Estudio define el máximo número de horas que deberías trabajar, y son menos de las que crees

Quizá va siendo hora de entender que debemos (y podemos) trabajar menos sin dejar de lado la productividad y la felicidad

El tiempo es lo más valioso que tenemos, y el trabajo que realizamos durante ese tiempo es lo que nos hace, por decirlo de alguna manera, humanos. Porque somos el único ser vivo que, de manera consciente, transforma su mundo mediante el “trabajo” que realiza.

Por ello, no es de extrañar que el trabajo sea tan importante en nuestra sociedad, ni que sea valuado principalmente conforme a las horas que le dedicamos. Pero, ¿tiene eso sentido actualmente?

Existen tantos tipos de trabajo que es imposible medirlos a todos con el mismo rasero: basta pensar en la energía que nos consume cada tipo de trabajo para encontrar que no es lo mismo una jornada de 8 horas en una oficina que en una construcción. Entonces, la productividad no tendría que depender del tiempo que pasamos en el trabajo, y menos ahora, cuando se está comprobando que las jornadas más cortas son las que mejoran la productividad en muchos trabajos. Esto es gracias a que los trabajadores mejoran considerablemente su salud, lo que los lleva a afinar sus capacidades laborales y tener un mejor desempeño.

Menos horas, mejores resultados

Muchos estudios, como uno realizado en Suiza, han comprobado que lo mejor es trabajar un máximo de 6 horas al día. Esto no es sólo mejor para la salud de los trabajadores, sino que potencia la productividad, en lugar de disminuirla.

En dicha investigación, se probó aplicar una jornada de 6 horas a las enfermeras de un hospital durante 18 meses. No sólo mejoró su salud durante ese lapso, sino que pudieron organizar un 85% más de actividades con sus pacientes, lo que constituyó un resultado inesperado que comprueba, sin lugar a dudas, que debemos (y podemos) trabajar menos horas.

Por su parte, un estudio realizado en Inglaterra comprobó que trabajar más de 55 horas es malo para la salud. El riesgo de sufrir un infarto se eleva un 33%, mientras que otra investigación reveló que quienes trabajan más tienen el doble de posibilidades de padecer depresión, debido a todas las condiciones que en el trabajo nos hacen tanto daño (por ejemplo, en los trabajos de oficina).

 

El robo de tu tiempo

Parece evidente que la fórmula de dividir las 24 horas del día en 8 horas para trabajar, 8 para el esparcimiento y 8 para dormir ya es obsoleta, porque (además de lo que dicen los estudios arriba citados) vivimos una realidad tecnológica que debería ayudar a emanciparnos. Por eso, las jornadas laborales que se extienden por más de 6 horas (incluso más allá de las 8 horas, como es lamentablemente normal) pueden verse como un robo de nuestro tiempo, pues además de que muchas veces no son pagadas de manera justa, están robandonos nuestros momentos de ocio y descanso. Esto es indudablemente tóxico para todos nosotros, y acarrea problemas físicos y mentales, llegando a afectar incluso nuestro desenvolvimiento social.

trabajo-horas-trabajar-menos-autoexplotacion

Se trata de algo que se puede atribuir a la avaricia sin limites que incentiva la competencia empresarial en el capitalismo, que hace a los empresarios generar extensivas jornadas para ser “competitivos”. Siendo así, y si hace años se luchó por la jornada de 8 horas, parece que hoy es un imperativo conquistar jornadas aún más cortas, que no harán a la economía colapsarse sino, al contrario, podrían revitalizarla.

Otra cosa que será necesario cambiar es el chip de que “a mayor tiempo de trabajo mayor éxito personal”, lo que ha llevado a muchas personas a una nociva autoexplotación, como ha analizado asertivamente el filósofo Byung-Chul Han. Debemos aprender a discernir entre el trabajo y el ocio y darle prioridad al segundo, lo que no sólo nos hará más productivos, sino también más plenos.



Los adolescentes más influyentes del 2018: ¿por qué están inspirando al mundo?

Estos muchachos están literalmente construyendo los nuevos paradigmas…

En nuestra cultura es poco común que se tome en cuenta a los más jóvenes. Quizá la evidencia más certera sobre este punto sea que en la mayoría de los países no se adquieran responsabilidades hasta los 18 años. Por eso, los jóvenes tenemos preocupaciones que los políticos no acaban de entender.

Muchos mitos se han tejido alrededor de los jóvenes, como que son irresponsables y no saben tomar decisiones, y que por eso necesitan de la supervisión adulta. No obstante, muchos adolescentes han demostrado una lucidez y una energía mucho mayor que los adultos. Y ni hablar de las lecciones de creatividad que nos otorgan, y que vienen a irradiar un poco de luz en muchas vidas que, a veces, se encuentran llenas de desencanto.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

Por fortuna existen canales desde los cuales se visibiliza a la juventud y sus logros. Un ejemplo de ello es la lista anual de la revista Time, Los jóvenes más influyentes del 2018, en la cual se reconoce la corta pero contundente carrera de jóvenes activistas, deportistas, científicos y artistas, cuya edad oscila entre los 13 y 19 años.

Lo que todos estos chicos tienen en común es que son agentes de cambio, y que son la promesa de nuestra evolución como sociedad. Para quienes sean pesimistas sobre el futuro, saber la fugaz pero contundente carrera de estos jóvenes podría renovar su optimismo. Y es un recordatorio de que es urgente volver a trabajar en colectividad, como muchos de ellos lo hacen, negándose a ser parte de las cifras de muchachos depresivos.

Aquí te mostramos a 8 de los jóvenes influyentes
que más nos inspiran
:

Marley Dias, 13

Mi objetivo es que los niños sepan que cambiar el mundo no debe ser algo que se sienta como imaginario, sino algo que tienes el poder de hacer ahora y siempre.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

Es fundadora del movimiento #1000BlackGirlBooks. Para ello, Dias se dedicó a recolectar mil libros con protagonistas negras, para después distribuirlos en las comunidades necesitadas. Desde 2015 ha regalado más de 11 mil libros en todo el mundo, para fomentar la cultura y el orgullo por la cultura negra.

Rishab Jain, 14

He llegado a ver cómo los médicos pueden hacer una diferencia inmediata en la vida de las personas.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

Estudiante de octavo grado en Oregon, Jain desarrolló una herramienta de software que, durante las simulaciones de operaciones, demostró ser de ayuda para los médicos. Este software ayuda a matar a las células cancerígenas en el páncreas, unas de las zonas más difíciles donde atajar la enfermedad. Jain ganó con su algoritmo el premio mayor en el Reto de Jóvenes Científicos Discovery Education.

Thandiwe Abdullah, 15

Quiero cambiar la percepción mundial de los jóvenes negros y empoderar a los jóvenes negros para reclamar su propio espacio y exigir que se satisfagan nuestras necesidades.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

Cofundadora de Black Lives Matter LA Youth Vanguard, Abdullah es una de las voces más potentes del movimiento. Ha ganado visibilidad dando discursos en marchas y actividades políticas, y ha escrito sobre las necesidades actuales de los movimientos contra el racismo y la violencia hacia las minorías.

Greta Thunberg, 15

En lugar de preocuparte por el futuro, debes intentar cambiarlo mientras puedas.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

Thunberg es estudiante en Suecia, un país que es modelo para muchos en el mundo. Pero la joven, ya que no puede votar, comenzó una huelga escolar de tres semanas, con el fin de instar al gobierno a actuar sobre el cambio climático, lo que no estaba haciendo con la urgencia que debería. Desde entonces, Thunberg ha inspirado cientos de huelgas escolares similares en todo el mundo, incluida una huelga escolar masiva en Australia. Fue nominada para un premio internacional por su activismo y recientemente se reunió con el Secretario General de los Estados Unidos en la cumbre climática COP24 en Polonia.

Billie Eilish, 16

No puedo imaginar una vida que no implique creatividad.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

Junto a su hermano, Billie Eilish grabó una canción que subieron a Soundcloud en 2016, titulada “Ocean Eyes”. La canción se hizo viral, y ahora la primera gira de Eilish ha agotado boletos. La creatividad de Eilish es innegable, y el hecho de que por sí misma haya creado todo un nuevo universo estético es tan estimulante como inspirador.

Ahed Tamimi, 17

No hice nada malo de lo que debería arrepentirme.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

El conflicto palestino tiene muchos más años que Ahed Tamimi, pero esta chica ha participado en las protestas contra la invasión israelí desde que tiene memoria, aunque en ellas les disparen con balas de goma y les lancen gases lacrimógenos. El 15 de diciembre de 2017, Tamimi abofeteó en la cara a un soldado, lo que le valió su encarcelamiento (cumplió 17 años en una prisión israelí). Ahora Tamimi es libre y es aclamada como líder de una nueva generación palestina, e insta a un nuevo enfoque para poner fin a la ocupación israelí de 51 años.

Jack Cable, 18

Hace diez años, la gente iría a la cárcel por cosas como esta … no hay manera de que obtuviera la misma respuesta.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

Jack Cable es un hacker. Pero no es de esos que utilizan su conocimiento para afectar a terceros, sino que es de esos programadores que utilizan su experiencia técnica para encontrar e informar sobre errores y vulnerabilidades. Hace tres años, el joven encontró una vulnerabilidad en un sitio de criptomoneda, lo que le permitía retirar dinero de las cuentas de las personas simplemente ingresando un número negativo. Desde entonces se abocó a ser un hacker contra estos errores que pueden costar millones de dólares, afectar a las democracias y hasta cobrar víctimas. En octubre pasado, Cable voló a Ucrania y ganó la Copa HackIT donde el cofundador de Apple, Steve Wozniak, le entregó un premio.

Amika George, 19

No podemos confiar en que nuestros “formuladores” de políticas tomen medidas en asuntos que nos parecen tan obvios. Si queremos ver un cambio, nos corresponde a nosotros crear ese cambio.

jovenes-mas-influyentes-2018-agentes-cambio-activistas

Amika George ha dirigido las protestas, de más de 2 mil personas, que exigen la distribución de productos menstruales para mujeres y niñas de escasos recursos. George visibilizó una cuestión que nunca se había puesto a discusión, y es la de la mercantilización de productos básicos de higiene para mujeres. Lanzó la campaña #FreePeriods, reuniendo en poco tiempo cerca de 200,000 firmas en su petición para ayudar a erradicar la pobreza del período. El movimiento finalmente obtuvo el apoyo de más de una docena de responsables políticos del Reino Unido, lo que impulsó al gobierno a asignar fondos al tema por primera vez.



10 razones por las que trabajar en una oficina está destruyendo tu cuerpo

Pasar horas frente a un escritorio, una computadora y un teclado mata al cuerpo más rápido de lo que pensaríamos. Aquí las razones.

Un trabajo de oficina está lleno de estrés, luz artificial, nichos de gérmenes y condiciones que estropean la salud. Además, la monotonía, la rutina, la enajenación y la falta de movimiento matan poco a poco el cuerpo y también el alma. Aquí te dejamos 10 ejemplos de ello.

1. Pasar horas sentado.

Pasar horas sentado puede provocarte dolores o desórdenes musculares, obesidad, diabetes, cáncer, enfermedades cardiacas e incluso puede conducirte a una muerte temprana.

sitting-at-your-desk-all-day

2. Pasar horas encorvado

Si de plano no puedes levantarte de vez en cuando, al menos trata de mantener una postura erecta, sino estarás contribuyendo a problemas como la artritis o bursitis.

-and-slouching-is-even-worse

3. Mala calidad del aire en el edificio

El aire dentro de un edificio puede ser hasta 100 veces más sucio que el de afuera, pues está lleno de gases y químicos. Incluso el aire acondicionado puede llenar de partículas tóxicas si no se le da un buen mantenimiento.

4. Trabajar por más de 10 horas al día

Investigadores europeos encontraron que las personas que trabajan más de 10 horas diarias tienen un 60% de mayor riesgo de contraer problemas cardiovasculares, entre ellos ataques cardiacos y angina

5. Pasar horas mirando fijamente una pantalla

Mirar interminablemente una pantalla puede dañar tu visión y causarte dolores de cabeza o migrañas.

endlessly-staring-at-a-computer-screen

6. Estar expuesto a mucha luz

Nuestro cuerpo reacciona a la sobre iluminación de la misma forma que a la oscuridad total, así que nuestros relojes internos se desordenan, y nuestros niveles de fatiga, estrés y presión cardiaca aumentan.

being-exposed-to-way-too-much-light

7. Estar realmente aburrido

Un estudio de la Universidad de Londres mostró que aquellos que se quejan de sentir mucho aburrimiento tienen más riesgo de morir jóvenes, y aquellos que viven con altos niveles de tedio tienen más probabilidades de morir de un ataque cardiaco. Por si fuera poco, te pone en mayor riesgo de sufrir un accidente en el trabajo.

being-really-really-bored

8. Teclados sucios

Los teclados son un nido de bacterias. Los microbiólogos han encontrado que pueden tener hasta 5 veces más bacterias que el baño.

dirty-keyboards

9. Nichos de gérmenes

Además del teclado, las perillas, grifos, manijas, los botones de elevador o de la impresora y las manos de los compañeros están llenos de bacterias.

10. Escribir demasiado en el teclado

Pasar mucho tiempo escribiendo en teclado puede causarte CTS (síndrome del túnel carpiano) que es un dolor agudo en las muñecas que puede subir hasta tu brazo. Si el CTS no se trata, puede causarte hasta daños permanentes en los nervios y en los músculos.

bad-air-quality-in-your-building

Después de leer todo esto uno se pregunta ¿realmente millones de personas se merecen semejante tortura? ¿Por qué vivimos atados a un sistema que nos obliga a pasar por horas de desgaste físico y mental? ¿Qué soluciones podemos encontrar para no perder tantos años de vida?

[businessinsider]