Esta iniciativa busca salvar a la planta que produce el 50% del oxígeno que respiras

Porque “a veces, la desesperación crea la inspiración”, este proyecto está intentado salvar, desde una óptica colectiva, a la planta que produce buena parte del oxígeno que respiramos.

the-oxygen-project-plancton-reduccion-oxigeno-que-hacer

Para muchos es una sorpresa saber que no todo el aire que se respira proviene de las plantas terrestres, y más aún que la mitad de éste depende de la salud de los océanos. The Oxygen Project parte de esta premisa, y de que probablemente en menos de un siglo el mundo podría desaparecer. Esta idea hizo un eco en la mente del activista y productor Rutherford Seydel, fundador del proyecto, que hoy dedica su vida a pensar en la mejor manera de proteger la vida, mediante dos de las fuentes más importantes de ésta: el oxígeno y los fitoplancton que lo producen.

Seydel pensó asertivamente que la única manera de interesar a un público más amplio por esta cuestión era estimulándolo de la manera correcta, es decir, desde la visión de un consumidor, que puede enriquecer su cotidianidad (y su dieta), protegiendo al fitoplancton.

Como el proyecto sugiere en su página de Facebook oficial, Oxygen Project se propone:

“motivar comportamientos que maximicen los beneficios financieros y de salud por medio de la educación y del compromiso con la protección de aquellos sistemas que proveen vida.”

Pero, ¿por qué salvar al fitoplancton?

the-oxygen-project-plancton-reduccion-oxigeno-que-hacer
Fitoplancton visto en un microscopio

Alrededor del 50% del oxígeno del mundo es generado por el fitoplancton: organismos vegetales acuáticos microscópicos que viven en los océanos. Éstos se han visto dramáticamente afectados por la contaminación de las ciudades y por la pesca industrial, cuyas prácticas acelerar la destrucción de los ecosistemas marinos y, con ellos, del microscópico fitopalancton.

Según diversos estudios, la producción natural del fitoplancton se redujo en un 40%. Este tipo de alarmantes cifras son las que hicieron a Seydel fundar The Oxygen Project. La iniciativa que busca alentar a las personas a tener una dieta más sana, no basada en la carne, ni mucho menos en el pescado, como una manera de mantenerse más saludables, ahorrar dinero y salvar al fitoplancton.

the-oxygen-project-plancton-reduccion-oxigeno-que-hacer
Es esta microscópica planta la que produce este luminoso fenómeno

 “A veces, la desesperación crea la inspiración.”

De esta premisa —y urgencia— surgió la idea, al parecer simple, de organizarse: de crear un proyecto específicamente enfocado en esta problemática, y de difundirla mientras se explica la importancia del fitoplancton y su papel fundamental en la manutención de la vida en la tierra.

¿Cómo funciona The Oxygen Project?

Antes que nada, este proyecto busca inspirar a cientos de personas. Ciertamente, el discurso ambientalista y contra el cambio climático se está agotando. Por eso es que Seydel decidió enfocarse en el oxígeno y el fitoplancton, como una premisa no sólo del propio proyecto, sino de la vida misma; en que las acciones que la gente tome —como mantener una dieta más sana basada en plantas— sean recompensadas mediante acciones del mismo dinero ahorrado por los contribuidores que hayan gastado menos dinero gracias a no invertir en alimentos caros, como la carne y el pescado. Así, The Oxygen Project es una suerte de espiral de apoyo mutuo y solidaridad con el planeta.

the-oxygen-project-plancton-reduccion-oxigeno-que-hacer

Seydel cree que esta premisa, aunada al incentivo económico, pueden salvar al planeta. Pero The Oxygen Project es una solución que necesita del compromiso y la acción colectivas. Te invitamos a seguir sus redes sociales, y el sitio que pronto estará en línea, para aceptar su reto y conocer más sobre las fuentes primigenias de la vida (y cómo conservarlas).

*También en Ecoosfera: Documental revela los daños al medio ambiente por mala alimentación



“Tenemos derecho a nuestros sueños”: la poderosa carta de jóvenes contra el cambio climático

La organización llama a una huelga escolar mundial el próximo 15 de marzo.

Durante las últimas semanas han tenido lugar numerosas protestas alrededor del mundo para exigir a los líderes del mundo acciones contundentes contra el cambio climático. Adolescentes de incluso 16 años han tomado el futuro en sus manos y preparan un movimiento masivo.

Poco a poco y como una enorme bola de nieve, el movimiento #FridaysForFuture llama a lxs estudiantes de todo el mundo a realizar huelgas escolares cada viernes para organizarse y movilizarse para una gran huelga el próximo 15 de marzo.

huelga-escolar-activismo-cambio-climatico-suiza
Suiza

El periódico The Guardian publicó hoy una carta en la cual se expresa la fuerza y contundencia de este movimiento: los millennials, jóvenes o como se quiera llamarles, no aceptarán un “no” por respuesta, y se organizarán para el que probablemente sea el reto más grande en la historia de la humanidad: presionar a los gobiernos del mundo para respetar y alcanzar los Acuerdos de París y detener la debacle de la civilización humana a causa del cambio climático.

huelga-escolar-activismo-cambio-climatico-inglaterra
Inglaterra

Te invitamos a estar muy pendiente y sumarte a estas actividades. Sin más, te dejamos con una traducción de la carta firmada por la coordinación global de la huelga climática liderada por jóvenes:

huelga-escolar-activismo-cambio-climatico-irlanda

Nosotrxs, lxs jóvenes, estamos profundamente preocupadxs por nuestro futuro. Actualmente, la humanidad está provocando la sexta extinción masiva de especies y el sistema climático global está al borde de una crisis catastrófica. Millones de personas alrededor del mundo ya sienten sus devastadores efectos. Sin embargo, estamos muy lejos de alcanzar las metas de los Acuerdos de París.

Lxs jóvenes somos más de la mitad de la población global. Nuestra generación creció con la crisis climática y vamos a tener que lidiar con ella por el resto de nuestras vidas. A pesar de este hecho, la mayoría de nosotros no estamos incluidxs en el proceso de toma de decisiones a nivel local y global. Nosotrxs somos el futuro sin voz de la humanidad.

No aceptaremos más esta injusticia. Demandamos justicia para todas las víctimas pasadas, presentes y futuras de la crisis climática, y por ello nos levantamos. Miles de nosotrxs tomamos las calles durante las últimas semanas alrededor del mundo. Haremos que se escuchen nuestras voces. El 15 de marzo, vamos a protestar en todos los continentes.

Finalmente necesitamos tratar la crisis climática como la crisis que es. Es la mayor amenaza en la historia humana y no aceptaremos la falta de acciones de los encargados de la toma de decisiones en el mundo, lo cual amenaza nuestra civilización entera. No aceptaremos vivir en el miedo y la devastación. Tenemos derecho a vivir nuestros sueños y esperanzas. El cambio climático ya está ocurriendo. La gente ha muerto, muere y morirá a causa de éste, pero podemos detener esta locura, y vamos a detenerla.

Nosotrxs, lxs jóvenes, comenzamos a movernos. Vamos a cambiar el destino de la humanidad, ya sea que estén de acuerdo o no. Unidxs, nos levantaremos hasta ver la justicia climática. Demandamos que los líderes del mundo asuman la responsabilidad y solucionen esta crisis.

Ustedes nos fallaron en el pasado. Si continúan fallándonos en el futuro, nosotrxs, lxs jóvenes, nos encargaremos de que este cambio ocurra. La juventud de este mundo ha comenzado a moverse y nada podrá detenerla.

 

Tal vez también te interese leer: “O elegimos continuar como civilización o no lo hacemos”: el profundo mensaje de una joven activista

 

* Imagen principal: Lionel Bonaventure/AFP/Getty Images



Miles de estudiantes en Europa salen a las calles para protestar contra el cambio climático

Un movimiento liderado por estudiantes de preparatoria surge en Europa y los jóvenes exigen acciones contra el cambio climático.

Hay veces en las que una sola acción basta para desencadenar todo un movimiento. Ese fue el caso de Greta Thunberg, cuyas huelgas solitarias afuera del Parlamento de Estocolmo inspiraron a una ola de jóvenes a tomar las calles de Alemania, Bélgica y Suecia. ¿Su propósito? Exigir acciones en contra del cambio climático.

Miles de estudiantes de preparatoria están alzando la voz ahora mismo y sus exigencias están sacudiendo a toda Europa. La discusión sobre el cambio climático es el foco de sus demandas, pero su urgencia resalta otro asunto de gran importancia: la participación de los más jóvenes en el escenario político. Alrededor del mundo, existen pocos espacios en los que sus voces sean tomadas en serio, pero ellos no planean callarse. El destino del planeta requiere de una participación activa, constante y total.

Los resultados discutidos en la COP24 y los reportes de la ONU apuntan a una verdad inevitable: hay que detener el cambio climático lo más pronto posible. De lo contrario, la temperatura global podría aumentar 3 grados para el año 2030, poniendo en riesgo a los ecosistemas más esenciales del planeta. La urgencia de estos chicos por frenar la crisis inminente está surtiendo frutos. Sus voces han viajado sin obstáculos hacia otros continentes: según reporta Buzzfeed News, ya hay estudiantes organizándose también en Estados Unidos y Australia.

Cada grito dado y cada pancarta alzada por estos adolescentes es un paso más contra la indiferencia colectiva. Los gobiernos mundiales deben dejar un rato sus pretensiones económicas para situarse en el presente. Como expresa una de sus consignas: “Si el planeta fuera un banco, ya estaría a salvo”. La insistencia de estos chicos no debería sorprender a nadie. El mundo que a ellos les tocará habitar por el resto de sus vidas es lo que está en juego, y salvaguardarlo debe ser una prioridad.

 

* Imagen destacada: Washington Post