Todo lo que necesitas saber sobre el año chino del Perro

Este 2018 será un año complicado, pero no es nada que los nacidos bajo el signo del Perro no puedan manejar. Descubre por qué.

Todas las culturas se han preguntado sobre lo que determina la condición humana, y cual es el destino que a cada ser le corresponde en la vida. La cultura asiática no es la excepción, y por eso es que este 2018 festejamos el año del perro, uno de los animales que conforman el llamado “zodiaco chino”.

Se cuenta que esta fascinante y milenaria astrología surgió a partir de la bendición que Buda hizo a los únicos 12 animales que asistieron a un banquete, al que había convocado a todo el reino animal. Aunque una versión alternativa sugiere que los animales nunca asistieron porque la Rata, encargada de invitar a los animales, cambió la fecha para evitar que asistiera el Gato (lo que explicaría que no hay Gato en esta astrología, excepto en la versión vietnamita).

astronomia-zodiaco-chino-perro-que-depara-personalidad

¿Por qué este año se festeja al Perro?

La astrología china, de suma importancia para todos los países del continente asiático, difiere del zodiaco occidental en que sus signos no están basados en constelaciones, sino en los ciclos de la luna. Además, el ciclo corresponde a años y no a meses, y todos estos corresponden a un animal, al cual se le rinden honores y festejos diversos cuando es su año. En esta ocasión toca el turno al Perro, cuyo ciclo de este 2018 comienzó el 16 de febrero.

Una similitud con el zodiaco occidental es que, a partir de la asignación de un símbolo –­en este caso animal– se le atribuyen rasgos específicos de personalidad a cada persona, según el momento del ciclo en que haya nacido. La astrología china tiene, en su ciclo de 60 años, particularidades para cada signo, que varían según el mes, el día y las horas, a las cuales corresponden otros animales del ciclo, lo cual altera también la personalidad.

¿Cómo es la personalidad del Perro, y qué le depara?

El llamado “Perro de tierra” es el onceavo animal de la astrología china: se le asocia con las horas donde entra la noche, entre las 7:00 y 9:00, y en términos del ying y el yang está del lado del yang.

Su rasgo más distintivo es la lealtad. Jamás abandonan a sus amigos, a su familia o el trabajo. Se le atribuyen la empatía y la destreza, y un buen desenvolvimiento social. Son buenos ayudando a otros, sobre todo a dejar malos hábitos atrás. No obstante, por dentro son ansiosos y se preocupan con facilidad, pero eso no los detiene, pues nada los persuade si ya están decididos a algo.

Según la fecha de nacimiento, cada perro es diferente, y le corresponde un elemento distinto.

1910-1970: Metal
Estos son Perros muy tradicionales y atractivos, muy independientes y empáticos.

1922-1982: Agua

Estos son Perros son buenos para planear. Son concentrados, aunque a veces pueden ser pesimistas.

1934-1994: Madera

Estos Perros son amables y tranquilos, y hacen lo que pueden por los demás.

1946-2006: Fuego

Estos Perros son cazadores de sueños, y buenos consejeros.

1958-2018: Tierra

Estos perros son tercos: jamás se rinden. Son un poco introspectivos, y creen en el trabajo duro.

En general, para los nacidos en estos años se espera que el 2018 sea especial, repleto de retos y oportunidades. Según las recomendaciones que hacen los astrólogos chinos a quienes nacieron bajo el signo del perro, éstos no deben lamentarse de errores pasados, sino aprender de ellos y correjirlos.

astronomia-zodiaco-chino-perro-que-depara-personalidad

Lo malo es que el 2018 es un año de riesgos, según la astrología china. Siendo el año del Perro, estós deberán cuidarse aún mas, pues le rodeará un peligro contsante que podría afectar su situación financiera, así como a sus relaciones personales.

La compatibilidad del Perro es con:

  • Conejos
  • Tigres
  • Caballo

La incompatibilidad es con:

  • Dragones
  • Cabra
  • Buey

Lo que da suerte a los Perros:

Colores: Verde, rojo y púrpura
Números: 3, 4 y 9
Mineral: Esmeralda:

Lo que da mala suerte a los Perros:

Colores: azul y café
Números: 1, 7 y 8

Vida y salud:

Los perros son sanos, aunque suelen tener cambios bruscos y ser delicados a las enfermedades. Se deben cuidar de influenza y otros virus. Deben prestar atención a su sistema digestivo, pues su peor enemigo es una mala dieta. La meditación es una buena solución al estrés que suele dominarlos, así como el yoga.

 

 

 



La atención es nuestro puente con el mundo

La economía de la atención gana millones robando nuestra atención, pero, ¿cómo podemos recuperarla para alcanzar nuestros objetivos?

Nuestras capacidades cognitivas son nuestro puente con el mundo. Son aquella habilidad que nos permite conocerlo, pero también inteligirlo, memorizarlo y nombrarlo. Más aún: son un aspecto esencial de la conciencia humana.

¿Qué tan importantes no serán estas capacidades, que en la actualidad son explotadas por otros?

economia-atencion-como-prestar-atencion-enfocarse

La información se ha vuelto una mercancía. Y para poder competir, las grandes industrias de todo tipo –pero sobre todo las industrias techtienen que lograr captar nuestra atención, vendiéndonos cierto tipo de información. Lo único que quieren es que demos click y que nos quedemos viendo un video por más de tres segundos. O en el caso de la publicidad, nos siguen bombardeando con mensajes irrisorios y cacofonías estridentes.

Cada dos días es generada más información de lo que se generó en toda la historia de la humanidad antes de 2003

Lo malo –para las industrias y para nosotros– es que hemos entrado en un circulo vicioso. Mientras más atención nos exigen, menos atención somos capaces de prestar. La demanda por atención nos aletarga, y por eso hoy son usadas insólitas formas para explotar nuestras capacidades cognitivas. Para ello se utilizan todo tipo de recursos: psicológicos, neurológicos, de programación y de diseño.

¿A que grado se está viendo comprometida nuestra atención?

 economia-atencion-como-prestar-atencion-enfocarse

Tenemos distintas formas de prestar atención. Estas se producen en los dos hemisferios del cerebro: en el hemisferio izquierdo está la atención más analítica, mientras que en el derecho está una atención más enfocada a la exploración sensorial. Estas capacidades se complementan: el hemisferio izquierdo es el que le da una representación a la totalidad captada por el hemisferio derecho.

De alguna manera, la atención del hemisferio derecho, que es la más libre, la que no se “engancha”, sino que se mantiene al tanto de todo, es aquella que se está viendo más comprometida debido a la economía de la atención. Porque la atención que reclama el Internet, las redes sociales y los servicios de entretenimiento, es una atención inmediatista, de gratificaciones al instante. Apaga nuestra modalidad de exploración y nos engancha a una sola cosa: a las pantallas.

¿A qué quieres prestar atención?

economia-atencion-como-prestar-atencion-enfocarse

Pero la atención en realidad es una experiencia, no sólo un recurso. Y es una capacidad que nos permite encontrar nuestros intereses y llevar a cabo nuestros propios objetivos. Por eso es urgente que dejemos las pantallas y volvamos a explorar al mundo y a nosotros mismos con él. Quizá la pregunta más pertinente sea: a qué queremos prestarle atención… ¿Lo habías pensado?

Si quieres dejar de ser explotado por la economía de la atención, ya existen algunas propuestas, como el minimalismo digital, que sirven como modelos para tener una vida menos tecnológica y más orgánica. A esto se suman prácticas que podemos adoptar, como la meditación mindfulness, el hacer de la comida un ritual de principio a fin –y dejar de comer frente a las pantallas comida rápida–, o incluso prácticas sin una finalidad aparente, como salir a dar una caminata.

Así podremos conquistar nuevamente nuestra atención consciente y enfocarla en lo que verdaderamente importa.

Imágenes: Piero Fornasetti



Una pequeña variación en este número podría revolucionar la física (y la realidad) como la conocemos

Una constante con la que los científicos se han topado a lo largo de la historia podría demostrar que la naturaleza también evoluciona a través del tiempo.

Para las ciencias exactas, las constantes representan valores confiables para entender el mundo a nuestro alrededor. La velocidad de la luz, la aceleración con la que la gravedad terrestre atrae los cuerpos en caída libre y muchos otros aspectos de la naturaleza se consideran invariables a través del tiempo.

¿Pero cómo podemos estar seguros de que la naturaleza no cambia? O dicho de otra manera, ¿cómo sabemos que una constante no evoluciona a través del tiempo?

Una de las constantes más misteriosas de la ciencia aparece en los cálculos astronómicos, en el funcionamiento de la química e incluso en la manera en que los átomos se forman. Es un número con el que científicos de diversas disciplinas se topan una y otra vez a lo largo de la historia: 1/137. Descrito por el radical físico Richard Feynman como “uno de los misterios malditos más grandes de la física: un número mágico que aparece sin que podamos entenderlo”, este número aparece en áreas como la relatividad, el electromagnetismo y la mecánica cuántica.

La Constante de Estructura Fina del Universo, también conocida como constante de Sommerfeld, es una constante que caracteriza la interacción electromagnética entre las partículas elementales cargadas. La importancia de esta constante, representada por la letra griega “alpha” (α), es que dependiendo de su valor es posible descartar o no la existencia de una estructura interna del electrón. Se compone de tres constantes: la velocidad de la luz, la carga electromagnética de un electrón y la constante de Planck. 

Por ejemplo, durante mucho tiempo se creyó que los neutrones, protones y electrones eran las partículas elementales de la materia. Pero tiempo después se descubrió que los protones y neutrones aún pueden descomponerse en elementos más pequeños, llamados quarks.

Actualmente los científicos creen que los electrones sí son partículas elementales y en esa suposición se basa el Modelo Estándar de la física de partículas elementales, la física mediante la que nos explicamos la mayor parte de los fenómenos macroscópicos a nuestro alrededor. Pero si la constante alpha presentara variaciones, significaría que la física tal y como la conocemos podría dar un giro inesperado.

El pasado 13 de abril, se realizó la medición más precisa de esta constante por científicos de la Universidad de Berkeley, California. Por primera vez se utilizaron pulsos láser en lugar de cálculos indirectos para llevarla a cabo. Los resultados confirmaron que partículas hipotéticas que habían sido nombradas como “fotones oscuros” en realidad no existen.

Si la medición hubiera revelado la existencia de los fotones oscuros, el electrón hubiera dejado de considerarse una partícula elemental, revolucionando por completo la física. Debido a la importancia de esta constante, los científicos no han dejado de realizar pruebas para encontrar variantes en su comportamiento.

Este mismo año entró en operaciones ESPRESSO (por sus siglas en inglés Echelle Spectrograph for Rocky Exoplanet and Stable Spectroscopic Observations), un instrumento instalado en el Observatorio Astronómico de Paranal con la capacidad de medir velocidades radiales con una precisión de 10 cm/s.

ESPRESSO también es capaz de medir variaciones en escalas de giga años (una unidad de tiempo equivalente a mil millones de años) de algunas constantes físicas, como la Constante de Estructura fina del Universo o la relación de masas entre el protón y el electrón.

Los encargados del programa esperan que para 2019, ESPRESSO revele información inesperada que podría revolucionar toda nuestra concepción del universo.

Imagen principal: Richard Feynman en acción