Singapur conduce el futuro hacia una sociedad sin autos

A partir de febrero del 2018 Singapur reducirá el número de vehículos privados.

Coche, crédito, cash (dinero en efectivo), condominio y club, las “cincos ces” de estatus económico meten reversa para no ahogarse en el tráfico.

La República de Singapur está constituída por 64 islas. La capital de esta nación es una de esas islas. Ahí, a partir de febrero del 2018, se ha echado a andar un programa determinante que restringe el número de autos privados.

En un futuro cercano, la movilidad en ciudades y capitales importantes para el mercado trasnacional dependerá de sus autoregulaciones medioambientales, del uso de otras energías limpias y de que el número de autos no siga elevándose, a la par de que el transporte público sea eficiente.

Singapur sin autos reducir uso de coche medioambiente-ciudad-sostenible

Las medidas que se acaban de adoptar se deben a que los intentos de disuadir a la población para dejar de comprar más autos no funcionaron. Adquirir un vehículo en este lugar se había convertido en todo un lujo, su precio puede ser hasta cuatro veces más alto que en Estado Unidos. Pero aun así, el coche sólo se conseguía con un “certificado de titularidad” en el que el automolista únicamente puede conservar su auto por lapso de diez años.

El parque móvil de Singapur alcanza actualmente el millón de autos, en una ciudad con cinco millones de habitantes que no tiene extensión geográfica para seguir creciendo en infraestructura carretera. Alrededor de 600 mil coches son privados y de alquiler (incluídos los que maneja Uber o Grab). Así para la Autoridad de Transporte Terrestre anunció que el índice de crecimiento de automóviles se limitó del 0,25 anual a 0. Las medidas se revisarán en en 2020.

Debido a las limitaciones de nuestro territorio y a otras necesidades apremiantes, hay muy poco margen para una futura expansión de la red de carreteras, indicó la LTA en un comunicado.

La restricción aplica a los automovilistas y motociclistas privados, ya que los de mercancía y los autobuses pueden aumentar de aquí al 2021. Periodo en el que se pretende hacer más eficiente el transporte público y reducir la flota de uso comercial.

Por cuestiones medioambientales, pero también por cuestiones sociales, estas medidas pretenden atenuar la brecha entre ricos y pobres en una ciudad multiracial, con cuatro idiomas y más de un credo religioso que debe vigilar el uso de su suelo para la vivienda, la agricultura y espacios recreativos.

Antes, sinónimo de prosperidad era tener un auto, pero esto está cambiando tanto para los países avanzados como para las potencias en ciernes, como Singapur.

Singapur sin autos reducir uso de coche medioambiente-ciudad-sostenible



Los más inquietantes cortos en línea de la obra de H.P. Lovecraft

El terror se apoderará de ti antes de que te des cuenta.

El miedo a lo desconocido es probablemente el miedo más grande que podemos experimentar. Es la indagación en ese terror el que distingue a la obra de H.P. Lovecraft, cuyos relatos generan un auténtico pavor –quizá porque también nos confrontan con los vericuetos más oscuros de la psique humana.

Curiosamente, Lovecraft sentía cierto desdén hacia el cine; es probable que no viera en el séptimo arte las potencialidades de la literatura. Pero aunque los terroríficos efectos de su narrativa son difíciles de igualar o simular, lo cierto es que algunos han logrado explorar atinadamente el terror lovecraftiano para llevarlo a adaptaciones audiovisuales de gran calidad.

Aquí te presentamos 3 increíbles cortos y un cuento ilustrado, disponibles en línea con subtítulos, que creemos han logrado el cometido de adaptar fielmente la obra de éste inquietante autor.

Harbinger (18+)

Este corto fue elaborado en conjunto por Thunder Studios y Runes; su estilo de thriller psicológico y su perspectiva en primera persona recuerda a los videojuegos de terror más icónicos de los años noventa, y sin duda cumple su cometido: aterrorizar al espectador.

At the Mountains of Madness

Un territorio inexplorado y recóndito como la Antártida es el escenario perfecto para una historia de terror que nos deja helados tras su lectura, como lo es En las montañas de la locura, uno de los más significativos cuentos de H.P. Lovecraft.

Tal narrativa ha sido adaptada en una brillante animación del italiano Michele Botticelli, quien entre otras cosas ha trabajado con el director Tony Kaye.

A Lovecraft Dream

Se trata de otro corto animado de Botticelli. En solo 5 minutos aborda el proceso creativo de Lovecraft, quien es conocido por haberse inspirado en sus sueños –o deberíamos decir, pesadillas–, para escribir sus relatos. El sonido en este corto es magistral: te recomendamos escucharlo con audífonos.

El Viejo Terrible

Un cuento de Lovecraft bellamente ilustrado por el artista Leda, editado en video y narrado por Lynx Tales, y que es sencillamente imperdible. El sonido también es magistral. Un trabajo altamente recomendable.

 



Indígenas toman la iniciativa y se rebelan contra el plástico y la contaminación

Retomando sus tradiciones, estas comunidades nos enseñan formas alternativas de vivir.

A las comunidades indígenas se les ha impuesto una forma de vida: la nuestra. Se trata de una imposición de grandes magnitudes y que abarca muchas dimensiones, desde filosóficas hasta epistémicas, pero que termina impactado moleculares aspectos del día a día.

Uno de ellos es en el de los objetos de uso cotidiano. Desde hace mucho, el plástico ha usurpado el lugar que antes tuvieran otros objetos, utilizados para funciones tan fútiles como envolver las tortillas o tomar agua. Algo sin duda paradójico, pues si algo no existía en la concepción indígena era el mantra moderno de “usar y tirar”.

En la concepción maya, como recoge la poetisa mayense Briceida Cuevas, no hay objetos. Todas las “cosas” tienen vida.

Lo que nosotros llamamos “cosas” son para los indígenas parte de un todo: de la naturaleza. Y son producto de algo vital: el trabajo de mujeres y hombres. Son, en suma, algo vivo desde su génesis, y que se mantiene con vida al estar en continua relación con nosotros y el mundo.

No extraña por ello que comunidades mayas de Guatemala estén poniendo un ejemplo más del buen vivir al rebelarse contra el plástico.

indigenas-plastico-pueblo-guatemala-prohibe

San Pedro la Laguna, municipio al occidente de Guatemala poblado por la etnia Tzutujil, es el primero donde está prohibido el uso de plásticos en el país. Esta legislación comunitaria, llevada adelante por el alcalde Mauricio Méndez, es una excusa para recuperar las practicas ancestrales que el plástico fue dejando tras de si.

Por ejemplo, ahora se usan servilletas con bordados para envolver las tortillas, en lugar de las miles de bolsas plásticas que se utilizaban. De la misma manera, se han sustituido otro tipo de empaques por hojas de plátano.

Esta conciencia indígena contemporánea surge de una cuestión muy concreta: la imposición no logró matar ni a la tradición ni a la cosmovisión.

Los pueblos originarios, como habitantes de la naturaleza, mantienen todavía profundos lazos con ésta, y son más conscientes del daño que el plástico y la contaminación le están provocando –por ejemplo, a sus lagos–. Por eso ahora, como desde hace siglos, los indígenas son los protectores de la biodiversidad.

indigenas-plastico-pueblo-guatemala-prohibe
Lago de Atitlán, San Pedro la Laguna

A San Pedro la Laguna se une Totonicapán, un cantón que recientemente se comprometió a dejar de utilizar plástico y está apoyando la implementación de una Política Ambiental que no se quede sólo en el papel, sino que irradie a las comunidades guatemaltecas y transforme los hábitos de sus habitantes.

Por su parte, el municipio purépecha de Cherán, en México, se convirtió en 2016 en el primer municipio 100% libre de basura, consiguiendo reciclar todos los residuos inorgánicos.

Así, estos pueblos marcan el paso rumbo un mundo libre de plástico pero, además, ponen el ejemplo de que relacionarnos de otra manera con el medio ambiente es posible, no necesariamente innovando, sino volviendo a tradiciones y prácticas ancestrales de infinita sabiduría.

 

*Imágenes: 1) Esteban Biba, edición Ecoosfera; 2) afp; 3) la hora