Muy pronto, la élite mundial podrá pagar por mirar lluvias de estrellas

Una “niña cerebro” de la Universidad de Tokio ha logrado fabricar lluvias de estrellas en el cielo.

Al parecer, el hombre se cree capaz de controlar incluso los fenómenos que ocurren allá afuera, en el universo. Como si no fuesen suficiente los intentos por controlar el clima, ahora se pretende simular una maravilla estelar que a todos fascina: las lluvias de estrellas.

La industria privada espacial ofrecerá lluvias de estrellas para quien pueda pagar el precio por este glamur galáctico. Una compañía japonesa está a punto de lanzar un “menú” para sibaritas estelares.

Así es, un acontecimiento fugaz, pero a la vez de dimensiones astronómicas. Ciudades, empresas, parques de diversiones y personas con mucho dinero podrán comprar este sueño: poder ver el cielo nocturno y coreografía de constelaciones.

Sin duda, el acto de disfrutar y poseer con la mirada las estrellas debería ser exclusivo de algunos grupos de personas, pero no para quien pueda pagar por mirarlas, sino para quien las disfrute y con sencillez las aclame. Sin embargo, en Japón, sólo las grandes élites podrán pagar por mirar lluvias de estrellas, ya que financiarlo tendrá un costo muy elevado. Este proyecto preocupa a algunos astrónomos, ya que aún no se sabe el impacto que tiene lanzar un meteoro artificial para ver estrellas y cometas brillando en el firmamento.

Si todo sale como se espera, el cielo de Hiroshima va a iluminarse de destellos. Se piensa que el primer show aeroespacial tendrá lugar en el verano del 2019, y será una producción de Astro Live Experiences (ALE, por sus siglas en inglés).

Aunque no se ha publicado la cifra final de lo que va a costar diseñar algo así, Rosh Rodenbaugh, miembro de ALE, estima que no será tan caro como los espectáculos más sofisticados de pirotecnia. En Tokio las celebraciones con fuegos artificiales rondan los 40 mil dólares; aunque en Nueva York, para celebrar el 4 de julio, se han pagado hasta 6 millones.

El riesgo que se tratará de evitar es que esta detonación golpeé a alguno de los satélites alrededor de la órbita terrestre. Por eso la firma productora está consultando a la NASA y la Agencia Espacial Europea, así como el Departamento de Defensa de Estados Unidos, China y Rusia.

La lluvia de estrellas artificial es una de las sorpresas que se esperan para las Olimpíadas de Tokio en el 2020. Algo nunca visto, que requiere especialización profesional de sus realizadores y de expertos altamente calificados para crear la simulación.

Este espectáculo se ha podido planear gracias a Lena Okajima, quien fuera una “niña cerebro”, ahora adulta y egresada de la Universidad de Tokio, y artífice de esta simulación del fenómeno cósmico. 



¡No apartes la vista del cielo! Lluvia de estrellas Oriónidas el 21 y 22 de octubre

Este mes, el cielo será escenario de una lluvia de estrellas. ¿Cómo, cuándo y dónde ver el espectáculo de las Oriónidas?

Los meteoros que adornarán el cielo nocturno del 21 al 22 de octubre son de los más veloces en su tipo. Si alzas la vista este fin de semana, podrás observar la caída de entre 15 y 20 estrellas fugaces por hora. 

Lo que hace más especiales a las Oriónidas es que realmente son trozos del famosísimo cometa Halley, que pasa por la Tierra cada 75 o 76 años. Deben su nombre a la constelación de Orión, punto desde el cual irradian. 

¿Quieres aprovechar al máximo este regalo del cielo? Aquí va todo lo que necesitas saber:

¿Dónde verlas?

No necesitas vivir en otro país para admirar esta magnífica lluvia de luces: las Oriónidas son visibles en cualquier parte del mundo. Como ocurre con todos los fenómenos nocturnos, lo ideal es alejarse lo más posible de las luces artificiales. Si vives en una gran ciudad, lleva tu manta o silla hacia un punto apartado en el que el cielo se vea completamente oscuro. 

 

¿Cuándo?

Aunque se predice que los días con más estrellas serán el 21 y 22 de octubre, será posible admirarlas desde la noche del 20. No olvides que el mejor horario para verlas es en la madrugada. Es posible que el brillo de la luna obstaculice la visión, por lo que se recomienda salir poco antes del amanecer, entre 2 y 3am, cuando la luna se haya ocultado. 

 

Sobre todo… ten paciencia

Tómate unos 20 minutos para que tus ojos se ajusten a la oscuridad y dedica por lo menos 1 hora a tu cita con el cielo. No desesperes: los rastros de luz que las Oriónidas pintarán en el firmamento son la mejor recompensa



Hoy y mañana toca mirar el cielo: lluvia de estrellas Ariétidas

Esta será la lluvia de estrellas más profusa del año; aquí todos los detalles para no dejarla ir.

Nos encantan las lluvias de estrellas. Ese fenómeno celeste ha sido objeto de numerosas lecturas, poéticas o científicas. Lo que vemos es el efecto luminoso producido cuando un meteoro entra a la superficie terrestre, pero no siempre puede ser observado de la misma manera.

Existen muchos tipos de lluvia de estrellas; la de este 7 y 8 de junio del 2018 pertenece a los meteoros Ariétidas, cuya denominación proviene de la constelación de Aries. 

lluvia-de-estrellas-arietidas-junio-2018-calendario astronomico

¿Y por qué es una lluvia de estrellas especial?

Miles de meteoritos surcan el cielo en estos instantes. Sin embargo, no todos pueden ser vistos a simple vista, pues el sol se encuentra el horizonte cuando estas lluvias son más intensas. Estos fantasmas cósmicos reciben el nombre de estrellas Ariétidas. Se sabe que provienen de la constelación de Aries, pero nadie sabe de qué meteorito han surgido (quizá, incluso, de un cometa gigante que los disparó hace miles de años).

Gracias a la claridad de los cielos en verano habrá condiciones óptimas para mirar con claridad estas estrellas, y según la American Meteor Society (AMS) podremos observar hasta 6 meteoros por hora.

Esta es, también, la lluvia de estrellas más profusa del año.

Esta lluvia de estrellas ha venido aureolando nuestro planeta desde el 14 de mayo. Se piensa que permanecerá hasta el 24 de junio, y tendrá su mayor exposición la madrugada de este 7 y 8 de junio. La mejor hora será justo antes del crepúsculo del amanecer.

 

* Fotografía principal: Reuben Wu