Las más rígidas concepciones respecto a la sexualidad son las que, por siglos, han hecho que las mujeres y los hombres se junten. En el fondo no están sólo las razones reproductivas y evolutivas, sino pactos sociales que son cerrados mediante el compromiso entre ambos sexos: esto no es una reminisencia antropológica, sino que sigue siendo un elemento clave de las sociedades modernas.

 

Pero, ¿cuál es realmente la naturaleza de la preferencia sexual?

Durante años, Sigmund Freud insistió en la primigenia condición hermafrodita de los seres humanos, lo que nos haría ser bisexuales de manera innata. Después, los conflictos familiares (complejo de Edipo y de Electra) son los que serían analizados por la psicología como antecedentes directos del desarrollo de la sexualidad en las personas, perspectiva que intenta explicarla a partir de las reacciones de la psique al entorno familiar. Lo que surge entonces son… más preguntas. Por eso, la ciencia moderna ha estado indagando en el tema, con resultados por demás interesantes.

sexualidad-teoria-freud-bisexualidad-innata-heterosexualidad

¿Somos bisexuales de manera innata?

Un estudio publicado en Journal of Personality and Social Psychology viene a comprobar que la sexualidad no está definida: es decir, poco más o menos lo que Freud dijo hace casi 1 siglo. Somos bisexuales de nacimiento.

La investigación se llevó a cabo con un grupo de hombres y mujeres a quienes se les mostraba material pornográfico y erótico, mientras se registraba con tecnología diversa sus reacciones físicas y cerebrales.

Se pudo observar, entre otras cosas, que los ojos de las mujeres se dilataban cuando veían a un hombre y a una mujer en la intimidad, y también cuando veían a dos mujeres. En cuanto a esto último, ya otros estudios han comprobado la inexistencia de una heterosexualidad absoluta. Pero lo interesante fue ver la reacción de los hombres, ya que (todos lo sabemos) los patrones patriarcales de comportamiento son más difíciles de desmontar.

personas

En el experimento se les mostró a los hombres una foto de otro hombre masturbándose: las respuestas físicas fueron las mismas que al ver a una mujer en la misma situación. Es decir que, a juzgar por las reacciones de quienes se sometieron al estudio, podría determinarse (por lo menos neurológicamente) que la bisexualidad sí es innata. Esto incluso en los hombres, quienes al ser heterosexuales declarados, son más renuentes a admitir cualquier deseo hacia su mismo sexo.

No obstante, si nos apegamos a lo mucho que nuestro cerebro determina lo que somos, no cabe duda de que estamos ante un hallazgo importante, que podría ayudarnos a entender también la homosexualidad que está presente en la naturaleza.

Pero más allá de investigaciones y de reminiscencias freudianas, la única manera de desmontar mitos y emancipar nuestra sexualidad es entenderla como un espacio de libertad. Mientras se realice con responsabilidad, no hay necesidad de seguir indagando en teorías sobre la sexualidad: a fin de cuentas, no es necesaria justificación alguna para lo que no es sino un acto, insistimos, de libertad y, muchas veces, también de amor.