¿Qué es una luna azul y por qué deberías ver la de este 31 de marzo?

Este sábado 31 de marzo no te pierdas el espectáculo que el cosmos tiene para ti.

Evocar poesía en nombre de la Luna es algo que se ha hecho prácticamente desde que los hombres se han dedicado a mirar el cielo. La luna azul no ha sido la excepción. 

El nombre de este poderoso fenómeno cósmico no es más que poesía y significado. Una luna azul (por su nombre en inglés, blue moon) es una luna llena: la segunda ocurrida en un mismo mes del calendario gregoriano. Anteriormente se le llamaba también así a la tercera de cuatro lunas llenas ocurridas en una estación del año (de acuerdo con diversos estudios, ésta ocurre cada 2.5 años). Ambas perspectivas son correctas para definir si una luna llena es también azul. 

De esta última referencia surge un significado muy bello, el del color azul. Nadie podría pensar que el color azul, en su forma inglesa, blue, fue nombrado así por esta singular luna llena. Pero, de hecho, existe una versión que dice que así fue. La blue moon es en realidad un bonito juego de palabras que proviene del inglés antiguo, de la expresión belewe, que significa “traidor”. Este término quedó sintetizado en blwe, y debido a su pronunciación, en blue. De manera que esta luna fue señalada como una “luna traidora”, porque hacía que el ayuno de la cuaresma se prolongara. 

luna azul llena 2018 marzo significado Blue moon

Así pues, una blue moon o luna azul es una luna llena extra que ocurre debido a una peculiaridad del calendario. La próxima luna azul (una segunda luna llena que aparecerá únicamente en un mes) será este sábado 31 de marzo del 2018. La última de ellas fue la magnifica superluna de sangre azul, que a muchos dejó impactados el pasado 31 de enero. Después de esta luna azul, no volveremos a ver otra sino hasta la primavera del 2019. 

Según referencias de la NASA: “la mayoría de las lunas azules tienen un color gris pálido y blanco, indistinguibles de cualquier otra luna que hayas visto”. Pero esta cualidad no es incorruptible, pues la Luna ya se ha visto azulada una vez, en 1883, debido a la erupción del volcán Krakatoa, en Indonesia. En aquella ocasión el polvo en el aire actuó como un filtro, causando puestas de sol, y la Luna se volvió verde y azul en todo el mundo. Otros eventos, como los incendios forestales, también pueden causar que la luna se vea azul. 

La luna azul podrá ser una luna llena como cualquier otra, pero nadie puede negar que su impredecible aparición, siempre en un tiempo y espacio diferentes, es única.

Este próximo sábado dedícale unos momentos a esta emblemática luna azul, y disfruta de las bondades que comparte la naturaleza. 



Planes para disfrutar la última luna llena del año (la luna fría)

La luna fría iluminará el cielo el 22 de diciembre. Aquí hay algunas ideas para disfrutarla al máximo.

Diciembre es el mes de las transformaciones. El aire se enfría, el año concluye y las festividades están a la vuelta de la esquina. La sensación de que estamos ante el principio del fin imbuye nuestras conciencias, y la luna inunda el cielo con su máximo brillo.

La última luna llena del año ocurrirá el sábado 22 de diciembre a las 11:48pm en el horario de México, según el portal Time and Date. Su nombre, “luna fría”, es un vestigio milenario de los humanos que nos precedieron en el tiempo y que marcaban el cambio de estaciones volteando a mirar el cielo. 

Disfrutar de esta luna unos cuantos días antes de Navidad es una oportunidad imperdible. Aquí te ofrecemos algunos planes para admirarla en la noche más oscura del invierno.

 

Busca el cielo más oscuro

Si cuentas con un telescopio propio, es la ocasión ideal para admirar cada uno de sus cráteres. De no ser así, hay varios centros en la Ciudad de México que tienen observatorios abiertos al público, entre ellos el Centro Astronómico Clavius.

Otra gran opción es hacer de este evento una oportunidad de viaje y alejarse lo más posible de las luces de la ciudad.  

 

Toma la fotografía perfecta

¿Por qué no congelar en el tiempo esta visión única? Después de contemplar su brillo con el ojo desnudo, es buena idea eternizarla en una fotografía. Aunque los astros no suelen reflejarse bien en las pantallas de los celulares, capturar un retrato nítido y detallado de la luna es posible. Aquí encontrarás algunos hacks para lograrlo.

 

Medita

La luna nos recuerda que somos seres universales. No importa de dónde provengamos, atestiguar su rostro inabarcable trae a la mente la grandeza del cosmos y nuestro lugar en él. Es un momento ideal para reflexionar en la oscuridad y conectarse, a través de la mirada y la respiración, con esa conciencia interior que está unida a todo. Estar en contacto con la naturaleza tanto como sea posible mejora la salud y mantiene la alegría.

 

Comienza a planear

La luna en la noche más larga del año anuncia el solsticio de invierno, trayendo a la mente los ciclos vitales de crecimiento y cosecha. ¿Qué has conseguido hasta ahora? ¿Qué está por venir? A veces, los techos bajo los que transcurre nuestra acelerada vida pueden limitar nuestra visión. Disfrutar de esta luna puede, como en los tiempos antiguos, marcar el inicio de una etapa nueva en nuestras vidas.



¿La luna llena afecta tu comportamiento (criminal)?

A pesar de la falta de evidencia sobre la relación entre las fases lunares y el comportamiento, se estima que la mayor intensidad lumínica podría invitar a potenciales criminales a cometer más delitos en las calles.

La luna y sus fases han fascinado la imaginación desde tiempos inmemoriales. Las leyendas de hombres lobos y aquelarres a la luz de la luna han nutrido el imaginario colectivo, así como la cultura popular. ¿Pero existen bases científicas para afirmar que la luna llena tiene algún efecto (positivo o negativo) sobre el comportamiento humano?

El psicólogo y criminalista Wayne Patrick cree que no existe tal relación, al menos no por motivos “mágicos”. Los estudios en torno al “comportamiento lunático” no abundan, pero existen.

Por ejemplo, en un metaanálisis de 1985 se revisaron 37 estudios. Los autores no encontraron relación entre las fases de la luna y la conducta humana, aunque sí descubrieron un sesgo en la manera en que se aplicaron los análisis:

Las supuestas relaciones entre las fases de la luna y el comportamiento pueden rastrearse hacia análisis inapropiados (…) y a la tendencia a aceptar cualquier desviación del azar como evidencia de un efecto lunar.

 

¿Evidencia lunática?

En otro par de estudios recientes tampoco se encontraron relaciones significativas entre ambos fenómenos: en una investigación de 2009 se analizaron 23 mil casos de asalto agravado en Alemania, entre 1999 y 2005. Sin embargo, otro estudio de 2016 distinguió entre los crímenes cometidos a puerta cerrada y en la vía pública en 13 estados de Estados Unidos, y sus conclusiones sugieren una conclusión más lógica.

A pesar de que no se encontraron correlaciones entre las fases lunares y la incidencia delictiva (tanto dentro como fuera de las viviendas), los autores sugirieron que la mayor intensidad lumínica que se presenta durante la luna llena sí se relaciona con una escalada de actividad criminal en las calles.

La “hipótesis de la iluminación” sugiere que los criminales aprovechan la luz natural de las noches de luna llena para cometer atracos, puesto que la gente tiende a pasar más tiempo fuera de casa en noches iluminadas. Además, la luz de luna permite a los criminales una mejor visibilidad de sus víctimas y, también, evadir a la policía más fácilmente.

Los eventos lunares nos fascinan por su belleza, y porque tendemos a poner más atención a la luna en su fase de mayor esplendor. Esto tal vez tenga efectos subjetivos en algunas personas, o las coloque en un estado de ánimo específico; sin embargo, al menos con la evidencia a mano, es difícil argumentar que la luna (y más precisamente, la luz que refleja del sol durante algunos días al mes) tenga efectos directos sobre el comportamiento. No creas a ciegas las historias de hombres (¿o mujeres?) lobo.