Estar en silencio (entrar al cerebro)

El ruido es un contaminante que se está propagando, y en el futuro habrá que pagar para experimentar silencio.

“El silencio es un recurso, y podría etiquetarse y distribuirse como el agua limpia o los hongos salvajes”, dijo la consultora Future Brand en el Country Brand Report, y agregó: “en el futuro, la gente va a tener que estar preparada para pagar por experimentar silencio”.

A raíz de que Finlandia ha organizado un consejo de especialistas y emprendedores para convertirse en un destino turístico de vanguardia, se han suscitado importantes descubrimientos en torno al silencio.

En el 2010, durante una mañana fría, 100 expertos en marketing se reunieron en el restaurante Sea Horse en Helsinki. La meta de la junta era encontrar cómo volver a este país un destino interesante para el turismo. Durante la conversación, descubrieron que Finlandia es el país más silencioso. Decidieron convertir esta característica en un atractivo.

No es una ocurrencia sacada de debajo de la manga que los finlandeses hayan hecho del silencio un eslogan, al grado de que diversos productos han capitalizado esta idea, como una marca de relojes que usa esta frase: “Handmade in finnish silence” (“Hecho a mano en el silencio de Finlandia”).

Se trata de una controversial campaña de marketing de algo que no puedes pesar, grabar, exportar; no lo puedes almacenar, comer o lanzar. El silencio finlandés levantó preguntas sobre los efectos tangibles de este recurso.

silencio-beneficios-cerebro-contaminacion-auditiva-photo-Sanja Marusic
Foto: Sanja Marusic

Un lapso de silencio puede calmarnos, sintonizar nuestra conexión interior y hacernos escuchar nuestros pensamientos más recónditos.

Como puedes imaginar, sus descubrimientos empezaron en el ruido. Actualmente existen cabinas de silencio, costosos audífonos aislantes, tapones de oído, porque el ruido se ha vuelto uno de los peores y más persistentes contaminantes de la vida urbana.

silencio-beneficios-cerebro-contaminacion-auditiva
Fotografía: Sanja Marusic

Desde el siglo XX, los epidemiólogos han descubierto que los decibeles de ruido elevan la presión sanguínea, especialmente en personas que viven cerca de autopistas o aeropuertos; el ruido puede alterar el horario de sueño, provocar tinnitus y afecciones cardíacas.

Diversos estudios en psicología explican cómo algo “invisible” tiene un pronunciado efecto físico. Las ondas de sonido reverberan en los huesos del oído y se transmite por la cóclea; la cóclea convierte esto en vibraciones eléctricas que son recibidas por el cerebro; el cuerpo reacciona a esto de forma inmediata, incluso durante un período de sueño profundo.

Los neurólogos, por su parte, analizan cómo las señales eléctricas que llegan por el oído van directo a la amígdala y racimos de neuronas localizados en el lóbulo temporal del cerebro, asociado a la memoria y percepción de emociones. Esto libera hormonas de estrés, como el cortisol; por eso, la gente que vive en medio del ruido presenta niveles elevados de hormonas de estrés.

La Organización Mundial de la Salud detectó que en Europa alrededor de 340 millones de personas gastan cuantiosas sumas debido a padecimientos por el ruido, y que más o menos 3 mil enfermos del corazón se encuentran así debido al incremento de ruido.

A fin de cuentas, tal vez el silencio es tangible y tan frágil, delicado y valioso como la porcelana y el cristal. Porque el silencio se puede romper con el más leve de los ruidos. Es cada vez más algo raro porque cuando lo experimentas, tú y tu entorno cambian.

Entrar al silencio es entrar a tu cerebro, a tu mente, algo que se puede medir de forma científica y experimentar como algo poético.

 

*Fotografía principal: Sanja Marusic



De la biodiversidad depende lo que comes (y de lo que comes depende la biodiversidad)

Una dialéctica de la naturaleza para comprender por qué defender la biodiversidad es urgente.

Todo esta interconectado: la vida se sustenta en los intercambios que día a día se realizan entre las 1,4 millones de especies vegetales y animales que poblamos la Tierra. Ya sea entre peces y aves, entre aves e insectos o entre insectos y flores… todos tenemos una relación de dependencia mutua, porque la naturaleza es un gran organismo vivo. Y eso es la biodiversidad.

De este delicado equilibrio depende una de las cuestiones clave de la vida:
la alimentación.

Mucho hemos oído de la “cadena trófica”, o “cadena alimenticia”, y normalmente la concebimos como un proceso que sucede en un ecosistema dado. No obstante, si pensamos a la naturaleza como un gran todo holístico, también podemos pensar que el planeta entero tiene su propia gran cadena trófica. Ésta cadena vendría siendo la biodiversidad total de planeta, de la cual depende también nuestra alimentación. Así que también depende de ello nuestra cultura, pues mucho de ella se sustenta en la variedad alimenticia.

La biodiversidad es clave para la agricultura y la producción de alimentos.
Por tanto, también lo es de nuestra cultura.

Si de la biodiversidad depende nuestra alimentación eso quiere decir que de nuestra alimentación también depende la biodiversidad. Sería muy arrogante pensar que nosotros estamos fuera de esta gran cadena trófica que une a todas las especies. No hay mejor ejemplo de ello que los cultivos de arroz. Porque los arrozales, según ha podido comprobar la FAO, son un microcosmos de vida. Ahí se han encontrado 700 especies de insectos y otros organismos.

Así que no somos sólo un mal para el planeta, siempre y cuando la agricultura como práctica no se entrometa con los ciclos de la naturaleza –algo que, lamentablemente, ocurre cada vez con más frecuencia–. Pero en la dialéctica que supone la biodiversidad, nosotros también somos necesarios. Si queremos conservar esta cadena trófica funcionando y seguir nutriéndonos como es necesario, defender la biodiversidad es un imperativo.

¿Qué está poniendo en riesgo a la biodiversidad?

El alto consumo de carne

Según la WWF, los cultivos para alimentar al ganado dañan el ecosistema. Esto ha ocasionado la extinción de más de 30 especies en el mundo. Es por ello que comer menos carne verdaderamente salva especies y ecosistemas. Por tanto, es una forma de proteger la biodiversidad y asegurar nuestra alimentación, que no debe basarse en la proteína animal.

La modificación genética

La tecnología genética pretende adueñarse de la naturaleza, e incluso de sus bases más profundas. Y por si eso no fuese suficiente motivo de indignación, hay que agregar que, a dicho crimen, se suma el hecho de que los transgénicos son una sentencia de muerte para cientos de cultivos. Entre ellos las 64 razas de maíz que hay en México, ya que el maíz modificado es capaz de matar y sustituir a las especies nativas para siempre.

Por eso es muy importante evadir a toda costa los transgénicos. Comprar orgánico es la mejor forma de hacerlo, y de paso le estaremos haciendo un bien a nuestro organismo.

El uso desmedido de pesticidas químicos

La ONU ha sido tajante: los pesticidas son catastróficos para el ambiente, para la salud humana y la sociedad. Éstos sólo han provocado colapsos en miles de cultivos alrededor del mundo, ya que matan indiscriminadamente a toda la población de insectos en los cultivos: incluso aquellos que son necesarios para la salud de las plantas y la tierra. Además, contaminan a los ecosistemas más allá de las granjas, desestabilizándolos por completo.

La poca variación en lo que comemos

Según la FAO, sólo 14 especies de mamíferos y aves componen el 90 por ciento del suministro de alimentos de origen animal que consumen las personas. Y apenas cuatro especies –el trigo, el maíz, el arroz y las patatas– proporcionan la mitad de la energía que obtenemos de las plantas. Estas prácticas, al no promover la diversidad genética, pueden provocar colapsos ambientales a mediano plazo, algunos de los cuales ya se han dejado sentir.

Por eso es importante variar lo más posible nuestra propia dieta y, sobre todo, incluir insectos en ella. Entre otras cosas, los insectos son el alimento del futuro por ser de gran ayuda para conservar la biodiversidad.

Un planeta biodiverso es un planeta donde todos los seres vivos podemos alimentarnos dignamente.

*Imágenes: 1) BiodiversidadLA; 2) Madras Courier; 3) Neil Palmer



¿Por qué necesitamos, hoy más que nunca, del silencio?

Jamás una época había sido tan ruidosa como la nuestra. Debemos encontrar silencio pero, ¿a costa de qué? ¿y cómo?

Un espacio en silencio puede ser visto hoy como una utopía. O por lo menos (y aunque muchos añoremos un momento de silenciosa quietud), es tan difícil conseguir un lugar libre de ruido en estos tiempos que pareciera una suerte de lujo.

¿Pero qué tanto nuestra búsqueda de silencio podría convertirse en algo nocivo? Tomando en cuenta que hoy se rompen récords de intensidad de sonido –el más reciente es el de los gritos de la afición durante un partido– y que hasta antes de los aviones ningún sonido producido por la humanidad superaba los 130 decibeles, quizá nuestra búsqueda de silencio tenga sentido. Y más porque se ha comprobado que el silencio ayuda a nuestra creatividad e incluso a regenerar conexiones neuronales.

No obstante, vale la pena pensar qué tanto el ruido podría convertirse en una especie de fobia. Y su cura –el silencio– en una costosa medicina, vendida en forma de cabinas aislantes, audífonos, tapones, apps y todo tipo de tecnología creada por una creciente “industria del silencio”. Incluso podría ocurrir que el silencio se volviera un recurso político para ganarse electores: seguro habría quien votaría por quien ofreciera hacer del silencio un derecho humano. El punto es que todo esto raya en lo paradójico: a veces buscamos librarnos del ruido con… más ruido; por ejemplo, cuando escuchamos música. Entonces…

 

¿El problema es el ruido exterior… o el interior?

por que necesitamos silencio-cerebro beneficios-salud

Lo que es incuestionable es que las cacofonías de la actualidad parecieran no dejarnos muchas opciones más que intentar huir de ellas a toda costa. El ruido de nuestros ecosistemas urbanos y su portentosa intensidad se entromete de forma tan directa con nuestros pensamientos más íntimos que nos impide casi por completo entrar en contacto con nosotros mismos (ello reprime a nuestra “orquesta interna”, como definiera Fernando Pessoa a los pensamientos).

Visto así, no extraña que tantos hombres de genio expresaran desagrado por las consecuencias del ruido en sus cerebros. Arthur Schopenhauer escribió que:

El ruido es una tortura para los intelectuales, y la más impertinente de las perturbaciones.

por que necesitamos silencio-cerebro beneficios-salud

Esto es real. Y más aún: llega al grado de ser nocivo para nuestro organismo. Según la OMS, el ruido es la segunda amenaza ambiental para la salud. Esto se apareja, además, con una curiosa casualidad lingüística: la palabra inglesa para ruido, noise, viene del latín naussea.

Pero quizá el problema no sea sólo el incesante ruido (o nausea) del exterior. Bien decía el sabio indio, Rabindranath Tagore, lo siguiente:

El hombre se adentra en la multitud por ahogar el clamor de su propio silencio.

 

por que necesitamos silencio-cerebro beneficios-salud-daniel buttner-5

Y quizá tenía razón. ¿Qué tanto no son nuestros hábitos los que nos impiden conseguir el anhelado silencio? O más aún: nuestra búsqueda de perfección en la vida, ¿no nos hace demasiado esquizofrénicos en lo que concierne al ruido?

Esto es serio, pues hemos llegado a puntos de excesiva intolerancia al ruido. ¿Quién no ha padecido al no encontrar un hogar porque “no se admiten niños ni mascotas”? Nuestra búsqueda de silencio podría aislarnos no sólo del ruido, sino de otros, y volvernos intolerantes a ellos.

 

¿Cómo encontrar silencio en su justa medida?

por que necesitamos silencio-cerebro beneficios-salud-ruido

Ante esto, quizá deberíamos buscar soluciones intermedias y hacer un esfuerzo por encontrar el silencio de maneras originales. No tenemos que ir a Finlandia para ello; salir a la naturaleza parece la solución más adecuada para reencontrarnos con esa poesía que es el silencio. Y no importa en qué país vivamos, siempre habrá ecosistemas naturales a donde retirarnos por unos días.

Lo cierto es que incluso sin contar con un silencio exterior total podemos acceder a la quietud de nuestro propio espíritu, a través de prácticas como la meditación. Porque contrario a lo que se cree, la meditación no necesariamente se tiene que hacer en un lugar aislado; su práctica en realidad debe llevarnos a estados de concentración superiores que nos permitan desconectarnos de todo lo que acontece. 

Valdría la pena aprender a convivir con el ruido y pensar en el silencio como una meta a alcanzar, a través de nuestros propios medios y de nuestra disciplina.

 

* Fotografías: Daniel Büttner