Granjeros utilizan un pesticida que, además de orgánico, embellece sus campos

Un hermoso poema de la naturaleza implícito en la praxis cotidiana.

Las granjas son una suerte de ecosistema que no necesariamente debieran de perjudicar al medio ambiente ni a los hábitats circundantes. Así lo han demostrado los granjeros ingleses que han puesto en marcha un original (y precioso) pesticida natural en sus campos: flores.

La iniciativa de estos granjeros podría ayudar a evitar el riesgo en el que algunas prácticas relacionadas a la agricultura ponen a los hábitats y sus ciclos naturales. Precisamente uno de los peores hábitos es el uso de pesticidas. Los residuos que su aplicación provoca se propagan más allá de las granjas: se han encontrado restos de plaguicida incluso en la Antártida. Esto sucede por su composición soluble en el agua y su volatilidad, que los hace fácilmente transportables en la lluvia, e incluso por tierra y por aguas superficiales.

pestes-pesticida-natural-flores-granjeros-organicos-inglaterra-agricultura-sustentable

No obstante, las plagas son un problema real que los granjeros deben evitar de alguna manera. Los pesticidas naturales son la solución ideal, y que mejor si éstos pueden sembrarse alrededor de los cultivos y embellecerlos como lo hacen las flores salvajes.

Utilizando flores, estos granjeros cuidan sus cultivos de las plagas (y de paso les dotan de una innegable belleza). La ventaja de este pesticida natural es que las flores pueden ser hogar de una multiplicidad de parásitos que se alimentan de éstas (evitando así que invadan los cultivos), y fungir como caminos por donde pueden desplazarse a otros lugares para no estancarse en la granja.

Por eso, esta original idea ha sido practicada por algunos de estos granjeros desde hace dos décadas, aunque ahora se está implementando de maneras novedosas. En sus campos, los granjeros han sembrando grandes laderas de flores: una suerte de barricadas de color que protegen sus cultivos. Esto no sólo evita el uso de pesticidas, a los cuales los insectos se están volviendo resistentes, sino que además promueve la biodiversidad al mantener la población de insectos de manera natural, sin alterar sus ciclos y permitiendo que jueguen su papel en los hábitats circundantes.

pestes-pesticida-natural-flores-granjeros-organicos-inglaterra-agricultura-sustentable

Para su mejor implementación, esta medida necesita de algunas tecnologías: por ejemplo, la que proveen los sistemas de GPS, para poder seguir su correcto funcionamiento y monitorear el restablecimiento del equilibrio perfecto del pequeño ecosistema que es cada granja y su fauna.

Además, actualmente se está intentando comprobar si esta forma de agricultura ecológica funciona en otras partes del mundo, o en formatos más pequeños, como los invernaderos. De ser así, empezar a implementarlo en otras granjas nos ahorraría la contaminación de los pesticidas y ayudaría a prevenir enfermedades relacionadas directa o indirectamente con los mismos.

Esperemos que pronto todos los campos del mundo se tiñan de color con esta original solución a las plagas, haciendo de la agricultura una industria más respetuosa del medio ambiente y más resiliente como los ecosistemas que la rodean.



11 pesticidas orgánicos que puedes hacer en casa

Aplícalos directamente a cada una de las plantas. Estos pesticidas naturales son amables con los recursos colectivos.

Tus plantas pueden estar relucientes y hermosas sin que sucumbas al uso de pesticidas tóxicos. Hacer un cambio de una sociedad sin tóxicos es responsabilidad compartida y puede conseguirse con pequeñas acciones. El cambio de paradigma comienza en casa, en cada uno de los actos conscientes de consumo que realicemos.

Los pesticidas industriales y tóxicos comenzaron a usarse apenas hace un siglo con el cultivo de producción masiva. En realidad por milenios las personas cuidaron sus plantas y cultivos a partir de ingredientes naturales de sencillo alcance.

Acá compartimos algunos ejemplos de pesticidas naturales:

Spray de ajo

El ajo no solo tiene propiedades sorprendentes para el sistema inmunológico humano. Es también un antibacterial, antiviral y antihongos. Por ello es un poderoso pesticida. Pela y muele 5 dientes de ajo y mezcla el resultado en medio litro de agua, deja reposar por seis horas. Agrega a la solución una rodaja de jabón natural para trastes antes de colar la mezcla. Ahora mezcla el resultado con un galón de agua y pon en un frasco rociador. Rocía en tus plantas dos veces por semana y rellena con nueva mezcla cada semana. Solo rocía las partes de la planta que están infectadas.

 ajo

 

Aceite cítrico de naranja

Mezcla tres cucharadas de jabón líquido orgánico con 30 ml de aceite de naranja y añade un galón de agua. Rocía en tus plantas, puedes aplicar directamente a hormigas y cucarachas.

 naranja

Aceite de árbol de nim

El aceite vegetal de las frutas y semillas de este árbol de la India ha probado ser un pesticida hasta para 200 tipos de insectos. Mezcla una cucharada de aceite vegetal puro de nim con la mitad de una cucharada de jabón natural y un cuarto de litro de agua tibia. Añade a cualquier parte de la planta, si crees que necesitas que la solución tenga más potencia añade otra cucharada de aceite.

 aceite de neem

Sulfato de Magnesio

Su nombre común es sal de Epsom. Puedes simplemente esparcir el polvo en tu planta (lo que además le dará nutrientes pues este optimiza la absorción de nitrógeno, fósforo y azufre). También es posible mezclar una taza de sal en cinco galones de agua para usar en un rociador.

 sulfato de magnesio

Aceite blanco

Lo único que necesitarás es aceite blanco y jabón natural. Este sencillo pesticida hace que los insectos se adhieran al aceite. Mezcla una taza de aceite en un cuarto de taza con jabón líquido natural. Cuando quieras agregar a tus plantas deberás mezclar una cucharada de esta solución con cuatro tazas de agua. Vuelve a rociar tus plantas cada siete días. Su duración en un contenedor cerrado será de aproximadamente tres meses.

 

Cebolla

Mezcla tres cebollas con agua en la licuadora. Vacía la mezcla en un frasco con agua y déjalo reposar durante la noche. Antes de usar cuélalo y estará listo para aplicar en tus plantas.

cebolla 

Insecticida cítrico

Hierve 500 ml de agua, mientras tanto, ralla la cáscara de un limón. Cuando el agua hierva retírala del fuego y añádele la cascara del limón. Deja esta infusión remojar unas ocho horas (mejor aún durante la noche). Ahora licúa el líquido para remover la cascara y rocíalo solo a las hojas dañadas, por detrás y delante.

citricos 

Spray de chile

Licúa dos tazas de chiles habaneros con una cucharada de pimienta cayena y una bombilla de ajo pelada. Deja reposar durante 24 horas esta mezcla en cuatro galones de agua. Ahora mezcla tres cucharadas de jabón natural de trastes y pon el resultado en un rociador. Puedes añadir a cualquiera de tus plantas dos veces a la semana.

chiles mexicanos 

Aceites de esencias

Tanto el de romero como el de hierbabuena, tomillo, cedro, etc., son buenos pesticidas. Estos atraerán polinizadores y simultáneamente combatirán los hongos.

 aceite esencial de tomillo

Cebolla y ajo

Muele una cebolla y un ajo y añade 150 ml de agua, deja reposar la mezcla durante una hora. Ahora incorpora  una cucharada de pimienta roja y una de jabón líquido natural. Rocía en las plantas. Guarda en el refrigerador el frasco, así tendrá una duración de una semana.

 cebolla y ajo



La agricultura biodinámica, una técnica de cultivo que beneficia la tierra

El alemán Rudolf Steiner propuso a inicios del siglo pasado una agricultura denominada biodinámica, la cual trata a las granjas como organismos complejos.

 En 1924 un grupo de agricultores alemanes notaron que sus tierras perdían fertilidad y los suelos se encontraban desgastados. Ante el problema solicitaron alternativas a la academia de su país, por lo que se llevaron a cabo un conjunto de conferencias lideradas por Rudolf Steiner, padre de la agricultura biodinámica, la cual, concibe a las granjas  como organismos complejos cuya dinámica natural incluye a los animales y al hombre.

La agricultura biodinámica se basa en nueve tipos de preparados inventados por Steiner, que a la fecha han comprobado tener efectos en la estructura del suelo y en los microorganismos, mejorando la fertilidad del suelo e incrementando su biodiversidad. Este revolucionario pensador creía que estos preparados transferían poderes sobrenaturales terrestres y fuerzas cósmicas al suelo. La rareza de estos es innegable, se dividían en dos tipos: los preparados para la preparación del suelo y los utilizados para la preparación y aplicación de composta.

Este tipo de siembra toma en cuenta un calendario de cultivo basado en el movimiento de los astros. Para la preparación del campo por ejemplo Steiner propuso el llamado cuerno de abonar, basado en una mezcla de tierra negra preparada al llenar el cuerno de una vaca que se entierra en la tierra en otoño para dejarlo descomponer durante el invierno y recuperarse para su uso la siguiente primavera. En este cuerno se añade además cuarzo molido en polvo preparado.

Actualmente esta técnica se utiliza en más de 50 países y cuenta con una agencia de certificación para sus productos denominada “Demeter International” (en alusión a la diosa griega de la agricultura). Los métodos del agrocultivo biodinámico profundizan en la interconexión de los componentes de los sistemas incluyendo al humano como parte de este. Se trata de una concepción filosóficamente sensible sobre la agricultura, que incluso nos remite a una especie de proceso de purificación alquímica, que empata perfectamente con un nuevo pensamiento acerca de la unidad de la materia y la vida.