Sonidos binaurales: la razón por la que realmente modifican la conciencia

Ponte unos audífonos y escucha las frecuencias generadas por tu propio cerebro.

Sin explicación científica de por medio, los sonidos binaurales podrían ser buenos para cultivar el bienestar por la sencilla razón de constituir un ritual. Muchas personas han experimentado beneficios por el hecho de colocarse unos audífonos y escuchar estos sonidos para realizar alguna actividad (o para dejar de realizarla y relajarse). Pero para que esto funcione, la clave –como con cualquier otro ritual– se encuentra en la frecuencia con la que expones tus oídos a estos sonidos.  

sonidos binaurales mente cerebro

Detrás de los sonidos binaurales se esconde un complejo proceso neuronal que reacciona a la electricidad que éstos producen. Todo el cerebro es estimulado por las frecuencias y la sincronía de estos sonidos y responde a ello, ya sea con reflejos o mediante un alto nivel cognitivo. La original propuesta de Synctuition (un sitio creado para tener la mejor experiencia binaural) maneja la teoría de que estos sonidos binaurales estimulan la intuición, pues ésta funciona con capacidades “computacionales” generadas por un tipo específico de actividad cerebral. Así, aunque la intuición parezca sólo funcionar en automático, es en realidad parte del complejo proceso eléctrico que ocurre en el cerebro.

 

Pero, ¿cómo funcionan los sonidos binaurales?

sonidos binaurales

Se trata de tonos o frecuencias específicas, diferenciadas por magnitudes pequeñas en cada oído. Por ejemplo, en un oído la frecuencia puede ser de 300Hz y en otro de 310Hz, lo que hace al cerebro producir un sonido tridimensional, o ilusorio, de 10Hz. Esto, nuestro cerebro lo crea a partir del estímulo y de intentar “sincronizarse” con las frecuencias a las que es expuesto. También porque el cerebro produce sus propias ondas, que tienen mayor impacto en nuestras vidas de lo que podríamos creer…

 

El poder de la electricidad y las frecuencias: sueños lúcidos y conciencia de monje

sonidos-binaurales-efectos-beneficios-estimular-conciencia-mente

Nuestras casi 100 billones de neuronas son electricidad pura: células interconectadas que transmiten información y generan los impulsos eléctricos nerviosos. Lo que estés haciendo hace variar estas ondas eléctricas, lo cual significa que puedes estimular el cerebro más o menos a voluntad. Esto dependerá de la percepción que quieras generar en un momento dado y el estado de conciencia al que quieras llegar (pues las neuronas, movidas por estas ondas, también mandan sustancias a diversas partes del cerebro que cambian nuestro estado de animo).

De hecho, diversos estudios han utilizado precisamente las ondas cerebrales (que son cinco, y se categorizan mediante el alfabeto griego) para comprobar las bondades de los sonidos binaurales y su impacto en el cerebro. Las frecuencias de 4 a 7Hz, como puede verse mediante electroencefalogramas, generan ondas del tipo theta en el cerebro, asociadas al sueño lúcido y a estados de meditación profunda, como a los que llegan los monjes. Mientras que otras, por ejemplo las gamma, de 32 a 100Hz, se asocian con estados de alta cognición.

Realmente dependemos muchísimo de lo que pase alrededor de nuestro cuerpo. Por eso, los sonidos binaurales tienen un efecto innegable; que éste es realmente benéfico podemos comprobarlo empíricamente, aunque también existen cientos de investigaciones en las que se han comprobado muchos de estos beneficios, entre los que se encuentran la estimulación de la memoria e incluso, el alivio del dolor crónico.

A continuación, un álbum producido por Robert Rich a partir de las frecuencias binaurales: 

Como sea, te recomendamos no dejar de comprobar sus virtudes. Pronto haremos una guía para que tu experiencia con los sonidos binaurales sea la mejor y más completa; no dejes de seguir a Ecoosfera.

 

* Ilustración principal: Uri Shapira



23 de los mejores discos en la historia de la música ambient (Playlist)

Esta lista incluye algunos de los más finos, trascendentales o propositivos álbumes en la historia de la música ambient.

Sin duda, el imaginario musical no sería el mismo sin la marca del ambient. Si en la historia de la humanidad la música ha sido un infaltable acompañante, el ambient tendría que considerarse una de las compañías más gentiles que como especie hemos encontrado

Sus antecedentes directos son bastante eclécticos, con propuestas musicales de Japón (Isao Tomita o Tangerine Dream), el dub temprano de Jamaica y exploradores sonoros como Terry Riley; incluso, hay quien advierte una influencia determinante en su gestación en las composiciones del francés Erik Satie y su Musique d’ameublement. En todo caso fue a finales de los los años 70, en el Reino Unido, cuando el ambient se consolidó como tal de la mano de Brian Eno y su legendario álbum Music for Airports (1978).

A partir de entonces el ambient fue cultivando un jardín repleto de brillantes incursiones, cuidado y nutrido por exponentes de todo el mundo. Y precisamente un compilado de estos sensibles jardineros, y de sus obras más lúcidas, es lo que tratamos de reunir a continuación.

mejores-discos-ambient-historia

Así que si estás listo para escuchar desfilar a gente como Pauline Oliveros, Terry Riley y el propio Brian Eno –con varias aportaciones–, seguidos por esa camada que continuaría su linaje con sonidos de The Orb, The KLF, Biosphere y Aphex Twin, y algunos destellos adicionales, ya de años más recientes (por ejemplo, The Caretaker y Boards of Canada), entonces: bienvenido.

Antes de pasar a la delicatessen sonora queremos aclarar que, como cualquier listado del tipo, este es un ejercicio en esencia falible, que conlleva una inevitable dosis de subjetividad; pero también es uno razonado y, sobre todo, hecho sólo con la intención de compartir algo de la música más generosa que nos ha acompañado a lo largo de nuestras existencias…

 

23. Tim Hecker – Harmony in Ultraviolet (2006)

 

22. Robert Rich – Echo of Small Things (2005)

 

21. Boards of Canada – Tomorrow’s Harvest (2013)

 

20. Global Communication – 76:14 (1994)

 

19. The Caretaker – A Stairway to the Stars (2002)

 

18. Tetsu Inoue – Ambiant Otaku (1994)

 

17. La Monte Young & Marian Zazeela – The Tamburas Of Pandit Pran Nath (An Homage) (1982)

 

16. Pete Namlook – Air (1993)

 

15. Casino Versus Japan – Hitori + Kaiso / Disc 2 (2013)

 

14. Midori Takada – Through The Looking Glass (1982) 

 

13. Pauline Oliveros ‎- Accordion & Voice (1982)

 

12. Elizabeth Fraser, Harold Budd, Robin Guthrie y Simon Raymonde – The Moon and the Melodies (1986)

 

11. Marconi Union – A Lost Connection (2010)

 

10. The Orb – Adventures Beyond The Ultraworld (1991)

 

9. Biosphere – Substrata (1997)

 

8. Stars of the Lid – The Tired Sounds of Stars of the Lid (2001)

 

7. William Basinski – The Disintegration Loops I-IV (2002)

 

6. The KLF – Chill Out (1991)

 

5. Fripp & Eno – Evening Star (1975)

 

4. Terry Riley – A Rainbow in Curved Air (1975)

 

3. Aphex Twin – Selected Ambient Works Volume II (1994)

 

2. Bill Laswell – Axiom Ambient / Lost In The Translation (1994)

 

1. Brian Eno – Ambient 1: Music for Airports (1978)

 

Y aquí un playlist de la misma lista (con algunas pocas excepciones):



“Suicide by Sun”, el nuevo álbum de Casino Versus Japan (música para reverberar en paz)

Este álbum celebra los 20 años de trayectoria de Casino Versus Japan, uno de los actores más lúcidos y genuinos de la música electrónica del siglo XXI.

Música para visitar un acuario en sueños. Así de etéreo es el intento de describir una de las propuestas más esquivas de la electrónica del siglo XXI. ¿IDM narcótico, shoegaze ambiental, electrónica inmersiva? La respuesta se hace completamente irrelevante cuando comienza a sonar Casino Versus Japan y entonces, de pronto, ya estás preguntándote cosas mucho más importantes; por ejemplo: ¿a qué suena la luz líquida? 

Hace 20 años germinó una de las carreras más lucidas y discretas de la música electrónica. En 1998 estrenó su disco homónimo, Casino Versus Japan; a partir de entonces, y siempre desde la periferia, Erik Kowalski se dedicó a nutrir el imaginario musical con delicados dulces.

Suicide by Sun es la celebración de una trayectoria de 2 décadas. Y es difícil imaginar una ceremonia distinta a esta: 73 minutos de atmósferas reverberantes que embalsaman el espacio y cada uno de los cuerpos presentes. “Esta es música pensante, paciente y personal”; así se autodefine este álbum. 

casino-versus-japan-musica-electronica

Como gran disco que es, Suicide by Sun está hecho para disfrutarse como un solo cuerpo, de principio a fin. Pero si prefieres comenzar por unas cuantas bocanadas selectas, los siguientes tracks pueden introducirte deliciosamente a la experiencia: en “Death To The Fictitious Light Cycle” encontrarás caricias evanescentes al más puro estilo de Casino Versus Japan; en “Lazy Girl Loop”, los acordes de guitarra cultivan una reconfortante intimidad; por su lado, “Not Dreaming” evoca el arte de sonorizar sueños lúcidos. Son tres finas piezas.

Algo importante es reconocer en este álbum una inmejorable invitación a recorrer las obras anteriores de este virtuoso solitario de Wisconsin. En este sentido, no dejes de repasar Whole Numbers Play the Basics (2002) y Hitori + Kaiso (1998–2001), dos álbumes perfectos para acompañar la vida y sus irrefrenables transiciones.  

 

 

Javier Barros del Villar
Autor: Javier Barros del Villar
Editor digital. Toma té y vive parte del tiempo en las montañas.