delirante.

Aquí te mostramos hermosas fotografías de las 10 lunas más sexys de la Vía Láctea.

1. Rhea

Este es el lado de Rhea que siempre está mirando hacia Saturno. La fotografía fue tomada por la NASA y coloreada para apreciar cada uno de sus recovecos. Bautizada en honor a la esposa de Cronos, madre de todos los dioses, su imagen inspira poder y feminidad

lunas mas sexys del sistema solar rhea
NASA

 

2. Europa

Europa es amante del planeta que orbita. Su nombre hace honor a una de las mujeres de Zeus, la contraparte griega de Júpiter. Las grietas en su superficie se deben a la fuerza con la que este planeta la atrae hacia sí. Se piensa que está colmada de altísimas estalagmitas de hielo.

lunas mas sexys del sistema solar europa
NASA

 

3. Tritón

Esta luna es el satélite más grande de Neptuno y la única que lo orbita en sentido contrario. Múltiples erupciones volcánicas han esculpido su escarpada superficie.

lunas-mas-sexys-del-sistema-solar-triton
NASA

 

4. Io

En la mitología griega Io fue una sacerdotisa, y esta luna de Júpiter parece honrar su fervor: tiene la mayor actividad volcánica de toda la Vía Láctea. Cada 1,000 años se cubre completamente de lava.

lunas mas sexys del sistema solar io
NASA

 

5. Phobos

Es prácticamente una piedra flotante. Como revelan sus cráteres, está cada vez más cerca de colisionar contra su planeta, Marte, nombrado así por el dios romano de la guerra. 

lunas mas sexys del sistema solar phobos
NASA/Universidad de Arizona

 

6. Ganímedes 

Llamada así para honrar al héroe troyano, es la más grande del Sistema Solar. Se ha probado que Ganímedes se refugia bajo una delgada atmósfera de oxígeno, además de tener una misteriosa atmósfera magnética.

lunas-mas-sexys-del-sistema-solar-ganimedes
NASA

 

7. Oberón

Se encuentra en las cercanías de Urano y está completamente hecha de roca y hielo. La rodean rayos luminosos que recuerdan la magia del personaje de Shakespeare a quien debe su apodo. Esta fotografía proviene del viaje del Voyager 2 en 1987.

lunas mas sexys del sistema solar oberon
NASA

 

8. Calisto

Otro precioso satélite que flota alrededor de Júpiter. Los mosaicos de color en su superficie han sido provocados por numerosas colisiones. Esta luna, que es tan grande como Mercurio, es quizá el objeto con más cráteres en toda la Vía Láctea.

lunas-mas-sexys-del-sistema-solar-calisto
NASA

 

9. Mimas

Mimas gira a una distancia muy cercana de Saturno. Fue nombrada para hacer homenaje a un violento gigante de la mitología griega. El enorme cráter en su superficie probablemente sirvió de inspiración para crear la Estrella de la Muerte de Star Wars.

lunas-mas-sexys-del-sistema-solar-mimas
NASA

 

10. Nuestra luna

¿Por qué nuestra luna no tiene un nombre propio? La explicación es simple: creíamos que era la única que existía en el universo antes de que Galileo Galilei desempolvara su telescopio. Aunque podemos contemplarla casi todas las noches, una bella fotografía de la luna de sangre no podía faltar en esta lista.

lunas-mas-sexys-del-sistema-solar-luna-sangre
Phil Walter/Getty Images


¿La luna llena afecta tu comportamiento (criminal)?

A pesar de la falta de evidencia sobre la relación entre las fases lunares y el comportamiento, se estima que la mayor intensidad lumínica podría invitar a potenciales criminales a cometer más delitos en las calles.

La luna y sus fases han fascinado la imaginación desde tiempos inmemoriales. Las leyendas de hombres lobos y aquelarres a la luz de la luna han nutrido el imaginario colectivo, así como la cultura popular. ¿Pero existen bases científicas para afirmar que la luna llena tiene algún efecto (positivo o negativo) sobre el comportamiento humano?

El psicólogo y criminalista Wayne Patrick cree que no existe tal relación, al menos no por motivos “mágicos”. Los estudios en torno al “comportamiento lunático” no abundan, pero existen.

Por ejemplo, en un metaanálisis de 1985 se revisaron 37 estudios. Los autores no encontraron relación entre las fases de la luna y la conducta humana, aunque sí descubrieron un sesgo en la manera en que se aplicaron los análisis:

Las supuestas relaciones entre las fases de la luna y el comportamiento pueden rastrearse hacia análisis inapropiados (…) y a la tendencia a aceptar cualquier desviación del azar como evidencia de un efecto lunar.

 

¿Evidencia lunática?

En otro par de estudios recientes tampoco se encontraron relaciones significativas entre ambos fenómenos: en una investigación de 2009 se analizaron 23 mil casos de asalto agravado en Alemania, entre 1999 y 2005. Sin embargo, otro estudio de 2016 distinguió entre los crímenes cometidos a puerta cerrada y en la vía pública en 13 estados de Estados Unidos, y sus conclusiones sugieren una conclusión más lógica.

A pesar de que no se encontraron correlaciones entre las fases lunares y la incidencia delictiva (tanto dentro como fuera de las viviendas), los autores sugirieron que la mayor intensidad lumínica que se presenta durante la luna llena sí se relaciona con una escalada de actividad criminal en las calles.

La “hipótesis de la iluminación” sugiere que los criminales aprovechan la luz natural de las noches de luna llena para cometer atracos, puesto que la gente tiende a pasar más tiempo fuera de casa en noches iluminadas. Además, la luz de luna permite a los criminales una mejor visibilidad de sus víctimas y, también, evadir a la policía más fácilmente.

Los eventos lunares nos fascinan por su belleza, y porque tendemos a poner más atención a la luna en su fase de mayor esplendor. Esto tal vez tenga efectos subjetivos en algunas personas, o las coloque en un estado de ánimo específico; sin embargo, al menos con la evidencia a mano, es difícil argumentar que la luna (y más precisamente, la luz que refleja del sol durante algunos días al mes) tenga efectos directos sobre el comportamiento. No creas a ciegas las historias de hombres (¿o mujeres?) lobo.