¿Por qué miles de jóvenes universitarios están sufriendo depresión y ansiedad?

La universidad es una etapa idílica… o eso pensábamos.

Existe una clásica idea que asocia la etapa universitaria con una especie de utopía juvenil: un momento de nuevas grandes experiencias, proyectos ambiciosos y libertad. Pero en años recientes se ha comprobado que la depresión y la ansiedad afloran en los espacios universitarios, afectando a miles de estudiantes.

Según diversas investigaciones, este problema es multidimensional. Existen variables, tanto individuales como sociales, que orillan a los jóvenes a un abismo de depresión y ansiedad que puede afectar a más del 10% de la población universitaria, como sucede en Colombia, o ascender hasta un sorprendente 17%, como en la Universidad Pontificia Bolivariana de dicho país. A esto se suma el altísimo índice de estudiantes de medicina (una carrera sumamente demandante) que padecen desgaste profesional en México: aproximadamente un 60%.

depresion-ansiedad-jovenes universitarios-razones-solucion
Ilustración: Jenny Yu

En avances presentados sobre esta cuestión en el Anual Congress of British Psychological Society, se ha comprobado que esto lleva a la aceleración de una grave tendencia, el suicidio, sobre todo entre jóvenes en etapa escolar. La cifra se exacerba en aquellos jóvenes que sufren discriminación por su preferencia sexual, como se comprobó en los estudios realizados en la Universidad Pontificia Bolivariana, así como en otras investigaciones, donde se demostró que el estigma que pesa sobre la comunidad LGBTTI ha provocado reacciones negativas que derivan en una mayor tasa de suicidio en esta población.

 

Las variables individuales y sociales de esta problemática pueden ser:

  • Antecedentes familiares y personales de depresión
  • Dificultades académicas
  • Inestabilidad económica
  • Muerte de un ser querido
  • Separación de los padres
  • Sufrir discriminación

A ello hay que sumar los siguientes elementos:

Dependencia tecnológica

Es difícil saber qué es primero: si la dependencia o la depresión. Pero ambas se complementan, generando mayor estrés, irritabilidad y ansiedad. Esta dependencia a la tecnología, además, se exacerba por la adicción que pueden provocar tanto el Internet como los cambios químicos que genera el uso de gadgets. Se ha comprobado que, incluso, estas nuevas patologías tecnológicas están relacionadas con un menor consumo de drogas en algunos países.

 

Consumo de drogas

Más allá de todo prejuicio, lo cierto es que bajo condiciones de depresión, el consumo de cualquier estimulante puede ser peligroso. Algunos estudios han relacionado el cigarrillo con problemas de sueño, que incrementan la depresión y la ansiedad. Por supuesto, el alcohol también suele ser una droga “autorrecetada” para lidiar con la depresión.

Por su parte, otras investigaciones han hecho hincapié en el peligro de los fármacos como el Ritalin, usado normalmente para trastornos de déficit de atención, tanto en niños como jóvenes. Lo anterior constituye todavía una polémica, pues se dice que el Ritalin mal prescrito puede llevar a un posterior abuso de otras drogas. Es el caso del cantante Kurt Cobain, de la banda Nirvana: como fue documentado por su biógrafo, Charles Cross, es muy probable que el consumo precoz de Ritalin haya desbalanceado a Kobain y provocado, a la larga, una dependencia a las drogas. Además, es conocido que el déficit de atención suele ser la justificación para conductas que tienen otro origen en niños y jóvenes que no se quiere atender a mayor profundidad debido a la negligencia o al desconocimiento.

depresion-ansiedad-jovenes universitarios-razones-solucion-
Ilustración: Jenny Yu

Exceso de trabajo

Otro problema latente es el exceso de trabajo. En México, una encuesta del 2010 reveló que casi el 10% de los jóvenes tenía que estudiar y trabajar, mientras que la OCDE señala que, en España, dicha cifra se duplica.

Esto coloca a los jóvenes en situaciones complejas de trabajo desmedido, agotamiento y estrés, lo que los hace presa fácil de la depresión y la ansiedad.

Ante estos problemas, muchos expertos están buscando una solución. Por ejemplo, dar entrenamiento a psicólogos recién egresados para llevar los casos de depresión estudiantil, de manera gratuita, mediante programas de terapia. Así también, se ha propuesto establecer clínicas que funcionen todo el día y que puedan recibir tres pacientes cada hora.

Esto, con el trabajo conjunto de los profesores, padres y otros profesionales, puede hacer menos difícil para los jóvenes sortear la etapa universitaria, la cual, ciertamente, debería ser un momento idílico, repleto de experiencias gratificantes y aprendizaje.

 

*Dibujo principal: Jenny Yu



¿Eres el ejemplo vivo de que las redes sociales causan ansiedad y depresión?

Los problemas de autoimagen, bullying y otras conductas nocivas, contrastan con el apoyo emocional que muchos usuarios reciben en RRSS.

¿Has tenido la sensación de que si te desconectas un rato, eres como un fantasma? ¿Ciertas imágenes te producen una reacción emocional negativa (frenesí, miedo, tensión)? ¿La palabra “visto” te provoca sentimientos encontrados a niveles estresantes? Felicidades: eres parte de la mayoría de la población, en quienes el uso prolongado de estos medios afecta la salud mental. 

adiccion redes sociales

Los comentarios a nuestra última selfie pueden, en ocasiones, aumentar nuestros niveles de autoestima, pero también darnos la sensación de que no tenemos las cualidades que hacen deseables a otros usuarios. Jugar con este desequilibrio puede ser peligroso.

En la adolescencia y en los primeros años de la vida adulta, la forma en la que nos ven los demás es muy importante, y la imagen que nos devuelve el espejo virtual no siempre es la más favorecedora. Los likes se traducen en aprobación, lo cual es una fuente de recompensas para el cerebro, y la búsqueda de aprobación tiene cualidades similares al comportamiento adictivo. 

ansiedad depresión causadas redes sociales Instagram

Para conocer el impacto que pueden tener las redes sociales en trastornos como la depresión y la ansiedad, la asociación británica de caridad Royal Society for Public Health (RSPH) y Young Health Movement (YHM) le pidió a un grupo de 1,500 usuarios de redes sociales de entre 14 y 24 años que evaluaran a las mayores redes sociales a través de 14 categorías:

1. Conciencia y comprensión de las experiencias de salud de otras personas

2. Acceso a información confiable sobre la salud

3. Apoyo emocional (empatía y compasión por amigos o familiares)

4. Ansiedad (la recurrencia de pensamientos de preocupación o nerviosismo)

5. Depresión (infelicidad, bajo nivel de energía extremo)

6. Soledad (sentimientos de aislamiento)

7. Sueño (calidad y cantidad)

8. Autoexpresión (plataforma de expresión de sentimientos o ideas)

9. Identidad (habilidad de autodefinir quién eres)

10. Imagen corporal (cómo te sientes cuando te miras en el espejo)

11. Relaciones reales (mantener relaciones con personas fuera del espacio virtual)

12. Construcción de comunidad (sentimiento de formar parte de comunidades de personas que se identifican unos con otros)

13. Bullying (acoso, amenazas en contra tuya de parte de otros usuarios)

14. FoMO (del inglés Fear Of Missing Out, preocupación de que algo importante ocurra en las redes sociales mientras no estás conectado)

Las apps que más contribuyen a agudizar ciertos trastornos asociados a la ansiedad, depresión y falta de sueño resultaron ser Instagram y Snapchat. Entre las redes mejor evaluadas están Twitter y YouTube.

Instagram cuenta con 97 millones de usuarios, y el 91% de estos tiene entre 16 y 24 años. Por su parte, Snapchat reportó 188 millones de usuarios diarios, con rango base de edad entre 18 y 34 años. 

En una entrevista para la BBC, la directora de la RSPH, Shirley Cramer, afirmó que si Instagram y Snapchat fueron identificadas como negativas en cuanto a su impacto en la salud mental, puede deberse a que ambas se centran en la autoimagen de sus usuarios.

ansiedad snapchat

Al tratarse de jóvenes, es posible que el uso frecuente de estas herramientas pueda asociarse a la aparición o agudización de trastornos como la depresión, la sensación de aislamiento y la preocupación por la autoimagen, así como inadecuación y ansiedad respecto a lo que los demás piensen de ellos. Al respecto, Cramer comentó que:

A medida que disponemos de más evidencia de que existen riesgos potenciales derivados del consumo frecuente de redes sociales, y a medida que le asignamos mayor valor al estatus de la salud mental en la sociedad, es importante que tengamos parámetros y revisiones convenientes para que las redes sociales no sean un ‘salvaje Oeste’ para la salud mental y bienestar de los jóvenes.

El estudio también reconoce que Instagram y otras redes sociales pueden tener un impacto positivo en la salud mental de los jóvenes. Por ejemplo, 7 de cada 10 adolescentes de entre los voluntarios han recibido apoyo emocional de otros usuarios.

También se desprendieron tres recomendaciones para los desarrolladores, con el fin de prevenir este costo negativo en la salud mental de los usuarios de redes sociales:

  • Mostrar una ventana emergente cuando el usuario pase mucho tiempo en redes sociales
  • Que las compañías vigilen las publicaciones de jóvenes para identificar posibles problemas de salud mental
  • Que las compañías de redes sociales etiqueten o resalten las imágenes que han sido manipuladas digitalmente

¿Crees que sea una buena idea que las redes nos adviertan cuando estamos a punto de ver una selfie con demasiados filtros, al igual que ya nos avisan cuando estamos a punto de ver contenido marcado como sensible?

Cuéntanos qué piensas, y cuáles han sido los efectos de las redes sociales en tu salud emocional.



Cómo romper con la ansiedad: 6 hábitos cotidianos para lograrlo al instante

La ansiedad es una reacción que puedes dejar de invocar. Realmente, depende de ti.

La ansiedad es ese fantasma que casi todos los días invade la psique de cientos de personas y que trastoca negativamente la vida de quien la padece. Se calcula que en México la ansiedad es el trastorno mental más común, y que llega a afectar hasta al 14% de la población.

Lamentablemente, los jóvenes parecen ser los más afectados por la ansiedad, lo que podría hallar su correlato en las estentóreas y vertiginosas formas de vida actuales. La dependencia tecnológica y el exceso de trabajo son algunas prácticas contemporáneas que están abonando el terreno para que la ansiedad se vuelva casi una epidemia en la juventud.

ansiedad-como-aliviar-combatir-estres-reducir

Sin embargo, hay que empezar por comprender que la ansiedad es inherente a la condición humana, es decir, algo que todos sentimos, pero mantenerla a raya depende en gran medida de nosotros mismos. Debemos volver el combate a la ansiedad una prioridad en nuestra vida.

Lo más importante es que tengas claro de dónde proviene tu ansiedad. Mírala en retrospectiva y también en abstracto (como si fuese un mapa de tu mundo interno), y reflexiona. ¿Qué desata tu ansiedad? ¿Después de qué momentos en tu rutina te invade la ansiedad? Puede ser que la fuente primigenia de tu ansiedad sea el estrés en tu trabajo o en la escuela, o quizá todo se deba al poco descanso. Revisa en cuáles de estos espacios es donde reside la mayor cantidad de estrés e intenta contrarrestarlo con estos hábitos.

 

Ten rigor en tus horarios (pero no exageres)

ansiedad-como-aliviar-combatir-estres-reducir-3

Muchas veces, la desorganización de nuestro horario es lo que desata el estrés. Un poco de disciplina te ayudará a poner orden, lo que hará más fácil que descanses correctamente y te alimentes bien, dos básicos para evitar la ansiedad. Por supuesto, tampoco debes exagerar, pues poner demasiada importancia en esto desatará la ansiedad en los momentos eventuales donde no puedas controlar tu horario.

Extra hacks:

  • Todo debe girar en torno a la estabilidad de tus horarios de comida y sueño.
  • Realiza planes para antes y después de estos vitales momentos del día y la noche.
  • Divide tus quehaceres entre lo que es prioritario y lo que puede esperar.
  • No dejes de tener al día momentos de goce (que formen parte de tu agenda, para darles su justo lugar).

 

Toma ligeras dosis de sol

ansiedad-como-aliviar-combatir-estres-reducir-3

El sol estimula el cerebro y a sus receptores, propiciando un estado de alerta. Unas pocas dosis de sol al día te proveerán de energía y concentración, además de incrementar los niveles de serotonina en tu cuerpo, como asegura el doctor Michael Roizen de la Clínica Cleveland. Lo mejor es que esto también ayudará a mejorar tu sueño.

Extra hack:

No te conformes con el sol de la ciudad. Si puedes, escápate a un entorno natural, aunque sea cercano (como un parque o vivero). O mejor aún: vete al bosque y date un baño completo de naturaleza, al estilo japonés.

 

Mira durante 10 minutos algo que te relaje

ansiedad-como-aliviar-combatir-estres-reducir-3

Si estás en pleno ataque de ansiedad, puedes mirar algo que te relaje. Por ejemplo, videos de entornos naturales, o fotografías de animales o árboles. Aunque quizá lo más relajante que puedes contemplar son fotografías de momentos significativos, pues te ayudarán a pensar en seres queridos, distraerte y alejar las perturbaciones internas.

Extra hacks:

Haz álbumes especiales para estos momentos de lo que más te guste. No olvides el álbum familiar (incluyendo mascotas): es el más relajante.

 

Masajea la mente con ecosistemas sonoros

ansiedad-como-aliviar-combatir-estres-reducir-3

El sonido puede perturbar terriblemente nuestra tranquilidad, pero si lo sabemos usar también puede ayudarnos a combatir la ansiedad. Existen, por ejemplo, herramientas digitales para diseñar ecosistemas sonoros, las cuales son una novedosa forma de masajear la mente y liberarla de la ansiedad.

Extra hack:

Puedes escuchar también a la naturaleza en algunos mapas interactivos de sonidos naturales. Podrás relajarte mientras indagas los secretos sonoros del planeta.

 

Aprende a relacionarte con lo que te estresa

ansiedad-como-aliviar-combatir-estres-reducir-3

Existen cosas que ni siquiera sabemos que nos pueden estresar. Por ejemplo, mirar noticias o contestar un mensaje de Facebook. No son cosas que tengas que dejar de hacer, pero hazlas con moderación si encuentras que te generan ansiedad.

Extra hack:

Nunca cheques tu celular o las noticias antes de dormir, y procura siempre ver o hacer otra cosa que te relaje, en caso de haberte expuesto por necesidad a algo estresante.

 

Sondea tus aguas más profundas meditando

ansiedad-como-aliviar-combatir-estres-reducir-3

Meditar implica aprender a respirar y, sin duda, oxigenar el cerebro es lo mejor que puedes hacer cuando éste se ve oprimido por la ansiedad. Pero además, esta práctica tiene muchos otros beneficios que actúan directamente contra los pensamientos negativos y te permiten sondear tus aguas más profundas. También puedes probar con posiciones de yoga que te harán sentir fuera de este mundo.

Extra hack:

Ponte metas razonables si vas a empezar con esta práctica. Hazla parte de tu rutina con diligencia, pero siempre atento a tus posibilidades. Y aprende a realizarla paso a paso, sin importar que no salga todo bien a la primera.

 

* Imágenes: 1) Sachin Chengara; 2) Favim; 3) Dissolve; 4) Polaroid; 5) CC; 6) Natalia Drepina; 7) Marina Borruso