Elefante salvaje fumando carbón sorprende a especialistas (VIDEO)

Este elefante inhalando voluntariamente humo de ciertas hierbas salvajes sugiere un caso de medicación herbolaria entre los animales.

Está lejos de ser el primer caso en el que se observa a animales recurriendo a, por ejemplo, plantas medicinales para aliviar un malestar, pero los especialistas jamás habían registrado lo que ocurrió hace unos días en un bosque al sur de la India. Una cámara trampa documentó a un elefante inhalando, reteniendo y expulsando el humo que previamente inhaló voluntariamente de un tronco carbonizado.

El material fue hallado por un investigador de la organización Wildlife Conservation Society’s (WCS), Vinay Kumar, quien  advirtió: “Es el primer video que documenta un comportamiento así en un elefante salvaje, y ha dejado desconcertados a científicos y expertos”. 

Kumar comenta que el carbón tiene ciertas propiedades de enlace de toxinas que podrían tener valor medicinal para los animales; de hecho, en Tanzania se ha documentado a monos ingiriendo carbón para contrarrestar ciertas toxinas presentes en su principal alimento.

Existen muchos casos más de automedicación animal. Los orangutanes utilizan diversas plantas medicinales y los bonobos mastican ciertas hierbas para mejorar su sistema digestivo, mientras que los monos macacos comen lodo para eliminar ciertas bacterias intestinales o, en el caso de los elefantes, se cree que en Kenia ingieren ciertas hojas, cuando las hembras están embarazadas, para acelerar el proceso de gestación.  

 



La sorprendente “leche” de araña que tiene más proteínas que la leche de vaca

Investigadores chinos descubrieron que la araña Toxeus magnus produce un fluido similar a la leche, el cual nutre a las crías durante sus primeros días.

Al parecer los animales mamíferos no somos los únicos que alimentamos a nuestras crías con lo que producen nuestros cuerpos: la doctora Zhanqi Chen de la Academia China de Ciencias descubrió que cierta araña nativa del sureste asiático produce una especie de fluido similar a la leche, el cual permite que las crías se desarrollen a una sorprendente velocidad.

Las crías de la araña Toxeus magnus alcanzan la mitad de su tamaño adulto durante los primeros días de vida. Pero lo que intrigaba a los investigadores era que ni la madre ni sus crías dejaban el nido durante este periodo para cazar ni recolectar alimentos. ¿Entonces, cómo se alimentaban? 

“No podíamos entender cómo seguían creciendo sin comida, hasta que una noche, vi que la bebé araña se aferraba al vientre de su madre”, afirma la doctora Chen. “Tuve esta idea radical de que tal vez las madres araña alimentaban a sus crías con algo que ellas mismas producían.

Al colocar a la araña bajo el microscopio, los investigadores se dieron cuenta de que el vientre tenía excretaba un fluido cremoso y blanco, muy parecido a la leche. Al analizar dicho fluido, se dieron cuenta de que contiene casi cuatro veces más proteína que la leche de vaca.

Instituto Chino de Ciencia
La leche de araña puede producirse gracias a huevecillos no fertilizados.

En un cruel giro de la investigación, los investigadores impidieron que la madre alimentara a las bebés araña, luego de lo cual murieron a los 10 días. Esto significa que efectivamente ese fluido es necesario para la alimentación y crecimiento de las crías de esta especie.

Los investigadores llaman a este fluido “leche de araña” porque el líquido cumple la misma función vital que la leche en los mamíferos, aunque la anatomía de los arácnidos sea muy distinta que la nuestra. Hasta ahora suponen que la “leche” de araña se produce reciclando huevecillos no fertilizados.

El cuidado posnatal es poco frecuente en insectos, pero estas arañas se quedan con sus crías durante un periodo increíblemente prolongado. La razón puede deberse a que así la especie tiene mayores probabilidades de supervivencia, puesto que el 84% de las crías que sobreviven después de 20 días son hembras.

 

*Imagen principal: Science Magazine



Orangutanes usan plantas medicinales (y nos dejan una importante reflexión)

Tratar las enfermedades del cuerpo con remedios botánicos es algo que hacen, incluso, los mamíferos más parecidos a nosotros. Una importante lección estamos a punto de aprender.

Un estudio reciente publicado en la revista Scientific Reports revela lo innegable: los seres vivos entendemos la naturaleza más de lo que imaginamos. El artículo explica los resultados de una investigación sobre el comportamiento de los orangutanes de un bosque en la isla Borneo, en Indonesia, que se automedican acertando en los beneficios de las plantas que consumen para sanarse.

orangutanes-automedicacion-plantas-medicinales-como-se-curan-animales

Durante la investigación se pudo documentar a los orangutanes mascando la planta Dracaena cantlei para aliviar el dolor, pues ésta funciona como un eficaz anti-inflamatorio. Lo más fascinante es que no sólo es una pócima, sino que la usan como un ungüento o crema. Tras mascar, los orangutanes aplican la espuma de la planta sobre su piel:, como puede verse en el siguiente video:

 

Una lección sobre cómo transitar los caminos de la salud

orangutanes-automedicacion-plantas-medicinales-como-se-curan-animales

Son conocidos muchos casos de animales —entre ellos ardillas, perros, gatos y otros monos— que acuden a diversos remedios naturales para curarse, incluyendo insectos. Es una estrategia de supervivencia y adaptación que intriga a psicólogos, farmacólogos y etnobotanólogos en la actualidad.

No obstante, ha estado presente —sin temor a exagerar— desde el principio de los tiempos. Quienes han aprendido más de éste comportamiento son las comunidades indígenas; hasta hoy continúan curando utilizando la flora a su alrededor y consultando los grandes compendios que son el legado de sus antepasados,  como en el caso de los nahuas en México.

Según un estudio de la Universidad Udaipur, en India, donde se habla sobre la automedicación en animales:

“Las plantas sintetizan muchos componentes, los cuales son bioactivos y pueden ser medicinales, intoxicadores o tóxicos para protegerse a ellas mismas de enfermedades y predadores (hongos, bacterias y parásitos), dependiendo las circunstancias.

Por eso los animales las consumen, e increíblemente saben distinguir entre las que son benéficas para ellos y las que no. En cambio, al ser humano le intriga el comportamiento de estos animales en la automedicación natural, porque nos hemos alejado de esa salud preventiva inherente a nuestro entorno, y hoy es inevitable decir que estamos dejando de comprenderla. O si acaso estamos en las antípodas de la investigación sobre esta relevante cuestión.

orangutanes-automedicacion-plantas-medicinales-como-se-curan-animales

Quizá como especie nos enfrentamos a enfermedades y patologías contra las cuales la medicina basada en plantas no podría hacer nada —aunque muchas veces se ha comprobado lo contrario—. Pero estos orangutanes nos recuerdan que el origen de la medicina está en la botánica, y que las plantas deberían volver a ser un elemento clave en la farmacología.

Por lo mientras, nosotros mismos podemos aplicar este ancestral conocimiento, por ejemplo, mediante infusiones, recurriendo a tiendas de medicina natural o incluso viajando a las profundidades de nuestro territorio para conocer más sobre la medicina tradicional de la mano de las comunidades nativas, quienes se han inspirado en la sabiduría animal, vegetal y mineral para transitar los caminos de la salud.

*Imágenes: Nathan Ferlazzo

*También en Ecoosfera: Descubre una gran cantidad de plantas medicinales y sus usos