Existen cientos de concepciones del mundo y, con ellas, miles de conceptos y prácticas que las acompañan. Estas diferencias son sobre todo palpables en Oriente, donde una sola palabra, como conciencia, puede tener significados radicalmente distintos.

Este leve contacto entre modernidad y tradición, que hemos podido presenciar en los últimos años, tiene todavía muchos caminos que transitar y resultados sorprendentes que arrojar. Sin duda estamos ante una de las mayores bondades de la globalización (contrario a sus muchos efectos nocivos), pues es gracias a que vivimos en un mundo globalizado que estas simbiosis inesperadas son posibles.

modernidad-tradicion-ciencia-tecnologia-budismo-monje-cine-indigenas

Aquí te presentamos algunos casos donde la tradición se encuentra con la ciencia y la tecnología, los cuales te harán reflexionar sobre cómo otro mundo es posible en tanto sepamos mezclar sabiamente los elementos que cada concepción del mundo nos regala.

 

Monjes meditando en el laboratorio

Al principio decíamos que la conciencia es una de las ideas que mayores inquietudes despierta tanto en Oriente como en Occidente. Los científicos contemporáneos han querido comprender la concepción de la conciencia en Oriente, no ya mediante las tesis de la filosofía occidental sino a través de las creencias y prácticas de algunas tradiciones orientales, como las de los monjes tibetanos.

Tenemos así el sorprendente caso de los monjes que meditan en el laboratorio, con el fin de que los investigadores de diversas universidades puedan registrar sus ondas cerebrales y saber qué cambios ocurren en el cerebro cuando se llega a ciertos estados espirituales. La primera prueba de éste tipo de investigación fue realizada en el 2002, en el Waisman Laboratory de Wisconsin.

modernidad-tradicion-ciencia-tecnologia-budismo-monje-cine-indigenas

Después, uno de los líderes contemporáneos del budismo, el Dalái Lama, fue quien incentivó esta peculiar simbiosis entre ciencia y budismo. El Dalái Lama ha insistido en la necesidad de que la ciencia occidental estudie neurológicamente la meditación, pues esto podría traer hallazgos útiles tanto para el budismo como para la ciencia. Por un lado, el budismo podría reactualizarse y llegar a más personas, mientras que la neurología podría encontrar nuevas formas de tratar problemas neuronales, o inclusive, de estimular la neurogénesis del cerebro.

Por eso, en el 2006 se creó una inédita alianza llamada Emory-Tibet Science Initiative, con el fin de trazar cada vez más puentes entre la ciencia y las tradiciones budistas, lo que podría traer grandes avances para la ciencia.

 

El monje que se convirtió en cineasta

Otro sorprendente ejemplo de encuentro entre tradición y modernidad se encuentra en la historia del monje que se convirtió en cineasta: Godfrey Reggio, quien durante 14 años se apegó a prácticas monacales de ayuno y oración de la tradición cristiana en Estados Unidos. Pero algo sorprendente le ocurrió tras ver un filme del cineasta Luis Buñuel: Reggio quedó tan impresionado que decidió abocarse a la creación cinematográfica, pues vio en el cine una técnica de transformación sin precedentes. Sus documentales fueron poderosos materiales de reflexión que aún hoy nos remueven. Éstos no están faltos de una sublime belleza, como su trabajo Anima Mundi, un poema visual a la naturaleza que nos recuerda, entre otras cosas, la importancia de la resiliencia.

 

Monjes conectados

El Champa Ling Monastery, casa de mil 200 monjes en el Tíbet, es un lugar lejano a donde ha llegado la tecnología: aproximadamente 700 de los miembros de este monasterio tienen tablets, computadoras o smartphones.

modernidad-tradicion-ciencia-tecnologia-budismo-monje-cine-indigenas

La rutina de estos monjes se divide en escuchar las enseñanzas de Buda, participar en debates analíticos con sus compañeros y leer los sutras. Pero la vida monástica no implica el aislamiento: por eso, un hábito que se ha hecho común entre estos monjes es leer las noticias en las redes sociales, interactuar con amigos y familia, e incluso promover la cultura budista por Internet.

En entrevista para el China Daily, uno de los miembros más jóvenes dio una acertada definición sobre el uso que le están dando a la tecnología:

Ser un monje no significa vivir aislado del mundo y sólo leer y rezar […] un monje también necesita educar y ayudar a los otros: esto quiere decir que tenemos que saber lo que ocurre y comunicarnos con la sociedad.

Esto nos hace pensar bajo una perspectiva distinta el uso de las tecnologías de comunicación. Éstas no tienen por qué ser nocivas o adictivas, pues aunque está comprobado que los celulares modifican la química de nuestro cerebro, los monjes tibetanos nos enseñan que la clave está en la disciplina y en el enfoque que le demos al uso de los celulares y el Internet.

En el plano de la fusión entre tradición y modernidad, aún hay mucho que esperar. Se trata de un movimiento del que somos testigos y del que también podemos ser parte.