Los rituales cotidianos que exige la vida moderna son cientos. Tan sólo salir de casa implica que antes nos duchemos y untemos o rociemos distintos productos  de belleza en el cuerpo, ya sea para afeitarnos, peinarnos, maquillarnos, o tan sólo para desprender un aroma estimulante.

productos-belleza-quimicos-toxicos-nocivos-test

Se trata de prácticas en realidad milenarias. Pero en la posmodernidad, donde todo parece girar en torno a la belleza, la perfección y la eterna juventud, los rituales se han exacerbado, y ahora forman parte de una importante industria de “productos de belleza”. En la elaboración de estos productos la química comenzó a jugar un papel crucial desde hace varias décadas, al grado de que los químicos han ido suplantando a todo ingrediente natural.

Ya te imaginarás que esto tiene implicaciones. Pero quizás no te imagines cuántas.

 

Haz este test para averiguarlo

 

Por supuesto, son sólo estadísticas. Pero, si te haces una prueba de orina con la intención de revelar la cantidad de estos y otros químicos en tu cuerpo, verás que no es sólo un juego. Muchos de estos químicos están presentes en otros productos, por ejemplo, en toda comida enlatada o envasada en plástico, materiales que contienen, por ejemplo, bisfenol, un químico que entre otras cosas puede alterar las hormonas negativamente.

Todos estos químicos puedes evitarlos teniendo cuidado con los productos de belleza que utilizas (que, sin duda, los hay orgánicos), así como cuidando lo que comes y bebes.

Esta es una cuestión de tal prioridad que en Estados Unidos existe un instituto, llamado Silent Spring Institute (en honor de la mujer que inauguró la llamada a la acción ambiental, Rachel Carson), que se dedica a brindar estudios a los habitantes de dicho país. También investigan los riesgos de los químicos que se usan en la industria, que debido a los lobbys empresariales y a la inmunidad que los gobiernos les dan, siguen utilizando químicos tóxicos como su principal ingrediente.

Pero a fin de cuentas, somos nosotros quienes decidimos cómo queremos vernos y a qué costo, así como también tenemos un abanico de opciones en lo que se refiere a alimentos y bebidas. Así que la próxima vez que te vayas a poner cualquier tipo de loción piénsalo dos veces, pues los productos de belleza convencionales esconden químicos realmente nocivos para ti.

 

 

*Referencia: Nicholas Kristof para ‘The New York Times’