La ciencia confirma que tu fecha de nacimiento influye en tu salud

El cosmos impacta en tu salud de una manera que no habrías imaginado. Y saberlo puede modificar, no la forma como lees el horóscopo, sino los tratamientos de salud del futuro.

Los antiguos le llamaban iatromatemática a la astrología medica. Con ese complejo termino se nombraba a los sistemas médicos que ligaban directamente la salud con la influencia del sol, la luna y los planetas, es decir, con el cosmos.

La astrología ha sido sin duda precursora de los más vastos estudios, incluyendo, como puede verse, los que involucran la salud humana. Y aunque los antiguos médicos pusieron quizá demasiado énfasis en los astros, lo cierto es que estaban siguiendo un camino que puede llevar a interesantes relaciones entre nuestra salud y el entorno (por no decir el universo). O más precisamente, entre nuestra salud y nuestra fecha de nacimiento, como se ha descubierto recientemente.

 

¿Leer el horóscopo para saber qué enfermedades podemos desarrollar?

como influye fecha nacimiento salud enfermedades-horoscopo

Algunos investigadores, pioneros de un estudio realizado en el Departamento de Medicina de la Universidad de Columbia, han confirmado algo que a la astrología médica le habría encantado: la fecha de nacimiento influye en nuestra salud, al estar relacionada con las enfermedades que podríamos desarrollar durante la vida.

¿Cómo pudieron hacer un cálculo así? Afortunadamente, los investigadores contaban con acceso a un amplio archivo médico.

La Universidad de Columbia tiene archivos de más de 1 millón y medio de pacientes, nacidos entre los decenios de 1900 y hasta los años 2000.

Usando análisis estadístico, los investigadores estudiaron mil 688 enfermedades, y encontraron que 55 de ellas tenían una extraña relación con la fecha de nacimiento.

 

Nacer en otoño: ¿mayor longevidad?

como influye fecha nacimiento salud enfermedades

En cuanto a las enfermedades respiratorias y reproductivas, las personas nacidas en octubre y noviembre mostraron mayores riesgos de padecerlas. En el caso de las enfermedades cardiovasculares, los nacidos desde septiembre y hasta diciembre resultaron ser menos proclives a desarrollarlas.

Puesto que las enfermedades cardiovasculares son una de las mayores causas de muerte, nacer en otoño fue asociado a una mayor longevidad comparado con nacer en primavera, lo que es curioso si pensamos que la primavera, como estación, está asociada a los nuevos comienzos y a la vida. Los investigadores pudieron hacer esta y otras relaciones con el análisis de los datos de la universidad.

 

Qué enfermedades determina tu fecha de nacimiento

  • Los cuadros rojos indican el riesgo de que una persona contraiga o desarrolle la enfermedad en cuestión.
  • Los verdes, por su parte, indican la probabilidad de que una persona sea menos proclive a dicha enfermedad.

fecha-nacimiento-salud-como-influye-prevencion

fecha-nacimiento-salud-como-influye-prevencion
 

fecha-nacimiento-salud-como-influye-prevencion

fecha-nacimiento-salud-como-influye-prevencion

Fuente: The Washington Post

Aunque los investigadores insistieron en que los factores medioambientales (como la contaminación en las ciudades) y hereditarios (como la diabetes) son mucho más decisivos en nuestra salud que la fecha de nacimiento, el estudio no deja de tener relevancia, pues demuestra con datos duros cómo el ambiente del mes en el que nacimos puede ser una especie de estigma, que determina nuestra salud de maneras que quizá no habríamos imaginado.

Esto podría llevar a nuevos avances en los tratamientos de bebes y niños pequeños, que requerirían de más investigaciones de esta especie hechas en otras ciudades y países del mundo, para poder contar con una mayor comprensión de lo que podría estar afectando nuestra salud o la de las nuevas generaciones.

Así, más allá de toda causalidad cósmica, podremos tener una mejor salud preventiva en un futuro.

 

*Imagen principal: Utriusque cosmi



10 cosas que pensar sobre el comercial que encendió el debate sobre la masculinidad tóxica (y que los machos odian)

Un comercial de rasuradoras encendió las redes sociales por enmarcar el debate actual sobre violencias de género de una forma provocadora y emotiva.

Las marcas comerciales son las primeras en ser señaladas en redes sociales cuando sus campañas de publicidad caen en estereotipos machistas. Pero el caso del nuevo anuncio de Gillette, “We Believe: The Best a Man Can Get”, es interesante porque parece aportar nuevas perspectivas al debate público acerca del papel de los hombres en la violencia de género (y a la vez cumple el objetivo de un comercial: promocionar el rostro rasurado de los hombres que aparecen).

Desde su estreno el lunes pasado, el video ha acumulado más de 6.5 millones de vistas en YouTube, y otras tantas en Twitter y Facebook, pero también 400 mil dislikes. Se entiende por qué: el anuncio toca fibras sensibles tanto de quienes critican la atmósfera comercial (señalando la cultura de violación imperante), así como de quienes sienten que ataca la masculinidad, el “orgullo de ser hombres”, o a los hombres en general.

Una conclusión obvia es que el anuncio logró su objetivo: hacer que la gente hable al respecto y que los productos de la marca se posicionen en la mente de los consumidores.

Pero más allá de la estrategia comercial, es interesante destacar algunos momentos del video, así como las airadas reacciones de grupos de hombres ofendidos que incluso amenazan con boicotear a la marca de productos de limpieza masculina (comprando otras marcas, lo que en suma no suena tanto como un boicot).

Aquí van 10 puntos sobre el comercial de Gillette que pueden rescatarse para pensar la masculinidad tóxica

1. ¿Qué ven los hombres al mirarse en el espejo?

El anuncio comienza con una serie de hombres adultos mirándose al espejo mientras se escuchan noticias acerca del movimiento #MeToo, el cual señaló a numerosos acosadores y depredadores sexuales de Hollywood como el productor Harvey Weinstein, el comediante Louis C.K. y el actor Kevin Spacey. Durante esos días, muchos utilizaron el hashtag #NotAllMen (“no todos los hombres”) para deslindarse de tales comportamientos.

2. La publicidad ha cambiado y la visión de la masculinidad también

Un comercial de Gillette de los 90s sirve de telón de fondo para ver a un adolescente que escapa de un grupo de bullies. El rostro rasurado y la mujer fatal que lo acaricia parecen simbolizar que la marca es consciente de que no se puede seguir perpetuando la comunicación que utiliza mujeres como adornos en la publicidad dirigida a los hombres. Los tiempos han cambiado, pero en cuanto a la violencia, lo único que ha cambiado puede ser que ahora estamos listos (o al menos mejor preparados) e informados para hablar de ella.

3. La violencia contra los hombres la ejercen… otros hombres

Después vemos a una madre que trata de consolar a su hijo por mensajes homófobos de ciberacoso. La masculinidad está en crisis, pero no es porque los hombres hablen de sus sentimientos o sean más sensibles, sino porque están matándose unos a otros, u orillándose al suicidio. Un estudio entre adolescentes ingleses mostró que los hombres pasan hasta ocho horas al día bajo amenaza de ciberacoso. Pero en el mismo estudio, un tercio de los hombres (de entre 18 y 24 años) afirmaron haber molestado a otros hombres a causa de su orientación sexual, su apariencia física, o afectado la reputación de otros conscientemente. 

Lee también: La legendaria pasarela de Victoria’s Secret está en extinción (y esto es un triunfo para las mujeres)

4. El género no es el sexo asignado: hombres y mujeres aprendemos del entorno

Luego, vemos a tres adolescentes viendo televisión en cuya pantalla se hace un repaso exprés de distintos estereotipos sociales de hombres y mujeres: las mujeres son jerarquizadas según su juventud y atractivo físico, mientras los hombres despliegan rudeza y agresividad, tanto física como psicológica. El mensaje es que la violencia de género también está motivada por los contenidos que observamos desde pequeños en los medios (sugiriendo que comerciales como este pueden cambiar esas percepciones, lo que solo podremos saber en el futuro). Como si fuera un jurado durante un juicio, una audiencia se ríe de un programa en vivo, lo que muestra cómo la violencia se normaliza y se vuelve “inofensiva”.

5. El medio social alienta las conductas tóxicas

Un hombre que interrumpe a su colega en una reunión ejecutiva, un grupo de padres que observa pelear a dos niños sin intervenir, y una serie de presentadores de noticias hablando sobre casos de violencia sexual parece sugerir que esas “inofensivas” violencias tienen consecuencias en el mundo real. La misma audiencia que vimos riendo sobre chistes machistas se muestra incrédula e indignada frente a la violencia (la doble moral de los espectadores). Esto también sugiere que el mensaje del comercial va dirigido a un público que hace las veces de juez (y tal vez por eso los machos “políticamente incorrectos” se sienten tan juzgados, al grado de buscar “defender” la frágil masculinidad atacando a otrxs).

 

6. ¿Cuál es el papel de los hombres para combatir la violencia de género?

El actor y exjugador de futbol americano Terry Crews fue durante muchos años la imagen del macho supremo de la marca de desodorantes Old Spice. Luego, durante los meses del #MeToo, habló públicamente durante la firma de la Ley de los Sobrevivientes de Violencia Sexual sobre cómo él mismo fue atacado sexualmente por otros hombres durante su carrera. La violencia sexual, dijo, no es un asunto de deseo ni de “urgencias biológicas”, sino de dejar claro el poder de unos sobre otros. El comercial de Gillette incluye el segmento de su mensaje en el cual dice la frase “Necesitamos hacer responsables a los hombres”, lo que funciona como un slogan subyacente.

ted-crews-masculinidad-toxica
Ted Crews conmocionó al mundo cuando dio testimonio de haber sido víctima de violencia sexual, a pesar de ser un ícono masculino.

7. Social Justice Warriors

Desde hace años, el término “social justice warriors” (luchadores de la justicia social, o “SJW”) se utiliza peyorativamente en Internet para burlarse de quienes señalan distintos tipos de violencia. Tal vez este segmento del anuncio (alrededor del minuto 1:00) sea el que más enciende a los machos de Internet, porque parece decirles “lo que deben hacer”: no mostrar a las mujeres como objetos sexuales y tratarlas con decencia, romper los pactos patriarcales no fomentando el acoso callejero, intervenir en situaciones de desigualdad y, en general, tratar de ser un buen ejemplo para los niños.

8. La masculinidad tóxica se aprende (y no hay producto que puedas comprar para evitarla, salvo tal vez, un libro)

El anuncio parece dirigirse sobre todo a padres o a hombres que buscan ser padres en el futuro. Esto significa que los gestos asociados a la masculinidad, como rasurarse o encender el carbón para una parrillada, a menudo se asocian a la relación entre padres e hijos (varones). El anuncio funciona, para bien y para mal, apelando a la memoria infantil e infantilizada de los machos, ya sea llamándolos a cambiar radicalmente sus conductas, o reviviendo heridas asociadas a la paternidad. En el fondo (aunque eso tal vez sería tema de un artículo muy distinto) lo que molesta a los machos sobre este tipo de temas es que ven atacada la idea de masculinidad que les fue enseñada desde pequeños; de ahí la virulencia de sus ataques. Esta idea de masculinidad, además, es defendida tanto por hombres como mujeres en las redes.

 

9. El espejo como símbolo de las pantallas

Otro mensaje sutil del comercial es que lo que vemos en las pantallas de nuestros teléfonos celulares es equivalente a lo que vemos en el espejo: rostros de personas, con historias y problemas, con oportunidades de cambiar y con renuencia para hacerlo. Las violencias (incluso las domésticas) no siempre están escondidas: muchas veces están a la vista de todos.

Pero cada hombre, al final del día (o al inicio, como cuando es hora de afeitarse), debe hacerse responsable de sus actos y verse a sí mismo en el espejo, de manera metafórica. El problema de fondo es que las desigualdades sistémicas que oprimen a muchos hombres y mujeres no se terminarán con simples actos de buena voluntad: son tendencias de la sociedad que se sostienen en dinámicas económicas, como las que hacen que en México, en promedio, un hombre gane 12% más que una mujer por realizar el mismo trabajo. Afortunadamente, hay leyes como las de Islandia que comienzan a modificar, al menos en parte, estas dinámicas. 

10. Los hombres necesitan su propio movimiento

Algo muy destacable del anuncio de Gillette es que, pese a los comentarios de los machos ofendidos, en realidad no utiliza terminología de la teoría feminista. Los responsables de publicidad de la marca deben estar al tanto de que los consumidores de hoy están muy al tanto del discurso que las marcas aportan a la conversación sobre este tipo de temas; sin embargo, el tino de la campaña, y tal vez también su fracaso, consiste en que no les dice a los hombres qué hacer, sino simplemente les pide ser la mejor versión de sí mismos. Por desgracia, hace falta mucho más que eso para acabar con los alarmantes índices de violencia y desigualdad que se viven en público y en privado (en Internet y fuera también).

 

A pesar de que la campaña ha recibido en este par de días muchos comentarios negativos, e incluso supuestos llamados a no comprar las marcas asociadas a Procter & Gamble (propietaria de Gillette), es muy posible que el furor baje después de unos días, como suele ser con este tipo de temas. Sin embargo, es importante que los hombres asuman al menos parte del mensaje: los hombres no son los enemigos por excelencia, pero estadísticamente, los hombres cometen más violencias que las mujeres, ya sea sexuales, económicas o de otro tipo.

Lee también: En Islandia ya es un delito que las mujeres ganen menos que los hombres

Cambiar nuestras percepciones sobre lo que significa ser hombres en el mundo actual requiere de cambios profundos en las dinámicas de poder, y sí, también en la forma en la que enseñemos a las próximas generaciones a no reproducir patrones que afectan y hacen más difícil la vida tanto de hombres como de mujeres. Un comercial no terminará con las violencias cometidas por los hombres (a lo más, es muestra de que las marcas buscan vender lo más posible y ofender lo menos posible), pero tal vez pueda generar un buen debate, al menos mientras dura la ola.



Confiándonos al movimiento del cosmos: de cómo la astrología modifica nuestra percepción del mundo

La astrología modifica la manera en la que muchos experimentamos la vida, y podría ayudarnos a comprender por qué nada pasa por casualidad…

La astrología es, para muchos, la madre de todas las ciencias. Le antecede a la astronomía y empata de manera natural con la filosofía, pues fue pilar de diversas culturas americanas, occidentales y orientales –en esencia de la cultura e historia de la humanidad–. Gracias a la astrología se desarrollaron otros campos del pensamiento, e incluso, una comprensión más profunda de los ciclos de la Tierra, lo que a la postre regularía los ritmos de la vida en la antigüead (por ejemplo, en la agricultura).

astrologia-horoscopos-beneficios-percepcion-psicologia-carl-jung-sincronicidad-ciencia

Estudiar el cosmos para darle sentido a la vida es otra de las funciones de la astrología. Pero en nuestra actual sociedad hiperconectada y repleta de información, recurrir al horóscopo pensando que el movimiento de los astros influye puede parecer una práctica anacrónica e incluso sin relevancia, más cercana a la pseudociencia que a una disciplina seria. Sin embargo, la astrología sigue siendo estudiada y aprehendida por un puñado de astrólogos y otros avezados, que afirman la existencia de una correspondencia entre el ser humano y los demás entes del universo. 

astrologia-horoscopos-beneficios-percepcion-psicologia-carl-jung-sincronicidad

Algunos de estos astrólogos estiman que la lectura del cosmos puede ayudarles a interpretar sucesos nacionales y hacerlos más comprensibles, como Francis Coppolino, astrólogo de The Daily News y ex-periodista de investigación. Otros creen que la astrología funciona para darle sentido a la vida, en medio del caos cotidiano que experimentamos a muchas escalas en la actualidad (algo que a nivel cerebral se conoce como “sesgo de confirmación” y que nos ayuda a orientarnos en la interpretación cognitiva del mundo).

astrologia cienciaLa psique y la astrología (y por qué no existen casualidades)

Para ciertas ramas de la psicología, la astrología puede ser tanto una herramienta para reconocer rasgos de la personalidad como para desarrollar diagnósticos psicológicos. Uno de los pioneros fue Carl Jung, quien vinculó a esta disciplina con el inconsciente colectivo y los arquetipos. Jung notó que los símbolos cósmicos y mitológicos de la astrología eran recurrentes en los sueños de sus pacientes, y por eso le llamó a la astrología la “suma de todo el conocimiento psicológico antiguo”: un conocimiento que, para Jung, aún se hacía presente en la personalidad de los individuos.

Posteriormente elaboró una teoría fascinante, cuya hipótesis era que nada pasa por casualidad. La sincronicidad, como la llamó, intenta explicar por qué la personalidad tiene mucho que ver con el espacio y tiempo en el que nacemos. Jung creó de esta forma, y en sintonía con la astrología, una teoría para explicar la misteriosa conexión entre el individuo y su entorno, y cómo se generan circunstancias coincidentes de valores específicos y simbólicos para cada persona.

Esta teoría fue tan importante que incluso la discutieron Carl Jung y Albert Einstein, en consonancia con la teoría de la relatividad de este último. Recientemente, un estudio de la Vanderbilt University comprobó que la estación del año en la que nace un mamífero realmente afecta a su cerebro, alterando su reloj biológico y detonando ciertas reacciones o patologías específicas, como la bipolaridad o la esquizofrenia. Esto es algo muy cercano a lo que Jung llamaba sincronicidad, y lo que la astrología busca explicar a partir del cosmos.

¿Qué podemos aprender de la astrología actualmente?

astrologia-horoscopos-beneficios-percepcion-psicologia-carl-jung-sincronicidad

La astrología funciona milenariamente como una trama del universo. Es una disciplina más cercana a los profundos pensamientos de filosofías como la implícita en el yoga y en el zen (que por cierto Jung también estudió), relativas a que el ser individual es sólo una percepción, y que en realidad formamos parte de una unidad cósmica.

Por eso, más allá de creer que el hecho de que Plutón estuviera en Cáncer (que mueve un espíritu hogareño y patriota) fue lo que detonó la Primera Guerra Mundial, lo cierto es que no es descartable esa sincronicidad de la que habla Jung, misma que vemos en la naturaleza y que bien podría influir en nuestra psique desde formas insospechadas. Si algo podemos aprender hoy de la astrología, es esa humildad de que nuestra voluntad no lo rige todo, y que muchos factores forman parte de  lo que nos ocurre. Es decir: estamos conectados con nuestro entorno irremediablemente.

Más allá de todo escepticismo y prejuicio, la astrología y el horóscopo tienen un impacto real y multidimensional, tanto en la sociedad como en los individuos. No es, por tanto, una cuestión de estricta comprobación científica, sino de experiencias y percepciones que se materializan en la vida cotidiana de cientos de personas.

 

*También en Ecoosfera: Este podría ser el significado más hermoso de lo que es la suerte

 

*Imágenes: 1) Robert Fludd: Utriusque Cosmi Historia, 1617-1624; 2) The Celestial Atlas of Flamsteed, 1795; 5) Ilustración: Joanna Neborsky para Nautilus