Nuestro cerebro es tan poderoso que puede darnos una de las sensaciones más potentes que podemos experimentar en la vida: un orgasmo. Y ello sin manos de por medio, ni forma de estimulación externa alguna. ¿Cómo?

La existencia de los orgasmos estimulados por el pensamiento quizá date de mucho tiempo atrás (no extrañaría que alguna cultura antigua los hubiese practicado­). Pero fue apenas en los años 90 del siglo XX que un grupo de investigadores de la Universidad Rutgers comprobó que eran posibles. En aquel entonces se reclutó a 10 mujeres que clamaban tener el poder de llegar al orgasmo vía sus pensamientos; los investigadores decidieron comprobarlo midiendo reacciones como el ritmo cardíaco, la presión arterial y el diámetro de la pupila al momento en el que las mujeres se estimulaban y llegaban al orgasmo.

Las reacciones resultaron ser iguales a las de los orgasmos convencionales. Y no sólo eso: no todas las mujeres recurrieron a pensamientos eróticos; una de ellas pensó en una cálida tarde de verano y una caminata junto al mar, mientras que otra se imaginó los chakras moviéndose por su espina dorsal.

 

¿Por qué el orgasmo puede inducirse mentalmente?

Si algo se ha podido comprobar en estos tiempos, vía la neurología, es lo intrincado de las relaciones entre el cerebro, las emociones y las sensaciones. Quizá no todo se dirima en ello: si no, William Burroughs no habría hecho su propia máquina para producir orgasmos, creyendo que existe una energía orgásmica en nosotros y la atmósfera (algo que no ha podido verificarse, pero tampoco se ha desmentido).

Lo que es indudable es que durante el orgasmo se involucran distintas áreas del cerebro: el hipocampo, la corteza cerebral y el cerebelo, coordinando las reacciones musculares durante esa exhalación de placer tan indescriptible.

Actualmente, los mismos científicos detrás del primer estudio siguen investigando sobre qué pensamientos estimulan las mismas zonas del cerebro que el orgasmo, pues por ahí podrían descifrarse las vías para llegar al orgasmo a través del pensamiento, e incluso hallar maneras de estimular aún más a las personas. Y quién sabe: quizá podamos tener un orgasmo leyendo, escuchando música o meditando.

Ésto último –meditar­– puede ser una práctica de gran ayuda, pues implica un conocimiento más profundo de nuestra mente, un mayor control de las emociones, e incluso está comprobado que ayuda a controlar los sistemas nerviosos central y autónomo, algo que quizá no pueda hacerse de ninguna otra forma. Sumado a ello, algunas posturas de yoga pueden ser muy buenas para mejorar la vida sexual, ya que flexibilizan la zona pélvica.

Así que, aunque sigue siendo un misterio cómo puede llegarse a un orgasmo sólo con la mente, es un hecho que es posible. Las investigaciones que se realicen al respecto pueden ayudar en un futuro a combatir problemas de disfunción sexual, y seguramente nos servirán para encontrar nuevas formas de conectarnos con nosotros mismos de maneras placenteras y saludables, como lo es teniendo un orgasmo.