10 sonidos de la naturaleza que simplemente no sabías que existían

El paisaje sonoro de la naturaleza es evocador y nos demuestra que el planeta Tierra es el compositor por excelencia.

El planeta es en sí mismo una sinfonía interminable y sus sonidos son a veces armoniosos y melodiosos. Pocos resquicios habrá en la naturaleza donde el silencio se imponga, solemne y desconocido, pues hasta los movimientos subterráneos de la tierra generan sonidos estridentes, aunque nos sean imperceptibles.

Resulta una delicia navegar por algunos de los paisajes sonoros naturales que han sido capturados hasta ahora. Las ondas sonoras poéticas que nos ofrecen los hábitats y sus elementos, así como las frecuencias producidas por algunos animales, nos demuestran cómo realmente la naturaleza inventó la música, mucho antes de que el hombre comprendiera los misterios de su composición.

sonidos-de-la-naturaleza-extranos-raros-sonidos-naturales-ecosistemas-animales

De hecho, las comunidades humanas muchas veces se han inspirado en las formas de comunicación de algunos animales, como en el silbido de los pájaros para crear lenguajes similares o, incluso, en las frecuencias que emiten los elefantes, en el caso de las tribus del este de África, que las incorporan a sus canciones.

Pero los sonidos de la naturaleza son a menudo únicos, y muchos de ellos, como te demostraremos a continuación, son poco conocidos y de una belleza inenarrable.

Canto de la ballena solitaria

Esta es la única ballena que emite un canto de 52 Hz, mientras que el común está entre los 15 y los 25 Hz. Su canto fue registrado en 1980, y se le atribuye una cierta melancolía porque a mayor herzios una frecuencia ésta es más aguda.

El sonido de las placas tectónicas

Es de esperarse que la profundidad de la tierra produzca sonidos estridentes, sobre todo cuando se mueven gigantescas estructuras como lo son las placas tectónicas, mismas cuyo deslizamiento produce los terremotos en la superficie. Estos fueron grabados por un artista holandés, Lotte Geeven, para el proyecto The Sound of Earth.

 

Auroras Boreales

La Aurora Boreal no es sólo un fenómeno celeste increíble, sino que también emite un curioso sonido, similar al crujido del hielo. Esto lo descubrió en 1990 el investigador Unto Laine, quien explicó a la BBC que el sonido proviene de una tormenta geomagnética que se produce a la misma altura que la Aurora Boreal.

 

Un bamboo meciéndose

El relajante sonido del bamboo proviene de su bamboleo al ser golpeado por el aire. Quizá esa fuera una de las razones por las cuales Buda meditaba en los bosques de bamboo.

 

El coro de la tierra

Se trata de un fenómeno, según la NASA, producido por las ondas de plasma o cinturones de radiación que rodean y “traspasan” la tierra. El sonido se propaga por ahí, y no por el aire, como el que podemos captar en la cotidianidad.

 

Las dunas de arena que cantan

Marco Polo, Darwin, y seguramente otros exploradores, han hablado de este extraño fenómeno con mucha curiosidad. Recientemente, investigadores del Centro Nacional para la Investigación Científica en París explicaron que el melodioso sonido proviene de los granos de arena al deslizarse por las laderas.

 

El hielo recién congelado

Es un hermoso sonido que produce el hielo cuando algo hace a sus partículas moverse de forma acelerada, como el filo de los patines deslizándose en su superficie.

 

Ave lira

Estos pájaros australianos tienen un peculiar canto, pues tienen la habilidad de mimetizar sus sonidos con los de la naturaleza, e incluso con otros sonidos artificiales.

 

Los arrecifes de coral vivos…

 

…Y los arrecifes de coral muriendo

 

Estos fueron grabados por Bernie Krause y utilizados para sus proyectos musicales desde 1970, pioneros en utilizar los sonidos de la naturaleza.

¿Conoces algún otro sonido de la naturaleza, tan inspirador como estos? ¡Compártelo con la Ecoosfera!

 

*Referencias:  The Music of Nature and the Nature of Music

 



Escucha los sonidos naturales de todo el mundo con este mapa interactivo

Entre otras cosas, podrás escuchar una de las experiencias bioacústicas más ricas en la faz de la tierra.

El susurro de los bosques, la tempestad de las tormentas, los granos de arena deslizándose, los ecos lúgubres de la montaña, los diálogos de la selva.. estos sonidos naturales (algunos tan desconocidos como preciosos) nos permiten conocer más sobre el mundo que habitamos.

sonidos-naturales-mapa-interactivo-google-maps-sonidos-naturaleza-raros

Cómo suena cada ecosistema, que frecuencias confluyen en él, que ruidos emergen con el día y cuales en la noche, son parte de la creativa cartografía un proyecto que está mapeando todos los sonidos naturales que encuentra a su paso y de paso, nos permite saber cómo resuenan cientos de rincones del globo a través de una herramienta digital preciosa.

El mapa digital interactivo Nature Sound Map fue creado por el sonidista y fotógrafo Marc Anderson en 2013. Se trata de “un proyecto geoespacial que permite explorar los sonios naturales usando los mapas de Google.”

Anderson se ha aliado para este proyecto con más de 90 sonidistas alrededor del mundo, apasionados de la naturaleza y su bioacústica. Este grupo ha recolectado más de 400 sonidos de 85 países, los cuales podemos escuchar navegando por el mapa con una calidad asombrosa, que sin duda amerita ponerse los auriculares. Además, Anderson invita a cualquiera a colaborar en este esfuerzo sin precedentes y ampliar esta inspiradora colección.

sonidos-naturales-mapa-interactivo-google-maps-sonidos-naturaleza-raros
Kubah National Park, hogar de uno de los sonidos más bellos del mundo

Este apasionado de los sonidos naturales fundó también Wild Ambience en 2011, un sitio dedicado a los paisajes naturales, donde da a conocer algunos álbumes con grabaciones itinerantes.

Mientras que la fotografía captura una dimensión de la naturaleza, el sonido abre un nuevo mundo de hallazgos. —Marc Anderson

En 2014, Anderson ganó el premio al de la competencia Most Beautiful Sound in the World, con una grabación que llamó “Dusk by the Frog Pond”, realizada en Malasia, en el Kubah National Park. Se encuentra disponible también en Nature Sound Map para tu deleite, pero aquí te dejamos un fragmento de lo que Anderson definió como “una de las experiencias bioacústicas más ricas en la faz de la Tierra.”

 

Te invitamos a visitar Nature Sound Map y deleitarte con los sonidos del Amazonas, del Himalaya o de las arenas del místico desierto de Atacama. Porque los paisajes sonoros de la naturaleza son un patrimonio inmaterial que toca revalorar.

Aquí puedes visitar/escuchar la página.

 

*También en Ecoosfera: El enorme megáfono construido por estudiantes para escuchar los sonidos del bosque (fotos)

 



Relájate unos instantes con el delicioso sonido de esta nevada (AUDIO)

Las bondades terapéuticas de los sonidos de la naturaleza son un hecho (pero no dejes de probarlas y relajarte de inmediato con esta).

Si bien se ha demostrado que la música puede ser medicina, los sonidos que produce la naturaleza pueden llegar a serlo si nos enfocamos en ello. El sonido de la lluvia, de una nevada, el cantar de los pájaros, los hechos incesantes que resuenan en el bosque… Los ecosistemas son espacios sonoros que trascienden los canales multidimensionales del ser humano cuando éste entrega su voluntad a la relajación. 

Es cierto: vivimos atestados de basura visual y sonora, y en numerosas ocasiones ha llegado a desequilibrar nuestros sentidos, emociones, cuerpo y mente. No hace falta que un estudio científico lo pruebe, pues día a día experimentamos los resultados de vivir aceleradamente, y potencialmente fuera de lo que debiera ser la normalidad. 

Pero, para fortuna del ser humano, la naturaleza no solo está ahí, ajena a nuestro universo personal, sino que también es capaz de compartirnos una delicia de beneficios que bien podrían ser no visibles, pero sin duda demuestran efectos en nuestro desarrollo como personas. Es el caso del sonido.  La armonía natural es por sí misma una terapia. Se ha probado y se siguen estudiando sus bondades, principalmente para mitigar el estrés, la depresión, la ansiedad, incitar la relajación e inclusive el sueño lucido. 

Métodos como los empleados en musicoterapia o sonoterapia, que se basan en el principio de resonancia para sanar, advierten que el sonido es vibración para el organismo. En este sentido, resulta interesante notar que ciertos sonidos, por ejemplo, el de los cuencos cantores fabricados desde una aleación de minerales puros, han logrado sanar enfermedades físicas con la vibración, o que la terapia con sonidos bianuales –encontrados potencialmente en la naturaleza–, se vale de sutiles frecuencias que apenas alcanzamos a distinguir, pero que desmantelan efectos, inclusive parecidos a los de una droga. Se trata de sonidos que impactan según el timbre, las frecuencias y las variaciones melódicas, pero que no deja de lado la voluntad de la persona que quiere obtener sus beneficios.

De manera que, hay que ser consientes de las diferencias que como ser humano único hemos de tener, y por ende de los efectos que podemos alcanzar según el sonido y nuestro temple. Pero en lo que tal vez todos estaríamos de acuerdo, es en el hecho de que los sonidos de la naturaleza estimulan, y eso comprueba que también pertenecemos a ella. 

Si con lo anterior no te hemos convencido, prueba con esta deliciosa terapia de relajación, cortesía de una tormenta de nieve: