¿Eres un ser introvertido? Tal vez estés aportando más al mundo de lo que crees

Entre introvertidos y extrovertidos las diferencias son antagónicas: mientras los extrovertidos ganan energía rodeados de multitudes y estímulos, los introvertidos sacan lo mejor de sí en ambientes más silenciosos.

La personalidad, más allá de un distintivo de identidad, es un estilo innato de responder a los estímulos del mundo. En este sentido, no podemos dejar de pensar en los tipos psicológicos de Carl Jung, los introvertidos y extrovertidos, cuyas respuestas a la realidad son completamente antagónicas entre sí. 

Unos y otros aportan diferentes modos de relacionarse. Sin embargo, la velocidad a la que vivimos y la velocidad que ha alcanzado la información, aparentemente, exige extroversión (en las formas socialmente aceptadas de relacionarnos como individuos, para conseguir “éxito” y moldear el significado de éste o inclusive para conseguir una vida amorosa “satisfactoria”); aunque, en tiempos casi frenéticos, cuando se ha centrado la atención en la apariencia y los logros materiales, revalorar las prácticas pausadas de los introvertidos podría ser una guía para considerar nuevos hábitos para relacionarnos y, por qué no, resetear el paradigma.

personalidad-personas-introvertidos-beneficios tipos psicologicos Carl Jung
Remedios Varo, Rompiendo el círculo (1962)

Los introvertidos han sido durante mucho tiempo percibidos como seres egoístas, narcisistas, tímidos o hasta psicóticos. Pero esta percepción negativa ha comenzado a cambiar últimamente, en gran medida, gracias al creciente interés por prácticas que exigen la inmersión interna y la calma, por ejemplo la meditación, el yoga, el contacto con la naturaleza y todas aquellas prácticas que exigen silencio y paciencia. 

Un estudio publicado en Journal of Neuroscience advierte que las diferencias en los procesos afectivos y sociales pueden surgir a partir de la variabilidad en la corteza prefrontal medial de la persona; es decir, que las personas introvertidas y extrovertidas tienen características cerebrales muy distintas. 

A continuación compartimos algunos puntos para revalorar a los introvertidos y darnos cuenta de que, más allá de una simple personalidad, estos seres aportan más beneficios al mundo de lo que se podría pensar:

 

Ser silencioso o callado no quiere decir que no se tenga nada que decir

A veces es justo lo opuesto: los introvertidos pensativos tienen opiniones acerca de muchas cosas. El problema es cuando una persona de este tipo está con gente que no suelta el micrófono. Si eres parte de un equipo date el tiempo de indagar sobre lo que piensan los miembros más introspectivos, cédeles la palabra, permíteles el tiempo de expresarse. Tanto los extrovertidos como los introvertidos se llevarán una gran sorpresa luego de conocer lo que hay detrás de ese silencio. Por otro lado, esta cualidad, más allá de si es o no propia de los introvertidos, implica múltiples beneficios para quien la practica (en este link te compartimos el por qué); después de todo, a este mundo lo que más le hace falta es, sin duda, silencio. 

 

Ser introvertido no quiere decir que tienes algún problema de salud mental

Algunos países, como Norteamérica, tienen fuertes creencias o de plano francos prejuicios y pueden mostrarse imparciales respecto de la introversión. No obstante, la psicología actual apunta a todo lo contrario, pues mientras algunos extrovertidos se consideran “normales”, lo cierto es que a veces suelen confundir lo socialmente aceptado con la imprudencia, o la excentricidad con la incongruencia. Basta observar la personalidad de un introvertido para obtener un poco de sensatez y regresar los pies a la tierra. 

personalidad-personas-introvertidos-beneficios tipos psicologicos Carl Jung
Remedios Varo, Armonía (1956)

Los introvertidos pueden ser tan buenos líderes como los extrovertidos

Los introvertidos pueden tener una disposición más abierta para que las personas rijan sus ideas, y esto puede ser crucial para conseguir resultados cuando se trabaja de forma colectiva. Si a ello aumentamos que se trata de personas más susceptibles a razonar las ideas antes de llevarlas a cabo, estamos seguros de que nos encontramos en las manos de un buen líder. 

 

El cerebro de un introvertido es diferente al de un extrovertido

Los investigadores han descubierto que los introvertidos tienen más actividad eléctrica en el córtex cerebral, lo que puede explicar por qué tratan de reducir los estímulos externos. Esto, en otras palabras, podría traducirse como una mayor estimulación a partir del mundo interior, algo que filosofías como el zen han tratado de explicar: que, precisamente, en la introspección se encuentran las respuestas al mundo que nos rodea. 

Remedios Varo, Energía cósmica (1956)

Los introvertidos “estudian” mejor a las personas

Mientras los extrovertidos se sientan hasta adelante, los introvertidos ocupan una esquina desde donde puedan observar, analizar y aprender de las otras personas y, aunque no parezca, interesarse por los otros es una fortaleza de su carácter. Esta capacidad de análisis puede ser clave para, por ejemplo, comenzar a llevarnos mejor con los otros, aceptando con el matiz de la empatía que somos seres distintos uno del otro, y que en realidad no existe ni una sola persona (aun si es extrovertida) que congenie en su totalidad con el sistema socialmente aceptado: todos estamos locos, y todos tenemos nuestras varias percepciones de la verdad. 

 

En un mundo con 7 mil millones de habitantes, imagina cuántas formas de socializar pueden manifestarse, de acuerdo con cada individuo. Introvertidos y extrovertidos hacen un todo holístico; la sociedad se beneficia de tender puentes entre ellos, y no de segregar a unos o privilegiar a otros.

 

*Pintura principal: Remedios Varo, ‘Mujer saliendo del psicoanalista‘ (1960)



PETA quiere prohibir el lenguaje anti-animal y Twitter lo convierte en una fiesta

Mientras PETA pide acabar con el lenguaje discriminatorio anti-animal, Twitter nos mata de risa con #FrasesProhibidasPorPETA.

Con la controversia que la caracteriza, la organización PETA se pronunció hace unos días en Twitter contra el lenguaje anti-animal, que consideran una muestra rampante de especismo, o la discriminación hacia los animales desde una falsa superioridad de la especie humana.

PETA considera que varias frases de uso cotidiano pueden perpetuar patrones de odio hacia otras especies, como ocurre con las expresiones discriminatorias hacia otros grupos vulnerables, como la comunidad LGBT+.

En su lugar, propuso por ejemplo dejar de decir “matar dos pájaros de un tiro” y elegir “alimentar dos pájaros con un pastelillo”: 

La equivalencia de estas frases con la experiencia de comunidades humanas socialmente marginadas ha generado fuertes críticas en varios medios.

La comunidad mexicana en Twitter, por otra parte, está tomando el asunto con un poco más de humor en el hashtag #FrasesProhibidasPorPETA:

frases prohibidas por peta twitter

 

Desde frases que dirían nuestras abuelas hasta expresiones un poco más burdas, el Internet hace de las suyas y convierte la controversia en una fiesta.

 

Aquí unos cuántos más:



¿Quién eres y por qué? Estos son los tipos de personalidades según Carl Jung

El “arqueólogo del espíritu” tiene una respuesta que raya en lo cosmogónico (y te hará darte cuenta por qué eres parte del inconsciente colectivo).

La psicología, como disciplina científica oficial, ha fungido como un paralelismo al advenimiento de lo que es ser individuo. Carl Jung, el “arqueólogo del espíritu”, rompió hasta cierto punto con esa visión, sin dejar de lado que la psicología es, por definición, el conocimiento del alma (pshyké).

personalidades-tipos-psicologia-carl-jung-que-personalidad-te-define

El problema del individualismo es que entiende al ser humano como una sola esencia: quien es un individuo es un ser indivisible de sí mismo y que puede auto-realizarse sin otra mediación que su voluntad. O lo que es lo mismo: no necesita de los otros para desarrollar su alma. Desde este enfoque, la psicología puso más peso sobre el yo que el nosotros en el desarrollo de la personalidad.

No obstante, Carl Jung fue más allá de esa burda manera de comprender algo infinitamente más complejo y cósmico como lo es el ser humano, nutriendo a la psicología y a la psiquiatría con estudios de historia, teología, filosofía y estética.  A partir de eso elaboró su teoría de los tipos psicológicos, o “personalidades”, en las cuales se percibe también el peso de dos de sus postulados más radicales: los arquetipos y el inconsciente colectivo.

personalidades-tipos-psicologia-carl-jung-que-personalidad-te-define

Así, el individuo en Jung, y las diversas personalidades que lo caracterizan, son producto del ambiente: la exterioridad forma en gran medida nuestra alma. Pero no sólo lo que vivimos en el ahora, sino los símbolos (arquetipos) del pasado que siguen determinando nuestra personalidad, como lo puede ser nuestra casa de la infancia o algo más grandilocuente y universal, como lo mitológico o religioso.

Eso es el inconsciente colectivo, que para Jung era no sólo una herencia o un vestigio cualquiera, sino un pulso de vida que se hace presente en nuestra personalidad. Esto nos lleva a comprender por qué a su psicología se le acuñó el término de profunda, pues literalmente profundiza en lo que es el individuo y su alma como parte de un todo (un cosmos).

Intenta encontrarte a ti mismo en una de las personalidades propuestas por Jung

personalidades-tipos-psicologia-carl-jung-que-personalidad-te-define
(Ilustración: Juana Gómez)

Primero, Jung definió  4 actividades funcionales, divididas en lo racional y lo irracional:

  • Pensar y sentir (racionales)

  • Percibir e intuir (irracionales)

A estas podían corresponder 2 tipos generales, o formas de desenvolverse en el mundo:

  • Extrovertidas, que se distinguen por la dirección de su interés, del movimiento de su libido (energía) siempre hacia afuera.

  • Introvertidas, muy “funcionales”, que dirigen su libido al interior y que se realizan en la abstracción (de ahí proviene abstraído).

personalidades-tipos-psicologia-carl-jung-que-personalidad-te-define

A partir de ello Jung clasifica 8 personalidades, siempre ligadas a este esquema y que son, en parte innatas, y en parte determinadas por el exterior:

 

Reflexivo-extravertido: Se abstraen en un cierto egolatrismo que decanta en intolerancia hacia los demás.

Reflexivo-introvertido: Se abstrae aún más y ello los hace explotar emocionalmente. Son inadaptados pero pueden ser muy apreciados.

Sentimental-extravertido: Los estimula en exceso el ambiente, sobre todo sensorialmente. Son muy expresivos.

Sentimental-introvertido: Melancólicos y callados. Va por la vida sin darse a notar, y se le dificulta entablar relaciones personales o darse a entender.

Perceptivo-extravertido: También los estimula el ambiente, pero de manera más racional, por lo cual no siempre disfruta los estímulos a plenitud.

Perceptivo-introvertido: Es alguien menos melancólico, más racional, pero que no siempre comprende la forma en la que se mueve la realidad.

Intuitivo-extravertido: Optimista y pragmático. Aunque a veces tanto que es inconstante.

Intuitivo-introvertido: El optimismo y pragmatismo del intuitivo-extravertido pero dirigiendo toda su energía a lo subjetivo. Son soñadores por excelencia, enigmáticos para quienes les rodean.

*Referencias: Tipos Psicológicos Tomo 2