La región salvaje (tu búsqueda de placer es un crudo espejo)

Esta película de Amat Escalante es perfecta para observar nuestra propia oscuridad (y aceptar que quizá tiene algo seductor).

¿Sabías que nuestra búsqueda de placer define, en lo individual y en lo colectivo, buena parte de nuestras vidas? Y no se trata de moral o perversión, sino de un duelo entre naturaleza y cultura, entre caos y norma, incluso, entre ficción y realidad.

Pero ¿qué es el placer? ¿qué es la moral? ¿cómo nos definen y penetran estas fuerzas? Estas son algunas de las preguntas que desfilan en La región salvaje, cinta con la que el director mexicano Amat Escalante nos confronta esta vez.    

amat-escalante-pelicula-region-salvaje

En los alrededores de la ciudad de Guanajuato, cerca de sus apretados callejones, hay un misterioso bosque. Ahí, en algún punto, encontramos una cabaña donde se hospeda una criatura que presume un cuerpo tentacular capaz de proveer placer sexual desbordado a quien se deja abrazar por él.

Primero pensarás que estás alucinando, sentirás que tu cuerpo y mente se desconectan por un momento, vas a perder la voluntad y la razón quizás…

Paralelamente somos testigos de un triángulo amoroso que involucra a una familia típica de la provincia mexicana. Las convenciones ceden ante el deseo de un joven marido que sostiene un affaire con su cuñado, mientras vemos como las normas sociales, insostenibles por naturaleza, son derruidas frente a la pulsión sexual –que entre más se reprime adquiere tintes más salvajes–.       

En La región salvaje, la presencia de este extraterrestre ultra sexual se convierte en un vehículo de exploración de la naturaleza humana y el andamiaje cultural. En este recorrido nos encontramos con la doble moral, el machismo y la represión, en un marco narrativo que recuerda, en distintas medidas, desde el shunga japonés y el terror psicológico de Lovecraft, hasta el realismo mágico y, evidentemente, a Posesión (1981) –la obra maestra del polaco Andrzej Zulawski–.   

Estamos ante una película originalmente castigada por la propia moral enfermiza que evidencia –lo cual retrasó su estreno en México –, y que podría representar el máximo halago a esta cinta. Es un valioso lance del cine mexicano por navegar aguas que circundan la crítica sociocultural, la exploración de lo onírico y la acepción monstruosa del placer.

Pero, si una criatura monstruosa te ofreciera placer infinito ¿te entregarías a ella? Vale la pena responder a esta pregunta…



El porno de realidad virtual podría destruir nuestra sexualidad

Estamos en la antesala de una revolución cognitiva de la sexualidad, pero esto podría no ser una buena noticia para las relaciones afectivas.

El porno digital cimbró nuestra realidad. Quiérase o no, no se trata sólo de una millonaria industria, sino de un producto cuyo consumo ha tenido todo tipo de consecuencias; entre otras, desatar adicciones tan poderosas como cualquier droga.

Ahora, el porno de realidad virtual ha creado experiencias mucho más íntimas e inmersivas, que podrían fácilmente generar mayores dependencias. Pero algunos dicen que el porno 3D está haciendo de este producto algo más empático y, por ende, humano: no una situación voyeurista, sino de participación directa, donde no se cosifica al otro.

porno realidad virtual
Arte: Joe Webb

Según aseguró el administrador del sitio 3DPornReviews, Doug McCort, en una entrevista con Peter Rubin: “la gente está respondiendo a lo que es una suerte de antítesis del porno tradicional“. Es decir, a la idea de poder interactuar, de percibir y sentir al otro en la intimidad, lo cual podría llevar al porno a evolucionar para bien.

Rubin, autor de Future Presence, recogió otras interesantes aproximaciones al porno de realidad virtual. Una historia incluida en su libro es la de “Scott”, un hombre casado que no solía ver porno. Pero en navidad recibió de regalo unas gafas de realidad virtual, y más temprano que tarde descubrió la nueva tendencia 3D del porno. Y se enganchó:

No podía creer el nivel de inmersión que esto proveía.

realidad virtual porno
Arte: gethinoliver

Pero Scott no se hizo un adicto. De hecho, la experiencia le sirvió para mejorar la intimidad con su esposa, con quien disfrutó la sexualidad tal cual como era con ella: con la persona que lo ama, y no con una simulación. No obstante, cuando Scott le contó sobre el porno de realidad virtual, ella le dijo que era un “simulador de adulterio”. Y quizá tuviera razón: la línea entre la fantasía (sobre todo la fantasía 3D) y la realidad es muy delgada, y el inconsciente puede jugarnos malas pasadas.

Así que Scott dejó el porno de realidad virtual, pues pensaba que podía estar rebobinando su cerebro y prefirió parar ante las fuerzas desconocidas que esta experiencia podía desatar. Pero muchas personas no son capaces de hacer lo mismo que Scott, y más porque –y Freud estaría de acuerdo con nosotros– estamos en una época de graves desórdenes sexuales, algunos provocados por la pornografía y su consumo excesivo.

porno-de-realidad-virtual-adiccion-sexualidad

Incitados por la industria del sexo, que le ha quitado todo ápice de humanidad a la sexualidad y nos ha llenado de traumas, los desórdenes sexuales se han intensificado, y van desde la disfunción eréctil hasta graves aversiones sexuales. Y pese a la gravedad de tales condiciones, lo cierto es que dichos desórdenes no han sido suficientemente estudiados ni tratados por ninguna rama de la medicina. Así que abordar la sexualidad, y más aún, su industria, es algo todavía muy delicado.

 

Pros y contras del porno de realidad virtual

Por todo lo anterior, cabe reflexionar en torno a las posibilidades del porno de realidad virtual. Bien podría ser un catalizador de relaciones sanas: una vía para experimentar y estimularnos, para reinventar las relaciones y que dejen de ser cerradas en términos nocivos. Usado con moderación, el porno de realidad virtual podría ser un recurso fantasioso tan valido como inmiscuirse en una lectura, y podría mejorar nuestras relaciones en muchos sentidos.

Pero si la industria del sexo no cambia, es poco probable que el porno de realidad virtual nos sirva para evolucionar. Más bien, podría provocar mayores adicciones y, por ende, elevar el número de afectados por desordenes sexuales, ya que la experiencia que genera bien podría suplantar a cualquier contacto humano.

porno-de-realidad-virtual-adiccion-sexualidad

El correlato de esto sería, sin duda, una vida cada vez más aislada y una frialdad tajante entre los individuos. El porno 3D podría ser la antesala de relaciones afectivas cada vez más mecanizadas, incluso más de lo que ya lo están.

Así que no hay que dejar de ser críticos ante el porno: seamos o no usuarios, sea tradicional o 3D, es un producto que no podemos consumir como si nada.

¿Tú qué opinas?

 

* Imágenes: Stuntkid