Curar el cáncer ha sido, quizá, una de las causas que han convocado a más científicos en todo el mundo. Por una cura de esta mortífera enfermedad se ha trabajado desde que los casos de cáncer se hicieron cada vez más frecuentes en el siglo XIX y hasta ahora, cuando se ha convertido en la segunda causa de muerte a nivel mundial.

Si bien los avances han permitido aumentar la expectativa de vida de los pacientes con cáncer, curarlo se ha vuelto una apuesta que, lamentablemente, muchas veces se pierde. Por eso, el descubrimiento que hicieron algunos investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Stanford podría ser el camino a seguir para los tratamientos contra el cáncer en el futuro cercano.

cancer-cura-inyeccion-nanotecnologia-inmunoterapia

Estos investigadores utilizaron dos agentes: una pieza de DNA de las células T (del sistema inmune) y un anticuerpo­: combinadas, estas sustancias alertan al sistema inmune sobre la presencia del cáncer. Se trata de una microdosis administrada por inyección que ya ha eliminado tumores en ratones, no sólo en una parte de su cuerpo, sino en todas aquellas donde se encuentran las células cancerígenas.

Contrario a la quimioterapia, cuyas sustancias están hechas para destruir las células cancerígenas, estos dos agentes estimulan al sistema inmune, de tal manera que éste puede combatir los primeros indicios de cáncer. Además puede hacerlo sin los terribles efectos secundarios de otras inmunoterapias, más agresivas con el sistema inmune y el organismo en general.

 

¿Por qué no se había hecho esto antes?

El cáncer es difícil de tratar y curar porque, aunque no es una enfermedad autoinmune, baja las defensas de manera radical, sobre todo en etapas más avanzadas. Por eso los científicos necesitaban formas de atajar el cáncer cuando los tumores son más pequeños. Este avance lo proporcionaron otros investigadores de la Universidad Rutgers el año pasado, al experimentar con nanopartículas que emiten luz para detectar células cancerígenas microscópicas.

cancer-cura-inyeccion-nanotecnologia-inmunoterapia

De esta manera es como se pueden hacer tratamientos menos agresivos: haciendo al cuerpo capaz de defenderse, en lugar de que éste dependa sólo de factores externos para luchar contra el cáncer.

La inyección de estos dos agentes ya se está poniendo a prueba en pacientes con linfoma, pues al ser ésta una enfermedad del sistema inmune, el tratamiento por inyección podría demostrar ser aún más eficiente. Además, de aprobarse esta terapia, también podría usarse después de extirpar tumores quirúrgicamente, para que las células cancerígenas no se vuelvan a regenerar.

¿Estaremos en la antesala de una verdadera cura contra el cáncer? Esperemos que sí, pues los peores pronósticos auguran que esta enfermedad podría ser la primera causa de muerte a lo largo del siglo XXI. Por mientras, no está de más adoptar algunos hábitos para evitar a toda costa desarrollar cáncer, pues la mejor cura es la prevención.

 

*Imágenes: 1) iStock 2) Instituto Brasileiro para Segurança do Paciente