Los agujeros negros y la bella metáfora del instante infinito

Según un nuevo estudio, esta masa negra podría borrar pasados y elaborar futuros alternos desde un plano sin lógica o leyes del universo.

Los agujeros negros son quizá uno de los fenómenos cósmicos más poéticos, por la mística implícita en su origen. Estas masas, que atrapan la luz para no dejarla salir jamás, todavía no pueden ser definidas con precisión, debido a un hecho que nuestra lógica aún no puede trascender: el de un tiempo-espacio distinto al nuestro.

Por eso, todavía no se puede saber exactamente qué constituye a un agujero negro. Si bien se sabe que se originan cuando una estrella colapsa, la centralidad de la polémica está siempre en el concepto de espacio-tiempo que implica el agujero.

¿Son estas masas realmente infinitas? ¿Existe manera de transitarlas? ¿O, una vez que se entra en ellas, nada puede regresar?

Con especial ingenio, Stephen Hawking respondió a esto en una conferencia:

Si caes en un agujero negro, no te rindas. Hay una salida.

Hawking y otros investigadores se han respaldado en la teoría de la relatividad de Einstein para sostener que es posible para una persona cruzar un agujero negro sin desintegrarse y que, probablemente, podría trascender a otro universo. Y no sólo eso: diversos estudios de la Universidad de Berkeley han conducido a teorías sobre la posibilidad de que este tránsito borre el pasado del transeúnte y lo haga propenso a experimentar uno de muchos futuros posibles.

 

Viajeros del tiempo en el instante infinito

¿Cómo podría ser esto posible? Para anteponer un argumento lógico ante el misterio de los agujeros negros algunos físicos han creado un nuevo concepto llamado cosmic censorship, que sugiere la existencia de una barrera que hace posible que los agujeros negros “cancelen” en su interior todas las leyes del universo.

Esto explicaría una coexistencia entre los horizontes posibles de los agujeros negros (planteados por Hawkings) y la llamada “singularidad” de éstos, que teoriza sobre su infinitud.

La primera “fotografía” de un hoyo negro. Imagen creada con tinta china y una computadora, por Jean-Pierre Luminet en 1979.

Siguiendo la teoria, si un ser pudiera llegar a esa especie de frontera, podría estar frente a un instante infinito, desconectado de su pasado y sin un futuro preciso delante de él. Quien trascendiera este espacio podría verse despojado de su pasado e instalado en un futuro alterno. Esto nos enseña que los agujeros negros son un fenómeno cósmico tan real como metafórico, que nos hace pensar sobre las cosas que damos por sentado que existen, por ejemplo, el tiempo.

¿Habrá quien se atreva a dar en tributo su pasado, por acceder a un futuro nuevo y desconocido? ¿Valdrá la pena habitar un instante infinito en un hoyo negro a costa de nuestra memoria?



#MúsicaFresca: un álbum creado con sonidos de agujeros negros

Wiliam Basinski, productor de música ambient, estrena nuevo disco titulado “On time Out of Time”.

William Basinski creció entre Houston y California, cobijado por la música clásica, la naturaleza y astronautas de la NASA.

En su obra musical se perciben pequeñas partículas de todo eso. Selva Oscura, Watermusic; y ahora, en On Time Out of Time, de los agujeros negros.

Quizá era cuestión de tiempo para que hiciera un trabajo de esta naturaleza, un disco que samplea el sonido de dos agujeros negros supermasivos fusionándose (30 veces más grandes que el sol) hace 1.3 mil millones de años luz.

Los dos agujeros negros se extienden como olas en un estanque cósmico y fueron percibidos gracias a las ondas gravitacionales captadas en febrero de 2016 por el interferómetro del LIGO (Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory).

El disco de Basinski incluye dos tracks, ambos con los sonidos espaciales.

  • “On Time Out of Time”
  • “4(E+D)4(ER+EPR)”

La última pieza fue comisionada por el LIGO en 2017 para la instalación ER=EPR, una colaboración junto a Jean-Marc Chomaz, Evelina Domnitch y Dmitry Gelfand.

Aquí un video de la instalación presentada en 2017 en Berlín, en la expo Limits of Knowing:

 

¿Pero a qué suenan dos agujeros negros fusionándose?

De acuerdo con una simulación del LIGO, suenan más o menos así:

Y si pudiéramos viajar en una nave espacial, el fenómeno luciría más o menos así:

 

¿Quién es William Basinski?

Nacido en Houston, Texas, en 1958, Basinski es un productor de música ambient que se formó en música clásica, pero al escuchar las obras de Steve Reich, Brian Eno y John Cage, se adentró en la experimentación sonora.

Su carrera despegó con su obra The Disintegration Loops I-IV, considerado uno de los mejores discos de ambient de la historia por el contexto que envolvió a la obra durante todo el proceso.

Basinski concluyó The Disintegration Loops I-IV poco antes de los ataques terroristas a las Torres Gemelas de Nueva York, ciudad donde vivía en ese entonces, lo cual le permitió capturar desde su ventana una escena destructiva y surrealista que poco después unió a su pieza musical.

Este fue el resultado:

 

Tributo a David Bowie

Uno de sus grandes ídolos fue David Bowie, a quien le rindió un homenaje post mortem con dos piezas: “For David Robert Jones” y “A shadow in Time”. 

Aquí está antes de presentar el tributo en Londres:

On Time Out of Time ya está a la venta en formato digital y vinil por Temporary Residence o a través de Bandcamp, y será liberado el 8 de marzo.

Autor: Alex GR


Es posible viajar a otra dimensión: pero no en cualquier agujero negro

¿Cuáles son los agujeros negros idóneos para realizar un viaje hiperespacial?

De los agujeros negros no sabemos más que lo que las matemáticas y la física pueden decirnos. Apenas el año pasado saciamos un poco de nuestra curiosidad, ya que un grupo de científicos pudo fotografiar por primera vez la erupción de un agujero negro.

Eso hace de estos fenómenos cósmicos algo irresistible para nuestra imaginación, que se derrama pensando en las –literalmente– infinitas posibilidades que ofrecen los agujeros negros. Quizá una de las inquietudes más comunes, tanto para la comunidad científica como para los astrónomos aficionados, es si es posible realizar viajes hiperespaciales a través de los agujeros negros.

Según Stephen Hawking y otros investigadores, la teoría de la relatividad es aplicable a los agujeros negros. Esta hipótesis les llevó a plantear que transitarlos sin desintegrarse es posible. Pero precisamente porque las leyes del espacio-tiempo son ahí muy distintas, es probable que nuestros recuerdos fuesen borrados al arribar a otra dimensión tras viajar en un agujero negro. No obstante, se han hecho nuevos hallazgos: se ha comprobado que un viaje a través de estos portales podría no afectarnos tanto como se ha pensado, porque no todos los agujeros negros son iguales.

¿Cuál sería el agujero negro indicado para viajar a otra dimensión?

https://www.theguardian.com/cities/2019/jan/21/redefine-skyline-how-ho-chi-minh-city-erasing-heritage-vietnam

A partir de investigaciones inspiradas por la película Interstellar una película que abre reflexiones muy terrenales también–, la física Caroline Mallary, de la Universidad de Massachusetts Dartmouth, probó que los agujeros negros masivos son los que mejores condiciones proveen para los viajes hiperespaciales a otras dimensiones.

El agujero negro de ficción que Mallary usó como modelo es el Gargantúa: un agujero negro masivo con 100 millones de veces la masa del sol y de rotación rápida. Inspirándose en él, Mallary hizo su propio modelo en computadora, el cual captura los efectos físicos más significativos que sus características podrían tener sobre una nave espacial o cualquier objeto grande que cayera en un portal como el Gargantúa.

Pese a que la llamada “singularidad” de los agujeros negros apunta a que en su interior las leyes del universo se cancelan y todo es como un instante infinito, la caída de una nave no generaría efectos sobre los pasajeros que pasaran por la llamada singularidad de su “horizonte interno”. A su vez, lo originado por la rápida rotación del agujero crearía ciclos de estiramiento y compresión en la nave; pero éstos tampoco serían significativos.

Así, Mallary pudo verificar con su modelo a computadora que los efectos de un agujero negro como el Gargantúa tendrían un límite –una finitud– sobre aquello que transitara por ellos.

¿Qué significa esto para el futuro de los cosmonautas?

agujeros-negros-efectos-viajar-otra-dimension-viajes-hiperespaciales-5

Quizá que sí podemos llegar a otras dimensiones. Porque no debemos olvidar que lo más seguro es que no estemos solos y que nuestro universo no sea el único. Aunque según el profesor de Mallary, Gaurav Khanna, el próximo paso será estudiar los agujeros negros en un contexto más realista, es decir: en términos astrofísicos.

De ahí bien podría surgir la próxima hoja de ruta para todo el que quiera aventurarse a descubrir otras dimensiones. Aunque esto sigue siendo terreno más de la fantasía que de la realidad.