El lenguaje de la piel: ¿qué pasa cuando tomas de la mano a tu pareja?

Un leve contacto con el ser amado puede desencadenar un cúmulo de reacciones impensables.

Por experiencia, todos sabemos lo gratificante que es el contacto con otra piel. Tocar al otro, por medio de besos, abrazos, caricias o, simplemente, tomándolo de la mano. La sola acción produce oxcitocina: una hormona neurotransmisora que está relacionada con sentimientos de confianza, altruismo y amor.

tomar-mano-pareja-ondas-cerebrales-sincronizadas-oxcitocina

A esta noble consecuencia –del roce entre dos personas que se aman– hay que sumar otra recientemente descubierta: la sincronización de las ondas cerebrales.

Un estudio de la Universidad de Colorado, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, monitoreó las ondas cerebrales de 22 parejas, cuya edad oscilaba entre los 23 y los 33 años y que tenían por lo menos 1 año juntas. Esto es lo que pasó:

 

La oda eléctrica cerebral tras el roce del ser amado

Los investigadores descubrieron que, al estar reunidas, las parejas sincronizaban levemente sus ondas cerebrales. Pero si se tomaban de las manos, las ondas se sincronizaban todavía más. Esto es algo trascendente, debido a que las ondas cerebrales (que se clasifican por el alfabeto griego y se han clasificado en cinco tipos) tienen mucho que ver con nuestros estados cognitivos. Estas ondas, que son los impulsos eléctricos del cerebro que mueven a las neuronas y neurotransmisores son, de hecho, las que hacen viajar a la oxcitocina desde el cerebro hasta el sistema nervioso. Así que podríamos decir que tocar la piel del ser amado produce toda una oda eléctrica en el cerebro, que además se sincroniza.

Pero eso no es todo: en algunos casos, se aplicó a la mujer un dolor moderado durante el estudio; cuando su pareja la tomaba de la mano, no sólo se sincronizaban sus ondas cerebrales, sino que se reducía el dolor de ella. Así, y según esta investigación, tan sólo un leve contacto puede desvanecer el dolor, y también las fronteras entre un ser y el otro.

tomar-mano-pareja-ondas-cerebrales-sincronizadas-oxcitocina

Esto abre la posibilidad de reexaminar y repensar el papel, incluso, de la comunicación humana. Como señala Pavel Goldstein, el autor del estudio:

Hemos desarrollado cientos de maneras de comunicarnos en el mundo moderno, pero ahora tenemos menos interacciones físicas.

Sin duda es algo que habrá que remediar, no sólo con nuestras parejas sino con todos nuestros seres queridos, a quienes podemos abrazar, besar y hasta masajear. Porque la mejor forma de comunicar el amor es mediante el lenguaje de la piel. 



Una pequeña variación en este número podría revolucionar la física (y la realidad) como la conocemos

Una constante con la que los científicos se han topado a lo largo de la historia podría demostrar que la naturaleza también evoluciona a través del tiempo.

Para las ciencias exactas, las constantes representan valores confiables para entender el mundo a nuestro alrededor. La velocidad de la luz, la aceleración con la que la gravedad terrestre atrae los cuerpos en caída libre y muchos otros aspectos de la naturaleza se consideran invariables a través del tiempo.

¿Pero cómo podemos estar seguros de que la naturaleza no cambia? O dicho de otra manera, ¿cómo sabemos que una constante no evoluciona a través del tiempo?

Una de las constantes más misteriosas de la ciencia aparece en los cálculos astronómicos, en el funcionamiento de la química e incluso en la manera en que los átomos se forman. Es un número con el que científicos de diversas disciplinas se topan una y otra vez a lo largo de la historia: 1/137. Descrito por el radical físico Richard Feynman como “uno de los misterios malditos más grandes de la física: un número mágico que aparece sin que podamos entenderlo”, este número aparece en áreas como la relatividad, el electromagnetismo y la mecánica cuántica.

La Constante de Estructura Fina del Universo, también conocida como constante de Sommerfeld, es una constante que caracteriza la interacción electromagnética entre las partículas elementales cargadas. La importancia de esta constante, representada por la letra griega “alpha” (α), es que dependiendo de su valor es posible descartar o no la existencia de una estructura interna del electrón. Se compone de tres constantes: la velocidad de la luz, la carga electromagnética de un electrón y la constante de Planck. 

Por ejemplo, durante mucho tiempo se creyó que los neutrones, protones y electrones eran las partículas elementales de la materia. Pero tiempo después se descubrió que los protones y neutrones aún pueden descomponerse en elementos más pequeños, llamados quarks.

Actualmente los científicos creen que los electrones sí son partículas elementales y en esa suposición se basa el Modelo Estándar de la física de partículas elementales, la física mediante la que nos explicamos la mayor parte de los fenómenos macroscópicos a nuestro alrededor. Pero si la constante alpha presentara variaciones, significaría que la física tal y como la conocemos podría dar un giro inesperado.

El pasado 13 de abril, se realizó la medición más precisa de esta constante por científicos de la Universidad de Berkeley, California. Por primera vez se utilizaron pulsos láser en lugar de cálculos indirectos para llevarla a cabo. Los resultados confirmaron que partículas hipotéticas que habían sido nombradas como “fotones oscuros” en realidad no existen.

Si la medición hubiera revelado la existencia de los fotones oscuros, el electrón hubiera dejado de considerarse una partícula elemental, revolucionando por completo la física. Debido a la importancia de esta constante, los científicos no han dejado de realizar pruebas para encontrar variantes en su comportamiento.

Este mismo año entró en operaciones ESPRESSO (por sus siglas en inglés Echelle Spectrograph for Rocky Exoplanet and Stable Spectroscopic Observations), un instrumento instalado en el Observatorio Astronómico de Paranal con la capacidad de medir velocidades radiales con una precisión de 10 cm/s.

ESPRESSO también es capaz de medir variaciones en escalas de giga años (una unidad de tiempo equivalente a mil millones de años) de algunas constantes físicas, como la Constante de Estructura fina del Universo o la relación de masas entre el protón y el electrón.

Los encargados del programa esperan que para 2019, ESPRESSO revele información inesperada que podría revolucionar toda nuestra concepción del universo.

Imagen principal: Richard Feynman en acción



¿Qué pasaría si cada día masajeas los dedos de tus manos?

Estimular estos puntos del cuerpo puede aliviar numerosas dolencias, como dolor de espalda y de cuello, estreñimiento, gastritis, dolores menstruales, asma, cefalea, etcétera.

La medicina alternativa es una vía para curar malestares sin necesidad de llenar al cuerpo de fármacos que pueden generar consecuencias realmente negativas. Entre ellas se encuentra la reflexología –o terapia zonal–, la cual es una práctica que estimula ciertos puntos en los pies, manos, nariz u orejas –llamadas zonas de reflejo– para tener un impacto positivo en diversas regiones del cuerpo. 

Estimular estos puntos del cuerpo puede aliviar numerosas dolencias, como dolor de espalda y de cuello, estreñimiento, gastritis, dolores menstruales, asma, cefalea, etcétera.  Te compartimos los efectos que tiene estar acariciando ciertas zonas de las manos: 

 

http://rolloid.net/
http://rolloid.net/

reflexología 2

Y ahora te compartimos algunas técnicas para aplicar un poco de esta terapia alternativa: