Estas sencillas ilustraciones nos sumergen en la mente de una persona introvertida

Estas ilustraciones nos permiten comprender cómo funciona la mente de los introvertidos.

Ser introvertido en estos tiempos es algo así como un grito de guerra, porque actualmente se sobrevaloran los rasgos extrovertidos, mientras que los introvertidos son vistos con extrañeza.

Muchos prejuicios pesan sobre las personalidades introvertidas; por ejemplo, que son narcisistas, ególatras o una especie moderna de ermitaños. Lo cierto es que las cualidades de las personas introvertidas son muchas, e incluyen buenos liderazgos y una desbordante creatividad.

Pero más allá de lo que Carl Jung nos dio a conocer sobre las personalidades y todas sus posibles configuraciones, lo cierto es que es difícil saber qué hay en la mente de una persona introvertida. Siendo personalidades tan fascinantes, resulta un placer sumergirnos en las ilustraciones de Liz Fosslien y Mollie West, dos artistas que de manera sencilla nos acercan al mundo interno de los introvertidos, explicando gráficamente algunos interesantes datos elaborados en seis puntos. Aquí te presentamos el trabajo de estas (seguramente introvertidas) artistas:

1. Según The Introvert Advantage, los introvertidos siguen un camino neuronal más largo para procesar los estímulos. La información corre por este camino, que está asociado a la memoria de largo alcance y a la planeación. En otras palabras, es más complicado para los introvertidos procesar interacciones y eventos. Mientras procesan información, los introvertidos están cuidadosamente poniendo atención a sus pensamientos y sentimientos internos al mismo tiempo.

introvertidos-ilustraciones-mente-personas-introvertidas-personalidades

2. De acuerdo con estudios del psicólogo Hans Eysenck, los introvertidos requieren de menor estimulación proveniente del mundo para estar despiertos y alertas. Esto quiere decir que los introvertidos se ven más fácilmente sobreestimulados.

introvertidos-ilustraciones-mente-personas-introvertidas-personalidades

3. La otra cara de la sensibilidad introvertida, con respecto a la dopamina, es que los introvertidos necesitan menos de ésta para sentirse felices. Los cerebros de los extrovertidos se manejan bajo un sistema de gasto de energía del sistema nervioso, mientras que los cerebros de los introvertidos se manejan bajo un sistema de conservación de la energía del sistema nervioso. Esto explica por qué los introvertidos se sienten contentos y con energía cuando leen un libro, piensan a profundidad o navegan en su propio mundo interno de ricas ideas.

introvertidos-ilustraciones-mente-personas-introvertidas-personalidades

4. El cerebro de los introvertidos no se ve tan recompensado por apostar o tomar acciones riesgosas como el cerebro de los extrovertidos. El sistema de recompensa y placer en el cerebro es activado por neurotransmisores de dopamina. Los científicos han encontrado que los cerebros de los extrovertidos responden con más placer a resultados positivos en apuestas. En otras palabras, los introvertidos se sienten menos excitados ante el riesgo o la sorpresa.

introvertidos-ilustraciones-mente-personas-introvertidas-personalidades

5. También, el cerebro introvertido trata la interacción con gente en el mismo nivel de intensidad que un encuentro con objetos inanimados. Los introvertidos procesan todo lo que les rodea y ponen atención a todos los detalles sensoriales del ambiente, no sólo a las personas.

introvertidos-ilustraciones-mente-personas-introvertidas-personalidades

6. Mientras los introvertidos piensan, regresan a su memoria de largo alcance para localizar información. Un introvertido va a comparar seguido las nuevas experiencias con las viejas mientras toma una decisión, lo que desacelera el proceso pero lleva a mejores y más pensadas decisiones. Esto quiere decir que los introvertidos tienen un diálogo activo con ellos mismos y suelen ir por ahí con muchos pensamientos en sus mentes.



¿Qué es la misteriosa luz zodiacal que inunda los cielos de febrero?

Esta luz es un bello fenómeno astronómico que puedes ver esta misma noche.

En esta época del año, una misteriosa luz nocturna se erige desde el horizonte. Su forma cónica ilumina el cielo a tal grado que las antiguas civilizaciones tuvieron a bien llamarla “falso amanecer”. Se trata de la luz zodiacal, un fenómeno astronómico que se manifiesta justo después del anochecer. No necesitas un telescopio para admirarla, pues se aprecia a simple vista desde cualquier lugar del mundo. 

luz-zodiacal-febrero-donde-verla-1
Foto: European Southern Observatory/Flickr

¿Qué es la luz zodiacal?

Lo más fascinante de esta luz no es sólo su hermoso aspecto, sino las condiciones que la provocan. La luz zodiacal es el reflejo producido por una enorme nube interplanetaria que se extiende a lo largo del zodiaco, como explica la NASA En el contexto astronómico, zodiaco se refiere al área del cielo por donde el Sol traza anualmente su rumbo. 

La forma que adopta la luz zodiacal se debe a que subraya la silueta de la eclíptica, que es la línea curva dibujada por esta trayectoria solar. Hoy en día, los astrónomos entienden que el misterioso brillo se debe al reflejo de la luz solar en las partículas de polvo que flotan en nuestra galaxia desde tiempos inmemoriales. De hecho, se piensa que estas partículas son residuos del proceso que dio forma al planeta Tierra hace 4,540 millones de años.

¿Cuándo y cómo verla? 

La luz zodiacal no tiene un momento específico de aparición y su espectacular tamaño la hace fácil de divisar. El mejor momento para admirarla es justo a mediados de febrero. Ya entrada la primavera, esta columna de luz alcanza su punto de visibilidad máxima. Si habitas en el hemisferio norte, búscala después de la puesta de sol. Desde el hemisferio sur, es más aparente antes del amanecer.

Será más fácil de divisar durante todo este mes y hasta mayo. Recuerda buscar un sitio oscuro que esté alejado de las luces urbanas. Si quieres un verdadero reto, intenta ubicar el punto Gegenschein: un pálido óvalo de luz en medio de la luz zodiacal que la contaminación visual casi ha borrado del cielo. 



¿Las abejas tienen nociones estéticas? Al parecer pueden diferenciar entre estilos de arte

Y esto ha sido doblemente confirmado.

Saben distinguir rostros, navegar como vikingos y resolver problemas matemáticos: las abejas no sólo son insectos fascinantes, sino que podrían estar entre los animales más inteligentes del planeta. Y quizá también uno de los animales con mejor gusto.

Las abejas, ¿críticas de arte?

abejas-arte-distinguen-estilos-arte-estetica-inteligencia-abeja

Tantas son las capacidades de las abejas que nos hacen preguntarnos sobre la conciencia animal y sus límites.

Más aún porque, según pudo confirmar un estudio, las abejas tienen nociones estéticas. Y –aunque no hay consenso científico al respecto–, se supone que la sensibilidad artística y el pensamiento abstracto son algunas de las habilidades que nos distinguen de los animales. Pero si las abejas tienen una noción del cero, y pueden diferenciar un Picasso de un Monet, ¿qué nos hace humanos? ¿Y que las hace a ellas animales?

Hasta ahora se han llevado a cabo dos pruebas que demuestran que las abejas pueden distinguir un tipo de arte de otro. La primera fue un estudio que se publicó en 2013, llevado a cabo por un equipo de la University of Queensland, utilizando obras de Picasso y Monet. La segunda prueba se llevó a cabo en el programa The Great Australian Bee Challenge, y fue básicamente una recreación del estudio de Queensland.

Cómo las abejas distinguen entre estilos artísticos

Para esta segunda prueba, les fueron mostradas a las abejas entrenadas cuatro pinturas distintas del impresionista francés, Claude Monet. Pero en lugar de obras de Picasso, se les mostró en contraposición cuatro pinturas de la artista indígena australiana Noŋgirrŋa Marawili.

abejas-arte-distinguen-estilos-arte-estetica-inteligencia-abeja
Noŋgirrŋa Marawili // Claude Monet

Al centro de cada una de las pinturas se colocó un pequeño punto azul. En ellos, y para marcar una diferencia entre los artistas que significara algo para las abejas, se colocaron gotas de agua: las pinturas de Marawili tenían gotas con azúcar, y las de Monet una gota de quinina diluida: un líquido que no es dañino pero tiene un sabor amargo.

Las abejas probaron ambos líquidos al ver las pinturas y aproximarse a ellas. Después se les mostraron pinturas de los dos artistas que no habían visto antes. La cuestión era averiguar si podían apreciar la diferencia entre un Marawili y un Monet.

Todas las abejas dirigieron su atención a las pinturas de Marawili, las cuales habían tenido el agua azucarada. Pero esta vez no había nada que las distinguiera. ¿Qué les posibilitó distinguir entre estos artistas? Sería exagerado pensar que realmente las abejas tienen nociones estéticas. No obstante, no queda claro cuáles de sus habilidades les permiten saber la diferencia entre estilos de arte.

Aún así, mientras la ciencia descubre más al respecto sobre el comportamiento y la inteligencia de las abejas, podemos quedarnos con la idea de que algo saben de arte. Quizá algo que nosotros no.