La sexta extinción: deforestación pone en riesgo a 3 mil 200 millones de personas

Frenar el consumo podría salvar la tierra y a muchas especies, incluidos nosotros.

Una tierra agotada: 75% de las áreas para cultivo ya no son fértiles. De acuerdo con el reporte escrito por 100 expertos de 45 países reunidos en la Intergovernmental Science-Policy Platform on Biodiversity and Ecosystem Services (IPBES), la biodiversidad del planeta se degrada.

La humanidad erosiona su hábitat

El tema es universal, urgente, y compete a especialistas y a la humanidad entera. Hace tiempo que otras formas de mercado, agricultura, trabajo y economía se tendrían que haber ideado; ahora, la erosión y el cambio climático redujeron entre un 10 y un 50% las posibilidades de cultivos viables.

Tal vez al planeta azul le ha llegado también una suerte de “obsolescencia programada”. Los recursos naturales se están extinguiendo, al igual que los animales y plantas, y algunos de ellos poblaron la tierra mucho antes que los homínidos con civilizaciones imparables.

La Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES) es un organismo independiente y acaba de difundir el reporte que ha causado consternación. El presidente de IPBES, Robert Watson, dijo:

Hemos transformado grandes cantidades de nuestros bosques, hemos transformado grandes cantidades de nuestras praderas, hemos perdido 87% de los humedales (…) realmente hemos cambiado la superficie de nuestra Tierra en los últimos cientos de años.

¿A dónde irán los desplazados?

La extinción de la tierra, al menos como se conocía, está más cerca de lo esperado. Esto hará que la migración escale en varios continentes. Según los científicos, para el año 2050 las migraciones serán masivas. Este reporte, más que una advertencia, es un llamado a tomar nuevas medidas de forma inmediata.

La calidad de la tierra para la siembra, del agua para regarla y de los alimentos cosechados es cada vez menor. La degradación de los suelos está comprobándose, y esto no es algo de un futuro apocalíptico; se trata de una realidad en una partida donde no quedan muchas cartas con qué jugar.

Se piensa que entre 50 y 70 millones de personas serán desplazadas debido al impacto negativo en una superficie que cubre hasta el 75% de los suelos.

La sexta extinción después de los dinosaurios

El codirector de este informe, Robert Scholes, afirmó que estamos al borde de “la sexta extinción masiva, a causa de las actividades humanas”.

Los niveles de deterioro son críticos porque con suelos infértiles, también la vegetación se erosiona.

Las regiones más afectadas se encuentran en Centroamérica, Sudamérica, África subsahariana y Asia, zonas en las que –según el doctor Luca Montanarella– hasta hoy se tenía el suelo más apropiado para la agricultura.

El panorama es que la tierra pasará de ser “el planeta azul” a una esfera desértica. Dentro de 30 años el 40% de la población va a vivir en zonas áridas, semiáridas o secas.

La evaluación da cuenta de los procesos degenerativos de la vida en el planeta. Por ello es crucial, en este momento, que los países se concentren en aumentar el rendimiento de la tierra y no en seguir aumentado la extensión de las plantaciones.

Biodoversidad, sustentabilidad e interdependencia

Este reporte fue el resultado del evento anual más importante a este respecto. Este año dicho encuentro ocurrió en Medellín, Colombia. Y la recomendación es sencilla: sustentabilidad.

Para producir 1kg de carne de res se necesitan 25kg de materia vegetal, explica el profesor Mark Rounsevell, que dirigió el documento de IPBES sobre Europa y Asia Central. Como medidas para contrarrestar este impacto, se subrayó la importancia de mantener los humedales y hacer cambios en la dieta.

Es innegable la tristeza que provoca este panorama. Requerimos biodiversidad para sobrevivir de forma interdependiente: la naturaleza no es algo accesorio.



De cómo un barco de guerra abandonado se convirtió en un bosque flotante

Destinado a oxidarse y hundirse como tantos barcos antes que él, el SS Ayrfield cobró vida súbitamente creciendo un bosque en su interior.

En la bahía australiana de Homebush Bay, destinada a ser un cementerio para los barcos fuera de servicio, el SS Ayrfield se convirtió en un auténtico bosque flotante. Los evidentes signos de oxidación del barco solamente sirven como contraste para hacer más imponente la verde vegetación que desborda su cubierta.

bosque-flotante-steve-dorman
Imagen: Steve Dorman

La nave de 1,140 toneladas de acero sólido y más de 100 años de edad se ha llenado de árboles de manglar, brindando un espectáculo inesperado e irrepetible para los turistas.

El carbonero flotó por primera vez entre 1911 y 1912 en Sidney, antes de cambiar de giro y servir para llevar provisiones a los soldados estadunidenses en la región del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial.

Imagen: Andy Brill

Otros barcos también flotan en Homebush Bay, pero extrañamente ninguno de sus cuerpos metálicos se ha llenado de vegetación de esta manera tan extraordinaria, la cual evoca una suerte de renacimiento de una máquina de guerra devenido manglar de hierro.

ss-ayrfield-shipwreck-google-earth
Imagen: Google Earth
bosque-flotante-louis-evangelique!
Imagen: Louis Evangelique

 

*Imagen principal: Reddit



Muchos animales y plantas están totalmente desconcertados por el cambio climático (y no están logrando adaptarse)

El cambio climático está modificando la cotidianidad de muchas especies a tal grado que ya existe un nombre para el fenómeno.

La resiliencia es inherente a la naturaleza. Se trata de la capacidad que tiene la naturaleza y sus habitantes para adaptarse a los cambios que ocurren, ya sea en la tierra, en los mares, e incluso en los genes.

No obstante, la resiliencia no es infalible.

cambio-climatico-animales-efectos-desfase-fenologico
Miranda Brandon

Así lo demuestra el hecho de que muchas especies no están logrando adaptarse a las radicales modificaciones que el cambio climático está provocando en los hábitats.

Las cuatro estaciones del año se han vuelto caóticas: ya no pueden definirse claramente, como hace algunos años. La prueba está en que 2010, 2017 y 2018 han sido años especialmente calurosos, y en que paulatinamente se ha extendido la temporada de lluvias.

Esto ha enloquecido a cientos de especies: las aves no saben cuándo migrar, los insectos no saben cuándo polinizar, y anfibios como las ranas están reproduciéndose antes de tiempo, debido a los inviernos más cálidos. Incluso podría decirse que los bosques ya no saben cuándo reverdecer.

Ya hay un nombre para este fenómeno: desfase fenológico.

cambio-climatico-animales-efectos-desfase-fenologico

Esta situación, que los científicos han llamado desfase fenológico, es una afectación inédita a las formas de vida. Ni siquiera la resiliencia inherente al mundo natural está logrando adaptarse a los vertiginosos cambios, resultado de nuestros nocivos modelos productivos y de consumo. Es así que la sincronía necesaria para que todo el mundo esté en equilibrio se encuentra, por primera vez, plenamente amenazada.

Es incierto lo que el desfase fenológico puede ocasionar en los ecosistemas, y qué tanto las perturbaciones más pequeñas podrían llegar a ocasionar enormes e irreversibles daños. Quizá… ¿una especie de efecto mariposa generalizado?

La pregunta sería: ¿qué pasa cuando una especie llega tarde a su cita con la naturaleza?

Un ejemplo está en el caso de la orquídea araña.

Esta flor se reproduce a partir de una treta llamada “seudocopulación”, que consiste en engañar a las abejas macho con una feromona para hacerlas creer que son una pareja sexual. De esta manera, las abejas polinizan a las orquídeas justo cuando lo necesitan. Pero esto tiene que suceder cuando las abejas macho despiertan de su hibernación, y antes de que lo hagan las abejas hembra.

cambio-climatico-animales-efectos-desfase-fenologico

No obstante, la primavera está llegando antes, lo que hace que las abejas hembra se despierten antes de que las orquídeas puedan hacer su jugarreta. Así, el affaire entre orquídeas y abejas es impedido por la vigilante abeja hembra, lo que, según un estudio de 2014, está mermando la reproducción de las orquídeas.

Lo peor es que el cambio climático no es lo único que está modificando los hábitos de diversas especies. Las actividades productivas en ciertas zonas –que a veces están incluso prohibidas, como las áreas naturales que invaden grandes empresas– está ocasionando que muchos animales se vuelvan nocturnos, entre ellos los coyotes, las nutrias, los jabalíes y los tigres. Esto ocasiona desequilibrios que pueden resultar mortíferos para algunas especies.

Si algo demuestra el “desfase fenológico” y la modificación en el reloj biológico que hemos ocasionado en muchas especies es que no sabemos compartir el mundo. Y esto nos puede llevar, a todos, a la extinción.