¿Por qué miles de jóvenes universitarios están sufriendo depresión y ansiedad?

La universidad es una etapa idílica… o eso pensábamos.

Existe una clásica idea que asocia la etapa universitaria con una especie de utopía juvenil: un momento de nuevas grandes experiencias, proyectos ambiciosos y libertad. Pero en años recientes se ha comprobado que la depresión y la ansiedad afloran en los espacios universitarios, afectando a miles de estudiantes.

Según diversas investigaciones, este problema es multidimensional. Existen variables, tanto individuales como sociales, que orillan a los jóvenes a un abismo de depresión y ansiedad que puede afectar a más del 10% de la población universitaria, como sucede en Colombia, o ascender hasta un sorprendente 17%, como en la Universidad Pontificia Bolivariana de dicho país. A esto se suma el altísimo índice de estudiantes de medicina (una carrera sumamente demandante) que padecen desgaste profesional en México: aproximadamente un 60%.

depresion-ansiedad-jovenes universitarios-razones-solucion
Ilustración: Jenny Yu

En avances presentados sobre esta cuestión en el Anual Congress of British Psychological Society, se ha comprobado que esto lleva a la aceleración de una grave tendencia, el suicidio, sobre todo entre jóvenes en etapa escolar. La cifra se exacerba en aquellos jóvenes que sufren discriminación por su preferencia sexual, como se comprobó en los estudios realizados en la Universidad Pontificia Bolivariana, así como en otras investigaciones, donde se demostró que el estigma que pesa sobre la comunidad LGBTTI ha provocado reacciones negativas que derivan en una mayor tasa de suicidio en esta población.

 

Las variables individuales y sociales de esta problemática pueden ser:

  • Antecedentes familiares y personales de depresión
  • Dificultades académicas
  • Inestabilidad económica
  • Muerte de un ser querido
  • Separación de los padres
  • Sufrir discriminación

A ello hay que sumar los siguientes elementos:

Dependencia tecnológica

Es difícil saber qué es primero: si la dependencia o la depresión. Pero ambas se complementan, generando mayor estrés, irritabilidad y ansiedad. Esta dependencia a la tecnología, además, se exacerba por la adicción que pueden provocar tanto el Internet como los cambios químicos que genera el uso de gadgets. Se ha comprobado que, incluso, estas nuevas patologías tecnológicas están relacionadas con un menor consumo de drogas en algunos países.

 

Consumo de drogas

Más allá de todo prejuicio, lo cierto es que bajo condiciones de depresión, el consumo de cualquier estimulante puede ser peligroso. Algunos estudios han relacionado el cigarrillo con problemas de sueño, que incrementan la depresión y la ansiedad. Por supuesto, el alcohol también suele ser una droga “autorrecetada” para lidiar con la depresión.

Por su parte, otras investigaciones han hecho hincapié en el peligro de los fármacos como el Ritalin, usado normalmente para trastornos de déficit de atención, tanto en niños como jóvenes. Lo anterior constituye todavía una polémica, pues se dice que el Ritalin mal prescrito puede llevar a un posterior abuso de otras drogas. Es el caso del cantante Kurt Cobain, de la banda Nirvana: como fue documentado por su biógrafo, Charles Cross, es muy probable que el consumo precoz de Ritalin haya desbalanceado a Kobain y provocado, a la larga, una dependencia a las drogas. Además, es conocido que el déficit de atención suele ser la justificación para conductas que tienen otro origen en niños y jóvenes que no se quiere atender a mayor profundidad debido a la negligencia o al desconocimiento.

depresion-ansiedad-jovenes universitarios-razones-solucion-
Ilustración: Jenny Yu

Exceso de trabajo

Otro problema latente es el exceso de trabajo. En México, una encuesta del 2010 reveló que casi el 10% de los jóvenes tenía que estudiar y trabajar, mientras que la OCDE señala que, en España, dicha cifra se duplica.

Esto coloca a los jóvenes en situaciones complejas de trabajo desmedido, agotamiento y estrés, lo que los hace presa fácil de la depresión y la ansiedad.

Ante estos problemas, muchos expertos están buscando una solución. Por ejemplo, dar entrenamiento a psicólogos recién egresados para llevar los casos de depresión estudiantil, de manera gratuita, mediante programas de terapia. Así también, se ha propuesto establecer clínicas que funcionen todo el día y que puedan recibir tres pacientes cada hora.

Esto, con el trabajo conjunto de los profesores, padres y otros profesionales, puede hacer menos difícil para los jóvenes sortear la etapa universitaria, la cual, ciertamente, debería ser un momento idílico, repleto de experiencias gratificantes y aprendizaje.

 

*Dibujo principal: Jenny Yu



El amor propio no es inalcanzable como te han dicho (de hecho, todos lo practicamos a diario)

¿Será posible reinventar al amor propio y llevarlo más allá del culto al individuo?

Amar es desgarrarnos para cosernos, rompernos para pegarnos. Amar es alejarnos para volver, dañarnos para curar. Amar es el más extravagante de los hábitos: un acto efímero en su eternidad. Un péndulo de Foucault oscilando infinitamente.

De entre estas ambivalencias e incertidumbres que constituyen la esencia de esta pasión humana, se alza un aparente antagonismo entre el amor al otro, por un lado, y el de aquel que guardamos para nosotros mismos, por otro.

amor-propio-cultivar-como-aprender-querernos

Ambos pasan en nuestros tiempos por una crisis que los hace parecer irrealizables y, en ocasiones, también irreconciliables: no hay tiempo de amar a otros porque estamos muy ocupados procurándonos a nosotros mismos. O no nos amamos porque estamos muy ocupados salvando el mundo.

No obstante, amarnos a nosotros parece ser, verdaderamente, el principio desde el cual se desdobla el resto de nuestros actos. Por eso Ron Padgett, nuestro Paterson de carne y hueso, escribe:

Take care of things close to home first. Straighten up your room before you save the world. Then save the world.

(Encárgate de las cosas cercanas a casa primero. Arregla tu cuarto antes de salvar el mundo
Luego salva el mundo)

Parece urgente amarnos si queremos ser capaces de amar a otros en algún momento. Porque si no nos amamos, ¿cómo amar a otros? Tal parece la aritmética de las relaciones humanas: su lógica intrínseca.

Pero el amor no es reductible a operaciones matemáticas. Recuperar el amor propio en estos tiempos es más difícil, quizá, que nunca en la historia. Somos presa fácil de los vacuos discursos sobre el amor, cuya retórica cínica invita a amarnos desde el narcisismo y la mezquindad. Existen también los sustitutos inverosímiles: en lugar de amar, nos sumimos en nuestra psique depresiva y cultivamos un odio que poco a poco nos carcome.

amor-propio-cultivar-como-aprender-querernos

Ante esas condiciones decadentes, es urgente plantear hipótesis radicales. ¿Qué tal si la única forma de recuperar el amor propio fuera admitiendo que no hay una hoja de ruta que nos marque cómo hacerlo? Suena desolador: si algo buscamos son respuestas tangibles, concretas y que nos den soluciones inmediatas.

Pero amar es precisamente lo contrario a todo ello. Amar –afortunadamente– no es una ciencia, y por ello no existen métodos para aprender a amarnos ni para amar a otros. Por eso, aún en nuestros tiempos ensimismados, el amor sigue siendo un resquicio de libertad para quien se atreve a mirar desde ahí.

Aunque quizá una de las pocas cosas que se pueda afirmar sobre esa cosa contradictoria que es el amor (cuya semántica, por cierto, es el mayor reto de los lingüistas) es que, tanto aquel amor que nos profesamos a nosotros mismos, como el que profesamos a los demás, son indisociables. Ambos tienen una autonomía relativa, tanto como nosotros la tenemos de los demás. Pero su aparente antagonismo o dualidad es producto de nuestra época, y no es sino una ilusión, como muchas de las que sustentan nuestras creencias.

amor-propio-cultivar-como-aprender-querernos

El amor es una totalidad que sólo puede sobrevivir como tal, retroalimentandose cada una de sus partes de lo uno y lo otro. Hay necesidad mutua, incluso cósmica, entre los tipos de amor, tal y como la hay en el individuo para con los otros, a quienes necesita para poder ser y desdoblarse en sus infinitas posibilidades.

Si algo resume esta idea en una cotidianidad sólo aparentemente sencilla, pero en realidad sumamente compleja, es esta otra metáfora de Padgett en su poema Love:

That is what you gave me

I become the cigarette and you the match

Or I the match and you the cigarette

Blazing with kisses that smoulder towards heaven

(Eso fue lo que me diste: yo me convertí
en cigarrillo y tú en fósforo
o yo en fósforo y tú en cigarrillo
brillando con besos ardiendo hacia el cielo)

El amor propio sólo puede cultivarse cuando aprendemos a ser ya sea el cigarrillo o el fósforo. Es una relación dinámica que ocurre todo el tiempo, todos los días. No hay principios ni finales. No hay identidades definidas permanentemente. Sólo fósforos, cigarrillos y las chispas que simbolizan la valentía que implica amarnos y amar en un mismo tiempo.  

 

*Ilustración principal: Tomasz Mrozkiewicz

 



Cómo romper con la ansiedad: 6 hábitos cotidianos para lograrlo al instante

La ansiedad es una reacción que puedes dejar de invocar. Realmente, depende de ti.

La ansiedad es ese fantasma que casi todos los días invade la psique de cientos de personas y que trastoca negativamente la vida de quien la padece. Se calcula que en México la ansiedad es el trastorno mental más común, y que llega a afectar hasta al 14% de la población.

Lamentablemente, los jóvenes parecen ser los más afectados por la ansiedad, lo que podría hallar su correlato en las estentóreas y vertiginosas formas de vida actuales. La dependencia tecnológica y el exceso de trabajo son algunas prácticas contemporáneas que están abonando el terreno para que la ansiedad se vuelva casi una epidemia en la juventud.

ansiedad-como-aliviar-combatir-estres-reducir

Sin embargo, hay que empezar por comprender que la ansiedad es inherente a la condición humana, es decir, algo que todos sentimos, pero mantenerla a raya depende en gran medida de nosotros mismos. Debemos volver el combate a la ansiedad una prioridad en nuestra vida.

Lo más importante es que tengas claro de dónde proviene tu ansiedad. Mírala en retrospectiva y también en abstracto (como si fuese un mapa de tu mundo interno), y reflexiona. ¿Qué desata tu ansiedad? ¿Después de qué momentos en tu rutina te invade la ansiedad? Puede ser que la fuente primigenia de tu ansiedad sea el estrés en tu trabajo o en la escuela, o quizá todo se deba al poco descanso. Revisa en cuáles de estos espacios es donde reside la mayor cantidad de estrés e intenta contrarrestarlo con estos hábitos.

 

Ten rigor en tus horarios (pero no exageres)

ansiedad-como-aliviar-combatir-estres-reducir-3

Muchas veces, la desorganización de nuestro horario es lo que desata el estrés. Un poco de disciplina te ayudará a poner orden, lo que hará más fácil que descanses correctamente y te alimentes bien, dos básicos para evitar la ansiedad. Por supuesto, tampoco debes exagerar, pues poner demasiada importancia en esto desatará la ansiedad en los momentos eventuales donde no puedas controlar tu horario.

Extra hacks:

  • Todo debe girar en torno a la estabilidad de tus horarios de comida y sueño.
  • Realiza planes para antes y después de estos vitales momentos del día y la noche.
  • Divide tus quehaceres entre lo que es prioritario y lo que puede esperar.
  • No dejes de tener al día momentos de goce (que formen parte de tu agenda, para darles su justo lugar).

 

Toma ligeras dosis de sol

ansiedad-como-aliviar-combatir-estres-reducir-3

El sol estimula el cerebro y a sus receptores, propiciando un estado de alerta. Unas pocas dosis de sol al día te proveerán de energía y concentración, además de incrementar los niveles de serotonina en tu cuerpo, como asegura el doctor Michael Roizen de la Clínica Cleveland. Lo mejor es que esto también ayudará a mejorar tu sueño.

Extra hack:

No te conformes con el sol de la ciudad. Si puedes, escápate a un entorno natural, aunque sea cercano (como un parque o vivero). O mejor aún: vete al bosque y date un baño completo de naturaleza, al estilo japonés.

 

Mira durante 10 minutos algo que te relaje

ansiedad-como-aliviar-combatir-estres-reducir-3

Si estás en pleno ataque de ansiedad, puedes mirar algo que te relaje. Por ejemplo, videos de entornos naturales, o fotografías de animales o árboles. Aunque quizá lo más relajante que puedes contemplar son fotografías de momentos significativos, pues te ayudarán a pensar en seres queridos, distraerte y alejar las perturbaciones internas.

Extra hacks:

Haz álbumes especiales para estos momentos de lo que más te guste. No olvides el álbum familiar (incluyendo mascotas): es el más relajante.

 

Masajea la mente con ecosistemas sonoros

ansiedad-como-aliviar-combatir-estres-reducir-3

El sonido puede perturbar terriblemente nuestra tranquilidad, pero si lo sabemos usar también puede ayudarnos a combatir la ansiedad. Existen, por ejemplo, herramientas digitales para diseñar ecosistemas sonoros, las cuales son una novedosa forma de masajear la mente y liberarla de la ansiedad.

Extra hack:

Puedes escuchar también a la naturaleza en algunos mapas interactivos de sonidos naturales. Podrás relajarte mientras indagas los secretos sonoros del planeta.

 

Aprende a relacionarte con lo que te estresa

ansiedad-como-aliviar-combatir-estres-reducir-3

Existen cosas que ni siquiera sabemos que nos pueden estresar. Por ejemplo, mirar noticias o contestar un mensaje de Facebook. No son cosas que tengas que dejar de hacer, pero hazlas con moderación si encuentras que te generan ansiedad.

Extra hack:

Nunca cheques tu celular o las noticias antes de dormir, y procura siempre ver o hacer otra cosa que te relaje, en caso de haberte expuesto por necesidad a algo estresante.

 

Sondea tus aguas más profundas meditando

ansiedad-como-aliviar-combatir-estres-reducir-3

Meditar implica aprender a respirar y, sin duda, oxigenar el cerebro es lo mejor que puedes hacer cuando éste se ve oprimido por la ansiedad. Pero además, esta práctica tiene muchos otros beneficios que actúan directamente contra los pensamientos negativos y te permiten sondear tus aguas más profundas. También puedes probar con posiciones de yoga que te harán sentir fuera de este mundo.

Extra hack:

Ponte metas razonables si vas a empezar con esta práctica. Hazla parte de tu rutina con diligencia, pero siempre atento a tus posibilidades. Y aprende a realizarla paso a paso, sin importar que no salga todo bien a la primera.

 

* Imágenes: 1) Sachin Chengara; 2) Favim; 3) Dissolve; 4) Polaroid; 5) CC; 6) Natalia Drepina; 7) Marina Borruso