De cómo una idea errónea de autoestima devino en la Selfie Generation

¿Cuál es el árbol genealógico de la Generación Selfie? Un dilema de la modernidad líquida.

Vista desde el espacio, la identidad de cada individuo es casi irrelevante frente a la magnitud de la naturaleza. Los seres humanos son parte del entorno; el entorno no es una cosa que se amolde a la especie.

La identidad cambia si estás viajando como mochilero o si trabajas todos los días en una oficina; también cambia la comprensión que tenemos de nosotros mismos. Porque nuestra identidad, de algún modo, depende de los caprichos de aquello que nos rodea en todo momento.

Dicho esto, no es lo mismo identidad que individualismo, pues mientras que la primera es una característica obligada de todo ser humano, el segundo tiende a reaccionar según la tendencia de la época. Es el caso del individualismo (pos)moderno, el cual presenta un perfil marcadamente narcisista, según diversos estudios. 

 

Sobre la identidad, ¿quién pertenece a qué?

generacion-selfie-autoestima-narcisismo-milennials

El culto al individualismo no empezó con la Generación X o la era tecnológica. Viene desde los griegos y es anterior a Platón o Sócrates. Tiene que ver con la ecología misma de la nación mediterránea.

Al pasar de las tribus a las ciudades-Estado, Grecia apoyó todo logro individual. ¿A qué se debía esto? La isla tenía un suelo muy difícil de cultivar; sólo podían subsistir pequeños comerciantes con árboles de olivo, con lanchas para pescar o mediante el curtido de pieles de cabra. De este entorno ecológico surgió el individualismo

Así empezó el amor de estar enamorados de nosotros mismos y de nuestros logros.

Pero este no es el único registro que se tiene de un individualismo que supera los límites. En 1986 hubo un personaje que instauró la autoestima como un estado en sí mismo. Fue John Vasconcellos, protagonista del Movimiento del Potencial Humano de Esalen y quien propuso que la tarea del Estado era promover la autoestima. Su iniciativa era que “la autoestima se volviera el currículum nacional”.

Y es precisamente en dicha autoestima exacerbada en donde tiene su origen la Selfie Generation… Ayudada de un poco de tecnología contemporánea. 

 

Narcisismo: falsa autoestima

generacion-selfie-autoestima-narcisismo-milennials

La autoestima es, al día de hoy, algo que nos preocupa mucho. Es un tema recurrente cuando se habla de educación, superación, depresión, etc. Sin embargo, en algunos casos, la autoestima –o el exceso de ella– puede mostrarse –o ser– una forma de narcisismo.

En 1890, William James identificó la autoestima como una necesidad humana fundamental, tan esencial para la supervivencia como la ira y el miedo. Sin embargo, no somos capaces de ver las diferencias entre la autoestima y la vanidad, o no somos capaces de entender cómo nuestras acciones y reacciones pueden venir de motivaciones erróneas. Algunos estudios, por cierto, han concluido que la vanidad es un síntoma de trastorno de personalidad.

Por otro lado, algunas investigaciones han demostrado que los niños que reciben elogios por habilidades que no dominan o talentos que no poseen sienten como si no hubieran recibido ninguna alabanza en absoluto. Sólo los niños elogiados por sus logros reales son capaces de construir una buena autoestima. Así, la acumulación de elogios no ganados o merecidos puede conducir a un aumento de la inseguridad y distorsión de la personalidad, lo que fomenta el narcisismo, más que la confianza en uno mismo.

Algo que puede parecer inocuo, pero que es mucho más que una moda: el fenómeno de la «selfie» (autofotografiarse) refleja el permanente ensayo del yo-soy-esto-aquí-ahora. A los jóvenes ya no les interesa lo que ocurre a su alrededor, sino lo que les ocurre a ellos: a mí y a mis amigos (a los que, finalmente, veo como “míos”). Las segundas o terceras personas han desaparecido.

generacion-selfie-autoestima-narcisismo-milennials
Foto: Arvida Bystrom

Sin duda, la Generación Selfie se caracteriza por ser una creación derivada de una mezcla de dilemas mentales, mismos que ocurren a raíz del exterior que nos impacta. Una forma, también, en que la época y las condiciones de vida han logrado moldear a la psique colectiva a favor de un modelo socialmente aceptado: el éxito; la clave más obvia de la felicidad. “¿Cómo puedo ser más exitoso?”, se pregunta todo el mundo. A esto, los chicos de la Generación Selfie responden: demostrando lo exitoso que soy ahora (aunque aquello no sea propiamente real).

En este sentido, la tecnología ha tenido un papel fundamental para llegar a complacer a nuestros estados mentales más exóticos. Con el alcance que tienen las redes sociales es muy fácil que cualquiera, en cualquier contexto, comience a satisfacer su carencia de autoestima con logros ficticios; logros que sólo existen en su mente. 

¿Vivimos todos en una fantasía de la mente? ¿Qué necesitamos para sentirnos bien con nuestra identidad? Más objetos, más dinero, más belleza, más exhibicionismo… ¿Autoestima, egocentrismo? ¿A dónde va a parar esa sed de demostrarle al mundo quiénes somos? Un dilema de la Selfie Generation con un desenlace incierto.

 

*Fotografía principal: Arvida Bystrom

 



El nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México en el nido de las aves de Texcoco

El lago de Texcoco da refugio a poblaciones de 100,000 o más aves acuáticas durante el invierno.

El nuevo aeropuerto de la Ciudad de México se pretende construir en el Lago de Texcoco, sitio privilegiado, ya que se encuentra en la Ruta Central de Migración de las Aves de Norte América y hogar de especies endémicas. 

nuevo-aeropuerto-ciudad-mexico-impacto aves-especies-lago-texcoco-0
Fotografía: Iraquí Echeverria

México se encuentra en onceavo lugar en diversidad de aves a nivel mundial. Según la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO, 2015) “se conocen 1,107 especies de aves, de las cuales 102 son especies endémicas.” Lo anterior, según Berlanga y colaboradores (2015), incentivó a que “en 1996 se designaran Áreas de Importancia para la Conservación de Aves en México (AICA) como una idea conjunta de la Sección Mexicana del Consejo Internacional para la Preservación de las aves (CIPAMEX) y BirdLife International.” 

La CONABIO establece que el Lago de Texcoco es considerado, desde el 2007, un AICA debido a que representa un área de 1700 ha. de lagos permanentes y 2000 de charcas someras estacionales que da refugio a poblaciones de 100,000 o más aves acuáticas durante el invierno, siendo el área más importante de hibernación de aves acuáticas del Valle de México (CONABIO, 2016). Actualmente se constituye por 5 lagos artificiales permanentes con aportes de agua de los ríos Xalapango, Coxcacoaco, Texcoco, San Bernardino y Churubusco, así como por aportes de aguas negras provenientes del dren de la Ciudad de México (CONABIO, 2004). Tan sólo en esta área se tienen registradas 250 especies de aves, que se encuentran designadas en diversas categorías según la Birdlife (2007) y la clasificación en México de 1999, tales como: especies amenazadas, en riesgo y que por lo menos, cuenta con el 1% de la población biogeográfica de una especie acuática congregatoria. 

nuevo-aeropuerto-ciudad-mexico-impacto aves-especies-lago-texcoco-0

Lo anterior resalta cuando “el proyecto de la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México contempla su ubicación dentro del Lago de Texcoco que abarca los municipios de Texcoco y Atenco con una superficie de 4,431.1640 ha a tan sólo 14 km del actual aeropuerto” (GACM, 2014). Es decir, esta mega-infraestructura estará ubicada en el corazón del AICA de Texcoco causando sobresalto por los impactos ambientales a la zona.

Según la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA) en la sección V sobre la Evaluación del Impacto Ambiental establece que  la realización de obras y actividades que puedan causar desequilibrio ecológico o rebasar los límites y condiciones establecidos en las disposiciones aplicables para proteger el ambiente y preservar y restaurar los ecosistemas deben estar sujetas a una evaluación de impacto ambiental,  por lo que los interesados deberán presentar a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) una manifestación de impacto ambiental (MIA)” (SEMARNAT, 2013).  La MIA, según la ley, deberá contener, por lo menos, “una descripción de los posibles efectos en el o los ecosistemas que pudieran ser afectados por la obra o actividad de que se trate, considerando el conjunto de los elementos que conforman dichos ecosistemas, así como las medidas preventivas, de mitigación y las demás necesarias para evitar y reducir al mínimo los efectos negativos sobre el ambiente” (SEMARNAT 2013).    

nuevo-aeropuerto-ciudad-mexico-impacto aves-especies-lago-texcoco-0

En el 2014, se presentó la MIA del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México por parte del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México S. A. de C. V para cumplir con lo que establece la LGEEPA. Dicha MIA establece en su capítulo IV y V la descripción del sistema ambiental regional y el señalamiento de las tendencias de desarrollo y deterioro de la región, así como la identificación, caracterización y evaluación de los impactos ambientales. En estos capítulos describen el trabajo técnico que se realizó para declarar la situación actual de la flora y fauna que existe en el predio destinado para la construcción del megaproyecto aeroportuario, así como los impactos que dicho proyecto traerá para las especies que ahí habitan. Para el caso de las aves, se utilizó una metodología de muestreo que limita una obtención de registros más completa de la avifauna del lugar, además se omitieron los datos que la CONABIO registró y publicó para el Lago de Texcoco.

Según la MIA (GACM, 2014), en su página 190 del capítulo IV, el monitoreo de aves “se basa en la observación en un recorrido de 5 días en temporada de invierno con la técnica de recorrido en vehículo y a pie”. El resultado final del monitoreo fue de 74 especies con un total estimado de 65,594 individuos contabilizados en los cuerpos de agua del lago de Texcoco de las cuales únicamente fueron reportadas 4 especies con preocupación menor (GACM, 2014). Complementado su estudio con una revisión bibliográfica a la CONABIO, se expone una tabla comparativa de las especies que esta Comisión tiene identificadas y los datos encontrados en el monitoreo, señalando la estacionalidad de estas aves. Esta información es la base de los planes de mitigación de los efectos negativos de la construcción de la infraestructura y el impacto de la destrucción del hábitat, declarando, en el capítulo V  que “todas las especies de aves se encuentran ampliamente representadas en los demás cuerpos de agua cercanos, por lo que en el caso de desecar el cuerpo de agua, tanto las especies residentes como migratorias se distribuirían en cuerpos de agua cercanos como el Lago Nabor Carrillo, Laguna Recreativa, Laguna Churubusco, Xalapango y Laguna Facultativa, entre otros” (GACM, 2014). 

La realidad es que la magnitud del proyecto y la zona de impacto requieren de un muestreo más amplio.

En este contexto, se infiere que es importante considerar a cuatro AICAS como zonas de impacto local y regional para el análisis de aves: Lago de Texcoco, Ciénega de Tláhuac, Sur del Valle de México, Volcanes Iztaccihuatl- Popocatépetl, ya que hay especies residentes y migratorias de consideración. Para estas zonas la CONABIO registra 349 especies de las cuales, 233 tienen residencia en el territorio, 211 migran en invierno, 46 migran en verano y 29 son transitorias.

Además, hacer recorridos con un vehículo imposibilita el avistamiento de fauna, no sólo por la velocidad, sino por el ruido que genera, provocando el ausentamiento de especies.  La cantidad de días es insuficiente para poder obtener datos acerca de las especies que habitan en la zona, así como la época de muestreo y el polígono de investigación ya que representan sesgos informativos respecto a la diversidad biológica y a los impactos ambientales a nivel regional. 

 

Asimismo, el listado de aves de la página 208 del muestreo con respecto a la información que tiene la CONABIO establecen la estacionalidad de las aves, en muchas especies, se tiene como indefinido, datos que sí tiene registro dicha Comisión. Aunado a eso evitan anotar la categoría de protección en que se encuentran dichas especies, esto último genera controversia al no reflejar claramente el estado de la población de las especies de las cuales ya se tiene una investigación previa. 

Según la NOM-059-SEMARNAT-2010 tres especies registradas en el lago se encuentran en la categoría de amenazadas (Botaurus lentiginosus, Rallus limícola, Geothlypis tolmiei). Las dos primeras especies residen en el centro del país, sobre todo en verano, temporalidad omitida en el muestreo. Debiendo incluir 4 especies más en esta categoría (Catharus frantzii, Tilmatura dupontii, Dendrortyx macroura y Picoides stricklandi), que se encuentran en las AICAs de la Ciénega de Tláhuac, Sur del Valle de México, Volcanes Iztaccihuatl- Popocatépetl; todas residentes del país y las dos últimas endémicas, es decir, sólo se distribuyen en México.

El AICA de Texcoco tiene 11 especies bajo la categoría de protección especial según la NOM 059-SEMARNAT-2010.  La lista aumenta a 19 especies registradas por la CONABIO que ya están en esta categoría dentro de las cuatro AICAs antes mencionadas. Hay que especificar que 10 de estas especies migran en invierno, 3 hacen migración en verano, 15 de ellas tienen periodo de residencia, de las cuales 8 no migran y una es transitoria.

Asimismo, se omiten los datos de endemismo de las especies, mismas que reflejan un alto grado de importancia para la conservación, es decir, son 56 especies a las cuales no se les asigna un plan especial para su protección.  Dentro de las cuatro AICAs, según los datos de la CONABIO, “existen 8 especies cuasiendémicas, 22 endémicas, 26 semiendémicas.” Tener especies endémicas reconoce la existencia de biomas únicos en México y que, además de exhibir la riqueza biodiversa del país, expone los retos de protección de los sistemas complejos que se forman por las relaciones de distintas especies que no se distribuyen en otro espacio territorial.

Los vacíos metodológicos que tiene la técnica de muestreo presente en la manifestación de impacto ambiental son claros. La omisión sobre las especies en alguna categoría de protección o endemismo y que serán afectadas negativamente directa e indirectamente con la construcción y puesta en marcha del aeropuerto son aspectos graves que deben ser señalados. 

Al mismo tiempo, argumentando que las especies se movilizarán o se encuentran ampliamente representadas en otros cuerpos de agua del territorio, buscan minimizar la importancia del área para las aves acuáticas migratorias. Lo anterior, no se explica con algún indicé que calcule capacidad de carga de los otros lagos para que las especies puedan subsistir o los efectos que esto tenga es decir, qué tanto el ecosistema puede soportar a los organismos y al mismo tiempo, mantener su productividad, adaptabilidad y capacidad de renovación hasta un límite determinado. 

En conclusión, la MIA presentada para el proyecto de la construcción del Aeropuerto de la Ciudad de México presenta vacíos metodológicos e informativos que son sustanciales para hacer un análisis completo del impacto que este proyecto puede tener a nivel ambiental. Según la SEMARNAT (2013), “el objetivo de la evaluación del impacto ambiental es la sustentabilidad, pero para que un proyecto sea sustentable debe considerar además de la factibilidad económica y el beneficio social, el aprovechamiento razonable de los recursos naturales”. Esta definición no contempla el respeto y protección a la biodiversidad que cohabita el territorio mexicano y que permiten que cada ser humano tenga uso de esos recursos, gracias al papel de cada especie, conceptualizadas económicamente como servicios ecosistémicos; dando pie a que se acepten manifestaciones carentes de información relevante y que la Secretaría se convierta en cómplice de los desastres ecológicos que estos megaproyectos ocasionan.

Estos vacíos que son responsabilidad de todos los actores (técnicos, Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, SEMARNAT) se interpretan como intencionales ya que los encargados de hacer la investigación técnica son especialistas en el área y, por lo tanto, pueden limitar la cantidad de información para generar sesgos, y al ser aprobados por la Secretaría provocan planes erróneos con graves consecuencias negativas para la biodiversidad. 

 

 

/ Referencias 

Berlanga, H., H. Gómez de Silva, V.M. Vargas-Canales, V. Rodríguez-Contreras, L.A. Sánchez-González, R. Ortega-Álvarez y R. Calderón-Parra. 2015. Aves de México: Lista actualizada de especies y nombres comunes. CONABIO. Ciudad de México, México. 122 pp.

Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. 2002. Criterios utilizados en la designación de AICAs. Recuperado el 03 de junio de 2017 desde http://conabioweb.conabio.gob.mx/aicas/doctos/criterios-aicas.html 

Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. 2004. Áreas de Importancia para la Conservación de Aves. Recuperado el 03 de junio de 2017 desde http://conabioweb.conabio.gob.mx/aicas/doctos/aicas.html

Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. 2015. Áreas de Importancia para la Conservación de Aves. Recuperado el 04 de junio de 2017 desde http://avesmx.conabio.gob.mx/AICA.html

Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. 2016. Convenio sobre la Diversidad Biológica. Recuperado desde http://www.biodiversidad.gob.mx/planeta/internacional/cbd.html 

Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México. 2014. Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México: Manifestación de Impacto Ambiental Modalidad Regional. MIA-15EM2014V0044

Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. 2013. Impacto ambiental y tipos. Recuperado desde http://www.semarnat.gob.mx/temas/gestion-ambiental/impacto-ambiental-y-tipos/definicion-y-objetivo



Estudio concluye que el 53% de los millennials esperan ser multimillonarios: ¿qué opinas?

Según una encuesta reciente, la mitad de las personas entre 21 y 37 años esperan llegar a ser millonarios algún día (sino es que ya lo son).

Según los resultados de una encuesta realizada por el banco TD Ameritrade, aproximadamente la mitad de las personas entre 21 y 37 años esperan llegar a ser millonarios algún día.

En la encuesta se le preguntó a aproximadamente 1,500 millennials estadounidenses a qué edad, si es que tenían alguna en mente, pensaban que se convertirían en millonarios.

El 53% de los encuestados dijeron que creían que se convertirían en millonarios; un 7% que dijo que sucedería cuando cumplieran 30 años, un 19% a los 40 años y un 16% a los 50 años.

 

Millennials multimillonarios optimistas y preparados

Tal vez ese optimismo se deba a que los millennials se gradúan en tiempo récord, con un aumento de casi el 4% en las tasas de conclusión de estudios universitarios en el 2017, según un informe del National Student Clearinghouse Research Center.

A pesar de anticipar el éxito financiero frente a resultados económicos mediocres, los millennials tienen diferentes ideas sobre qué tipo de estilo de vida les brindará riqueza. Casi 1/4 parte (24%) dijo que no espera tener una casa propia.

millennials-esperan-ser-multimillonarios william-iven-22449-unsplash
William Iven Unsplash

También planean construir diferentes vidas familiares: uno de cada cuatro dijo que no esperaba casarse y el 30% dijo que no planeaba tener hijos. Además, uno de cada cinco reportó que todavía depende de sus padres para obtener apoyo financiero.


Según la encuesta, algunos millennials podrían necesitar un toque de realidad respecto al tema de la jubilación, ya que en promedio esperan retirarse a los 56 años, a pesar de que respondieron que no piensan empezar a ahorrar para la jubilación hasta los 36 años.

Aun así, sólo el 28% dijo que nunca planea retirarse.

 

La cultura de las etiquetas generacionales, ¿una estrategia comercial?

Solemos hablar de generaciones para definir a un conjunto de personas que, al haber nacido en determinadas fechas, viven experiencias educativas, culturales y sociales similares y se comportan de manera más o menos análoga.

Para el sociólogo Karl Mannheim lo que configura a una generación no es compartir una fecha de nacimiento, sino una serie de circunstancias históricas que marcan un antes y un después en la vida colectiva (por ejemplo, el final de la segunda guerra mundial o la caída del muro de Berlín).

Establecer denominaciones y categorías a nivel teórico puede facilitar el estudio y comparación entre grupos de edad, pero difícilmente estas categorías abarcarán toda la complejidad de los fenómenos sociales que intervienen en el proceso de construcción de la conciencia.

millennials-esperan-ser-multimillonarios rawpixel-577479-unsplash
Unsplash

Más allá de definir y delimitar a una generación por su edad, por los hitos o algún cambio de paradigma, debemos debatir y pensar sobre lo que somos y lo que nos define como humanos, ya sea jóvenes o adultos.

No hay forma de predecir el comportamiento y los valores de millones de individuos agrupados cada 15 o 30 años. Y menos si se construyen sobre el objetivo de crear un target comercial hacia el cuál dirigir productos de consumo. Permitir que la mercadotecnia construya la identidad de una generación resulta injusto, ¿no crees?

 

¿Cuál es tu opinión?