Un paisaje sonoro a partir de las emisiones de dióxido de carbono. La instalación kinética de Chris Cheung reproduce los sonidos que hacen los engranes de un jet, el vapor, las chimeneas y otros ductos que liberan CO2. Al reproducir un bosque de bambú con tubos transparentes y esferas de carbón que emiten sonido, el artista logra un espacio inmersivo para que el espectador escuche los efectos del uso de combustible fósil y la industrialización que están saturando el mundo actual.

arte-sonoro-naturaleza-instalacion-kinetica-CarbonScape

  • ¿Qué es una instalación kinética?

El arte kinético (o cinético, como se maneja más en castellano) es una corriente que arrancó con los movimientos de vanguardia y que en los años 60 y 70 se retomó para reproducir la impresión de movimiento en pinturas y esculturas. Con la tecnología actual, el arte contemporáneo ha retomado dicha corriente, sirviéndose ahora de soportes o medios digitales. La mayoría de las obras cinéticas son tridimensionales, se despegan del plano bidimensional, por lo que sin duda se trata de exposiciones que prometen compartir experiencias alucinantes. 

 

Con el título de The CarbonScape el artista chino aborda los efectos de la industrialización y la emisión de contaminantes. A la manera de un bosque de bambú simulado con tubos transparentes y esferas de carbón que suben y bajan, Cheung reproduce 18 piezas con ruidos capturados y convertidos en un paisaje sonoro.

La pieza CarbonScape utilizó datos de la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA), quienes registraron que en el 2017 se alcanzaron los niveles más altos de concentración de dióxido de carbono en los últimos 3 millones de años.

Este trabajo reúne ingredientes de un arte de vanguardia, pero con una visión crítica. Se echa mano de la tecnología y datos duros para lograr un espacio de estética minimalista que toca al espectador a través de los sentidos.

arte-sonoro-naturaleza-instalacion-kinetica-CarbonScape

arte-sonoro-naturaleza-instalacion-kinetica-CarbonScape