Qué tan apasionado eres del fútbol en la escala de ‘Tuya, mía… te la apuesto’ (TEST)

‘Tuya, Mía… Te la apuesto’ es una película para entender hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar cuando se nos sube la pasión.

Se dice que la intensidad generada cuando ves jugar a tu equipo de fútbol puede llegarse a desbordar a niveles insólitos. Hay quienes sudan en exceso, lloran, o sus pupilas se dilatan. Estas reacciones tienen que ver con la cantidad de dopamina que está liberando tu cerebro viendo a tu equipo de fútbol jugársela por la cancha, por ti y por todos sus aficionados. 

Sin duda los mexicanos somos muy intensos cuando se trata de defender lo nuestro, y en el caso del fútbol, los límites son una abstracción inconcebible. 

Tuya, mía… te la apuesto es una película para entender precisamente hasta dónde estás dispuesto a llegar cuando se te sube la pasión futbolera. Con ironía, fanatismo y altas cargas de humor negro, el filme nos relata la historia de Mariano Cárdenas, un aficionado que se juega la vida entera por la Selección Mexicana. Los resultados de esto son por demás inesperados, pues unas buenas dosis de confianza, fe y constancia construyen el destino de este aficionado, quien se considera el talismán de su equipo.

tuya-mia-te-la-apuesto-pelicula-futbol-mexico

La carga de pasión y adrenalina catártica es tanta en la vida del protagonista que decidimos utilizarlo como referencia para traerte esta dinámica encuesta y averiguar si tú, al igual que Mariano, estarías dispuesto a todo por tu equipo de fútbol.

¿Listo?

 

 

Si tu resultado fue que, en efecto, eres un aficionado en potencia, te aseguramos que Tuya, mía… te la apuesto es una película para ti, es decir, para los que se la juegan por lo que creen y la felicidad, más allá de buscarla, la llevan dentro. 

Y ahora que sabes qué tanto estás dispuesto a construir o destruir por el fútbol…:

 



Prometo no enamorarme: cine para los que se enamoran al instante

Esta película te hará pensar (y escuchar) el amor de otra manera.

El amor es la motivación que nos lleva a conocer la belleza; pero no sólo la belleza visual, sino también la sonora. El amor es contemplar el paisaje sonoro cotidiano presente en los martilleos de un zapatero, en la licuadora que suena desde la cocina, o incluso en los ronquidos del otro al dormir a su lado. Pero ese afecto, ávido de belleza, puede incluso llevar a romper una promesa, como sucede en la película Prometo no enamorarme del director mexicano Alejandro Sugich.

Esta película nos hace abrir los ojos –pero sobre todo los oídos– a una peculiar forma de expresar el amor. En Prometo no enamorarme, el lenguaje principal del amor está en las ondas sonoras y todo lo que éstas producen en nosotros. Son lo que reúne alrededor de una fuente en la Ciudad de México a dos perfectos desconocidos, amantes de la música al punto de que ésta trastoca sus vidas de peculiares maneras. Ella, Julieta, es una chica española que toca el chelo; él, Iván, es un DJ mexicano coleccionista de sonidos.

prometo no enamorarme pelicula helena cines

Julieta tiene una relación con un músico de fama mundial que, paradójicamente, no sabe escuchar. Iván, en cambio, tiene una carrera en ascenso. Pero decide quedarse a ayudarle a aquella española desconocida a salir de esa desafinación en la que se encuentra. Y aunque entre broma y broma él le promete a Julieta no enamorarse, eso sucede irremediablemente en menos de 24 horas.

Prometo no enamorarme no es una película cliché. Es, en realidad, un retrato perfecto para entender la profundidad del amor platónico y a las personas que, como Iván, idealizan lo que ven –o lo que escuchan– y saben percibir con los sentidos la esencia de lo realmente bello. La originalidad de Prometo no enamorarme reside, entre otras cosas, en el tratamiento sonoro que se le da a este amor platónico trascendente.

Contrario a lo que se piensa, el amor platónico no es el enamoramiento de lo inalcanzable –por ejemplo, de quien nos ha rechazado– sino el enamoramiento de la esencia. Ésta es también inalcanzable, o podría decirse intocable, pero nos permite ponernos en movimiento y sintonía con el otro. Iván lo sabe, y eso le permite en Prometo no enamorarme experimentar el amor como una afirmación, más allá de lo que el futuro depare. Es por eso que rompe su promesa; pero a cambio de ello, logra pegar el corazón despedazado de Julieta.

Curiosamente quizá sea Luis, el amigo de Iván adicto al jarabe para la tos, quien entiende esto de la más simple pero precisa manera:

Si nunca compras un boleto, nunca vas a ganar la lotería.

prometo no enamorarme pelicula helena cines

Y resulta que Luis tenía razón, pero quizá no como se lo imaginaba. Porque el amor no es necesariamente poseer al otro, ni la vida es grabar todo lo que escuchamos para poder repetirlo cuantas veces queramos. La vida es, en realidad, algo que hay que grabar un poco menos y vivir un poco más.

Esas son las preciosas lecciones de esta película mexicana, producida por Fábrica de Cine y Palomino Films, que se estrenará en las salas Cinépolis este 8 de junio. Una buena oportunidad para escuchar el paisaje sonoro del amor platónico más sincero.



¿Puede un aficionado de futbol convertirse en el talismán de su equipo?

Tal vez haya aficionados que cambian el rumbo de un partido con su simple presencia para hacer que su equipo gane.

Sin duda el futbol está rodeado, y literalmente, de magia. No nos referimos solo a la pasión casi mística que despierta este deporte, hablamos de cosas extrañas que ocurren cuando se encuentran cancha, balón, jugadores y afición (desde cábalas, rituales y hechizos, hasta improbables jettaturas y sucesos inexplicables). Pero ¿puede un aficionado cambiar el rumbo de un partido con su simple presencia? ¿puede alguien convertirse en el talismán de su equipo?

Una nueva película mexicana pone el tema sobre la mesa: la posibilidad de que un aficionado, como cualquier otro, tenga el don de configurar las voluntades a favor de su adorada escuadra y así garantizar que esta triunfe –y de paso jugarse todo en la vida apostando a la victoria–.

Talismanes insólitos en el futbol

Una cabra

talisman-futbol-equipo

El equipo alemán Colonia, de la Bundesliga, tiene una cabra como amuleto. Llevan ya 8 generaciones de cabras cumpliendo este papel, y aparecen incluso en el escudo del equipo. Cada vez que juegan de locales, la cabra es religiosamente transportada al estadio, y su popularidad como ícono del equipo solo es comparable a la de Lukas Podolski, el gran delantero que surgió de la cantera del equipo.

Una manta

talismán-futbol-soccer-suerte

Una gigantesca manta que advierte “hasta el final, vamos Real” es un objeto que el Real Madrid procura tener en el estadio siempre que juega una final. Esto por que notaron que cuando está desplegada en partidos importantes jamás pierden –por ejemplo las finales de Champions contra Atlético de Madrid (2014 y 2016), contra Juventus (2017) y la final de la Copa del Rey contra el Barsa (2014).   

El sueño de todo aficionado

tuya-mia-apuesto-pelicula-futbol-resena

Qué más podría pedir un aficionado que convertirse en el talismán de su equipo, y que su sola presencia influyera en el destino para asegurar siempre la victoria. Pero ahora imagina que siempre que tu asistes al partido de tu equipo, ganan. Y cuando te ausentas, en cambio, la pasan mal. Ahora, supón que tienes ya asegurado tu entrada al siguiente juego, y que se te presenta la oportunidad de jugártelo todo en una apuesta… ¿le entrarías?

“Cuando Mariano Cárdenas ve a la selección mexicana, los chavos no pierden”

Mariano Cárdenas, quien cada vez que veía jugar a la selección de México esta ganaba, se encuentra exactamente en esa situación: la posibilidad de jugarse todos los ahorros de su vida, apostando por México en un juego decisivo contra Estados Unidos, y teniendo ya su boleto asegurado. El problema es que la vida tiene sorpresas y los talismanes pueden perderse.

Tuya, mía, te la apuesto es una comedia negra que se propone prepararnos mentalmente de cara al Mundial de Rusia 2018.