Participa en la salvación de tu planeta y súmate a la iniciativa Lunes sin carne

Para muchos, dejar la carne es imposible. Pero Paul McCartney nos invita a hacerlo un día a la semana, para generar cambios más significativos de lo que podrías imaginar.

Si un día sin carne de una familia equivale a quitar un auto de circulación durante un mes, quizás deberíamos repensar la posibilidad de hacerlo. Meat Free Monday (lunes sin carne), es una campaña practicada por muchos hoy día, y nos llama directamente a la acción, proponiéndonos tomar esta medida urgente, explicando los portentosos cambios que tan simple decisión puede ocasionar.

Actores como Paul McCartney y sus hijas, Mary y Stella McCartney, han popularizado esta iniciativa. Desde 2009, La familia busca crear conciencia sobre el impacto nocivo que comer carne tiene para el planeta, y cómo podemos ayudar a mitigar la crisis ambiental, preservar nuestros recursos y mejorar nuestra salud teniendo, por lo menos un día libre de carne a la semana.

lunes-sin-carne-iniciativa-un-dia-sin-carne-impacto-ambiental-activismo-cambio-climatico-paul-mccartney-vegetariano

Quizás lo más original de su propuesta sea que no hacen un llamado radical, demasiado difícil de lograr. No están pidiéndole a la gente que se vuelva vegetariana ni mucho menos vegana, comprendiendo que esas iniciativas podrían ser demasiado difíciles de realizar para algunas personas. Aunque de manera sutil, sus argumentos —y las deliciosas recetas que comparten en su página, las cuales incluyen ingredientes súper-nutritivos como el aguacate— nos aproximan a esa vida libre de carne que muchos han abrazado permanentemente.

Paul McCartney lleva muchos años siendo vegetariano, y recalca que antes era mucho más difícil que en la actualidad. Además de realizar otras acciones que lo posicionan como un decidido activista, este genial músico admite que de niño habría pensado que un vegetariano “era un endeble”, pero ahora piensa que:

Si los mataderos tuvieran muros de cristal, todo mundo sería vegetariano

Y seguramente tenga razón, pues basta ver lo que sucede en los rastros de México, país donde cada segundo se sacrifican 59 animales para ser consumidos, la mayoría de forma cruel e inhumana. Y aunque afortunadamente ya se está trabajando en leyes que le den una muerte más digna a estos animales de granja, la catástrofe ambiental que genera la ganadería a gran escala sigue estando latente.

 

lunes-sin-carne-iniciativa-un-dia-sin-carne-impacto-ambiental-activismo-cambio-climatico-paul-mccartney-vegetariano

Sin embargo, dejar de comer carne un día  —o abrazar el vegetarianismo definitivamente— no es una decisión que recaiga solamente en lo ético. En la página de Meat Free Monday otros argumentos de peso nos pueden ayudar a convencernos de esta iniciativa. Por ejemplo, que la FAO asegura que la ganadería es “uno de los tres contribuidores principales de los problemas ambientales a escala global”, causante de casi el 15% de las emisiones de gases contaminantes.

Además, para producir un kilo de carne, se requieren 6,000 litros de agua.

Otro argumento de peso es lo benéfico que es para nuestro organismo bajar la ingesta semanal de carne. Según un estudio de la Oxford University citado en la página de Meat Free Monday, si todos comieran carne sólo 3 veces a la semana en Inglaterra, podrían evitarse 31 mil enfermedades del corazón, 9 mil muertes por cáncer y 5 mil infartos. Sin contar la considerable reducción de obesidad, diabetes y otras enfermedades relacionas al consumo de carne.

Come – carne y + vegetariano = ahorrar dinero

Un lunes sin carne es una iniciativa que también nos puede hacer ahorrar dinero. Tomando en cuenta que América Latina es el segundo continente donde más ha subido el precio de este producto, y que en México la carne equivale al 23% del gasto al trimestre, dejar de comer carne para ahorrar dinero no resulta para nada descabellado.

lunes-sin-carne-iniciativa-un-dia-sin-carne-impacto-ambiental-activismo-cambio-climatico-paul-mccartney-vegetariano

Por último, no comer carne puede salvar a las más de 5 mil especies en peligro de extinción, pues la ganadería es una actividad que depreda los ecosistemas, una de las principales causas de la extinción animal. Un lunes sin carne sin duda puede ayudar a subsanar esta urgente cuestión.

Parece magia, pero no lo es: se trata sólo de un minúsculo cambio que puedes hacer en tu vida cotidiana y que tiene un impacto gigantesco. En Ecoosfera te invitamos a realizar el lunes sin carne y a contarnos tu experiencia.

*También en Ecoosfera:

Por qué comer menos carne verdaderamente salva especies y ecosistemas

ECO-RECETA: ¿Cómo hacer un ramen vegano?

Cada vez más adolescentes son veganos en Inglaterra gracias a Instagram



Alimentos al desnudo: Nueva Zelanda planea eliminar las envolturas plásticas de los alimentos 👏

La tendencia ahora será un supermercado sin plástico (y ya era hora).

Nuestros padres y abuelos sabían vivir sin plástico. Casi todos los alimentos y bebidas se vendían a granel o en envases reutilizables. Pero en algún momento perdimos lo que pudo haber sido una herencia de vida sustentable, y la sustituimos con el uso desmedido de millones de bolsas, envases y recubrimientos plásticos de todo tipo.

Ahora Nueva Zelanda busca regresar a un modelo de vida más simple y mucho más sustentable, esto a través de la campaña Food in the nude, o “Alimentos al desnudo”, con la cual se busca crear una nueva conciencia contemporánea en toda la cadena de consumo de alimentos, esto es: desde la manufactura hasta el traslado y la venta en el supermercado.

Bajo esta campaña, el gobierno de Nueva Zelanda espera que se ponga fin al uso de plástico en alimentos frescos, los cuáles se venderán “al desnudo”, mientras que también se operarán estrategias para hacer que todo el envasado y etiquetado sea 100% reutilizable para 2025.

Según confirmó el New Zealand Herald:

La venta de hortalizas se ha disparado en 300%
desde que se implementó la medida en algunos supermercados.

Podría pensarse que los alimentos frescos a la intemperie corren el riesgo de oxidarse, marchitarse o madurar demasiado rápido, pero el sistema para mantenerlos frescos es muy sencillo. Sólo se usan rociadores de agua –que es previamente purificada con ósmosis inversa–, mismos que se activan algunas veces a día. Adicionalmente, esto hace ver a los alimentos frescos más atractivos para los consumidores, lo que explicaría el aumento en ventas de hortalizas.

De esta forma, la campaña “Alimentos al desnudo” traerá mejor salud a los neozelandeses, y vendrá acompañada de prácticas más sustentables. Y es que, como es sabido, las verduras, frutas y verduras son alimentos mucho más sustentables que los de origen animal o los industriales. Así que, si hay un aumento en la venta de alimentos frescos, es de esperarse que haya un descenso en el consumo de los alimentos con mayor huella ecológica.

No obstante, podría haber una última objeción a esta medida: ¿cómo hacer nuestras compras sin bolsas y envases de plástico? La verdad es que es muy sencillo, y sólo requiere de sustituir algunos materiales y cambiar algunos hábitos. Por ejemplo, acostumbrarse a llevar al supermercado bolsas de tela de todos tamaños, bolsas herméticas de silicón para la carne, o incluso hojas de plátano.

La imaginación es el límite de nuestra sustentabilidad. Y como Nueva Zelanda lo comprueba, todo depende de la voluntad colectiva.