8 tips para lidiar con alguien que no soportas

No hay que pasarse la vida queriendo agradarle a todos… Pero, como tampoco se puede interactuar sólo con las personas que nos agradan, estos consejos pueden ayudarte a reforzar tu comunicación.

Las relaciones personales se despliegan en un amplio espectro, desde nuestros seres queridos y amigos favoritos, hasta aquellos que hacen que nos hierva la sangre.

Habrá aquellos a quienes no toleramos porque en su presencia nos sentimos envidiosos, disminuidos o nerviosos. Habrá otros que, simple y sencillamente, son individuos desagradables, poco considerados, testarudos, o aferrados a ideas o creencias que no compartimos. O simplemente, son gente que nos hirió de un modo que jamás podremos perdonar.

Sea que tengas que lidiar con un colado en la recepción del día de tu boda, un jefe que a la menor interacción te hace salir gritando entre dientes, o el día a día inevitable con la persona que te traicionó, aquí te compartimos ocho consejos que te servirán como herramientas para entablar relaciones más sanas con lo que no te gusta de otra persona:

  1. Ten un plan y repásalo. Sin ser rígido con que las cosas salgan tal y como lo pensaste, plantéate una estrategia para darle estructura a tus interacciones con personas difíciles. ¿Cuánto va a durar la reunión o el encuentro? ¿Qué puedes responder como salida de escape? ¿Cómo cambiar de tema o dar por terminada la conversación civilizadamente? Como cualquier otro proyecto que podría salir mal, imagina diversos escenarios y las posibilidades de respuesta.
  2. Practica el autocuidado. A todos nos ha pasado que si dormimos mal o poco, podemos reaccionar más defensivos. Cualquier relación tensa se complica si tu energía y aguante andan de capa caída, o no has hecho suficiente ejercicio. Si hay un adversario con el que tienes que chocar en este momento de tu vida, prepárate como un atleta de alto rendimiento: come bien, duerme bien, pon atención, medita. En pocas palabras, sé tu propio coach; esto te dará fortaleza y resiliencia en tiempos adversos.
  3. Mantén una atención plena en tus reacciones físicas. Las personas que conocen mejor su cuerpo son las que reaccionan de forma menos impulsiva en días difíciles o entornos complicados. Cuando te enojes, ponle atención a tu cuerpo: ¿En qué parte de tu cuerpo comienza la ira? ¿Sientes fuego en la cara, en el pecho? ¿Se crispan tus músculos, aprietas la mandíbula…? ¿Cómo se manifiesta la ansiedad en tu cuerpo: la respiración se acelera, se te retuerce el estómago, te cosquillean las manos o te duele el cuello? Todos estos síntomas tienen un antídoto: respiración diafragmática, estiramiento y ejercicios para el cuello o técnicas de relajamiento. 
  4. No lo vuelvas algo personal. A veces, un individuo nos desagrada por cómo nos hace sentir con nosotros mismos. Nos sentimos rebajados, juzgados, insuficientes o insultados. Es normal que alguien no nos guste o que le caigamos mal a otros, pero ¿qué tal separar la forma en que otros juzgan de la manera en que pensamos acerca de nosotros mismos? ¿Qué tal si eres capaz de ver que el enojo y las críticas de algunas personas no tienen que ver contigo sino consigo mismos? Los odiosos siempre encuentran un blanco que odiar (haters hate), y habrá veces que le caigas mal a alguien no por lo que tú eres sino por aquello en lo que ellos se han convertido.
  5. Recuerda que eres alguien querido. Reenmarca tu círculo de confianza. Visualiza a alguien que te cuida y te ama. Se ha probado que esto neutraliza el impacto negativo de los individuos amenazantes, las relaciones tensas o las situaciones complicadas. La próxima vez que tengas que enfrentar a alguien que no te deja bajar la guardia, mejor visualiza una compañía que te transmite seguridad; esto ayudará a que las cosas no vayan de mal en peor y los conflictos no escalen en intensidad.
  6. Trata poner en práctica la compasión. Esto es una técnica mental que procura que en vez de que te dejes atrapar por pensamientos vengativos y resentimiento, le envíes compasión a tus enemigos o antagonistas; tal vez son quienes son porque alguno de sus padres está muy enfermo, se están divorciando o tuvieron una infancia con carencias afectivas.
  7. Apégate a tus límites. Ten claros tus límites, lo que para ti es aceptable o inaceptable. No puedes controlar el comportamiento de otros, pero sí el tuyo. Establece lo que no quieres que pase en las interacciones difíciles; esto es crucial para que no te dejes infectar durante horas, días o meses con los malos modos de otros.
  8. Establece alianzas. Si tienes que lidiar con alguien difícil o que te desagrada lo deseable es que tengas al menos un aliado cerca, alguien que te dé confianza y reconforte. No tiene que ser alguien con quien estés involucrado afectivamente; puede ser un colega que te distraiga después de una discusión.

Para la mayoría, lo ideal sería interactuar sólo con gente que nos gusta, algo que no es realista ni una postura muy madura. Esta creencia puede incrementar la polarización política o el “tribalismo” en nuestra sociedad, además de que es completamente impráctica. Intenta poner en práctica estos ocho consejos, y no te pases la vida queriendo agradarle a todos.



Instagramers frecuentan lago tóxico para posar en selfies

A pesar de las advertencias de toxicidad, instagramers se adentran en este lago para lograr más likes.

Un fenómeno caricaturesco, pero que refleja dos cualidades de la actualidad, es el que acontece en un lago ubicado en Siberia. Se trata de un cuerpo de agua turquesa, al que se conoce como las “Maldivas de Novosibirsk” por su belleza. 

El problema es que se trata de un repositorio de los deshechos de una planta de energía que se encuentra en los alrededores; y que el seductor y muy instagrameable tono del agua es el resultado de una alta concentración de calcio y óxido que proviene de los residuos tóxicos de las instalaciones de la Siberian Generating Company (SGK).

selfies-lugares-toxicos-peligrosos 

A pesar de las numerosas advertencias contra entrar entrar en el lago, muchos visitantes, comenzando por “influencers” locales, no dudan en acercarse o incluso adentrarse con tal de lograr un buen selfie enmarcado por un precioso e inusual paisaje. 

Un instagramer que posó montado en un unicornio infalible y portando un pasamontañas, explica su búsqueda:

No es peligroso nadar aquí. Al día siguiente mis piernas amanecieron ligeramente rojizas y tuve comezón por dos días. Pero luego todo pasó. ¿Pero qué no harías por lograr imágenes como esta?

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

🇷🇺Работяги, плавать там не опасно🚨 На следующее утро мои ноги слегка покраснели и чесались дня два, потом все прошло 🙏🏽 Но что не сделаешь ради таких снимков😋Вода на вкус немного кисловата, похожа на мел 😝 🇺🇸It,s not dangerous to swim here. The next morning, my legs turned slightly red and itched for two days, but then everything went. But what wouldn’t you do for the sake of such pictures? The water tastes a little sour 🤮 #новосибирскиемальдивы #золоотвалтэц5 #золоотвал #золоотвалнск #тэц5

A post shared by Alex (@tweezer_nsk) on

La contaminación del ambiente, y el narcisismo digital, son sin duda dos propiedades significativas de nuestros tiempos. Y ahí, en el lago tóxico de Novosibirsk, han concertado una cita.  

 



Una ilustración del siglo XIX sobre cómo se ven las alucinaciones que produce la migraña

¿Qué son estos rayos y destellos que auguran cuando nos va a dar migraña?

La migraña con aura es un dolor de cabeza muy agudo que “advierte”, con una serie de alteraciones sensoriales (aura) previas, que está por aparecer el dolor. Estas pueden ser sonoras, táctiles e incluso visuales. Desde un sentimiento “extraño” en todo el cuerpo, como un hormigueo, hasta sonidos sutiles pero muy peculiares, y diversas perturbaciones ópticas como rayos y destellos estridentes, líneas en zigzag, estrellas brillantes o simplemente luces. La migraña con aura puede incluir alucinaciones aún más complejas, que implican la distorsión de colores y tamaños de la realidad.  

Una migraña que provoca auras visuales no necesariamente demuestra la gravedad o la intensidad del dolor, pero sí asegura que, por lo menos, tendrás que pasar algunos días sin ver la luz, en un sitio tranquilo. Pese a las múltiples investigaciones realizadas a lo largo de la historia médica, aún no se conoce con exactitud las causas que desencadenan las crisis migrañosas, aunque sí puede augurar que algo en tu cuerpo no anda bien. Pero mientras la ciencia logra descubrir qué es lo que ocurre en nuestro cerebro cuando aparece una migraña o qué causa las alucinaciones, un médico de 1870 nos dejó esta precisa (y muy bella) ilustración sobre lo que experimentó al ser víctima de una migraña con auras visuales.  

Al parecer, el médico inglés Hubert Airy, buscó imprimir su propia experiencia visual de una migraña. De acuerdo con un artículo de National Geographic, Aire se dio cuenta de su enfermedad en el otoño de 1854, cuando notó un pequeño punto ciego que interfería con su capacidad para leer:

Al principio, se parecía al lugar que se ve después de haber mirado el sol o algún objeto brillante.

Pero el punto ciego crecía y sus bordes tomaban una forma de zigzag que le recordaba a los bastiones de una ciudad medieval amurallada; una especie de imagen en movimiento con colores de todo tipo:

Todo el interior de la “fortaleza”, por así decirlo, estaba hirviendo y girando de la manera más maravillosa, como si fuera un líquido espeso, todo vivo…

migrana-alucinaciones-aura-visual-destellos-luces-como-se-ve

 

Cuando esto ocurrió, Airy apenas era un estudiante. Pero más tarde, la descripción del “aura” que había experimentado –esos síntomas alucinantes que auguran la migraña–, se convirtió en este dibujo que ha sido un icono en el estudio de la Neurología, luego de haberse publicado en las Transacciones filosóficas de la Royal Society, en 1870. Pero, lo más fascinante de este dibujo, es que logró imprimir, de manera perfecta, la forma en la que está organizada la corteza visual medio siglo antes de que se lograra obtener un mapa concreto de esta área del cerebro, encargada de procesar lo que vemos. 

Tal vez Hubert Airy no era un gran dibujante, pero atesorar e inmortalizar lo que alucinó durante su primer migraña en este simple dibujo consiguió, de la nada, imprimir un reflejo vivo de su cerebro. 

 

También en Ecoosfera: Tus migrañas podrían ser un mecanismo de tu cuerpo para proteger el cerebro