10 sonidos de la naturaleza que simplemente no sabías que existían

El paisaje sonoro de la naturaleza es evocador y nos demuestra que el planeta Tierra es el compositor por excelencia.

El planeta es en sí mismo una sinfonía interminable y sus sonidos son a veces armoniosos y melodiosos. Pocos resquicios habrá en la naturaleza donde el silencio se imponga, solemne y desconocido, pues hasta los movimientos subterráneos de la tierra generan sonidos estridentes, aunque nos sean imperceptibles.

Resulta una delicia navegar por algunos de los paisajes sonoros naturales que han sido capturados hasta ahora. Las ondas sonoras poéticas que nos ofrecen los hábitats y sus elementos, así como las frecuencias producidas por algunos animales, nos demuestran cómo realmente la naturaleza inventó la música, mucho antes de que el hombre comprendiera los misterios de su composición.

sonidos-de-la-naturaleza-extranos-raros-sonidos-naturales-ecosistemas-animales

De hecho, las comunidades humanas muchas veces se han inspirado en las formas de comunicación de algunos animales, como en el silbido de los pájaros para crear lenguajes similares o, incluso, en las frecuencias que emiten los elefantes, en el caso de las tribus del este de África, que las incorporan a sus canciones.

Pero los sonidos de la naturaleza son a menudo únicos, y muchos de ellos, como te demostraremos a continuación, son poco conocidos y de una belleza inenarrable.

Canto de la ballena solitaria

Esta es la única ballena que emite un canto de 52 Hz, mientras que el común está entre los 15 y los 25 Hz. Su canto fue registrado en 1980, y se le atribuye una cierta melancolía porque a mayor herzios una frecuencia ésta es más aguda.

El sonido de las placas tectónicas

Es de esperarse que la profundidad de la tierra produzca sonidos estridentes, sobre todo cuando se mueven gigantescas estructuras como lo son las placas tectónicas, mismas cuyo deslizamiento produce los terremotos en la superficie. Estos fueron grabados por un artista holandés, Lotte Geeven, para el proyecto The Sound of Earth.

 

Auroras Boreales

La Aurora Boreal no es sólo un fenómeno celeste increíble, sino que también emite un curioso sonido, similar al crujido del hielo. Esto lo descubrió en 1990 el investigador Unto Laine, quien explicó a la BBC que el sonido proviene de una tormenta geomagnética que se produce a la misma altura que la Aurora Boreal.

 

Un bamboo meciéndose

El relajante sonido del bamboo proviene de su bamboleo al ser golpeado por el aire. Quizá esa fuera una de las razones por las cuales Buda meditaba en los bosques de bamboo.

 

El coro de la tierra

Se trata de un fenómeno, según la NASA, producido por las ondas de plasma o cinturones de radiación que rodean y “traspasan” la tierra. El sonido se propaga por ahí, y no por el aire, como el que podemos captar en la cotidianidad.

 

Las dunas de arena que cantan

Marco Polo, Darwin, y seguramente otros exploradores, han hablado de este extraño fenómeno con mucha curiosidad. Recientemente, investigadores del Centro Nacional para la Investigación Científica en París explicaron que el melodioso sonido proviene de los granos de arena al deslizarse por las laderas.

 

El hielo recién congelado

Es un hermoso sonido que produce el hielo cuando algo hace a sus partículas moverse de forma acelerada, como el filo de los patines deslizándose en su superficie.

 

Ave lira

Estos pájaros australianos tienen un peculiar canto, pues tienen la habilidad de mimetizar sus sonidos con los de la naturaleza, e incluso con otros sonidos artificiales.

 

Los arrecifes de coral vivos…

 

…Y los arrecifes de coral muriendo

 

Estos fueron grabados por Bernie Krause y utilizados para sus proyectos musicales desde 1970, pioneros en utilizar los sonidos de la naturaleza.

¿Conoces algún otro sonido de la naturaleza, tan inspirador como estos? ¡Compártelo con la Ecoosfera!

 

*Referencias:  The Music of Nature and the Nature of Music

 



Sonidos que nadie puede explicar (ni siquiera la ciencia)

Muchos de estos sonidos son tan lúgubres que parecieran anunciar un apocalipsis.

Existen sonidos naturales que todos conocemos: el fluir del agua, el canto de las ballenas o el trinas de las aves. Son sonidos exquisitos que, incluso, es bueno para nuestra salud escuchar. Pero en nuestro planeta se emiten tantos sonidos que –tenlo por seguro– no los conocemos todos.

Más aún, existen algunos sonidos que ni siquiera tienen explicación. Éstos han sido captados de diversas maneras, y sin duda son sonidos naturales, pero ni siquiera los científicos han podido explicar de dónde provienen o qué los provoca. Y eso los hace sumamente lúgubres.

En estas grabaciones se pueden escuchar loops, vibraciones, reverberaciones y zumbidos que, a veces, parecieran pertenecer más bien a dimensiones alternas, o incluso a mundos divinos. No obstante, los científicos creen que existe una explicación sobre el origen de estas misteriosas ondas sonoras, algunas de las cuales han sido captadas en lo más profundo de nuestro planeta. Pero el punto es que, hasta ahora, no la han encontrado.

Aquí algunos de los perturbadores sonidos naturales que no tienen explicación.

 

Upsweep (barrido arriba)

Este sonido, llamado upsweep en inglés, fue captado por un sistema submarino de vigilancia sónico, el cual escuchaba estaciones alrededor del mundo en 1991 y cuyas grabaciones fueron almacenadas por el Pacific Marine Environmental Laboratory. Se cree que proviene de la actividad volcánica, ya que además tiene la particularidad de variar según la estación del año.

 

The Hum (el zumbido)

Este sonido ha sido escuchado, en teoría, por el 2% de la población, quienes lo describen como una especie de quejido. Se trata de un sonido de baja frecuencia que se escucha aleatoriamente en territorios al azar, desde Nuevo México hasta Escocia. Se ha descartado que sea un sonido interno del cuerpo o la mente humana. Según un estudio realizado por el geólogo David Deming de la Universidad de Nebraska, el sonido podría provenir de transmisiones militares de baja frecuencia.

 

Skyquakes (terremotos celestes)

El nombre de este sonido inexplicable es, sin duda, portador de una poderosa imagen metafórica. ¿Puede haber terremotos en el cielo? No, pero este sonido pareciera apuntar a que sí. Los terremotos celestes han sido escuchados sobre todo en comunidades costeras. Sin embargo, no están relacionados con ninguna tecnología de los últimos 2 siglos, pues se tienen testimonios de este sonido desde 1824. Se cree que podría ser el impacto a nivel sónico de los meteoros entrando a la atmósfera.

 

Julia

Este sonido fue grabado el 1o de marzo de 1999, y no se ha vuelto a grabar uno igual. Fue tan estridente que, se dice, se escuchó en toda la región del Pacífico. Se cree que se produjo por el encallamiento de un iceberg de la Antártida.

 

UVB-76

También conocido como “The Buzzer”, este sonido se ha presentado de manera intempestiva en radios de frecuencia corta durante décadas. Entre cornetas estridentes, se escucha ocasionalmente una voz que parece estar leyendo números y nombres en ruso.

 

El canto de los colosos

sonidos-nadie-puede-explicar-sobrenaturales

Los colosos de Memnón son dos estatuas de 18 metros de altura que se encuentran cerca de Lúxor y fueron erigidas en honor al faraón Amenhotep. Desde que un terremoto en el año 27 a. C. colapsó la parte interior de uno de los colosos, se tiene testimonio de que comenzaron a escucharse sonidos extraños. Aunque durante siglos se especuló mucho al respecto, los científicos creen que el sonido era causado por un aumento en el calor y la humedad en las masivas estatuas, lo que explicaría por qué se escuchaba más entre febrero y marzo. Ya nadie podrá saberlo, pues desde que los colosos fueron remodelados, dejaron de cantar.



Graban por primera vez sonidos en la superficie de Marte

Por primera vez en la historia, logran extraer sonidos de la superficie de otro planeta: déjate acariciar por el viento de Marte.

¿Alguna vez soñaste con colocarte unos audífonos y entregarte al sonido que produce el viento en Marte? Pues no importa cuál sea la respuesta, el punto es que por primera vez esto ya es posible.

Escuchar los primeros sonidos jamás grabados en la superficie de otro planeta es un privilegio.

(Jim Bridenstine, NASA) 

La ciencia continúa avanzando en el probable entendimiento y exploración de nuestro sistema solar. El caso de Marte y nuestra familiarización con este planeta –aunque aún está repleto de misterios– es un buen ejemplo. En uno más de estos acercamientos con el planeta rojo, la misión InSight de la NASA documentó las ondas de sonido que viajan en suelo marciano. Este proyecto de la agencia estadounidense tiene como fin medir “los signos vitales de este planeta: su pulso, temperatura y reflejos”. 

Sin duda, la posibilidad de un futuro cercano en el que migremos a otro planeta genera sentimientos encontrados. Por un lado, podría significar nuestra derrota oficial en el intento de entablar una relación armónica y sustentable con nuestro entorno. Por el otro, muchos personajes importantes (Timothy Leary, Ray Kurzweil, etc.) han señalado que este es un paso obvio y obligado en la evolución de nuestra especie. 

En todo caso, no podemos descartar que en unas cuantas décadas comience algo parecido a una migración a otros planetas, y sería bueno ir reflexionando sobre las consecuencias buenas y malas que esto traería.

Pero mientras tanto, te invitamos a sumergirte un rato en el sonido del viento marciano y disfrutar del presente (aunque sin olvidar que el futuro también llega).