Diferentes tipos de sal se han popularizado. Hasta hace no mucho, sólo había que escoger entre la sal yodada y la sal de mar. Hoy, en los almacenes gourmet hay una enorme variedad y a unos precios nunca sospechados. Colores, texturas, combinaciones y costos… Parece increíble: la sal está de moda. Queremos hablarte de nueve sales diferentes.

Entre la sal de mesa y la sal de mar no había más por qué desvivirse. Ahora que se ha extendido el paladar y que se conoce más sobre las enfermedades que puede causar cierto tipo de sal procesada, tal vez quieras saber más de este mineral.

tipos de sal beneficios salud-2

1. La sal de mar. La mayoría de las personas tiene familiaridad con este tipo de sal, también llamada sal de roca. Se saca del mar mediante procesos de evaporación. Es mucho menos refinada y contiene yodo en mucho menor cantidad que la sal de mesa. Aunque solía ser una opción mucho más sana debido a la contaminación del mar, especialmente microplásticos, ahora es mejor moderar su consumo.

2. La sal del Himalaya. Este tipo de sal rosa se extrae de las altas montañas y su color se debe a las cantidades de hierro que contiene; además de que es rica en minerales (contiene 84 tipos que requiere el cuerpo humano), es benéfica para contrarrestar calambres musculares y nivelar el pH de las células.

3. Sal gris. También llamada sal del mar Céltico, ayuda a restablecer los electrolitos, tiene propiedades alcalinas y previene molestias musculares. Sin embargo, es una sal muy cara para el consumo diario. Se saca en Bretaña y su proceso de extracción es más laborioso.

4. Flor de sal. También se extrae de las costas francesas, como la sal gris. Originalmente se usaba para la pesca. Es la más costosa ya que, de 40kg de sal gris, sólo se puede obtener 1.5kg de la “flor” de las sales. Se suele usar en alimentos ya preparados por su textura suave y su sabor delicado, pero tiene las mismas propiedades que la sal gris.

tipos de sal beneficios salud enfermedades

5. Sal negra. Originaria de Hawái, tiene sedimentos de lava, es una sal no refinada y de origen volcánico. Su color se debe al carbón activado que contiene, mineral que es muy bueno para la digestión y para remover impurezas en la piel, además de que su color hace de los platillos algo más exótico y atractivo. Existe una sal negra de India, con más elementos azufrosos y por ello, con más propiedades benéficas. Los precios de las sales negras se encuentran entre los más altos del mercado.

6. Sal roja. Otra sal hawaina. Viene de un barro rojizo llamado Alaea, es rica en hierro y tiene una gran concentración de minerales. Esta sal puede aportar grandes beneficios a la salud.

7. Sal azul de Persia. Esta sal se extrae un lago ancestral de Irán. Su color viene de el tiempo milenario que lleva comprimida en este lugar. Es estéticamente muy apreciada por su color, y una de las sales más raras y más cotizadas.

8. Sal ahumada. Las sales ahumadas no tienen mayores beneficios para la salud que las otras sales; son sales que pasan por el calor de unas camas de carbón, lo que les da un sabor particular y un color humo. Agregan algo al paladar, pero no necesariamente son un plus para la salud.

9. La sal de mesa. Se consigue elevando la temperatura a 648.8°C (1200°F), lo que destruye sus componentes benéficos. Se fortifica con yodo, pero también se le añade cloro y aditivos para retrasar la absorción de humedad y que sea fácil espolvorearla. Los especialistas consideran que este tipo de sal es la causante de muchos padecimientos relacionados con el sodio.

 

La elección saludable sin duda es evitar la sal yodada y no gastar una fortuna en este condimento, aunque, si tienes la oportunidad de agregar una experiencia culinaria, prueba este mineral extraído de otras latitudes.