Close

Por qué la soledad es buena para ti (y cómo diferenciarla del aislamiento)

478SHARES
Buscar recovecos de soledad es actualmente un imperativo para potenciar la creatividad y vivir mejor. Aquí algunos hacks para ser un buen ermitaño

Cuando pensamos en la soledad, inmediatamente aparecen cientos de prejuicios, miedos y hasta tabúes. Y por supuesto, también emerge una asociación en automático con el aislamiento: tendemos a pensar que estar solos es aislarnos del mundo, y que corremos el riesgo de volvernos antisociales o antipáticos.

Pero la soledad no tiene nada que ver con ello, y es tiempo de que lo comprendamos para sacarle provecho a esos momentos que pasamos con nosotros mismos (e incluso, para buscar aún más momentos de soledad si es necesario).

 

Por qué la soledad y el aislamiento son dos dimensiones alternas

Grosso modo, el aislamiento es una forma de soledad involuntaria, a veces coercitiva (como en las prisiones), o producto de formas de trabajo que exigen estar en lugares aislados. Al ser involuntario y prolongarse (en ocasiones de manera indefinida), el aislamiento extremo puede provocar alucinaciones e inestabilidad mental.

Por otra parte, varios estudios han demostrado que la soledad voluntaria puede potenciar la creatividad y estimular las habilidades de liderazgo. De hecho, la etimología de la palabra soledad indica que quien sabe estar solo posee una cualidad; la cual, por cierto, no todos sabemos ejercer pero, como sabiamente aconseja el cineasta Tarkovsky, debemos aprender a hacerlo. He aquí el por qué.

 

Creatividad ermitaña

Es difícil pensar en grandes artistas que no hayan pasado horas y horas encerrados en sus cuartos, solos con sus libros, lienzos o instrumentos de todo tipo. Y es que la creatividad necesita ese pequeño territorio personal, en dónde poder desplegar los pensamientos que normalmente están distraídos en la interacción con otros.

 

En muchas investigaciones se ha comprobado que la creatividad se potencia mediante la soledad. Y más aún: que, paralelamente, esto nos vuelve más felices. Mientras más selectivos somos con las amistades a las que les dedicamos tiempo, mayor es el tiempo que podemos dedicar a nuestros proyectos. Y si los hacemos en espacios introspectivos, podemos desencadenar torrentes insospechados de creatividad ocultos en las distracciones cotidianas. Además, esto ofrece momentos de relajación necesarios para todo proceso creativo.

 

Liderazgo introspectivo

Un estudio del 2011 mostró que existen empleos para los cuales los jefes introspectivos son mejores que los más extrovertidos. Esto porque, a la par de potenciar su creatividad, un jefe introspectivo tenderá más a la reflexión y será más atento a las opiniones de aquellos a quienes dirige. Esto le ayudará a concentrarse y a ser más eficiente.

Se trata de un peculiar hallazgo, pues normalmente un jefe se concibe como alguien que debe ser extrovertido. Esto ha conducido incluso a pequeños movimientos, como el denominado Quiet Revolution de la escritora Susan Cai, que propone espacios de trabajo más tranquilos y amistosos para sacar provecho de las cualidades de los líderes introvertidos.

 

Hacks breves para ser un buen ermitaño

soledad-benefica-creatividad-como-estar-solo

Ya sea que queramos potenciar nuestra creatividad o probar nuevas formas de liderazgo, podemos probar con encontrar tiempos de soledad (si no los tenemos), o hacer mejores los que ya tenemos. Acondiciona tu espacio y ten a la mano todo aquello que necesites, si lo que quieres es ponerte creativo. O también, si lo que buscas es tener pequeñas sesiones de autoconocimiento, mediante contemplación y meditación.

Quizá te funcione, antes que nada, reflexionar en torno a cómo administras tu tiempo y cuántas cosas sueles hacer con otras personas. Piensa por qué ves a los demás: ¿Qué te gusta hacer con ellos? ¿Qué necesitas hacer con ellos? Y, especialmente, ¿qué puedes hacer sin ellos?

Pero sobre todo, no olvides respetar tus tiempos de soledad una vez que los tengas. Aléjate de redes sociales y enciérrate: sin distracciones, sin presencias ajenas: solo tú y tu soledad. Ya habrá otros momentos donde compartir con los demás.

 

*Fotografía principal: Laura Makabresku 

Ver Más
Close