Pese a ser un elemento vital, cada vez existe más evidencia de que el estrés es maligno para quien no sabe controlarse. El estrés es una respuesta natural del organismo; un mecanismo de defensa frente a ciertos paisajes que parecen amenazadores para la mente. Sin embargo, en recientes épocas hemos llevado este “estado de alerta” a niveles desbordantes, provocando que el estrés se vuelva crónico, y no sólo eso, sino que también se contagie, por ejemplo, vía las feromonas.  

Recientemente, la Universidad de Ottawa publicó un estudio en el que se señala que el estrés se comporta como una “enfermedad infecciosa”. Colándose a todo tipo de tejidos y órganos, ahora se ha comprobado que el estrés no afecta a un solo paciente, sino que se contagia a las personas más cercanas a los pacientes.

Hay parejas que empiezan a sufrir los mismos cambios en el cerebro a raíz de un cónyuge estresado; esto ocurre por medio de feromonas volátiles y no volátiles, aunque las neuronas también tienen una posición clave en este problema.

 

¿Cómo ocurre un contagio de estrés vía feromonas?

estres-se-contagia-feromonas-causas
Foto: Laurence Demaison

El contagio del estrés sucede por un grupo de células, las neuronas, secretoras de la hormona liberadora de corticotropina (CRH). Por definición, las feromonas “son sustancias secretadas por las glándulas de los seres vivos a través del sistema endócrino”. Por medio de neurotransmisores, las neuronas emiten señales al sistema endócrino, es decir, segregamos, transpiramos estrés (aun sin darnos cuenta).

Por otro lado, las feromonas son sustancias químicas encargadas de detonar o regular los estados de ánimo, la disponibilidad sexual, las respuestas al desequilibrio, etc., esto es, son señales que pueden o no ser “volátiles”, y de esta manera pueden alcanzar a ser percibidas por otra persona. Así que si tu estado de animo despide grandes olas de estrés, lo más probable es que ese aroma tóxico es el que estás lanzando al mundo.

estres-se-contagia-feromonas-causas
Foto: Elizaveta Porodina

Esto arroja nuevas explicaciones sobre por qué el estrés afecta a familias completas de manera sistémica, o a agrupaciones que colaboran en equipos (y según explicaron los especialistas, este no es un contagio “actitudinal”); el estrés afecta porque las feromonas se interrelacionan entre persona y persona.

Con el empleo de la técnica optogenética, los autores del estudio desactivaron dichas neuronas y descubrieron que los ratones sometidos a situaciones estresantes no transmitían el malestar. La investigación de la Universidad de Calgary expuso también que las hembras eran más susceptibles a ser contagiadas en comparación con los machos. 

estres-se-contagia-feromonas-causas
Foto: Laurence Demaison

Aunque queda un largo camino para debatir con más conclusiones, se cree que a partir de estos descubrimientos se pueden encontrar mejores tratamientos para el manejo de estrés postraumático, la ansiedad y la depresión, así como el autismo.

Pero, lo que más sorprende de esta investigación, es el hecho de haberse probado que el estrés “contagiado” puede impactar al individuo pasivo de la misma manera que si éste se hubiese estresado por sí mismo. Así que la próxima vez que subas tu nivel de estrés más de lo normal, piensa que cualquiera que esté cerca de ti podría absorber inconscientemente todo este mal. Mejor respira.