La forma del agua: encuentran misteriosa fase de este líquido vital nunca antes vista

Alquimia en el comportamiento molecular del agua: investigadores descubren una nueva transformación del agua.

El agua amenazada por la especie humana, pero inagotable para la ciencia, es fascinante, curativa y vital. Un elemento que parece ubicuo en nuestro planeta, ya que 3/4 partes del globo terráqueo son líquido, el cual todavía esconde secretos para los científicos. El agua nos hace volver a la alquimia; aunque no seas científico, este descubrimiento te hará pensar y seguir cuidando el líquido que identifica a nuestro planeta.

 

Fascinación molecular

agua-transformacion-fases-formas liquido-nuevo-moleculas de agua

Recientemente, investigadores químicos de la Universidad Estatal de Arizona publicaron en Science el descubrimiento de propiedades del agua sobre las que únicamente se había especulado

Se había teorizado que, bajo ciertas temperaturas, el agua se transformaba molecularmente y su naturaleza líquida se modificaba, además de que no en todos los casos alcanzaba la congelación a los 0°C (lo que explica, por ejemplo, por qué hay flora y fauna marina en los lagos glaciares). Los investigadores observaron por primera vez una de las propiedades más intrigantes predichas por los teóricos del agua: que, con suficiente superrefrigeración y bajo condiciones específicas, cambiará repentinamente de un líquido a una sustancia diferente. 

 

Nuevas formas líquidas

agua-transformacion-fases-formas liquido-nuevo

El resultado es un “nuevo líquido” que sigue siendo agua, pero con una menor densidad. En este experimento, el hidrógeno condensaba sus moléculas con una fuerza más compacta, convirtiendo al agua en una materia viscosa que, no obstante, no es hielo.

Se trata de una nueva forma del agua: un líquido que muta en otro líquido, y ha resultado sorprendente que se realizara en laboratorio, pues anteriormente sólo se habían hecho modelos en computadora.

El problema de ver el experimento de forma directa en el agua es que, velozmente, el líquido pasa de la viscosidad a la cristalización (fase de la transformación llamada “cortina de cristalización”, según los químicos estudiosos).

 

Agua moldeable, pero amorfa

agua-transformacion-fases-liquido-cuantico-nuevo

Comprender las fases de la transformación del agua puede tener múltiples aplicaciones. Por ejemplo, si la ciencia molecular lograr moldear el líquido, en lugares fríos podrían aplicarlo a las autopistas de concreto, que se revientan debido al congelamiento durante el invierno.

Ello casi resulta en una sensación de fantasía: el agua no sólo es líquida; es viscosa y a la vez vidriante, cristalizable.

 

Comportamiento único de sus células

agua-transformacion-fases-formas liquido-nuevo

Aún se profundiza en los resultados de estos experimentos, ya que tanto la Universidad de Arizona como la de Ámsterdam no han encontrado la raíz estructural de estas transformaciones.

El físico Gene Stanley afirmó que:

este comportamiento [del agua] es único entre las miríadas de las células moleculares entre los líquidos identificados, pero hasta la fecha no se había probado.



Juventud por el planeta 🌎: una semana de huelga para exigir acciones contra el cambio climático

Sin importar tu edad, es necesario alzar la voz en una acción contundente y mundial. Aquí te damos las razones.

2019 ha sido un año clave en la movilización contra el cambio climático. Los niños y adolescentes están despertando a una experiencia política común, sin importar dónde se encuentren: la necesidad de actuar de una manera articulada e inmediata para mantener la temperatura del planeta en los niveles recomendados por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) antes del año 2030.

Las movilizaciones de #FridayForFuture están sentando la pauta para lo que podría ser una movilización permanente y masiva para producir un cambio real. Greta Thunberg y otrxs 46 activistas firmaron una convocatoria para realizar una semana de huelga mundial a partir del 20 de septiembre de este año.

Greta Thunberg en una protesta en Bélgica.

En su carta, los activistas enfatizan el papel de los adultos para no desentenderse de las movilizaciones, sino de sumarse a ellas.

“Les estamos pidiendo a los adultos que caminen a nuestro lado. Existen muchos planes en marcha en diferentes lugares del mundo a los que los adultos pueden unirse y tomar partido y salir de su zona de confort sobre nuestro clima.”

Esta urgencia se ha manifestado en los más de 4,000 eventos en 150 países organizados por estudiantes para exigir acción inmediata de los gobiernos del mundo contra el cambio climático.

La huelga buscará involucrar a generaciones anteriores.

Los incendios forestales, las emisiones de gases contaminantes, así como los proyectos extractivistas en áreas protegidas, demuestran que el cambio climático no es una hipótesis, sino una realidad que cuenta con toda la evidencia científica para respaldarla. La negación al respecto obedece a intereses de empresas y gobiernos, es por eso que las movilizaciones requieren un eco mundial y bien organizado para crear un impacto profundo.

“Pero para cambiar las cosas necesitamos de todos. Es tiempo de que desatemos entre todos una resistencia masiva, ya hemos demostrado que la acción colectiva sí funciona. Necesitamos escalar la presión para asegurarnos de que los cambios ocurran, y debemos escalarla juntos.”

El desdén de los gobiernos ante esta situación sólo puede compararse en dimensión con la sobria pasión de las y los jóvenes activistas que están alzando la voz en todas partes, y  en esta responsabilidad con el mundo y con ellos mismos:

“Se trata de cruzar la línea: de rebelarse en donde sea que te puedas rebelar. No se trata de decir: ‘Sí, lo que hacen los chicos está muy bien, si fuera más joven me habría unido a ellos.’ Eso no ayuda, todos pueden y deben ayudar.”

Organízate y marca la semana del 20 de septiembre en todos tus calendarios. Será histórica.

También en Ecoosfera:

Movilizaciones de #FridayForFuture en México y el mundo

 

Padres exigen al gobierno de México acciones urgentes contra la crisis climática 



De la culpa, la frustración y cómo evitar caer en ese espiral con la meditación

No hiciste lo que debías, pero, ¿sentir culpa arreglará algo?

Realizar una disciplina requiere, precisamente, disciplina, es decir, tener orden y paciencia para poder aprender. Si queremos obtener resultados en una práctica, como la meditación o cualquiera semejante, necesitamos comprometernos: darle suficiente tiempo a la semilla que plantamos para que pueda florecer. Lo importante no es ni siquiera el “objetivo final”, sino hacer que el camino sea agradable.

Pero sucede a menudo que perseguir con tanta ansia la disciplina y la perfección nos lleva a retroceder en ese camino. Nos exigimos tanto que cualquier tropezón es como un pecado. Y eso nos hace entrar en una espiral de culpa: una caída sin fin previsible que nos lleva desistir. Y ahí surge la pregunta: ¿sirve de algo juzgarnos tan severamente? Parece ser que rara vez nos ayuda. Lo que sí sirve es conocernos, y eso requiere conocer y reconocer también a nuestra culpa.

como-dejar-sentir-culpa-no-juzgarse-tener-disciplina

Observa tu culpa (no juzgues) 

En un genial artículo para Tricycle, la psicóloga clínica Tara Brach –también experta en meditación– afirma que lo primero que tenemos que hacer es analizar nuestra culpa.

Según esta experta, observar nuestra propia culpa –que la desata, cómo se desarrolla y cuáles son sus consecuencias– nos ayudará a saber cómo lidiar con ella. Pero antes que nada, nos ayudará a saber que la culpa es ni más ni menos que un sentimiento natural y que no podemos evitarlo. Es uno de esos pensamientos obsesivos que, según la filosofía zen, no debemos intentar bloquear, sino dejar fluir.

Como dice Brach, la culpa puede ser un llamado de atención: un recordatorio de que debemos escuchar a nuestro corazón y lo que realmente queremos. Por otro lado, puede ofrecer una oportunidad de adaptación, porque si nos sentimos mal por algo que no hicimos, ¿qué nos impide hacerlo en otro tiempo o lugar? Lo importante es que la culpa no se convierta en una espiral que conduzca a un paralizante remordimiento. Y menos si no hay razón para ello, ya que a todos se nos puede olvidar hacer algo, o nos puede distraer una preocupación. Porque a decir de Brach:

Actuar desde la culpa no transforma. Sólo refuerza nuestra identificación con un yo deficiente.

como-dejar-sentir-culpa-no-juzgarse-tener-disciplina

En ese sentido, la culpa es un sentimiento que precede o acompaña a la depresión –el trastorno paralizante por excelencia–, pero que visto de cerca pierde todo sentido. ¿De dónde viene el “sentirnos mal” o nuestra depresión? ¿No vendrá acaso de una aspiración errónea? “Debo ser el mejor”, “No puedo fallar”, “Todo tiene que salir a la perfección”, son imperativos que a veces no son lo que queremos, sino lo que nos imponen.

Para escuchar el mensaje que el sentimiento de culpa nos quiere mandar tenemos que deshacernos de estos imperativos sociales. Después, debemos ver si más allá de estos mandatos hay alguna necesidad interna que no estemos logrando realizar debido a nuestra falta de compromiso o disciplina. Esa será una culpa más sincera y a la que valdrá la pena escuchar, para saber así en qué debemos reflexionar o qué debemos cambiar en nuestra vida.

Un extra hack: conéctate con el aquí y el ahora

Es importante no olvidar que es la vida contemporánea la que nos hace tan difícil el ser disciplinados. Prestar atención por más de un segundo, en nuestra época, es casi imposible, aunque sea tan importante. Si quieres ser disciplinado y más constante, quizá debas intentar con prácticas que no sean tan demandantes y que te permitan entrar a lo que la psicología llama “el estado de flujo”. Por ejemplo, pintar, origami o tejer: tareas creativas que, al realizar, nos permiten entrar en estados meditativos, y que logran conectarnos con el aquí y el ahora gracias a que ejercitan la constancia y la concentración.

 

*Imágenes: 1) cc; 2) Archive Timothy McCarthy; 3) Muhammed Sajid