Sobre el ritual de las caminatas anuales (o cómo obtener beneficios de este acto natural)

Existen prácticas antiguas que podemos resignificar y reapropiarnos; es el caso del ritual de la camina anual que pervivía en la Edad Media.

Caminar es una de las prácticas más reconocidas por escritores, artistas, famosos empresarios y demás personas creativas. Es una acción que realizamos cotidianamente, casi de manera inconsciente. Pero, el hecho de que se dé un cierto tiempo del día para realizarlo, casi como un hobbie, puede detonar en la persona beneficios inimaginables.  

Para el ritual llamado “Year Walking”, o caminata anual, en Suecia, el acto de caminar puede traer incluso dones de clarividencia para el caminante.

caminata-anual-year-walking-practica-sueca-pagana-ritual-bienestar-mindfulness-naturaleza

Esta antigua práctica sueca, era conocida también como årsgång y fue practicada durante la Edad Media. Según algunos estudios, la caminata anual se realizaba en el solsticio de invierno, un día que evoca un misticismo incontrovertible para todas las culturas del mundo. La caminata debía darse exactamente a las 12 de la noche. Previamente, se hacía una meditación diurna en una habitación en total silencio y lo más oscura posible, sin comer, ni dormir. Luego, durante la caminata, se daban tres vueltas a la iglesia más cercana, en dirección opuesta a las manecillas del reloj. Después se regresaba a la iglesia o se iba al panteón para “recuperar la fe”.

De esta manera, a los practicantes se les abrían las puertas del mundo espiritual. Aunque también podía devenir en terribles visiones de seres extraños, según han demostrado los actuales estudios folklóricos sobre el paganismo sueco. Porque la caminata anual también era una especie de trance; un rito que bien podría adecuarse a algunas prácticas actuales en beneficio de nuestra mente y cuerpo.

caminata-anual-year-walking-practica-sueca-pagana-ritual-bienestar-mindfulness-naturaleza

La caminata anual puede resignificarse y reproducirse de manera innovadora. Podemos resistirnos a creer que una caminata nos hará clarividentes; pero lo que ha sido comprobado por la ciencia —y por las mentes más brillantes de los últimos siglos— es que caminar es benéfico para infinitud de cuestiones. Una caminata puede ayudarnos a tratar la ansiedad y la depresión, y si es un paseo por parajes naturales nos ayuda a reconectarnos con la naturaleza y prevenir —con la ecoterapia— el llamado “déficit de naturaleza”, una condición no reconocida oficialmente, pero que afecta realmente a los habitantes de las urbes.

Si traemos a la cotidianidad prácticas como la caminata anual de manera novedosa podemos complementar las terapias actuales de mindfulness, o la mencionada ecoterapia. Son ocasiones ideales para alejarnos de la tecnología —que incluso modifica la química de nuestro cerebro—, y de echar un vistazo introspectivo a nuestro interior. 

caminata-anual-year-walking-practica-sueca-pagana-ritual-bienestar-mindfulness-naturaleza

Como sea, la cuestión está en salir a caminar de verdad, y si es posible experimentar sobre las posibilidades que esta simple acción puede tener, sobre todo al hacerlo en la naturaleza, ya que, como alguna vez sugirió Albert Camus, caminar puede refrendar la amistad: “No camines delante de mí, puede que no te siga. No camines detrás de mí, puede que no te guíe. Camina junto a mí y sé mi amigo.”

*Imágenes: 1, 2 y 3) Alison Scarpulla; 4) pxhere

 

*También en Ecoosfera: ¿Por qué caminar te hace más inteligente?



Medita en movimiento haciendo manualidades o artesanías

Tejer, bordar, modelar, son solo algunas de las actividades que verdaderamente conectan mente y cuerpo.

Las manualidades son algo que hacemos desde muy pequeños, cuando nos dan libros para colorear y tijeras sin filo para recortar. Pero eso que empieza siendo una inocente recreación para estimular la psique infantil es algo que deberíamos seguir practicando toda la vida.

Para muchos, sin embargo, puede que las manualidades no sean sino una actividad para niños, o incluso –y no sin un toque de machismo encubierto– “cosas de mujeres”.

No obstante, los mundos de las manualidades, y más detallado aún, las artesanías, están ahí para quien quiere verles y conocerles. Y no sólo se pueden hacer infinidad de objetos útiles y personalizados, sino que podemos mejorar repentinamente nuestra salud.

Haciendo manualidades o artesanías obtenemos un estado psíquico único, llamado flujo.

manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa
(Foto: el observador)

En psicología se conoce como flujo a un momento inmersivo, donde la mente logra concentrarse 100% en la actividad que se ejecuta. Tal concepto fue acuñado por el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi en 1975, y  desde entonces se le ha prestado atención a las actividades donde se presentan experiencias de flujo, estudiándose a profundidad sus beneficios.

Manualidades como tejer, bordar, el modelado, el origami o la confección son algunas de las actividades que nos permiten experimentar el estado psíquico y físico del flujo.

Por ser una manera de experimentar el flujo y, por ende, de conectar cuerpo y mente, las manualidades constituyen una forma de meditación en movimiento. La clave en este tipo de meditación no es borrar todo pensamiento, sino encontrar equilibrio y paz mental a través de la actividad corporal.

manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa

El caso del tejido ejemplifica perfectamente esta intensa conexión mente-cuerpo y los estados a los que se puede llegar practicando manualidades.

Por eso es que tejer es una de las manualidades cuyos beneficios para la salud mental ha despertado más interés en la comunidad científica. Investigaciones recientes destacan que, para quienes tejen, el alivio a la ansiedad y el estrés se halla en poder hacer una actividad que los desconecta de los asuntos personales.

Beneficios adicionales

  • Relajación rápida y prolongada
  • Felicidad –se libera dopamina y serotonina
  • Sentido de logro
  • Mayor confianza y autoestima
  • Mejoramiento de habilidades cognitivas
  • Mejoramiento de habilidades manuales

    manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa

Además de estos beneficios –comprobados en decenas de investigaciones–, también se ha demostrado, científica y empíricamente, que hacer manualidades ayuda a disminuir síntomas de estrés postraumático, e incluso trastornos tan complejos como la anorexia.

La confección, por ejemplo, ha ayudado a tratar la fatiga crónica, al ser una actividad más diversificada que otras, mientras que los colores usados en el quilting –que es además una de las manualidades menos conocidas y más hermosas–, tienen un impacto emocional sumamente positivo.

Si quieres meditar en movimiento, ¡suma las manualidades a tu rutina! Y si eres hombre, aprovecha para romper estereotipos y ejercitar tus capacidades de autotransformación atreviéndote a hacer manualidades –como los hombres tejedores de Chile.

Pon manos a la obra. Conecta mente y cuerpo.

*Imagen de portada: Wassermoth, edición Ecoosfera



Caminar sí te hace más creativo, confirma un estudio

Lo que artistas, pensadores y hasta místicos ya conocían es ahora confirmado por este estudio.

Podría parecer que caminar es una de las acciones más mecánicas y naturales. Es nuestra manera primaria de recorrer el mundo, lo que podría convertirla en la práctica más pragmática de las que conocemos a la mano como habitantes de este. Sin embargo, aún en este natural proceso, tan orgánico como comer o domir, existe un algo que intuitivamente había sido honrado por artistas de todos los tiempos: la caminata como detonador de creatividad.

Muchos pensadores y artistas del tamaño de Niestzche, Baudelaire, Rimbaud, Kant, Rousseau, y Thoreau; ellos todos y muchos más hablaron de las bondades de caminar. Más que una alusión, formaron frases y reflexiones que podían caer en la magnitud de un homenaje. Pero ¿por qué las caminatas han estado tan asociadas al arte y la creatividad?

Un nuevo estudio de Stanford hecho por los investigadores Marily Oppezzo y Daniel Schwartz ha concluido, luego de estudiar a cientos de estudiantes, que mientras estos caminaban mostraron una marcada tendencia en aumento de habilidades creativas.

Existe algo en el movimiento, quizá en el ritmo, que nos hace pensar distinto cuando caminamos. Con más soltura, quizá sin esa aprehensión por encontrar una respuesta, que como lo alude la filosofía taoísta, permite un mejor entendimiento que la búsqueda misma.

Este estudio en realidad comprueba lo que intuitivamente han conocido los grandes caminantes del mundo, y hoy que las comodidades han confundido nuestros conceptos de una calidad de vida, recuperar hábitos como el caminar puede ser la de las más sofisticadas herramientas desde su discreción.

Más en Ecoosfera

Ocho beneficios extraordinarios de salir a caminar

Algunos beneficios de caminar descalzo en el pasto

¿Por qué caminar te hace más inteligente?

Pasear y caminar entre los árboles alivia el cansancio del cerebro y mejora la concentración

Caminar ayuda a aliviar algunos síntomas de la depresión, afirma estudio