¿Se trata de una burla al mercado de valores? ¿Estamos ante una prueba de la gran –y menospreciada– inteligencia animal? Seguramente habría algo de razón al responder afirmativamente. Pero en todo caso no deja de resultar sorprendente, y un tanto hilarante, que un mono ruso haya  jugado con mayor efectividad en el mercado de valores que el 94% de los fondos de inversión en su país. 

En un experimento llevado a cabo por una revista local de finanzas en el 2010, se le dio a Lusha 1 millón de rublos (aproximadamente 40 mil dólares de entonces) y el mono eligió ocho compañías de entre 30 opciones, todas representadas por cubos y que seleccionó ante la pregunta “¿Dónde te gustaría invertir tu dinero este año?”. El resultado, como lo describió Oleg Anisimov, editor de la revista, fue: “Ella eligió exitósamente y su portafolio creció casi tres veces. Lo hizo mejor que prácticamente todo el resto del mercado”.

El “experimento” se realizó como una crítica a las grandes comisiones que cobran los corredores de bolsa; por cierto, experimentos similares se llevaron a cabo en el 2012 y 2015, y los chimpancés volvieron a ganarle a algunas de las más prestigiadas firmas de inversión.

lusha-mono-chimpance-finanzas-mercado

Lo anterior, además de fundamentar la crítica y ridiculizar en general al mercado de valores, abre una buena, aunque meramente especulativa, interrogante: ¿es azar puro, suerte o intuición? En el caso de la tercera opción, podríamos jugar con la posibilidad de que la intuición pura –la que incide en varias conductas animales– puede ser una invaluable herramienta al momento de tomar decisiones, aun si esto desafía la lógica racional a la que nos hemos subordinado los seres humanos.

En todo caso, no podemos negar que es una cómica victoria de la naturaleza, y en Ecoosfera lo celebramos: monos 1 – 0 financieros.