Confirma de una vez por todas si eres adicto a las redes sociales (TEST)

La adicción a las redes sociales es un fenómeno reciente del que sólo nuestra voluntad puede salvarnos. Enfréntate a ti mismo con este test y descúbre si la convivencia digital está siendo nociva para ti.

Quizá la más sencilla pero mejor definición de una adicción sea aquella que se refiere a la adicción como cualquier actividad que se interponga entre nosotros y los otros como algo nocivo.

Tal descripción la hizo la lúcida Mary Shelley, autora de la reconocida novela Frankenstein. Ella no conoció las redes sociales, pero su reflexión puede aplicarse facilmente al fenómeno que hoy se conoce como adicción a las redes sociales.

La autora añadía acertadamente a su definición de las actividades “malas para el intelecto” aquellas que “nos alejan de los placeres sencillos”, algo que sin duda están haciendo las redes sociales en la actualidad. Por eso, es vital que sepamos lo que esta adicción implica, pero sobre todo que nos evaluemos a nosotros mismos para saber si padecemos (o podríamos padecer) esta condición.

 

Adicción a las redes sociales: ¿la padeceré?

adiccion-redes-sociales-test-que-tan-adicto-eres

La adicción a las redes sociales es un fenómeno que está siendo especialmente nocivo para las nuevas generaciones: entre los jóvenes los “social mediaparecen haber desplazado incluso a otras adicciones. Esto podría parecer positivo a primera vista, pero recientemente se ha estudiado que los gadgets con los que navegamos por las redes sociales provocan en el cerebro los mismos cambios químicos que la ingestión de ciertas sustancias. Esto saca a relucir que estamos frente a un hábito capaz de modificar radicalmente nuestra vida, algo que no podemos tomar a la ligera.

Sn embargo, todavía son muy pocos los estudios que se han hecho sobre esta grave condición. Lo que ya se ha comprobado es que muchas personas experimentan ansiedad, insomnio e incluso vulnerabilidad por el uso de redes sociales.

Ante la falta de investigaciones al respecto, y de programas que ayuden a quienes ya experimentan signos de adicción a las redes sociales, lo mejor que podemos hacer es ser sinceros con nosotros mismos, realizando una evaluación de nuestro estado y tratándonos en caso de ser necesario.

Para eso te invitamos a hacer este test y, ya sea que tu dependencia sea moderada o alta, buscar métodos y hacks que te ayuden a combatir cualquier síntoma de adicción a las redes sociales.

 

*Imagen principal: 1) Álvaro Domínguez



Facebook quiere cambiar la educación del futuro; este es su proyecto

Mark Zuckerberg quiere digitalizar la educación, pero muchos se resisten: ¿por qué?

Ampliar nuestra perspectiva y alcanzar una vida plena a través del conocimiento deberían ser los objetivos de toda educación del futuro. No obstante, esta posibilidad se disuelve en los actuales sistemas educativos, que oscilan entre lo obsoleto, la información poco reflexiva y las malas estrategias de difusión de la información.

Sin embargo, habitamos una época de epistemologías digitales: la producción de conocimiento y los procesos formativos ya no pueden ser ajenos al mundo tecnológico, y de hecho, pueden enriquecerse con él.

Mark Zuckerberg lo sabe; por eso está experimentando con su tecnología en las aulas.

facebook-educacion-personalizada-zuckerberg-programa-educativo

Zuckerberg ha estado trabajando los últimos años en el campo educativo. La finalidad de sus proyectos en este sentido es que su tecnología sea usada en las mismas aulas donde se ha implementado recientemente el sistema de “enseñanza personalizada”.

Este sistema fue creado en Estados Unidos por la organización de gestión Summit, fundada en 2003, y recoge mucho de otros sistemas y experiencias, como el sistema Montessori. El objetivo de Summit es poner la educación en las manos de los estudiantes. Por eso, en la actualidad Summit cuenta con una amplia red de escuelas públicas que se han vuelto la tendencia en educación en Estados Unidos, gracias al éxito de su sistema pedagógico.

Desde 2014, más de 300 escuelas han adoptado el modelo Summit

La fundación filantrópica de Zuckerberg y su esposa, Priscilla Chan, ha donado millones de dólares a Summit. Pero ahora se devela el verdadero interés detrás de dichas donaciones, que al parecer eran más bien inversiones. Y es que Zuckerberg esperó a que el sistema Summit cosechara sus primeros éxitos para comenzar a interceder de lleno en el “mercado” educativo.

Desde hace 4 años, Zuckerberg, Chan y el equipo de Summit empezaron a diseñar la plataforma  Summit Learning Platform. La intención es que dicha plataforma sea usada a través de dispositivos como laptops de Google y otras herramientas para facilitar los procesos de enseñanza personalizada en escuelas públicas.

Pero cabe preguntarse: ¿es mera filantropía, o existe un interés detrás?

Este año, Donald Trump anunció los recortes de más del 10% en educación por parte de su gobierno, lo que promueve –por necesidad– la inversión privada en este rubro. O en otras palabras, la inversión de Facebook y otras empresas de Silicon Valley. 

Zuckerberg y Chan tienen como objetivo que la mayoría de las 25 mil escuelas de Estados Unidos cuenten con la tecnología de Facebook en un plazo de 10 años. Suena como un negocio redondo. Pero eso no es lo preocupante: desde que Zuckerberg y su esposa comenzaron a interceder en el modelo de Summit, los educadores del proyecto se han sentido cada vez más desencantados al respecto, y ahora también los profesores y padres de familia.

facebook-educacion-personalizada-zuckerberg-programa-educativo

 

Los puntos en contra del programa educativo de Facebook

El programa Summit Learning Platform se puso en marcha este año en algunas escuelas de Connecticut que ya estaban inscritas al modelo Summit. A través de donaciones iniciales de laptops y otros dispositivos, los estudiantes y profesores experimentaron por primera vez una experiencia educativa 100% digital.

No obstante, en algunas escuelas los profesores, padres y estudiantes se han resistido a que avance la implementación del programa: muchos niños odiaron las pruebas piloto, y sólo algunos estudiantes sobresalientes pudieron aprovecharlo, ya que la mayoría no están acostumbrados a ser más autónomos en las aulas. Para los padres y maestros esto se debe no sólo a un mal rendimiento de la plataforma, sino a que Silicon Valley no está tan preocupado por la educación como por abrir un nuevo nicho de negocios.

La plataforma, como lo constató el sitio Intelligencer, tiene grandes fallas y contenidos inapropiados o de poca confianza: sus fuentes son cualquier link, y las webs a las que los niños pueden acceder están repletas de anuncios.

¿Qué tan pertinente es que las mentes detrás de las redes sociales modelen la educación?

Se supone que la tecnología de Zuckerberg ayudará a solventar muchos de los problemas actuales al interior de las aulas. Y es que en la plataforma los estudiantes pueden definir objetivos, guardar asignaturas, ensayos, pruebas y tener un control de su avance, así como feedback de sus maestros. Esto permite agilizar lecturas y pruebas, lo que permite a los maestros dedicar mayor tiempo para cada alumno.

Pero además de las fallas técnicas de la plataforma, los padres y maestros están preocupados por otra cuestión: la deshumanización a la que nos hace proclives la tecnología.

No existe un ser en la Tierra que no haya sido testigo (o víctima) del lado “feo” de la tecnología. Todos sabemos que las redes sociales pueden aislarnos, distraernos y deprimirnos. Entonces, ¿qué tanto la tecnología, viniendo de Facebook, puede contribuir a la educación del futuro? Si todo comienza a depender más de una pantalla que del contacto humano, ¿a dónde llegará realmente la sociedad?

Antes de experimentar con los niños y pretender reinventar la educación por completo, la sociedad tendría que reflexionar en torno a la educación y las expectativas respecto a ésta. ¿Cuáles son las necesidades del aprendizaje actual? ¿Cómo se puede mejorar la educación? ¿Con qué herramientas?

Y sobre todo: ¿Cómo se puede dar una mayor cobertura a todos los sectores de la sociedad?

facebook-educacion-personalizada-zuckerberg-programa-educativo

Cabe mencionar que muchos estudios han comprobado que las lecturas digitales y los apuntes en laptops podrían estar siendo contraproducentes para los procesos formativos, haciendo más difícil que los estudiantes retengan la información.

Entonces, ¿será buena idea dejar la educación de las generaciones futuras en manos de pantallas y gadgets? Creemos que no. Mucho menos, si los encargados de dicha implementación son los empresarios de Silicon Valley. Porque una educación del futuro no sólo debe basarse en el uso de la tecnología, sino constar de sistemas integrales, orgánicos, donde se instruya también el espíritu.

Necesitamos escuelas donde, como ya sucede en la India, la felicidad sea parte de los planes de estudio, y donde se infunda una conciencia ecológica en los niños, entre muchos otros objetivos que la tecnología, por sí sola, no promoverá.



¿Eres el ejemplo vivo de que las redes sociales causan ansiedad y depresión?

Los problemas de autoimagen, bullying y otras conductas nocivas, contrastan con el apoyo emocional que muchos usuarios reciben en RRSS.

¿Has tenido la sensación de que si te desconectas un rato, eres como un fantasma? ¿Ciertas imágenes te producen una reacción emocional negativa (frenesí, miedo, tensión)? ¿La palabra “visto” te provoca sentimientos encontrados a niveles estresantes? Felicidades: eres parte de la mayoría de la población, en quienes el uso prolongado de estos medios afecta la salud mental. 

adiccion redes sociales

Los comentarios a nuestra última selfie pueden, en ocasiones, aumentar nuestros niveles de autoestima, pero también darnos la sensación de que no tenemos las cualidades que hacen deseables a otros usuarios. Jugar con este desequilibrio puede ser peligroso.

En la adolescencia y en los primeros años de la vida adulta, la forma en la que nos ven los demás es muy importante, y la imagen que nos devuelve el espejo virtual no siempre es la más favorecedora. Los likes se traducen en aprobación, lo cual es una fuente de recompensas para el cerebro, y la búsqueda de aprobación tiene cualidades similares al comportamiento adictivo. 

ansiedad depresión causadas redes sociales Instagram

Para conocer el impacto que pueden tener las redes sociales en trastornos como la depresión y la ansiedad, la asociación británica de caridad Royal Society for Public Health (RSPH) y Young Health Movement (YHM) le pidió a un grupo de 1,500 usuarios de redes sociales de entre 14 y 24 años que evaluaran a las mayores redes sociales a través de 14 categorías:

1. Conciencia y comprensión de las experiencias de salud de otras personas

2. Acceso a información confiable sobre la salud

3. Apoyo emocional (empatía y compasión por amigos o familiares)

4. Ansiedad (la recurrencia de pensamientos de preocupación o nerviosismo)

5. Depresión (infelicidad, bajo nivel de energía extremo)

6. Soledad (sentimientos de aislamiento)

7. Sueño (calidad y cantidad)

8. Autoexpresión (plataforma de expresión de sentimientos o ideas)

9. Identidad (habilidad de autodefinir quién eres)

10. Imagen corporal (cómo te sientes cuando te miras en el espejo)

11. Relaciones reales (mantener relaciones con personas fuera del espacio virtual)

12. Construcción de comunidad (sentimiento de formar parte de comunidades de personas que se identifican unos con otros)

13. Bullying (acoso, amenazas en contra tuya de parte de otros usuarios)

14. FoMO (del inglés Fear Of Missing Out, preocupación de que algo importante ocurra en las redes sociales mientras no estás conectado)

Las apps que más contribuyen a agudizar ciertos trastornos asociados a la ansiedad, depresión y falta de sueño resultaron ser Instagram y Snapchat. Entre las redes mejor evaluadas están Twitter y YouTube.

Instagram cuenta con 97 millones de usuarios, y el 91% de estos tiene entre 16 y 24 años. Por su parte, Snapchat reportó 188 millones de usuarios diarios, con rango base de edad entre 18 y 34 años. 

En una entrevista para la BBC, la directora de la RSPH, Shirley Cramer, afirmó que si Instagram y Snapchat fueron identificadas como negativas en cuanto a su impacto en la salud mental, puede deberse a que ambas se centran en la autoimagen de sus usuarios.

ansiedad snapchat

Al tratarse de jóvenes, es posible que el uso frecuente de estas herramientas pueda asociarse a la aparición o agudización de trastornos como la depresión, la sensación de aislamiento y la preocupación por la autoimagen, así como inadecuación y ansiedad respecto a lo que los demás piensen de ellos. Al respecto, Cramer comentó que:

A medida que disponemos de más evidencia de que existen riesgos potenciales derivados del consumo frecuente de redes sociales, y a medida que le asignamos mayor valor al estatus de la salud mental en la sociedad, es importante que tengamos parámetros y revisiones convenientes para que las redes sociales no sean un ‘salvaje Oeste’ para la salud mental y bienestar de los jóvenes.

El estudio también reconoce que Instagram y otras redes sociales pueden tener un impacto positivo en la salud mental de los jóvenes. Por ejemplo, 7 de cada 10 adolescentes de entre los voluntarios han recibido apoyo emocional de otros usuarios.

También se desprendieron tres recomendaciones para los desarrolladores, con el fin de prevenir este costo negativo en la salud mental de los usuarios de redes sociales:

  • Mostrar una ventana emergente cuando el usuario pase mucho tiempo en redes sociales
  • Que las compañías vigilen las publicaciones de jóvenes para identificar posibles problemas de salud mental
  • Que las compañías de redes sociales etiqueten o resalten las imágenes que han sido manipuladas digitalmente

¿Crees que sea una buena idea que las redes nos adviertan cuando estamos a punto de ver una selfie con demasiados filtros, al igual que ya nos avisan cuando estamos a punto de ver contenido marcado como sensible?

Cuéntanos qué piensas, y cuáles han sido los efectos de las redes sociales en tu salud emocional.