¿Quién eres y por qué? Estos son los tipos de personalidades según Carl Jung

El “arqueólogo del espíritu” tiene una respuesta que raya en lo cosmogónico (y te hará darte cuenta por qué eres parte del inconsciente colectivo).

La psicología, como disciplina científica oficial, ha fungido como un paralelismo al advenimiento de lo que es ser individuo. Carl Jung, el “arqueólogo del espíritu”, rompió hasta cierto punto con esa visión, sin dejar de lado que la psicología es, por definición, el conocimiento del alma (pshyké).

personalidades-tipos-psicologia-carl-jung-que-personalidad-te-define

El problema del individualismo es que entiende al ser humano como una sola esencia: quien es un individuo es un ser indivisible de sí mismo y que puede auto-realizarse sin otra mediación que su voluntad. O lo que es lo mismo: no necesita de los otros para desarrollar su alma. Desde este enfoque, la psicología puso más peso sobre el yo que el nosotros en el desarrollo de la personalidad.

No obstante, Carl Jung fue más allá de esa burda manera de comprender algo infinitamente más complejo y cósmico como lo es el ser humano, nutriendo a la psicología y a la psiquiatría con estudios de historia, teología, filosofía y estética.  A partir de eso elaboró su teoría de los tipos psicológicos, o “personalidades”, en las cuales se percibe también el peso de dos de sus postulados más radicales: los arquetipos y el inconsciente colectivo.

personalidades-tipos-psicologia-carl-jung-que-personalidad-te-define

Así, el individuo en Jung, y las diversas personalidades que lo caracterizan, son producto del ambiente: la exterioridad forma en gran medida nuestra alma. Pero no sólo lo que vivimos en el ahora, sino los símbolos (arquetipos) del pasado que siguen determinando nuestra personalidad, como lo puede ser nuestra casa de la infancia o algo más grandilocuente y universal, como lo mitológico o religioso.

Eso es el inconsciente colectivo, que para Jung era no sólo una herencia o un vestigio cualquiera, sino un pulso de vida que se hace presente en nuestra personalidad. Esto nos lleva a comprender por qué a su psicología se le acuñó el término de profunda, pues literalmente profundiza en lo que es el individuo y su alma como parte de un todo (un cosmos).

Intenta encontrarte a ti mismo en una de las personalidades propuestas por Jung

personalidades-tipos-psicologia-carl-jung-que-personalidad-te-define
(Ilustración: Juana Gómez)

Primero, Jung definió  4 actividades funcionales, divididas en lo racional y lo irracional:

  • Pensar y sentir (racionales)

  • Percibir e intuir (irracionales)

A estas podían corresponder 2 tipos generales, o formas de desenvolverse en el mundo:

  • Extrovertidas, que se distinguen por la dirección de su interés, del movimiento de su libido (energía) siempre hacia afuera.

  • Introvertidas, muy “funcionales”, que dirigen su libido al interior y que se realizan en la abstracción (de ahí proviene abstraído).

personalidades-tipos-psicologia-carl-jung-que-personalidad-te-define

A partir de ello Jung clasifica 8 personalidades, siempre ligadas a este esquema y que son, en parte innatas, y en parte determinadas por el exterior:

 

Reflexivo-extravertido: Se abstraen en un cierto egolatrismo que decanta en intolerancia hacia los demás.

Reflexivo-introvertido: Se abstrae aún más y ello los hace explotar emocionalmente. Son inadaptados pero pueden ser muy apreciados.

Sentimental-extravertido: Los estimula en exceso el ambiente, sobre todo sensorialmente. Son muy expresivos.

Sentimental-introvertido: Melancólicos y callados. Va por la vida sin darse a notar, y se le dificulta entablar relaciones personales o darse a entender.

Perceptivo-extravertido: También los estimula el ambiente, pero de manera más racional, por lo cual no siempre disfruta los estímulos a plenitud.

Perceptivo-introvertido: Es alguien menos melancólico, más racional, pero que no siempre comprende la forma en la que se mueve la realidad.

Intuitivo-extravertido: Optimista y pragmático. Aunque a veces tanto que es inconstante.

Intuitivo-introvertido: El optimismo y pragmatismo del intuitivo-extravertido pero dirigiendo toda su energía a lo subjetivo. Son soñadores por excelencia, enigmáticos para quienes les rodean.

*Referencias: Tipos Psicológicos Tomo 2

 



¿Eres el hermano mayor, el de en medio o el pequeño? Eso cambia tu personalidad

Una excusa para conocerte un poco mejor a ti mismo (y generar empatía con tus hermanos).

El mundo de la ficción está lleno de hermanos que compiten entre sí… lo que bien podría no ser sino la representación más exacta de la realidad, ¿no crees? Porque es poco común ver hermanos con personalidades parecidas: casi siempre son diametralmente opuestos. Y por eso, las más de las veces, existen ciertas rivalidades.

Nuestra posición en el núcleo familiar siempre nos ha producido fascinación (si no es que obsesión). Quizá no sea tu caso, pero seguro conoces a hermanos menores que viven “a la sombra” del hermano mayor: a su vez, el menor siempre tiene el privilegio de ser “el consentido”. ¿Y los hermanos de en medio? Suelen ser difíciles de ubicar en el mapa de la isla familiar. ¿Por qué?

¿Existe alguna determinación biológica para esto? Probablemente.
Pero en realidad tiene que ver con algo más obvio: la crianza.

personalidades-hermanos-relaciones-entre-psicologia-estudios

Según un conjunto de extensos estudios psicológicos, que se han realizado durante varios años consecutivos, el orden en el que nazcan los hijos dentro de un núcleo familiar sí afectará los rasgos psíquicos que cada uno tenga. Y existen patrones que se repiten, así que es una buena oportunidad para que te conozcas a ti mismo un poco más, y para que practiques la empatía poniéndote en los zapatos de tus hermanos.

 

El primogénito: líder potencial con autoestima ambivalente

Varios expertos han escrito sobre el efecto que produce ser el primogénito. A simple vista podría parecer la mejor posición, pues es el hijo que los padres esperan con más ansias, al cual se le presta mayor atención y con el que se es más indulgente, según Jeffrey Kluger, autor del libro The Sibling Effect: What the Bonds Among Brothers and Sisters Reveal About Us.

Es por esto que los hermanos mayores suelen ser personas empoderadas, seguras de sí mismas. Pero también son a veces un poco demandantes: porque cuando llegan los otros hermanos, ven desplazada la atención que se les prestaba. Esto hace su autoestima un poco ambivalente. Además, el momento en el que el primogénito se convierte en “el hermano mayor” es el momento en el que adquiere más responsabilidades: es cuando los padres se ponen más estrictos con él. Eso, de acuerdo con Sandra E. Black, quien en un estudio comprobó que esto hace de los hermanos mayores líderes en potencia.

 

El de en medio: el enigma carismático

Los hermanos de en medio siguen siendo el mayor enigma: su personalidad no está tan definida como la de los hermanos en los polos. Pero algunos investigadores han sugerido que su posición podría ocasionarles un sentimiento de encierro, y que al verse opacados tanto por el hermano mayor como por el menor, suelen desarrollar personalidades rebeldes. Aunque esto puede conducir, más bien, a que los hermanos de en medio se vuelvan un tanto introvertidos. Pero según la psicóloga Katrin Schumann, autora del libro The Secret Power of Middle Children: How Middleborns Can Harness Their Unexpected and Remarkable Abilitiesser el de en medio desarrolla mejor tus habilidades sociales, ya que no dependes de tu posición. Eso los hace muy extrovertidos, y pueden hacer amigos con facilidad, ya que como también menciona Klugger, los hermanos de en medio buscarán nuevas experiencias de afecto distintas a las del seno familiar.

 

El más pequeño: el consentido extrovertido

Siempre el más pequeño es el consentido. Sin duda es una posición de privilegio, en la cual rara vez cambia el patrón. Ser el más pequeño provee de estabilidad y seguridad al niño, lo que le permite desarrollarse de manera más libre, sin preocuparse tanto del rol que juega. Según Klugger, esto hace a los niños más intuitivos y muy extrovertidos. Los más pequeños no aspiran a superar a sus hermanos mayores; por eso se vuelven carismáticos y divertidos, para conquistar con su encanto.



Sólo hay una manera de descifrar la mente del otro (y no es con intuición)

Un nuevo estudio revela que no podemos confiar sólo en la intuición para comprender a otras personas. Sólo escuchar hará el truco.

Algo complejo que se resuelve con algo simple: escuchar es la única manera de descifrar lo que la otra persona está sintiendo. Según un estudio reciente, entender el funcionamiento de la mente de otra persona sólo ocurre cuando se está abierto a obtener información nueva, lejos de asumir lo que ya se conoce por experiencia.

¿Cuántas veces asumes que sabes lo que siente otra persona, sólo por el tiempo que llevas de conocerla? Cuando dices que ‘entiendes’ a alguien, ¿realmente comprendes su perspectiva, o la entiendes desde la tuya? ¿Puedes adivinar con precisión cómo reaccionará tu pareja ante algún chiste?

adivinar-mente-pensamiento-de-las-personas psicologia
Foto: Maya Beano

 

Tomar la perspectiva de otra persona

Estas preguntas motivaron a un grupo de investigadores de la Universidad de Chicago y la Universidad Ben-Gurión en Israel, para realizar un estudio que explicara cuál es la manera más efectiva para comprender la perspectiva del otro. El psicólogo Tal Eyal explica en Quartz:

Suponemos que otra persona piensa o siente las cosas como nosotros cuando, de hecho, a menudo no lo hacen. Así que utilizamos nuestra propia perspectiva para entender a otras personas, pero nuestra perspectiva usualmente es muy diferente de la perspectiva de la otra persona.

adivinar-mente-pensamiento-de-las-personas psicologia
Maya Beano

 

Este sesgo egocéntrico conduce a predicciones inexactas sobre los sentimientos y preferencias de otros individuos. Cuando imaginamos cómo se siente un amigo después de ser despedido o cómo reaccionará ante un chiste sarcástico o una posición política, realmente sólo estamos pensando en cómo nos sentiríamos en su situación, según revela el estudio.

En el experimento participaron parejas, amigos y desconocidos. Y se encontró que ninguno, ni las parejas, podían hacer una predicción precisa sobre cómo reaccionaría la otra persona ante opiniones, chistes y videos, entre otros. Ninguno tendía a emitir juicios precisos cuando ‘tomaban la perspectiva de otra persona’.

adivinar-mente-pensamiento-de-las-personas psicologia
Foto: Maya Beano

 

Las revelaciones del estudio

Los investigadores encontraron que no importa cuánto tiempo lleves de conocer a una persona, ni la cantidad de información profunda o sustanciosa que hayan compartido en el pasado, para descifrar su perspectiva es necesaria información nueva. ¿Cómo? Platicando sin asumir, permaneciendo abierto a que nadie es predecible, por mucho que sientas que lo conoces.

El experimento final confirmó que obtener directamente la perspectiva de otro individuo, a través de la conversación, aumenta la precisión de las predicciones de los sujetos, mientras que simplemente “tomar” la perspectiva de otro no lo hace.

adivinar-mente-pensamiento-de-las-personas psicologia
Foto: Maya Beano

Escuchar y abrirse. Esa es la clave y el gran reto que ocurre en la vida cotidiana, donde no nos detenemos a poner atención al otro, a escuchar sin tener la pregunta, el juicio, la opinión o el comentario siguiente en curso.

Antes de hacer predicciones sobre otra persona, escúchala. Los seres humanos somos seres cambiantes y la única forma de conocer a los demás es explorando lo que piensan, en lugar de asumir lo que ya sabemos.

Para entender lo que prefiere tu pareja o amigo, no trates de adivinar, pregunta.

Ya sea que estemos negociando, peleando con la pareja o un amigo, o debatiendo sobre las posturas políticas de conocidos, no podemos confiar sólo en la intuición para obtener información.