Al borde de lo insólito: el Ártico será territorio en disputa debido al cambio climático

El deshielo podría estar marcando el tiempo de una nueva guerra entre países por la obtención de recursos naturales.

El Ártico no es sólo un desierto helado, intocado e inexplorado. Tampoco es sólo un territorio de metáforas y narrativas fantásticas. Se trata en la actualidad de una zona en conflicto, que abarca un 6% de la superficie del planeta, y por la cual los países más cercanos han estado en disputa desde hace décadas.

Lo anterior es un conflicto geopolítico de derecho internacional que implica principalmente a Estados Unidos, Rusia, Dinamarca, Noruega y Canadá, y del cual no se ha encontrado una solución jurídica satisfactoria debido a que el Ártico está en aguas internacionales que no pertenecen a ningún Estado. No obstante, esta cuestión había sido de poca relevancia… hasta ahora.

 

El deshielo y la guerra del Ártico

artico-guerra-recursos-naturales-cambio-climatico

La pregunta a plantear quizá sea la siguiente: ¿de dónde surge el interés repentino por una zona como el Ártico, que no es propicia para los asentamientos humanos? De acuerdo con algunos investigadores, en los dos polos terráqueos hay una gran cantidad de recursos naturales, tanto renovables como no renovables: depósitos minerales como oro, níquel, plomo y hasta diamantes; microorganismos valiosos para la industria farmacéutica; y los bancos de pesca comercial más grandes del mundo.

artico-guerra-recursos-naturales-cambio-climatico

Además, en el Ártico también están, según algunas estimaciones:

el 30% de las reservas de gas natural

el 13% de las reservas de petróleo

el 70% del agua dulce del planeta

Estos tesoros, al parecer, están cambiando el tablero de la geopolítica mundial, sobre todo por dos portentosas razones: la aceleración del deshielo provocada por el cambio climático y los avances en tecnología extractiva, que podrían hacer accesibles para la humanidad estos recursos en un plazo de 50 a 100 años.

Según la NASA, tan sólo en 1 lustro se han perdido 70 mil km² de hielo en el Ártico. De 1984 al 2016, el cambio es notable:

artico-guerra-recursos-naturales-conflicto

El deshielo es el que podría facilitar la extracción de recursos con tecnología menos sofisticada, pues mientras menos toneladas de hielo existan más fácil será extraerlas. Pero además, el deshielo significará la posibilidad de acortar las distancias entre Europa y Asia hasta en 7 mil km, lo que ayudará a transportar más fácilmente, en barcos y buques mercantes, los recursos que se obtengan de la zona. Esto, aunque a muchos nos pase de largo, es fundamental para el desarrollo de las economías en la globalización: una razón más para que el Ártico sea un territorio en disputa, lo que incluso ha llevado a Rusia y Estados Unidos a militarizar las gélidas aguas que lo rodean.

 

Cinismo ilustrado: ¿ahora somos dependientes del cambio climático?

artico-guerra-recursos-naturales-cambio-climatico

El capitalismo ha llegado a una etapa insólita que pone en riesgo terminal a la naturaleza y a nuestra propia vida: es la etapa del extractivismo desaforado, que ahora se aprovechará del cambio climático para poder extraer recursos naturales (que ya escasean) en una zona antes impensable como lo es el Ártico. Así, el capitalismo alcanza sus máximas paradojas, dependiendo del derretimiento de los polos para su supervivencia.

Por eso es innegable que estamos sumidos en una crisis cuya única salida está en cambiar los paradigmas del sistema económico y sus modos de producción. Esto implica que nosotros mismos cambiemos nuestros hábitos de consumo, pues cada producto que compramos es producido con cientos de recursos naturales, de los cuales muchos no son renovables. Es esto lo que está provocando una guerra entre países por ver quién se queda con los recursos, lo que los ha llevado al cínico límite de aprovecharse del cambio climático para obtenerlos, además de despojar a comunidades originarias de sus territorios, como podría pasar en la zona del Ártico que le pertenece a Canadá, donde habitan los inuits (esquimales).

Parece, por todo lo anterior, que no hay nada que nos muestre de manera más contundente la urgencia de cambiar nuestros hábitos, así como de exigir que se ponga un límite al extractivismo rapaz que llevan a cabo los países que son potencia mundial, pues de ello depende la supervivencia del planeta entero… y no sólo de sus polos.

 

*Imágenes: 1) Pensemos verde; 2) Diario Uno; 3) El País



Puedes morir simplemente por renunciar a la voluntad de vivir, según nueva investigación

Se llama muerte psicogénica: no es lo mismo que la depresión y saberlo puede salvar vidas.

Aunque nuestro organismo es una especie de maquina de funcionamiento milimétrico, no es infalible. Depende, por supuesto, de nuestros hábitos: una vida sedentaria atrofia los músculos y debilita al corazón y la mente, pero una vida activa y una dieta equilibrada son los secretos de la longevidad. No obstante, la voluntad es una energía vital que, de faltar, puede ocasionar graves averías en nuestra máquina orgánica, y más todavía: puede conllevar a la muerte.

Morir por apatía o por una completa falta de voluntad es algo que sucede realmente. Se trata de una extraña condición llamada muerte psicogénica, que según el doctor John Leach, de la University of Portsmouth, puede ocurrir a partir de un trauma intenso. Bastan tres días para que este estado psíquico provoque la muerte.

muerte-psicogenica-morir-falta-voluntad-trauma
Laura Makabresku

Para Leach, esta condición debe diferenciarse del suicidio o la depresión extrema. Puede considerarse muy ligada a ésta última, pero la depresión no es capaz de provocar la muerte de la misma fulminante manera.

Y es que la muerte psicogenética consiste de cinco etapas

Cada una es parte de un proceso de desconexión de la realidad: una escisión entre cuerpo, mente y ambiente que podría ser ocasionado por un cambio en el funcionamiento del circuito cingulado anterior, una zona que media procesos de control ejecutivo y emocional, y que está ligada a la motivación.

Según investigaciones previas, la muerte psicogénica podría ser también una reacción a la sobreabundancia de ciertas hormonas en el organismo, liberadas por alguna vivencia traumática. En especial se ha comprobado que hormonas de adrenalina y del estrés son las más secretadas, y en exceso pueden ocasionar la muerte psicogénica.

Las 5 etapas de la muerte psicogénica

muerte-psicogenica-morir-falta-voluntad-trauma

Aislamiento

Un trauma capaz de arraigarse tanto como para causar estrés postraumático es el detonante de la muerte psicogénica. Lo primero que hacen los pacientes es aislarse y evitar toda interacción social, siendo indiferentes y sumiéndose en sí mismos.

Apatía

No obstante, un trauma no necesariamente trae consigo apatía. Pero sentirla es parte de la segunda fase, cuando la persona deja de tener energía y no hace esfuerzos en torno a casi nada y sobre todo descuida su aseo personal.

Abulia

En este punto la apatía se ha transformado en una respuesta emocional casi nula, al grado de que la persona no quiere hablar. Según Leach, este estado puede considerarse como “una mente vacía o una conciencia falta de contenido”

Acinesia

La acinesia es un estado de inmovilidad provocada por una reacción de protección. Pero en esta fase, la acinesia provoca incapacidad de movimiento debido principalmente al estado en el cual se encuentra la mente del paciente. Llega a ser tan contundente que la persona es incapaz de sentir dolor.

Muerte psicogénica

La etapa final es la completa rendición de la persona. La voluntad los ha abandonado por completo y quizá ni siquiera esperen morir. Sólo yacen tendidos sin mostrar emoción alguna ni miedo a la muerte.

Pero no debemos temer…

Según Leach,

Distintas intervenciones, como la actividad física, pueden darle a la persona un sentido renovado de elección y de control que puede llegar a romper el terrible ciclo a través de la liberación de dopamina

Así que sobrellevar la ola siempre es posible. Y aún porque una experiencia devastadora no significa encallar en la isla de la apatía sin retorno. Por eso, siempre debemos trabajar en nuestra salud psíquica y espiritual para evitar cualquier posibilidad de que se pierda una de las energías más valiosas que nos mueve: la voluntad.

Lo más importante es que mantengamos a la mente y al cuerpo conectados. Rélajate, reconectate y ubica en el mapa de tu cuerpo al estrés. No dejes de propiciar el diálogo entre estas dos entidades maravillosas, y reactualiza tu capacidad de ser empático con toda la periodicidad que te sea posible.

 

*Fotografías: Laura Makabresku



PETA quiere prohibir el lenguaje anti-animal y Twitter lo convierte en una fiesta

Mientras PETA pide acabar con el lenguaje discriminatorio anti-animal, Twitter nos mata de risa con #FrasesProhibidasPorPETA.

Con la controversia que la caracteriza, la organización PETA se pronunció hace unos días en Twitter contra el lenguaje anti-animal, que consideran una muestra rampante de especismo, o la discriminación hacia los animales desde una falsa superioridad de la especie humana.

PETA considera que varias frases de uso cotidiano pueden perpetuar patrones de odio hacia otras especies, como ocurre con las expresiones discriminatorias hacia otros grupos vulnerables, como la comunidad LGBT+.

En su lugar, propuso por ejemplo dejar de decir “matar dos pájaros de un tiro” y elegir “alimentar dos pájaros con un pastelillo”: 

La equivalencia de estas frases con la experiencia de comunidades humanas socialmente marginadas ha generado fuertes críticas en varios medios.

La comunidad mexicana en Twitter, por otra parte, está tomando el asunto con un poco más de humor en el hashtag #FrasesProhibidasPorPETA:

frases prohibidas por peta twitter

 

Desde frases que dirían nuestras abuelas hasta expresiones un poco más burdas, el Internet hace de las suyas y convierte la controversia en una fiesta.

 

Aquí unos cuántos más: